Napalm Death – Fear, Emptiness, Despair: 25 años de un disco poco valorado

Ficha técnica

Publicado el 31 de mayo de 1994
Discográfica: Earache Records
 
Componentes:
Mark "Barney" Greenway - Voz
Jesse Pintado (R.I.P. 2006) - Guitarra
Mitch Harris - Guitarra, voz
Shane Embury - Bajo, guitarra (ruidos)
Danny Herrera - Batería

Temas

1. Twist the Knife (Slowly) (2:53)
2. Hung (3:49)
3. Remain Nameless (3:33)
4. Plague Rages (3:51)
5. More than Meets the Eye (3:55)
6. Primed Time (3:28)
7. State of Mind (3:32)
8. Armageddon X 7 (3:16)
9. Retching on the Dirt (2:59)
10. Fasting on Deception (3:49)
11. Throwaway (3:42)

Multimedia


Escucha y compra

Este disco en Amazon: Napalm Death – Fear, Emptiness, Despair: 25 años de un disco poco valorado
Todos los discos de Napalm Death en Amazon


Napalm Death no necesitan presentación ya que con una carrera musical imparable de casi 40 años y un montón de trabajos entre discos, EP’s, splits, demos, singles y material en vivo se merecen estar en lo más alto y son muy necesarios para poder comprender la evolución del metal extremo. El disco que nos ocupa hoy se encuentra en ese limbo entre el death metal y la experimentación que aumentó significativamente en los sucesivos trabajos.

Para mí es un disco que marcó mi adolescencia ya que fue el primero de ellos que escuché entero. Antes había escuchado canciones sueltas, oído hablar de un tal Harmony Corruption, del Scum y del FETO pero sin prestar mucha atención. Así que cuando me pasaron en cinta esta maravilla no pude parar de darle vueltas con mi walkman y alucinar con estos agresivos riffs, ritmos muy veloces que no había escuchado antes y voces inhumanas. En esa época estaba tocando con mi primer grupo de música, nada, cuatro amigos intentando hacer hardcore melódico y lo que nuestras posibilidades nos dejaban, pero yo ya andaba enganchado a algo más extremo que ese estilo más happy. Esto sonaba malvado, con un mensaje de desesperación y con una producción excelente, donde todo está muy equilibrado con la justa suciedad.

El disco arranca con «Twist the Knife (Slowly)» y de inmediato te das cuenta que estos tíos van en serio. Intrincados riffs de guitarra que junto a una batería muy presente e intensa, con la que no puedes evitar mover las cervicales, crean un muro de sonido destacando la característica voz del gran Barney. A partir de este disco adquirieron bastante groove en su propuesta siendo un death metal con algún destello de grindcore pero mucho más movido, seco, duro, como una evolución muy acertada de su famoso Harmony Corruption. «Hung» sigue la misma estela y ya empezamos a detectar lo que vino luego con discos Diatribes (1996) o Inside the Torn Apart (1997) que experimentaron un poco más sobre esta misma formula creando momentos de una tensión que puede cortar el aire. Benditos años 90.

Curioso es que la música de estos chalados es muy divertida, con ese punto punky y hardcore que los hace ser queridos por casi toda la comunidad del rock y el metal pero su mensaje es serio y de crítica hacia este desastroso sistema. Buena mezcla la verdad.

«Remain Nameless» no se diferencia mucho del resto y tampoco destaca como sus predecesoras pero es una buena canción que mantiene el nivel. «Plague Rages» es mucho mejor y una de mis preferidas. Aquí es donde se nota la mano del gran y añorado Jesse Pintado que con sus riffs y manera de tocar imprimió una seña de identidad al grupo que siguen manteniendo en sus más recientes lanzamientos. En esta juegan más con los medios tiempos apostando poco por las altas velocidades, solo en la parte final.

Otra canción que me volvía loco de jovencito era «More than Meets the Eye», la más larga del disco, aunque bueno, todas se mueven entre los tres y cuatro minutos. Siempre han ido experimentando en la duración de las canciones teniendo el record de la canción más corta, jajaja. Tremendos juegos de guitarras que me dejaban con los ojos como platos ya que ni idea de como hacían esas cosas (es lo que tiene estar empezando con la guitarra).

A tope empiezan con «Primed Time», una locura de puro desenfreno. Aquí si que están haciendo grindcore sin aditivos y directo aunque no todo el rato y esa vena deathmetalera la recuperan pronto. Contundente, machacona e hipnótica empieza «State of Mind» en la que puedes averiguar con un par de segundos que son ellos sin problema. Y es en esta que se les va la mano en su afán de descubrir nuevos sonidos y no hay problema. Aunque cambiaran mucho desde sus inicios a esta época de mediados y finales de los 90 su calidad es incuestionable (aunque siempre te saldrá el típico purista que te dirá: lo único bueno es su primera demo.)

Dramática, tensa y misteriosa empieza «Armageddon X7», menuda burrada, en su línea vamos. Temazo con un final muy industrial. Continúan con la movida y bailable «Retching on the Dirt», una canción que emana groove por todos su poros aunque es un poco repetitiva en su patrón central. La siguiente también tiende a repetir su esquema pero «Fasting on Deception» es potente y entretenida.

Es en la última donde nos encontramos una canción poderosa, agresiva y que recoge todos los ingredientes de los Napalm de esa época. Otra canción con un riff central lleno de tensión que nos lleva hasta el final de esta obra que siempre ha pasado un poco desapercibida y que me ha gustado rememorar por esos recuerdos de juventud, escuchando una música que iba mucho más allá de lo que había podido llevar a mis ansiosos oídos hasta ese momento.

Robert Garcia
Sobre Robert Garcia 308 Artículos
Death, thrash, djent, dark, progresivo, doom, black, experimental, jazz, clásica, electrónica... La música me mantiene vivo, es una droga que da sentido a este extraño sueño llamado vida. Músico autodidacta, guitarrista, cantante y enfermo de escuchar y escuchar música sin parar.