Los 5 mejores temas de Soen según… Science of Noise

De una banda que la gente despreciaba por ser una copia de Tool (aunque nunca lo fueran) a ser la maravilla que son a día de hoy han pasado muy pocos años. Con cuatro discos magníficos a sus espaldas y un directo dulce e intenso como casi ninguno, la banda liderada por Joel Ekelöf y Martin Lopez se ha convertido en uno de los pilares del rock / metal progresivo contemporáneo y, quizás más importante, en una banda que si has visto una vez no serás capaz de olvidar. Llevaran poco tiempo en esto, pero ya tienen un catálogo absolutamente envidiable. Y de entre todo ello, hoy destacamos estas cinco maravillosas canciones.

“Fraccions” por Albert Vila

Álbum: Cognitive (2012)
Autores: Joel Ekelöf, Joakim Platbarzdis, Steve DiGiorgio y Martin López

Never fought harder than this / I built my temple on this
Pushing, Fighting, Bleeding, Taking, Giving / Every second closer to the ceiling
I will assemble all this / down to the last broken piece
Tension in the atmosphere is lower / Gravity is slowly taking over

No sé si “Fraccions” fue la primera canción que escuché de Soen, probablemente no (creo que fue “Delenda”), pero lo que sí que es seguro es que es aquí cuando me dejaron por primera vez con la mandíbula en el suelo. Con el inmenso Steve DeGiorgio aún al bajo, el disco de debut de la banda sueca ya es un trabajo fantástico lleno de temazos (como “Savia” o el propio “Delenda”), pero que a mi juicio tiene su punto álgido en este segundo corte (el primero si no contamos la intro). Se trata de un tema inquietante y arrítmico que, en su mayor parte, parece actuar de preámbulo para que la banda nos impresione con el maravilloso y potente crescendo que aparece a partir del minuto 3:15 y, evidentemente, nos deje literamente sin aliento con los 33 segundos a capella que lo cierran a modo de outro. Esos pocos segundos, amigos, me ponen la piel de gallina cada vez que los escucho, y los he escuchado, creédme, muchas y muchas veces. Magistrales, hipnóticos, dramáticos, épicos y aparentemente simples, esos 33 segundos mágicos son o deberían ser patrimonio musical de la humanidad. Si no los habéis escuchado aún, por favor, nos os vayais a la tumba sin hacerlo.


“Canvas” por Beto Lagarda

Álbum: Cognitive (2012)
Autores: Joel Ekelöf, Joakim Platbarzdis, Steve DiGiorgio y Martin López

Cognitive es un trabajo magistral, cualquier banda soñaría con un disco debut de tal impacto y magnitud, un álbum intenso pero delicado, un trabajo asombroso en el que el total es más que la suma individual, aunque individualmente sobrepasen la ya de por si excelente media temas como “Fraccions”, “Savia” y “Canvas”, curiosamente los tres seleccionados en este Top 5.

“I have discovered a canvas”, ellos a lo suyo, nosotros descubrimos a Soen y fue un auténtico flechazo. “Concentrate don’t lose your illusion” clama Joel con su emotiva voz, menudo registro y temple tiene el artista. Un medio tiempo colosal, con unas melodías exhuberantes, preciosas, el combo de voces y batería sostiene en todo momento el tema aumentando, relantizando, mutando el tema en su libre albedrío. El tema vence a modo de dobles voces en un tramo final más que espectacular, secundado por una batería intensa.

Un tema colosal, al igual que todo Cognitive.


“Savia” por Abel Marín

Álbum: Cognitive (2012)
Autores: Joel Ekelöf, Joakim Platbarzdis, Steve DiGiorgio y Martin López

Hubo una etapa de mi vida en la que me vi atrapado por estilos más extremos y alejados de la luz, y fue ahí donde encontré grandes grupos que alejándose de tanta distorsión y oscuridad fueron evolucionando hacia nuevos sonidos y composiciones más complejas en lo que a cambios de ritmos e influencias se refiere. Con esta chapa vengo a referirme a grupos como Katatonia, Paradise Lost, Anathema y Opeth. En concreto con los últimos, descubiertos a raíz del Blackwater Park (2001), me vi atrapado con el Damnation (2003), mi álbum favorito y el más alejado de su habitual estilo. Nada de guturales y posiblemente para muchos un abuso de sonidos más acústicos e íntimos.

