Crónica y fotos del concierto de Mike Tramp & Marcus Nand - Sala Upload (Barcelona), 10 de septiembre de 2019

Mike Tramp desenchufa su alma para los más fieles: clásicos y anécdotas

Datos del Concierto

Bandas:
Mike Tramp & Marcus Nand
 
Fecha: 10 de septiembre de 2019
Lugar: Sala Upload (Barcelona)
Promotora: R.M. Concert Promotions
Asistencia aproximada: 175 personas

Fotos

Fotos por Manu Damea

Velada dulce, íntima y desnuda del exvocalista de White Lion excelentemente acompañado por Marcus Nand, un músico que en sus días pasó por las filas de Tequila, Miguel Ríos o La orquesta Mondragón. Un show cercano a las dos horas en el que la gente pudo comunicarse con Tramp y él destinó bastante tiempo a contarnos muchas anécdotas vitales, que, a la postre, fueron de lo más jugoso y atractivo de la noche. Los temas ya los conocíamos, pero sus aventuras con pasado por España dan para un libro. El bueno de Marcus fue traduciendo a una sala que dominaba el inglés perfectamente y que anhelaba revivir los gloriosos años de juventud. En pequeños corrillos se comentaba el bello recuerdo de su irrupción y su contienda abierta con sex symbols hispanos de la época. Véase Miguel Bosé o Los Pecos como remarcó Mike, y añadió un simpático… ¿Y dónde están ellos ahora?

Lonely Nights” (White Lion) y “Trust in Yourself” son los temas que quedaron más descafeinados. Costó eso de cogerle el punto al asunto. Nand en la eléctrica, soleando y poniendo coros con una maravillosa voz. Tramp en la acústica, poniendo la base y su eterna voz. Lucía brazos poblados de tatuajes, un sombrero y una correa con su apellido con el logo de las motos Triumph. “Hungry” ya nos empezó a calar hondo, y al finalizarla, el león danés se tomó unos momentos para afinar. Nos contó que en el año 1980 tocó en la plaza de toros de Barcelona… ¡haciendo playback! “Fue un tiempo muy guay”… Todavía recuerda muchas palabras en español y se atreve a meterlas en sus discursos quedando todo muy ameno. “Recuerdo que casi todo eran chicas”, añadió. “Homesick” y “Dead End Ride” representaron sus 12 discos en solitario. En palabras de Marcus: “son discos que me encantan con letras mucho más profundas”.

Para presentar una gema del tamaño de “Wait” hubo otra anécdota: ni managers ni discográfica creían en ella, pero cuando la tocaron para el público, la magia fluyó. Fue un tema con el que la discográfica se llevó toda la gloria y el dinero. Aquí recordó al caso de Barón Rojo con “Con Botas Sucias” o “CBS”. Interesante que Tramp recordara la lucha de los barones contra la discográfica. Mucha belleza en la voz y en la ejecución y buenas palabras para Vito Bratta, el eterno y huido guitarrista de White Lion. Curiosamente en “Lay of the Valley” se le cayó el jack del micro. Luego vino la anécdota de la noche para presentar ese homenaje a Dio que lleva por nombre “Hymn for Ronnie”: Con 16 años Tramp tocaba con Mabel y los llamaron para telonear a un grupo desconocido en Copenhagen. No les dijeron el nombre de la banda y cuando llegan allí se encuentran el logo de los susodichos en la marquesina: Rainbow. Cuando vieron a Blackmore tocando en un sonido atronador decidieron largarse a casa… ¡y lo hicieron!

El tema contiene una bellísima letra sobre el que fuera cantante de Rainbow y finaliza con el riff vocal de “Heaven and Hell”. En su etapa de Freak of Nature pudo telonear a Dio en 1993, allí surgió su amistad con el genial vocalista. El material en solitario que nos ofreció bajaba un poco la intensidad, son temas bellos, pero muy similares entre si, caso de “No Closure”, dedicada a su hermano y a su padre. Todo mejora cuando se electrifica y cobra vida un temazo como es “Little Fighter”, y más cuando Mike te promete que el año que viene volverá con la banda completa. Para presentar “Broken Heart” nos contó el momento en el que conoció a Vito Bratta: Tramp tocaba temas con la guitarra cercanos a Springsteen y Dylan cuando apareció el guitarrista con su larga melena y una botella de 4 Roses en la mano diciéndole: “Esto no lo escucha nadie”. Tramp lo tuvo claro, dijo que había que buscar el término medio entre ambos mundos. El momento de la noche fue la sentida interpretación de la balada “When the Children Cry”, monumental composición que he llegado a escuchar por megafonía en el metro de Barcelona. Tramp se calzó un clavel rojo en la solapa y lanzó una proclama: “¿Dónde está el vino?”. Su mánager le dijo algo cruel pero cierto: “Si hubieras tenido otra canción como esta habrías llegado a lo más alto”. Da que pensar…

En los conciertos de White Lion siempre era un placer escuchar la versión del clásico de Golden Earring “Radar Love”, pero ambos músicos ofrecieron una adaptación algo más ralentizada. El público cantó el estribillo, pero cuando se dejó la voz de verdad fue en la despedida, en la dulce “Farewell to You” acompañando con un “lalalalalaala”. Ambos músicos nos dijeron que saldrían a hacerse fotos y firmar todo lo que les pusiéramos delante, y doy fe que lo hicieron. Pudimos hablar con Tramp, hacernos fotos y recibir un abrazo leonino. No se cortó Mike a la hora de hacer confidencias sobre Bratta o sobre su pasado con Mabel. Buen concierto y jugosísimas anécdotas, pero toca ya gira con toda la banda al completo. El tiempo no pasa para un Mike Tramp que mantiene toda su voz y atractivo intactos. Luego, al salir, el diluvio en la noche barcelonesa.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 203 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.