Nick Cave & The Bad Seeds – Murder Ballads: 25 aniversario del disco de la muerte

Ficha técnica

Publicado el 5 de febrero de 1996
Discográfica: Mute Records
 
Componentes:
Nick Cave – Voz, piano, órgano, hammond
Blixa Bargeld – Guitarra, voz
Martyn P. Casey – Bajo
Mick Harvey – Batería, órgano, bajo, guitarra
Jim Sclavunos – Batería
Thomas Wydler – Batería, maracas
Conway Savage – Piano

Temas

1. Song of Joy (6:51)
2. Stagger Lee (5:19)
3. Henry Lee (con PJ Harvey) (4:02)
4. Lovely Creature (4:17)
5. Where the Wild Roses Grow (con Kylie Minogue) (4:01)
6. The Curse of Millhaven (6:59)
7. The Kindness of Strangers (4:43)
8. Crow Jane (4:18)
9. O'Malley's Bar (14:32)
10. Death Is Not the End (con PJ Harvey y Kylie Minogue)(4:27)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Nick Cave & The Bad Seeds – Murder Ballads: 25 aniversario del disco de la muerte
Todos los discos de Nick Cave & The Bad Seeds en Amazon


Hoy cumple 25 años Murder Ballads, el disco de la muerte o, visto desde otro ángulo completamente diferente, cumple años la semilla de un amor que traspasará conceptos y estilos.

Este disco bien podría abrir una nueva categoría en nuestra revista, algo así como “discos incómodos”. Algunos serían incómodos por su sonido, otros por su temática. Murder Ballads lo sería por sus letras, nada más y nada menos que 65 personas ficticias pierden la vida a lo largo de los 58 minutos de duración. ¿Esto no lo sabías eh?

Ni siquiera en un disco de grindcore o en una película de Tarantino mueren tantos personajes como en el tenebroso noveno disco del irrepetible Nick Cave y sus Bad Seeds. Vamos a analizarlo como es necesario.

La vida post Let Love In

El octavo disco del australiano fue colosal. La herencia de Let Love In la podemos encontrar hoy en día en multitud de bandas, menos en los nuevos discos de Nick Cave. Curioso, ¿eh?.

Era sumamente complicado volver a afilar los cuchillos sin caer en el error de la repetición. Let Love In fue un disco poderoso, apasionado, oscuro, espiritual e incluso sexual. Un disco apocalíptico que dejaría el listón tan alto que ni siquiera el propio Nick quiso intentar emular.

Y de esta manera nació un proyecto tan peculiar e insólito como Murder Ballads.

Murder Ballads

Curiosamente, tras el éxito compositivo de su predecesor, Murder Ballads fue recibido de una forma increíble por los fans. El disco se convirtió en el disco de mayor éxito comercial de Nick Cave & The Bad Seeds. Gran parte se lo podían agradecer a la MTV que no dejaron de pinchar el video de “Where the Wild Roses Grow” en la que Nick forma dueto con una de las superstars australianas más conocidas del pop: Kylie Minogue.

Pese a no ser uno de los discos favoritos de los fans, Murder Ballads es un disco inmenso. Es un trabajo de compleja digestión si no lo afrontas con apertura de miras. Tras muchos discos profundos y personales, Nick se aleja por los garroferos y nos regala un disco violento pero divertido y travieso. Incluso tenemos letras estúpidas por decirlo de alguna forma. Claramente, este disco fue una válvula de escape a la siempre inquieta imaginación de un artista rebelde.

Cave se inspiró un tanto en el hip-hop de la época tanto como en las canciones populares del siglo XIX que detallan historias de aflicciones y asesinatos. A pesar de todo el sentido de diversión del álbum, se ve favorecido por la brillantez que aportan los Bad Seeds. Este fue el álbum en el que aparecieron por primera vez el batería Jim Sclavunos y el genio instrumental Warren Ellis. Las contribuciones de Ellis aquí son mínimas y pasarían al menos otros diez años hasta que desplazara a Mick Harvey y Blixa Bargeld como la mano derecha de Cave.

El disco se abre con «Song of Joy», la canción más aleccionadora de todo el plástico. En ella un hombre cuenta la historia del asesinato de su esposa y sus hijos a un extraño, y accidentalmente se revela a sí mismo como su asesino. La canción culmina con una de las voces más poderosas de Nick. Sí, es una balada que habla de asesinatos, pero representa líricamente una de las canciones más complejas e interesantes de Cave. Curiosamente permanece increíblemente pasada por alto en su carrera.

Seguimos a la alza con «Stagger Lee» en la que Nick no deja pasar una línea sin usar la palabra «motherfucker«. En esta canción encontramos un registro de voz es francamente salvaje. Musicalmente tenemos una poderosa y armónica melodía que nos recuerda a los momentos sombríos de su pasado.

“Henry Lee» es especial en varios aspectos. Aquí el artista forma dueto con una PJ Harvey de la que acabaría enamorado como un adolescente. La canción fue un éxito rotundo y sigue teniendo un potencial increíble. “Lovely Creature” se desliza super ligera y cuenta con unos coros que aportan frescura al disco.

En “Where the Wild Roses Grow” nos topamos con la curiosa colaboración antes citada. Kylie Minogue pone su cálida y melódica voz al servicio de Cave. La canción es algo menos intesa que “Henry Lee” pero tiene muchos recursos para gustar a todo oyente.

En las dos pistas más largas, «The Curse of Millhaven» y «O’Malley’s Bar», nuestros narradores matan más o menos pueblos enteros por el gusto de hacerlo. Y, sin embargo, ambas canciones son enfermizamente entretenidas. La segunda de ellas con sus 14 minutos y medio es un tipo comedia negra con un ritmo cercano al jazz. Quizás algo larga pero es amena como pocas.

A comentar el tema para el cierre, una versión del corte de Bob Dylan “Death Is Not the End”. En la canción colaboran otra vez tanto PJ Harvey como Kylie Minogue y me aventuro a decir que mejora la versión original de calle. La canción sirve de forma “cómica” como cierre a tanta muerte acumulada a lo largo del disco.

Sin duda, Murder Ballads es uno de mis discos favoritos de Nick Cave & The Bad Seeds por varios motivos. La capacidad de caricaturizar un tema como la muerte y los asesinatos de la forma en que Nick lo hace es demencialmente divertido. Musicalmente, el disco no es tan estridente como la mayoría de sus predecesores. Abraza muchos conceptos y estilos y la suma de ellos es el devenir del artista.

Un discazo.

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 372 Artículos
Rock en todas sus extensiones