Crónica y fotos del concierto de Morgan - Sala Razzmatazz (Barcelona), 23 de diciembre de 2022

Morgan nos regalan emociones a raudales por Navidad

Datos del Concierto

Bandas:
Morgan
 
Fecha: 23 de diciembre de 2022
Lugar: Sala Razzmatazz (Barcelona)
Promotora: Cultura Rock
Asistencia aproximada: 1.800 personas

Fotos

Fotos por Mario Olmos

Encarar las fiestas navideñas pudiendo asistir a un concierto de Morgan es un regalo caído del cielo que en mi caso agradezco especialmente, pues no soy muy dada a disfrutarlas. Si en el mes de febrero ya pude degustar el directo de la banda en todo un Palau de la Música Catalana, esta vez nos visitan en la barcelonesa sala Razzmatazz en un formato más al uso. Hay ganas de ver cómo adaptan su recital más actual a las características propias de las salas. Por suerte, la versatilidad de la banda y su buen hacer en directo hacen que las dos opciones sean lo suficientemente atractivas como para acudir a ambas citas sin dudarlo. Mientras esperamos a que se acerque la hora de inicio del concierto tranquilamente en la entrada (la organización ha estimado que la apertura de puertas sea de manera exagerada a mi entender de dos horas de antelación), la sala Razzmatazz presenta un lleno considerable. No hay venta de entradas en taquilla, por lo que aun sin haber visto un anuncio de sold-out en ningún lado, interpretamos que ya están todas vendidas.

Mientras de fondo empiezan a sonar unos coros pregrabados, aparecen en el escenario puntualmente de forma discreta, tal y como son ellos, todos los músicos de Morgan para esta gira (Carolina de Juan “Nina” a las voces y teclado, Paco López a la guitarra, Ekain Elorza a la batería, David Schulthess a los teclados, y los hermanos Willy Planas al bajo y Gabi Planas a la percusión), para iniciar el concierto con “Alone”, primer sencillo y uno de los temas estrella de su último trabajo, The River and the Stone (2021). “Alone” es una preciosa balada intimista que te introduce de una forma suave y gradual en el universo Morgan, aunque Nina opta por cambiarle un tanto su musicalidad al principio dejándonos un tanto descolocados. Por suerte, al poco retoman la senda más fiel del original y nos acaba enganchando tanto o más que en el disco, consiguiendo la aprobación del público que no duda en recompensarlos con un cálido aplauso. Sin apenas pausa, introducen el segundo sencillo y tema de la noche, “River”, piedra angular de su último trabajo, en el que ya apreciamos tímidas interactuaciones por parte del público, que poco a poco va entrando en la propuesta. La voz de Nina fluye a raudales como el río que describe este medio tiempo, arrastrándonos hacia el punto en el que todos los asistentes de la noche confluimos, el de la felicidad absoluta por la calidad de lo que estamos escuchando. Sus compañeros Gabi, Paco y David Schulthess son los encargados de complementar a Nina con sus coros cuando el tema así lo requiere y es este último quien gracias a un colorido solo de teclado le aporta ese punto más alegre con el que prácticamente finaliza. Si en el Palau de la Música Catalana ya nos fijamos en la sencillez que siempre acompaña la escenografía de esta banda (allí simplemente pudimos ver unas piedras diseminadas por el escenario simbolizando a las descritas en el tema “River”), esta vez se han limitado a poner su nombre en grande como telón de fondo. No es tan solo cuestión de sencillez, sino de humildad. No es necesario mucho artificio si lo que vas a ofrecer es de calidad, y éste es totalmente el caso de Morgan. No hay quien pueda quitarle ni los ojos ni las orejas de encima a esta banda cuando su música empieza a sonar en directo, así que, cualquier cosa superflua, es innecesaria.

