Crónica y fotos del concierto de New Model Army + Las Novias - Sala Salamandra (L'Hospitalet de Llobregat), 7 de marzo de 020

Los años no pasan para el post punk de unos estelares New Model Army

Datos del Concierto

Bandas:
New Model Army + Las Novias
 
Fecha: 7 de marzo de 020
Lugar: Sala Salamandra (L'Hospitalet de Llobregat)
Promotora: Eclipse Group
Asistencia aproximada: 750 personas

Fotos

Fotos por Markceröck

La verdad es que los New Model Army nunca llegaron a conseguir grandes cantidades de fans por debajo de los Pirineos y que no es un grupo que suela estar muy presente en influencias de bandas, reivindicaciones de grupos consagrados, comparaciones periodísticas o debates en bares. Pero suelen venir cada X tiempo por aquí y la Salamandra presentaba un inmejorable aspecto. No hubo sold out pero se rozó. Para los fans es el disco Thunder and Consolation la cima del grupo, pero tras cuatro décadas de carrera, estos abanderados del post punk con muchas raíces punk siguen estando a nivel impresionante. Justin Sullivan es el líder e ideólogo y le da a las composiciones mil matices e influencias que suelen dar en el clavo cuando indagan en el folk. También salpica su discurso entre canciones de referencias políticas de izquierdas. Da gusto escucharle.

Las Novias entonan el “Sí, hemos vuelto (y queremos dar mucha guerra)«

Pero si a alguien da gusto escucharle cantar (y hablar) ese es Toño, el líder de Las Novias. Había en la sala varias decenas de fans de los maños que a principios de los 90 llegaron a fichar por una multinacional siguiendo un poco la estela del éxito de sus amigos Héroes del Silencio. Hasta cierto punto suenan bastante como ellos a pesar de que en clave más oscura. Fueron sólo 40 minutos de show, pero quedamos encantados y con ganas de bastante más. El cuarteto luce canas, actitud y destila simpatía. Buena música en una potente “Invicto”. “Somos de Zaragoza y os traemos un buen puñado de canciones durante un breve espacio de tiempo”, nos decía el animoso vocalista. Gustaron con “Subtitulado” a la vez que acompañaron su música de imágenes en blanco y negro de Nosferatu. Su guitarrista imprime unos buenos coros en “Hypnos”, y a pesar de que no había mucho espacio, se notaron ampliamente las muchas tablas del grupo, siempre luciendo la magnífica voz de Toño.

Agradecieron al promotor Sergio De Lirio el hecho de estar en esta gira y elogiaron a los New Model Army para luego continuar con las clásicas “La Bóveda hundida de las retinas” y “El león enjaulado”, dedicándola su líder a su mujer. Eran curiosos los dedos del vocalista adornados con cinta adhesiva negra. Su voz es expresiva a niveles superlativos, y, por cierto, dedicó a todas las mujeres el tema “El sol dentro de ti” pues estábamos en vísperas del 8 de marzo. Terminaron con “No” y de la forma más contundente posible: con un tema nuevo. Nos contó Toño que estaba dedicado al barrio dónde creció el grupo, y las dos siglas “L.F.” son precisamente del barrio de Las Fuentes en su Zaragoza natal. Su nueva obra apunta a un giro metálico. Ante todo, el grupo quiso mostrar que esta oportunidad era para ellos algo muy importante y que desde que retornaron en 2006 ahora, más que nunca, tienen la intención de mover este atractivo proyecto que tiene un pasado dorado.

New Model Army pasea su veteranía a lo grande

Cuando un grupo aparece con la maravillosa instrumental “Apache” de Los Shadows está claro que la cosa va más que en serio. Entró el grupo de forma escalada hasta que hizo entrada Sullivan, con esas canas y ese pelo largo y con un escenario iluminado de forma muy original. Unos focos traseros rosas iluminaban el andamiaje de hierros laterales y superiores. Mientras lo admiraba atacaron la muy coreada “No Rest” del No Rest for the Wicked. Gran nivel de los cinco miembros en escena con coros reales y salto directo a “Never Arriving”, uno de los grandes momentos de su último trabajo. En medio del escenario destacaba su precioso logo con el nombre del grupo inclinado. Sonoridades post punky un sonido muy definido que permitió lucir al combo de Derby. El teclista Dean White combinó a lo largo del directo labores a las seis cuerdas con el teclado. Continuaron con su última obra con “The Weather”, ya con Sullivan a la acústica y con un precioso juego de toms por parte de Michael Dean, resaltando la batería bastante más de lo que suena en estudio.

Luego ya vinieron algunos de los clásicos más conocidos como “The Charge” de su disco fetiche. Algo que agradecimos, y mucho, es el hecho de que de un show a otro cambien varios temas, y ojo, que nos fuimos a las dos horas casi de actuación. Pero si quieres llegar a entender cuan grande es este grupo tienes que escuchar la maravillosa “51st State”. No me la he sacado de la mente en dos días… Esa mezcla de punk con canción protesta a acústica es soberbia, y el tema es genial. También puedes ver aquí que el vocalista no ha perdido ni un ápice de voz, y eso que le ayudamos y de lo lindo cantando la letra. En “Stormclouds” Ceri Monger, el bajista, se animó con las percusiones a pesar de que la batería las tapó en exceso. Una de mis favoritas hizo acto de presencia: la pausada y relajada “Believe It”, muy intensa y con mucha carga emocional. Oscuridad contenida y melodías lúgubres en “Born Feral”.

Hubo un divertido speechen el que su líder disparó contra Franco rememorando sus primeras venidas, lo relacionó con Margareth Tatcher, aludió al coronavirus y nos dijo que venía de la tierra del Brexit: Brexitland. Sorprendió la calidad de un tema como “Winter” pues suena a clásico y es muy reciente, del homónimo disco de 2016. Cuando Sullivan se arma de la acústica hay mucha magia, y más cuando acompaña el bajo de Monger dando una pátina de oscuridad pues acompañaba la línea vocal. La dedicó a los ingleses presentes en la sala y cuando vio a mucha gente alzando el móvil para grabar les dijo un claro: “Por favor, no grabéis, disfrutad”. Eso mismo hicimos con “Where I Am” y la balada “Purity” en la que destacaron en sobremanera los teclados y la acústica. Esa recta final antes de los bises rescató una joya como es “Green and Grey” (otra preciosa balada) y “Stupid Questions”, ambas de su obra maestra Thunder and Consolation”. Se levantaron los ánimos definitivamente cuando sonó el trallazo “Here Comes the War” que puso al gentío al límite, pudiendo vivir lanzamiento de cervezas llenas al escenario y público.

Bises completitos con su éxito por antonomasia “Vagabonds”. El público cantó el genial riff de aires irlandeses y la banda se sumó al rato a la voz y acústica de Sullivan. Fue el gran momento de la velada. Pero había un par más de balas en la recámara y “Poison Street” no falto a la cita. Más netamente punky otra de las imprescindibles. Para el estribillo machacón de “I Love the World” tiraron de luces rojas y volvieron a abandonar la escena. Hubo un segundo bis que tomó forma en “Betcha”. Única visita a su ópera prima, y, sorpresivamente, funcionó de maravilla. Un regalo para los más veteranos fans y en la que notamos el espíritu joven y otra forma de componer. La noche dio para mucho, y para ser mi primera experiencia con Las Novias y New Model Army, salí enamorado con ambas formaciones. 25 y 35 años de carrera respectivamente… y siguen impresionando a sus fans.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 381 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.