The Neal Morse Band – An Evening of Innocence and Dagger: Live in Hamburg

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 14 de julio de 2023
Discográfica: Inside Out Music
 
Componentes:
Neal Morse - Voz, guitarra, teclados
Eric Gillette - Guitarra, voz
Randy George - Bajo
Mike Portnoy - Batería
Bill Hubauer - Teclados, voz

Temas

Disco 1:
1. Do It All Again (10:23)
2. Bird on a Wire (8:08)
3. Your Place in the Sun (4:18)
4. Another Story to Tell (4:50)
5. The Way It Had to Be (9:18)
6. Bridge Over Troubled Water (8:43)
7. Waterfall (7:50)

Disco 2:
1. Not Afraid Pt. 2 (21:45)
2. Beyond The Years (34:08)

Disco 3:
1. The Great Similitude Medley (29:58)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: The Neal Morse Band – An Evening of Innocence and Dagger: Live in Hamburg
Todos los discos de The Neal Morse Band en Amazon


Sabemos que el bueno de Neal Morse es un culo inquieto al que le gusta inundar el mercado de discos y novedades, y claro, una obra tan magna como Innocence and Dagger hay que lucirla como merece… Los afortunados de vivir este directo fueron los fans alemanes que habitan Hamburgo, pues allí descargó lo mejor del disco junto a unos cuantos mix extensísimos en los que juega a tocar un poco de todo. Si le has visto en directo, ya sabes que se acerca a la perfección y que pocas cosas te pueden salir mal cuando la banda la forman Mike Portnoy a la batería, Eric Gillette en voz y guitarra, el sabio bajo de Randy George y los teclados y la voz de Bill Hubauer. Un placer para los sentidos.

Dos horas y media de música repartidas en tres discos compactos o en tres vinilos que reflejan perfectamente el gran momento actual de todo el grupo, formado por estrellas del progresivo. Ya no es que disfruten, que lo hacen, es que te hacen disfrutar en sobremanera y a un nivel técnico y de feeling soberbio. No me corto a decir que a día de hoy un concierto de Neal Morse es de lo mejor que puedes ver sobre un escenario.

El sonido es absolutamente fantástico y ya desde la inicial “Do It All Again” que consigue uno de los grandes momentos del directo. Impresionante canción con vocalistas a turno, teclados envolventes y el sello inconfundible de este defensor de la fe. Rock progresivo en su máxima expresión y en la que no hay nada pregrabado. Una de mis favoritas del disco es “Bird on a Wire”, y tras saludar al respetable el grupo ataca con acordes optimistas de una canción que debería quedar fija en sus repertorios.

Evocadora y dulce es “Your Place on the Sun”, en la que aparecen sus referencias de Yes y de Beatles a partes iguales. Canción aparentemente sencilla y feliz, pero de gran calado. Lucen las voces de Gillette y Morse y consiguen momentos de brillantez absoluta en los coros. Grandes también en “Another Story to Tell”, otra composición realmente lograda, con muchísimos coros y en la que el grupo vuelve a estar en una forma formidable. Los vocalistas se vuelven a turnar con mucha clase y todo avanza con gran protagonismo de los teclados.

“Bridge Over Troubled Waters” es una maravilla, una de las piezas fundamentales del disco Innocence and Dagger. Bendita versión que hicieron del clásico de Simon & Garfunkel y que es a la postre una de las más veneradas del disco. Pero si hay una pieza mayor esa es la Pink Floydiana “The Way It Had to Be”, absolutamente monumental y con ese bajo de Randy George que clava la influencia de Waters. También los teclados envolventes y la guitarra a lo Gilmour. Un tema absolutamente disfrutable, y en algún punto cumbre vas a poder oír al gentío rugiendo de placer. Esta espero que si vuelven la toquen sí o sí.

Se oye a Morse marcar el tiempo 7/4 en para dar inicio al “Waterfall”, que luce especialmente, con ese arranque con múltiples voces sobre acústicas. Hay incluso un oboe en medio de una canción que repite el riff con variaciones y que resulta preciosa.

Si escuchas el directo de Transatlantic Live in Olympia, casi que vas a ver muchos puntos de conexión por lo que es la calidad absoluta del producto, en que suena real y que el público participa con ganas. Además de que Neal Morse y Mike Portnoy están en ambos discos. Tocan casi todo el disco excepto “Emergence” y “Not Afraid Pt.1”, pero es que añaden un tema de “The Grand Experiment” y un mix final que les da para un disco extra entero. Si miras el set list del concierto, el real, que sepas que hay para otro disco más. Definitivamente lo que perpetraron Neal Morse y los chicos en Hamburgo es tremendo.

“Not Afraid Pt. 2” es una montaña rusa de texturas y melodías en sus más de 20 minutos. Juego repartido con lucimientos técnicos para todos con una clase absoluta y con tramos instrumentales largos y cambiantes. Cuando entra Gillette a las voces hay un momento muy mágico, con dejes muy Yes y notando que el grupo disfruta en su labor. Presente bajo de Randy George en muchos momentos y partes de mucha belleza a cargo de los teclados. Soy de los que prefiere en disco canciones cortas, pero estas composiciones tan largas en directo impresionan de verdad. El final del tema es realmente arrebatador y muy definitorio de lo que puede conseguir el grupo.

Más de 30 minutos para “Beyond the Years”, con ese inicio templado y otra vez Gillette, que posiblemente sea el miembro del grupo que mejor canta, consigue momentos preciosos a la vez que el grupo le arropa en los coros. Hay pasajes de música de cámara y de folk de aires medievales. Mucha musicalidad y buen gusto en ejercicios de progresivo clásico que conectan más con el pasado del genio creyente y que ponen tierra de por medio ante lo que es el primer tramo del directo. Hay aquí el canon polifónico marca de la casa que siempre bordan en concierto y que es uno de los grandes momentos de sus descargas. Incluyen solo de bajo y un gran final intenso y bonito.

Rizando el rizo ofrecen a la concurrencia un mix de sus canciones anteriores que en Hamburgo fueron temas separados, pero aquí están empalmadas y se encaraman hasta los más de 30 minutos. Canciones como “Long Day” de inicio, “So Far Gone”, “The Ways of a Fool” o “The Great Adventure” ponen el fin de fiesta a una velada épica. Momentos festivos con segundas y terceras voces a la vez, demostrando que pocos le ganan en directo. Grande ese momento con el público coreando y final intenso para dar fin a todo.

A pesar de que ha salido este directo hace pocos meses, el señor Morse ya ha editado un disco nuevo con la discográfica itálica Frontiers, por lo que es muy difícil seguirle el ritmo. Prolífico como pocos y rodeado de músicos que bordean la excelencia, está decidido a enterrarnos a todos. De este gran disco lo único que me sabe mal es que no lo presentara en nuestras tierras, pues Innocence and Dagger es realmente impresionante. No sólo Morse es uno de los grandes popes del progresivo, es lo insultante de sus compañeros y de la inmensa calidad que ofrece en cada entrega. La lástima es que no tenga el DVD

Fotografía: Robert Groblewski
Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1371 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.