Crónica y fotos del concierto de Lord of the Lost + Nachtblut + Scarlet Dorn - Sala Salamandra (L'Hospitalet de Llobregat), 5 de noviembre de 2022

Lord of the Lost confirman en Salamandra que el gótico alemán quiere volver a lo más alto

Datos del Concierto

Bandas:
Lord of the Lost + Nachtblut + Scarlet Dorn
 
Fecha: 5 de noviembre de 2022
Lugar: Sala Salamandra (L'Hospitalet de Llobregat)
Promotora: Madness Live! / Extratotours Konzertbüro
Asistencia aproximada: 400 personas

Fotos

Fotos por Marta Carreras

Me llegué a plantear lo de irme este verano al Leyendas del Rock por Lord of the Lost y por The Sweet, por lo que, evidentemente, ya que finalmente no fui, no me podía perder el concierto en Barcelona-L’H de Lord of the Lost. Esta banda alemana ha vuelto a poner por todo lo alto el gótico germano y lo ha hecho a unos niveles que superan los éxitos ya lejanos de Lacrimosa o Crematory. Su último disco Judas ha llegado al número 2 en las listas alemanas y suelen ser cabezas de cartel del M’era Luna festival. Ahora empiezan a conquistar al resto de Europa.

Ver a Chris Harms era algo que tenía que hacer, lo que no esperaba yo es que los accidentes de la autopista AP-7 y la Ronda de Dalt barcelonesa demoraran tanto mi entrada en la sala. Definitivamente hay un problema muy importante en las autopistas catalanas, hecho por el cual me perdí a Scarlet Dorn. Una lástima… pues soy de los que les gusta ver a todos los grupos…

Nachtblut se salen y gustan tanto como los cabezas de cartel

Impresionante papel de los germanos de sangre nocturna, apareciendo como vampiros, aunque también os digo que pude ver sólo una parte de lo que ofrecieron. Compañeros de sello de Lord of the Lost han conseguido colaboraciones incluso de Chris Harms para alguno de sus discos. La verdad es que se lo llevaron de calle con su dark metal y con su vocalista Askeroth pasando de voces profundas a los chillidos propios de Dani Filth con una facilidad pasmosa.

Visualmente impactaban tocando al ritmo de “Nur in der nacht” pues van pintados y descamisados luciendo torso y garganta profunda. Arreglos de teclados (enlatados) muy Rammstein y los firmes coros del bajista Ablaz, que parece el otro líder del cuarteto vampírico. Los elegantes focos casaban perfectamente con la música cantada en germano, y a pesar de los teclados pregrabados, lucieron, especialmente en “Ich Trinke Blut”. Esta es clasicazo y un tema ideal para entrar dentro de su propuesta, tan elegante como contundente.

El momento en que dijo su vocalista “Manos”, fue respondido al instante. Todo el público empezó a dar palmas con ganas y entrega. Hay momentos para el doble bombo de Skoll, y de verdad que el grupo enamoró a una sala muy llena. Dando una lección de variedad estilística optaron por “Leierkinder” en la que suenan totalmente a Saltatio Mortis. Ese gran telón de fondo con las letras de su logo apunta a recintos mayores y a giras propias…

“Lied für die Gotter” siguió convenciéndonos de que Nachtblut tienen algo bueno entre manos, pero lo que remató de verdad fue la pegadiza versión de Die Prinzen: “Alle nur geklaut”. Salí en el entreacto con la dichosa cancioncilla repitiéndose en mi cerebelo. La versión es escandalosamente buena y les hace sonar comerciales, pero con toda su personalidad. Pocas veces verás un telonero aprovechar tanto la oportunidad como Nachtblut

Lord of the Lost van para grandes estrellas

Estábamos a oscuras, pero ya se percibía que algo grande iba a acaecer. Hubo una intro en tinieblas para que el quinteto de “perdidos” apareciera entre aplausos. Chris iba pintado y calzaba unos pantalones con varios anticristos decorativos para dar buena cuenta de “Dry the Rain”. Gran tema, pero la posteror “Loreley” es uno de los grandes singles del grupo, y más cuando la canción va engalanada de luces violetas y blancas.