Es momento de animar la noche un poco y nada mejor que el tema “Attempting” para ello. Morgan aprovechan habitualmente su introducción para dedicar unas palabras, y así ha sido también esta noche, dándonos la bienvenida con un notable uso del catalán por parte de Nina para ganarse la simpatía del público. Como si nada, se pasa al inglés para encarar este desenfadado tema que invita a las palmas para acompañarlo en su trepidante discurrir. David Schulthess vuelve a tener su momentazo y nos regala un extenso solo de sonoridad Hammond, de aire retro, bien arropado por una sección rítmica en la que tanto la batería de Ekain, como las congas de Gabi se salen. Sin tiempo que perder, este solo enlaza directamente con la percusión más pausada y marcada de “Blue Eyes”, de su segundo trabajo Air (2018), ideal para que Nina siga a lo suyo, llevarnos aquí y allá a su antojo con esa voz personal tan suya. Un punto de inflexión en mitad del tema permite que Paco López y su guitarra tomen las riendas durante unos instantes subiendo su intensidad y rompiendo un poco con su dinámica más sosegada. Le llega el turno al tema más rockero que se les conoce hasta la fecha, “Paranoid Fall”. Percusión y batería se esmeran por hacer una intro más potente que la del disco y de verdad que lo consiguen. Nina sale por primera vez de detrás del parapeto de su teclado para cantarla en medio del escenario, y bueno, para quién la conozca, ya sabe lo que eso supone para ella, pues le cuesta ser el foco de atención. A su finalización, nos advierte que es la hora de los parlamentos y, a pesar de su nerviosismo, nos consigue hacer un pequeño repaso a la historia de sus visitas a la ciudad condal y nos da las gracias por toda esa energía que dice traerse siempre de vuelta a casa tras esas visitas. Seguimos repasando su último trabajo con una sugerente “On and On (Wake Me Up)”, canción que empieza de manera sosegada con un teclado, acústica y lucimiento absoluto de la voz de Nina, esa misma persona que, aunque no quiera ser protagonista, lo es totalmente, ni que sea de manera involuntaria.

En la reciente entrevista que pudimos mantener con Ekain Elorza, batería de Morgan, nos comentó que a medida que va transcurriendo la gira van introduciendo nuevos arreglos, y es en este tema cuando ya podemos apreciar uno de ellos, ya que todo el tramo final ha sido acelerado, con un mayor protagonismo del solo de guitarra y el correspondiente acompañamiento de teclado. La voz de Nina nos vuelve a embrujar durante “Praying” y su lento devenir, una combinación de rock sureño baladístico propiciado por un recurrente slide en las guitarras con tintes de gospel, en el que el público asume el rol de coristas. Al finalizar, Nina nos recuerda que en la discografía de Morgan siempre aparece un tema compuesto en castellano y que nos van a tocar dos de ellos. “Un Recuerdo y su Rey” es el más reciente y el primero en aparecer en escena. Seguimos en la tesitura de temas lentos y es que son estos tempos más relajados los que nos permiten fijarnos más en todos los matices de la preciosa voz de su vocalista, sus quebrados, su timbre tan especial, su sensibilidad y toda la magia que despliega ella solita. Si ya traemos la piel de gallina con esta balada, la siguiente, “Sargento de Hierro”, posiblemente el tema más emblemático de la carrera de Morgan, ya es de lagrimón. Se nota de largo que es el más querido, pues desde su inicio toda la sala lo canta a pleno pulmón y se produce esa deseada “comunión” entre público y banda que eriza el vello aun sin quererlo. Nina y su piano nos ponen de inmediato en ese modo melancólico previo al lagrimón que comentábamos, que no tarda en aparecer en cuanto se unen el resto de sus compañeros aportando belleza y nuevos matices con sus instrumentos a medida que las estrofas se suceden. Hay emoción a raudales a su finalización y es por ello por lo que Morgan se lleva una de las ovaciones más sentidas de la noche. Nos agradecen de corazón haber cantado con ellos cuando en realidad debería ser al revés, ya que somos nosotros lo que estamos más que encantados por haber participado de tan mágico momento. Una de las influencias que Morgan nombra siempre en sus entrevistas es la de Pink Floyd, y su manera de rendirle el debido homenaje es la utilización prestada de la intro de “Coming Back to Life” precediendo a su tema “Home”. Muy bien enlazados ambos, vuelve a ser otro de esos momentos que todo fan de la banda espera escuchar en sus recitales, al tratarse de otro de sus destacados. “Home” es la carta de presentación en la discografía de Morgan, perteneciente a ese primer álbum del 2016 llamado “North”. Parece mentira que su debut ya contara con temazos de este calibre, que permiten una vez más y de forma estelar que la voz de Nina nos embriague y emocione de nuevo a un nivel máximo. A falta de los coros femeninos del original, tanto público como los compañeros de Nina son los encargados de cantar con ella esta vez. Una nueva larga ovación deja a una Nina emocionada, que al recuperarse no duda en ponerse de pie de nuevo para agradecer mil cosas, como hace ella siempre que interviene, mientras de fondo ya van sonando los primeros compases de “Flying Peacefully”.