Años más tarde mi buen amigo Miguel, gracias a él accedí a Opeth, me dijo que había descubierto un nuevo grupo. Resulta que había estado investigando que se había hecho del genial Martin López, ex batería de Opeth. Había dado con su actual banda, Soen, pasándome el enlace a YouTube para que viera y escuchara el videoclip. Madre mía que sobresalto, aquella maravilla se llamaba “Savia” y era un pelotazo que recogía lo mejor de Opeth con un sonido cercano a Katatonia. Ese bajo acompañando una delicada voz masculina, guitarra apenas distorsionada y la característica batería, recordaba a “Windowpane”. Producción impecable en la que se podían disfrutar voz e instrumentos por separado y a la perfección.

Y qué decir de su imagen. Ese Joel Ekelöf impolutamente trajeado, cráneo  rasurado y pulcramente afeitado, como si se tratara de la viva imagen de Slender Man rodeado de greñudos barbudos. Auténtico placer para los sentidos lo que salía por los altavoces.

Posiblemente no sea de sus mejores composiciones, o sí, ¡qué más da! Consiguió atrapar a un nuevo seguidor. Ojalá nos acompañen muchos años.


“Sectarian” por Beto Lagarda

Álbum: Lykaia (2017)
Autores: Joel Ekelöf, Stefan Stenberg, Cody Ford, Martin López y Lars Åhlund

Nos saltamos, no sin pena, Tellurian, el segundo trabajo está repleto de temas enormes como “Pluton” o “Tabula Rasa”, pero entre el alucinante Cognitive y el espectacular Lykaia, parece que Tellurian haya sido empequeñecido por la comparativa entre predecesor y sucesor.

El tercer trabajo de Soen, Lykaia, es gigantesco, recuerdo que la primera escucha me dejó algo frío, pero ahora mismo lo considero una obra colosal. El disco abre con “Sectarian”, tema que personalmente sitúo entre los 3 mejores temas de los suecos. Con un arranque metálico/progresivo al que se añaden las siempre cálidas y placenteras voces de Joel el tema se desenvuelve sin prisa pero sin lentitud, con una pasión que acaba envolviéndote, te abraza con una extrema calidez.


“Opal” por Albert Vila

Álbum: Lykaia (2017)
Autores: Joel Ekelöf, Stefan Stenberg, Cody Ford, Martin López y Lars Åhlund

Curiosamente, cuando en su momento me puse con Lykaia para reseñarlo, no fue un disco que me entrara con especial facilidad. En mi mente, Cognitive me gustó más que Tellurian, y si realmente con este tercer trabajo iba a continuar el camino de bajada, la credibilidad de Soen a mis ojos se iba a ver seriamente afectada. Pero ostras, a medida que lo fui escuchando y escuchando (por suerte o por desgracia, soy de esos que necesita de un montonazo de escuchas para atreverme a escribir cualquier reseña), me atrapó y atrapó hasta alcanzar su momento cumbre con el espectacular concierto de los suecos en la Sala Bikini a finales de 2017 (personalmente, el mejor concierto que yo vi ese año).

Y es que Lykaia está abarrotado de temazos absolutamente memorables como “Sectarian”, “Orison”, “Lucidity” o “Sister”, pero si hay una que para mí se lleva la palma es este “Opal”, un tema que tiene de todo, desde riffs potentes y vacilones, ritmos inquietantes e improbables, un estribillo memorable, un groove irresistible, un bajo maravilloso (y eso que el señor Di Giorgio ya no está), momentos de headbanging salvaje al lado de delicados detalles jazzeros, todo envuelto de una calidez emocionante y casi lacrimógena. Todas sus partes encajan de una manera abracadabrante, y la producción analógica le va como anillo al dedo. En Lykaia ya no queda nada de las absurdas comparaciones con Tool, y en mi mundo este disco creció tanto como para convertirse en mi álbum favorito de la banda, de largo. Y “Opal” (a pesar de los 33 segundos apostoflantes de los que hablábamos antes) es la puñetera joya de la corona.

Soen estarán presentando su último trabajo, Lotus, este fin de semana en Barcelona y Madrid.

Avatar
Sobre Redacción Science of Noise 105 Artículos
Revista web donde encontrarás desde lo más cercano a lo más lejano. Rock, metal y punk llevado con pasión.