Los 5 olvidados de… Xavi Prat

Músicos hay muchos. Músicos buenos y muy buenos también, pero por alguna razón, algunos de los mejores se quedan en un segundo, tercer o cuarto plano. Todos queremos ser el guitarra de Iron Maiden o el batería de Metallica, aunque como instrumentistas queden muy atrás en los tops serios. Aún recuerdo aquellos top 5, hará 15 o 20 años, en una de las revistas metaleras de cabecera, en los que Angus Young o mi querido Kai Hansen salían como los mejores guitarristas. Pues oye, no. Su trascendencia en la música es evidente, pero Kai Hansen nunca podrá estar en un top como guitarrista.

Hoy me propongo hacer una super banda con músicos que considero que no tienen el reconocimiento que su talento merece. Como todo, es cuestión de gustos.

Zachary Stevens – Voz

En Savatage estábamos acostumbrados a la voz de cuchilla de afeitar de Jon Oliva, voz que iba que ni pintada para temas como “Believe” o “When The Crowds Are Gone”. Por eso cuando saltó la noticia de que dejaba las voces, nos sorprendió y atemorizó a partes iguales. Stevens, su sustituto, poseía unas capacidades vocales que nada tenían que ver con las del teclista. ¿Iba a encajar? Quizá “Believe” sonaba menos desgarradora, aunque en temas como “Alone You Breathe” Zac demostraba que defendería con nota lo que fuera.

Con una técnica exquisita y un timbre que, personalmente, me encanta, Zachary ha demostrado (tanto en Savatage como en Circle II Circle o Trans-Siberian Orchestra) que puede hacer frente a temas potentes y agresivos, como “Taunting Cobras”, como a medios tiempos como “Handful Of Rain” o a baladas con una carga emotiva sin igual, como la ya mencionada “Alone You Breathe”.

Medio mundo peleándose por buenos cantantes y uno de los mejores parece que está en tercera regional. ¡Qué injusto!

 


Victor Smolski – Guitarra

Tenía muchas dudas de a quien poner como guitarra. Smolski, desde que le conocí hacia el 2000 cuando entró en Rage, siempre ha sido uno de mis preferidos, pero no creí que fuera poco reconocido. Justo antes de escribir esto he entrado a unos cuantos “Top 100 metal guitars” y no salía en ninguno (mi Kai Hansen sí, cosas de la vida), así que sí, Victor tiene que estar aquí.

Al bielorruso le llegó la fama cuando entró, casi de rebote, en Rage, y llevó al grupo a otro nivel, tanto compositiva como técnicamente. Proveniente de una familia de músicos, no sólo es bueno con las 6 o 7 cuerdas, sino que el piano y los teclados le son tremendamente familiares. Su disco en solitario Majesty & Passion (2004) sea el ejemplo más claro de sus capacidades.

Quizá, Victor es el ejemplo más claro de lo que intento hacer con este top 5. Por capacidad, podría tocar donde le diese la gana, pero los avatares de la vida le llevaron a un grupete sin trascendencia alguna llamado Mind Odyssey, luego a Rage y, tras su divorcio con Peavy, ahora en Almanac, grupo que acabo de descubrir.

Ojalá un G3 con Victor. ¡Sería la bomba!


Luis Mariutti – Bajo

Mariutti, quizá, fue el primer “super bajista” que vi, y quizá por eso lo tengo tan grabado en mis recuerdos. Verle el director era un espectáculo, no por los brincos que pudiera dar (en aquellos tiempos tachaban a Angra de orquesta, en vez de banda de heavy metal, por lo poco que se movían), sino por ver como sus dedos iban a toda velocidad por su bajo de 5 o 6 cuerdas.

Lo que hizo en Angels Cry (1993) y Holy Land (1996) habla por sí solo, y es una tarjeta de presentación absolutamente brillante. Lástima que su carrera quedase tan corta y que, a pesar de Shaman y alguna otra cosilla, su vida post Angra haya entrado en coma. Mataría por tener un grupo y a una bestia como él al bajo.

También destaco que, de este top 5, Mariutti es el único que tuvo un reemplazo que, como mínimo, está a su altura, pues Felipe Andreoli es otra bestia a las 4, 5 o 6 cuerdas.


Eddy Antonini – Teclados

Cuando pensamos en teclados dentro del mundillo metalero, invariablemente nos vendrán a la cabeza nombres como Jon Lord, Jens Johansson o Janne Wirman, sin duda tres de los grandes de las teclas. Jordan Rudes, seguro, estaría por ahí, al igual que Tuomas Holopainen o, incluso, Alex Staropoli, estos dos últimos expertos en crear atmósferas tremendas. También es cierto que los teclados no han ido ligados al heavy metal como la guitarra, por ejemplo.

Aquella ola de heavy metal italiano que invadió Europa a finales de los 90 y principios de los 2000 había mucha morralla, mucha. Entre ella estaba Skylark, que llamaban más la atención por sus portadas que por su música. Aún así, aún la pésima música, su líder y teclista, Eddy Antonini, era un gran instrumentista, un crack de las teclas que lo demostró, también, en solitario.

Eddy era un tipo para tener en el punto de mira, pero para mi gusto erró en las composiciones. Quizá le faltó ser algo más atrevido o, incluso, irse a otra banda donde no fuese el compositor principal, porque talento tenía a raudales. Una pena.


Alex Holzwarth – Batería

“Ambos (Felix Bonkhe y Alex Holzwarth) son buenos baterías de doble bombo”. Así definía mi querido Tobias Sammet al primer batería de Avantasia y al actual. Entiendo, o quiero entender, que es para no quedar mal con su amigo de Edguy, Felix, pero aunque este es bueno a los bombos, me parece un insulto compararlo a la bestia que es Alex, batería que por nivel debería estar tocando progresivo.

Se ve que más vale nacer agraciado que con gracia, porque no me explico que un batería de la talla del alemán se haya tenido que ganar el pan en Rhapsody Of Fire o Serious Black, grupos que quedan muy lejos de su técnica. Genial con el doble bombo, lo que más me gusta de él es su creatividad en los breaks. El trabajo que realiza en los discos de Avantasia es, simplemente, tremendo, y en Rhapsody no se queda atrás. Por si fuera poco, fue el encargado de grabar el Angels Cry (1993) de Angra antes de la entrada de Confessori.

Para entender esto de la creatividad tan solo hace falta escuchar “Farewell”, del primero de Avantasia. La canción es simple, tremendamente simple, pero la batería es absolutamente deliciosa. Se nota que tuvo la libertad para hacer lo que quiso. En mi opinión Avantasia ha ido a peor en cuanto a baterías se refiere. Quizá sea el único instrumento en el que pase.

Si te ha gustado el artículo, por favor danos tu apoyo siguiéndonos en Facebook:

Xavi Prat

Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios.
Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo.
Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 99 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.