NOFX – Ribbed: 30 años del primer gran disco de NOFX

Ficha técnica

Publicado el 26 de marzo de 1991
Discográfica: Epitaph
 
Componentes:
Fat Mike – Voz, bajo
Eric Melvin – Guitarra
Steve Kidwiller - Guitarra
Erik Sandin - Batería

Temas

1. Green Corn (1:45)
2. The Moron Brothers (2:27)
3. Showerdays (2:11)
4. Food, Sex and Ewe (1:47)
5. Just the Flu (2:04)
6. New Boobs (1:14)
7. Cheese (3:28)
8. Where’s My Slice (2:17)
9. Together on the Sand (1:12)
10. Nowhere (1:34)
11. Brain Constipation (2:25)
12. Gohoherpasyphlaids (1:44)
13. I Don’t Want You Around (1:39)
14. The Malachi Crunch (2:53)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: NOFX – Ribbed: 30 años del primer gran disco de NOFX
Todos los discos de NOFX – Ribbed: 30 años del primer gran disco de NOFX en Amazon


Adoro este disco de NOFX puesto que me recuerda a mi adolescencia y fue todo un bombazo en el que el grupo de punk californiano ya muestra todas las cartas que les van a hacer grandes a partir de entonces. “Lubricado” y con un condón de portada se presentó al mundo esta maravilla, y con él, el punk rock sería un fenómeno global a partir de entonces con Fat Mike de punta de lanza y con todo un Brett Gurewitz de productor (tercer disco y último que les iba a producir). El guitarrista de Bad Religion ya consolidaba su discográfica Epitaph Records como una de las independientes más importantes del mundo.

Cachondeo, velocidad y melodía

El estilo en su día fue considerado como excesivamente comercial para los fans más puristas del punk clásico que lo veían como una amenaza que pervertía el estilo. Bad Religion, posteriormente Offspring y LagWagon querían comerse el mundo. Quizá el estilo quedaba más cercano a Toy Dolls que en esos días seguían siendo reverenciados. Pero la influencia, más que nada, era por hablar de temas triviales y por la diversión. El cachondeo puro y duro es lo que reina en NOFX, respaldado por grandes himnos de minuto y medio a un ritmo frenético trufado de sorpresas de todo tipo.

NOFX tenían en su haber un par de discos ya con riffs bastante metaleros para lo que es el estilo, y eso en Ribbed se mantiene. La producción es tosca, pero lo que ofrece es una enorme combinación de adolescencia desatada, diversión y decibelios a grandes revoluciones. Es en esta obra en la que el grupo juega con momentos deliciosamente melódicos y con influencias del rock de los 50, el surf y demás parafernalia que los hacen únicos a partir de entonces. Sería también el último disco con el guitarrista Steve Kidwiller que dejaría paso a un tipo enorme como es El Hefe.

El disco

Se abre todo con “Green Corn”: furibundo tema a velocidad endiablada, con una línea vocal hímnica y técnicamente con un gran trabajo instrumental. El plus lo dan los juegos de coros californianos y envolventes, marca de la casa. Atención al trabajo de guitarras de Eric Melvin pues el nivel es más que alto. Para un servidor es de las canciones más definitorias del grupo si bien la siguiente es la que más se recuerda… “The Moron Brothers”. Estribillo para el recuerdo e incesante riffeado con una vuelta con la que armar pogos locos. Rompen el tema con un pasaje melódico que pasará a ser otro de sus santos y señas a partir de entonces para el grupo.

La despedida de Kidwiller delgrupo es por todo lo alto pues nos regala una composición tan estratosférica como sencilla: la icónica “Together on the Sand”, una historia de amor interrumpida por una ola… Todos y todas hemos intentado tocar con una guitarra por su sencillez y efectividad. Un clásico del punk rock que poco tiene de punk y de rock… ¡Pero eso es NOFX! Preciosa tonada de un minuto y segundos de duración que pasa como un suspiro y es “preciosa” a todos los niveles. Con unos pocos arreglos simples de percusión como pueden ser chasquidos de dedos ya tenían montado un clásico con todas las de la ley.

Mantiene el gran inicio ese “Showerdays”, entonada y certera siendo otro himno californiano con todas las de la ley. El reggae no tarda en aparecer de manos de “Food, Sex and Ewe” con el bajo de Fat Mike de protagonista. No es lo mas recordado de la obra, pero encaja a la perfección con la propuesta dando matices y variedad a la obra. No descansa la velocidad y la melodía en “Just the Flu” con solos funcionales de guitarra y mala leche buenrollista. No dan respiro en “Cheese” de entrecortando el riff y demostrando que estaban en un buen momento compositivo y ante el inicio de algo grande. La virguería melódica de “New Boobs” es puramente NOFX. Pura clase y crítica mordaz a la sociedad americana en un disco de punk rock.

Pero si hay un tema que merece el calificativo de himno posiblemente sea “Where’s My Slice” con arreones speedicos y esos coros envolventes que les caracterizaron a partir de entonces. Una fiesta melódica instalada en la velocidad. La velocidad endiablada de baquetas y bombo de Erik Sandin en “Nowhere” es tremenda, con esos fraseos de guitarra divertidos a pesar de que la producción y sonido de entonces no le dan todo el potencial que ya poseía el combo. Las divertidas “Brian Constipation” y “Gohoherpasyphlaids” cumplen expediente para luego entrar en terrenos más The Clash y toque Madness en los vientos de “I Don’t Want You Around”, un tema que nunca ha tenido mucha presencia sobre las tablas. Finalizan con otro clasicazo como es la trepidante “The Malachi Crunch”. Aquí hay guiños metaleros en guitarras y toda la mala leche y velocidad con cambios de tempo incluidos.

Veredicto

Nunca he tenido suerte con NOFX en directo y las tres veces que los he visto han quedado bastante por debajo de sus compañeros escénicos, pero eso no quita que la fiesta fuera absoluta y que un poco el caos y el cachondeo constante venga de serie en sus directos. Ribbed es la constatación de que estaban preparados para abordar grandes recintos y se vislumbraba un grupo capaz de estar a la altura de sus compañeros Bad Religion y de ser buque insignia del entonces emergente hardcore melódico. Recordemos que embellecen los coros la presencia de Mark Curry y Jay Bentley reforzando lo que es una de las claves de su sonido. Es complicado decir cuál es el mejor disco de NOFX, pero yo al Ribbed lo tengo en un pedestal… 30 años ya…

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 587 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.