Ya tocaba un tema animado tras tanta balada, se agradece este pequeño chute energético, que como siempre, está lleno de clase y buen hacer por parte de toda la banda. Hay una acertada percusión detrás que nos incita al movimiento de cuello, sino al bailoteo, la misma que hace de la siguiente “Thank You” otra joya con la que levantarnos el espíritu. Agradecer es el leitmotiv de Morgan y por ello no dudan en desgañitarse por transmitirnos todo ese buen rollo que atesoran como banda cohesionada que son. Ekain nos hizo un pequeño spoiler en la entrevista que le hicimos, dejándonos caer que iban a haber pequeñas jam sessions durante esta gira de salas, y es justo durante este tema cuando aparece una de ellas. Se suceden extensos solos de teclado y guitarra que arrancan más de un aplauso, mientras la sección rítmica los arropa tranquilamente de fondo para no restarles protagonismo.

Morgan abandona el escenario tras la ovación generalizada que se acaban de ganar, para encarar los bises, que no se hacen esperar demasiado. Qué peligro tiene Nina cuando se desboca con el micro, es tan natural y espontánea que le perdonamos todo su nerviosismo y los mil tacos que pronuncia uno tras otro a la velocidad de la luz. En cuanto toma el escenario de nuevo, nos comenta que sus pequeños atrevimientos de pie lejos de su instrumento los hace para ir soltándose poco a poco, pero que no lo consigue en absoluto, y nos agradece que la vayamos acompañando en su camino. “A Kind of Love” es el primer escogido en sonar en estos bises, un tema que va de menos a más y en el que vamos a un juguetón Gabi Planas que no tiene suficiente con todo su set de percusión, que también interviene con los platos de su vecino Ekain. Aprovechando ese ritmo trepidante del final, Nina presenta unos cuantos “putos amos” (según sus palabras) de la crew que acompaña a la banda. “Another Road (Gettin’ Ready)” es pura energía positiva, diversión y animación directa a la vena. Fue el único tema que consiguió hacer levantar a la gente de las sillas en su anterior visita al Palau de la Música Catalana, con eso lo digo todo. Destila un aire funky contagioso, incrementado esta vez por la percusión de Gabi que se emociona de tal manera que acaba de pie subido a una de sus congas. Enésima ovación de la noche la que cae en este momento, y no es para menos.

El listón está muy alto y falta rematarlo, Sí, ha llegado la hora de ese último tema que todos conocemos pues desde que salió como colofón de Air, lo están utilizando también como cierre de sus conciertos. “Marry You” es la canción anti-amor por excelencia que no debe sonar en tu boda, pues va de todo lo contrario, nos advierte Nina. Flechazo nos llevamos en el Palau cuando descubrimos que la estaban interpretando sin micros, pero claro, la acústica del recinto de la sala Razzmatazz, pues como que no es exactamente la misma… Así que acústica y voz (enchufadas) son las encargadas esta vez de despedirnos. Por lo que parece, Nina no se ha lucido lo suficiente con la hora y media larga que se ha echado a la espalda hasta el momento, que aquí vuelve a desplegar todos esos recursos vocales que la hacen única y de valor incalculable. Ella se quiebra, se rompe del todo, se vuelve dulce o contundente, ¡lo que sea necesario!, con tal de brillar una vez más y darle todo el sentido del mundo a lo que está interpretando. Y tras ese primer tramo acústico, a medida que se suman el resto de los instrumentos, Nina procede por enésima vez también a dar las gracias a todo bicho viviente implicado en la realización del evento y presenta a todos y cada uno de los músicos de Morgan para que se lleven su merecido aplauso, tras lo cual continúan con el tema de forma conjunta como si nada. Perdóname, Nina, por robarte tus palabras, pero vosotros sí que estáis hechos unos putos amos y así lo habéis demostrado una vez más.

Si me felicidad era ya completa tras la finalización del concierto, una última sorpresa me aguardaba sin yo saberlo a la salida. Andábamos por ahí comentando la jugada con conocidos cuando Ekain Elorza asomó un rato por allí y pude saludarlo e intercambiar impresiones sobre aquellas cosas que días antes me había adelantado por teléfono durante la entrevista. Un lujo más que atesorar de aquella noche.

Setlist Morgan:

Alone
River
Attempting
Blue Eyes
Paranoid Fall
On and On (Wake Me Up)
Praying
Un recuerdo y su rey
Sargento de Hierro
Home
Flying Peacefully
Thank You
—–
A Kind of Love
Another Road (Gettin’ Ready)
Marry You

Avatar
Sobre Susana Masanés 65 Artículos
Aficionada a la música y los viajes, aunque no sabría decidir en qué orden. Cuando los combino, ¡lo más! Amante de aprender cosas de allá donde vaya, soy un poco la suma de los lugares que he visitado y las experiencias vividas. Daría la vuelta al mundo de concierto en concierto si de mi dependiera, pero las limitaciones terrenales me mantienen aquí y ahora, así que, ¡a sacarle el máximo partido!