La batería y el teclado estaban al mismo nivel sobre unas plataformas y sería su teclista Gared Dirge, quien también había aparecido con Scarlet Dorn el que más acapararía miradas. Sonido perfecto y su inmenso logo detrás, a lo grande para, testimoniar que la sala se lo pasaba en grande con “Utopya” y con un “Break Your Heart” en la que Harms se armó con una guitarra. Sonido perfecto, pulcro y un imponente π a la guitarra.

Entrada ambiental y algo maquinal para un “Prison” en la que pudimos fijarnos en las generosas barbas de su efectivo baterista Niklas Kahl, que contrastaba con el dudoso gusto glam-darks de ese teclista excesivo y divertido. Ojo que en esta canción Harms dejó que cantase el público y hubo mucha gente que cantó la entrada. Hubo un momento para que el líder se encaramara al micro y nos confesara de que no esperaba para nada tanta gente para verles. Estaba emocionado de la respuesta de la ciudad condal.

Y uno de los grandes momentos de la noche fue la maravillosa “Judas”, uno de sus singles definitivos. Cómo gana en directo y más con Gared Dirge combinando percusión y guitarra. Este hombre era un no parar… Si quieres entender hasta dónde puede llegar Lord of the Lost, empieza por esta canción. Y el material de su última obra encandila por cortes como “For They Know Not What They Do”, con esos grandes coros enlatados y luego con “Your Star Has Led You Astray”, con ese excelente estribillo.

En “One Day Everything Will Be OK” Chris Vuelve a empuñar la guitarra y vuelve a demostrar que es un privilegiado para cantar gótico. Transmite y tiene un carisma impresionante. Fue en la entrada de “Voodoo Doll” cuando mostraron su lado más maquinal y su teclista sacó un juguete nuevo: un keytar para dar color a un show absolutamente luminoso. Combinaron luces blancas y rojas para uno de sus grandes himnos: “Full Metal Whore”. Aquí incluso los más fieles la cantaron sobre el andamio de bajo propuesto por Class Grenayde.

En “Ruins” y “A Perfect World” Chris exhibió ese recurso tan suyo que es esa patada al cielo. Todas las canciones funcionan a pesar de que echamos en falta algún clásico, pues recordemos que es ya una banda veterana que lleva años picando piedra. Tras “Die Tomorrow” el vocalista expresó lo encantado que estaba de estar allí con un recibimiento tan excepcional.

El show está realmente medido, coreografiado y pensado, lo que te demuestra que el combo teutón sabe que esta gira en lugares como en España se juegan mucho. Lucieron en el “The Gospel of Judas” con un Chrisbuscando growls combinados con su profunda voz. En “Blood for Blood” jugaron con programadores propios de Mario Bros, música en 8 bits para dar entrada al tema y para que su teclista aporreara el set de percusión, ladeado.

Todo el pescado estaba vendido y la gente empezó a bailar y a saltar en un final que incluyó versiones cortas de “Forevermore” y la hímnica “Credo”, temas fundamentales que les llevan acompañando desde hace años. No le hacen ascos a esos detalles más netamente maquinales de la tradicional escena alemana y los integran con maestría a sus composiciones más accesibles y netamente góticas.

Terminaron a lo grande con “Drag Me to Hell” dejando a los presentes abrumados por un directo demoledor y efectista como pocas veces hemos visto en la Salamandra. Un detalle que les hace especiales y que da un poco una idea de lo grandes que se hacen es que la gente estuvo mucho, mucho rato comprando en el merchandising, del que ya venían con muchísimos ítems agotados, vendidos en otros conciertos previos.

Obviamente en próximas visitas este grupo necesitará de salas mayores pues estamos ante uno de los fenómenos actuales más potentes y vendibles, juntamente con su banda hermana Mono Inc.. A todo esto, decir que el gran concierto de Lord of the Lost tapó lo conseguido por Nachtblut, banda que se puede comer a muchísimos cabezas de cartel. Ojito con Nachtblut, pues si vuelven a venir por aquí seguro que casi todos los presentes repetimos.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1052 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.