Moonspell – Sin/Pecado: 25 años del disco en que los lusos «se vendieron»

Ficha técnica

Publicado el 26 de enero de 1998
Discográfica: Century Media Records
 
Componentes:
Fernando Ribeiro – Voz
Ricado Amorim – Guitarra
Sérgio Crestana - Bajo
Mike Gaspar – Batería
Pedro Paixao – Sintetizadores, samplers, programación

Temas

1. Slow Down! (0:39)
2. handmadeGod (5:33)
3. 2econd Skin (4:51)
4. Abysmo (5:00)
5. Flesh (3:04)
6. Magdalene (6:17)
7. V.C. (Gloria Domini) (4:58)
8. EuroticA (3:50)
9. Mute (5:59)
10. Dekadance (5:50)
11. Let the Children Cum to Me… (6:54)
12. The Hanged Man (6:26)
13. 13! (2:42)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Moonspell – Sin/Pecado: 25 años del disco en que los lusos «se vendieron»
Todos los discos de Moonspell – Sin/Pecado: 25 años del disco en que los lusos «se vendieron» en Amazon


Y cuando creíamos que Moonspell no tenían rival en su estilo y que estaban en su mejor momento tras dos obras maestras como fueron Wolfheart (1995) e Irreligious (1996)… patapám: aparece Sin/Pecado (1998) y el bajón es total. De golpe y porrazo los lusos empiezan a experimentar con sintetizadores, coquetean con lo industrial y la experimentación se adueña de ellos para desesperación de sus fans.

Era 1998 y la irrupción del techno como modernidad era visto como una amenaza y una concesión que te colgaba el sambenito de “vendidos”. Para el metal eso de utilizar samplers loops y acercarse a la modernidad no podía ser una opción, y eso mismo hizo que muchísima gente directamente ya vilipendiara el disco de Moonspell antes de ni siquiera escucharlo.

El afamado productor Waldemar Sorychta estuvo tras los controles, también lo estaba detrás del exitoso cambio de sonido de Tiamat, por lo que todas las piezas parecían encajar. Ellos sabían que lanzar Sin/Pecado iba a ser algo polémico y que mucha gente no lo iba a aceptar, pero lo hicieron, y el tiempo les ha dado la razón con creces. Aunque yo estaba en esa turba de gente que odió que Moonspell “se vendiera”. Durante muchos lustros ni me molesté en escuchar el disco…

El disco

En el fondo, esta obra tampoco es que se aleje tanto del sonido que hizo célebres y especiales a Moonspell, pero hay intros y outros que acaban marcando ese estilo más electrónico y que desesperaron a algunos de sus fans, caso de “Slow Down!” y “13!”, cortes más anecdóticos que no otra cosa. “Flesh” es otro tema atmosférico y de enlace que en sus tres minutos carga de personalidad al disco para desesperación de los más puristas. Pero… en el resto de temas se indagó en la tecnología.

Por otro lado, está la inspirada y oscura “handmadeGod”, que, a pesar de los filtros de voz de Fernando Ribeiro, es un tema 100% Moonspell. Gran línea vocal a medio tiempo, con un sorpresivo riff de fondo y con momentos para la garganta profunda y otros para los guturales. Irrumpe también la programación y los samplers de Pedro Paixao así como un solo de inspiración arábiga, algo que seguirán haciendo en posterioridad y con inmensos resultados.

El gran single fue “2econd Skin”, un tema brillante, aunque accesible, que un poco era el reflejo del espíritu del disco. Percusiones dando colorido en un tema muy guitarrero que tampoco ha llegado a ser un clásico como se podía pensar en su día. Curiosamente la canción que más han tocado en directo los portugueses es “Abysmo”, corte con mucho groove y que mantiene la esencia de lo conseguido en Irreligious. Podría estar perfectamente dentro de ese maravilloso disco.

“Magdaleine” es muy probablemente uno de los temas más polémicos que aparecieron en su día, pues mantiene la onda de “2econd Skin”, pero más trufada de samplers y dando casi todo el protagonismo a la programación en detrimento de los instrumentos tradicionales del rock, que se van sumando poco a poco. Tiene vital importancia el bajo de Sérgio Crestana. Con el tiempo hemos llegado a ver este extenso tema como una de las mejores piezas del disco. Es un corte realmente pegadizo, pero… no sonaba a los Moonspell clásicos precisamente.

“V.C. (Gloria Domini)” es otro ejemplo de esta nueva onda más accesible y gótica y en “EuroticA” hacen saltar los plomos de todo metalero tradicional con esos ritmos de discoteca y voces susurrantes. Parece que la escena electro-gótico-dance alemana entraba hasta el tuétano de los lobos lusos. “Mute” va a teclados y garganta profunda con repunte de acústicas, justo en los terrenos que empezaría a evolucionar Theatre of Tragedy.

Una de las mejores canciones es “Dekadance” pues puedes encontrar todos los rasgos característicos de la banda a pesar de esas capas de samplers y programación y de ese bajo tan alto y marcado. Logra el combo una cadencia muy lograda para pasar luego a “Let the Children Cum to Me”, más reposada, oscura y de nombre polémico. Aquí hay raíces doom y voces femeninas de fondo con la guitarra de Ricado Amoriminspirándose un poco en Paradise Lost, aunque hay también mucho de Tiamat del Clouds.

Y una de mis favoritas, sino la que más, es “The Hanged Man” con ese inicio sosegado y esos juegos con las guitarras acústicas sumados a los efectos de viento. Tema sutil que va avanzando como bruma y que tiene los teclados de Pedro Paixao como envoltorio.

Veredicto

En 1998 los vientos de cambio soplaban fuertes y Moonspell y Paradise Lost abrazaron ese giro a la modernidad, como también viraron en cuanto a sonido Amorphis y la escena quedó un poco en shock. El rock gótico y los elementos electrónicos entraban de lleno en las grandes bandas y eso era algo, a priori, innegociable entre fanáticos del heavy metal tradicional. Con el tiempo hemos podido ver que era simple experimentación.

En Portugal el grupo llegó al número 1 de las listas y no consiguió el disco de oro, pero ese logro sería conseguido unos años más tarde, así como un intento de llegar a Estados Unidos, dándole otra vuelta de tuerca a la propuesta aquí acometida. De todas formas, Sin/Pecado es un disco que no ha llegado a ser legendario en el haber de Moonspell y pocas canciones del mismo aparecen en sus directos.

Mostraban al mundo que iban a experimentar y que la evolución que tomarían sería la que ellos decidieran y no la que los fans esperaban. Demostraron muchísima personalidad y se avanzaron a su tiempo en unos tiempos en los que aquel cambio de estilo era “pecado”, ¡y nunca mejor dicho! La verdad es que con el título y la portada ya te avisaban. ¡Les cayó la del pulpo!

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1365 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.