Crónica y fotos del concierto de Avalanch + Regresion - Sala Bikini (Barcelona), 5 de octubre de 2019

Los Avalanch “galácticos” de Rionda cumplen en Barcelona

Datos del Concierto

Bandas:
Avalanch + Regresion
 
Fecha: 5 de octubre de 2019
Lugar: Sala Bikini (Barcelona)
Promotora: Producciones IGC Barcelona / Duque Producciones
Asistencia aproximada: 400 personas

Fotos

Fotos por Manuel Damea

Barcelona respondió a medias a la llamada de Avalanch a pesar de que actualmente posean una de las mejores formaciones de su historia sino la mejor de todas. Dirk Schlächter de Gamma Ray, Jorge Salán y Mike Terrana acompañan a Rionda y Manuel Ramil dando un nivel espectacular. De todos era sabido que Israel Ramos estaba de baja, a pesar de que subiría sobre las tablas, pero el héroe de la noche terminaría siendo su sustituto, Jorge Berceo, cantante de Zenobia. Dos horas de directo a un nivel altísimo y tras ellos uno se pregunta una sencilla cuestión: ¿De verdad le salen los números a Rionda con conciertos como el de Bikini? Recordemos que el show quedó reubicado en la coqueta sala barcelonesa pues la primera opción era el Razz 2. El otro atractivo de la noche era disfrutar de la nueva etapa de Regresion… y bueno, hay mucho que contar.

¿”Regrewhat”?

A nivel de hard rock en Cataluña los hospitalenses Regresion habían llegado a un nivel espectacular. Nadie les ha regalado nada y el trabajo (duro) había dado sus frutos con directos tan espectaculares como el del Ripollet Rock. Tenían temas, discos completísimos, directos potentes y surfeaban la ola de su popularidad. Buscar un salto de calidad a mayor es el reto, pero eso implica riesgos como pudimos apreciar. Problemas de sonido e incluso de falta de acoplamiento con las nuevas piezas: batería y cantante. Antony Ellis hace un gran trabajo y su voz luce, pero le falta rodaje, sorprendiendo de que, en todo momento, fuera él el que interactuara con la gente. Algo curioso para un grupo que jugaba en casa.

“5th of November” y “Cries in the Night” tuvieron una tibia acogida sonando bastante más hard rocky AOR, quizá para vestir mejor a Antony Ellis. La balada funcionó, pero incomprensiblemente se optó por dar cabida a un tema de Bigfoot, la anterior banda de su actual vocalista. Hubo un momento potente con los dos guitarras y bajista formando en el borde del escenario. También hubo un tímido solo de batería para presentar a Raúl Nieto, y claro, luego vendría el de Mike Terrana, que es de otra dimensión. Terminaron con “Iron Fist” (de Terra Ignis) y con el cantante preguntando si lo entendíamos. Sí le entendimos, pero la barrera idiomática hizo que los fans no pudieran cantar las letras de toda la vida. Estamos ante un inicio, una nueva etapa y hay que darle tiempo al grupo. A veces hay que ir para atrás para tomar carrerilla y avanzar. Veremos…

Avalanch: mucho tema nuevo y momentos mágicos a dos voces

Don Alberto Rionda tiene claro que Avalanch All Star Band va para adelante y que no va a vivir de las rentas suficientes que le proporcionan sus discos más reconocidos. Me parece uno de los músicos más inteligentes, capaces y completos de la escena patria por mucho que se haya dedicado ahora a fichar a galácticos. Sonaron antes los Kinks y Marc Bolan para desembocar en una intro en inglés y atacar “El oráculo”. Buen sonido en la Bikini y sorprendidos con Dirk haciendo coros en castellano. Impresionaban los platos crash y china de Terrana en lo alto pero ya en “Demiurgus” los había aporreado a base de bien. Enorme pegada y groove para el grupo con un Rionda bastante más participativo en los solos que en sus anteriores venidas. Berceo se ganó al gentío rápidamente. Interactúa, salta, transmite y es muy cercano, aunque los temas más nuevos con su voz le quedaban un poco a lo Medina Azahararock andaluz. Su garganta funciona espectacularmente bien con los temas de Víctor García especialmente, caso de una excelente “Delirios de grandeza”. Aplaudidísima y muy bien recibida con ese brillante y suave inicio con Salán acariciando la guitarra y el colchón de teclado de Ramil.

Antes “El peregrino” y “Otro día” dejaron patente que su nuevo disco es el motivo real por el que han salido de gira y que lo apoyarán a muerte. En esta última Salán tuvo problemas con su guitarra. Hubo solos doblados por Salán y Rionda, ambos guitarristas algo tímidos en directo pero muy bien compenetrados y sonrientes en todo momento. Terrana es todo un espectáculo y Jorge cada vez se sentía más cómodo en temas como en la aplaudida “Pies de barro” o la balada “Mil motivos”. La verdad es que a algunos nos gusta más Berceo en Avalanch que en Zenobia. Hubo un recuerdo con la bella “Alborada”, potenciada por la precisión de los instrumentistas y por los coros de Ramil. Sus teclas son uno de los elementos claves a pesar de quedar tapados por tanto nombre y figura sobre el escenario. “El Alquimista” y “Decepción” precederían al que quizá fue el momento de la noche: el solo de Terrana.

El grupo abandonó la escena para que el musculado americano y su peinado mohicano arremetieran con todo. Es un espectáculo y lo ha ido variando con los años, aunque fue similar a sus últimas actuaciones. La gente terminó explotando de alegría y admiración mientras sonaba la banda sonora de Rocky. Recuperaron el pulso con la brillante “Alas de cristal” para luego brindarnos un “Baal” que funcionó realmente bien. Malefic Time: Apocalypse es recordado como un disco “maldito” y poco Avalanch, pero quizá haya que recuperarlo y darle otra oportunidad. Tiempo para que Dirk se explayase con su solo de bajo, más breve que el de Terrana. Hay que recordar que el Gamma Ray es un guitarrista solista excepcional también. Y luego vino la esperada sorpresa: Israel Ramos subió a escena para cantar algunos temas como “Alma vieja” y “Flor de hielo”. Aplaudido a rabiar y en un estado de voz excelente. El gran final se acercaba por lo que Rionda fue adornado por una bandera astur.

“Xana” a dos voces me pareció impecable, así como ese single que en su día fue “Lucero”. Hubo magia en esas voces a dúo llegando a ser uno de los momentos más emotivos y grandes que les he visto a Avalanch a lo largo de los años, y os lo dice alguien que estuvo en el primer concierto de presentación de La llama eterna, con Víctor García cantando por primera vez. Obviamente el tremendo final con “Torquemada” se llevó la palma. Clásico entre los clásicos con ese riff maravilloso de influencia Angra y con toda la sala dejándose las cuerdas vocales. Maravilloso fin de fiesta dejando el listón bien alto. Un grupo como los actuales Avalanch creo que merecen más gente y repercusión como bien se demostró. Disfrutamos, pero cierto es que si se hubiera equilibrado lo clásico con lo actual la noche hubiera sido redonda del todo. Remarcar también que la mezcla vocal -casi alquímica- de Ramos con Berceo es una maravilla. ¿Será el actual vocalista de Zenobia el próximo galáctico? Si salieran los números, yo no lo dudaría ni un minuto: una gira con los dos.

 

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 203 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.