Crónica y fotos del Leyendas del Rock 2019 - Polideportivo Municipal (Villena), 9 de agosto de 2019

Leyendas del Rock 2019 (III): Airbourne encabezan la jornada junto a unos Beast in Black en plena forma

Datos del Concierto

Leyendas del Rock 2019

Bandas:
Avatar + Delain + Airbourne + Beast in Black + Warcry + Dry River + Eluveitie +...
 
Fecha: 9 de agosto de 2019
Lugar: Polideportivo Municipal (Villena)
Promotora: Sufriendo y Gozando
Asistencia aproximada: 11.000 personas

Fotos

Fotos por Marisol Huertas

Avatar

Empezaba la jornada del viernes con las buenas intenciones de llegar a tiempo para ver a Avatar, pero un pequeño contratiempo en la salida del pueblo donde me alojaba me entretuvo más de lo previsto y llegué justo en el ecuador del espectáculo. La imagen impactante de un grupo disfrazado de arriba abajo contrastaba con la gente que se agolpaba asfixiada en el poco espacio con sombra que quedaba delante del escenario y en la carpa lateral. Curiosidad tenía por escuchar esta banda en directo, pues parece que se la rifan en los festivales, algo bueno o novedoso deben ofrecer para que así sea…. Por lo pronto, la imagen tan característica que traen y una continua interacción con el público son señales inequívocas que el espectáculo va más allá del aspecto meramente musical. Como si de una obra de teatro se tratara, van desgranando temas de todos sus trabajos, son 60 minutos que deben ser exprimidos al máximo y en ellos consiguen concentrar hasta diez temas que enumeramos a continuación: «Hail the Apocalypse», «A State of the King», «Paint me Red», «Blood Angel», «The Eagle has Landed», «Get in Line», «Let it Burn», «For the Swarm», «The King Welcomes you to Avatar Country», «Smells Like a Freakshow». ¿Podríamos concluir que nos han gustado? Pues ciertos temas sí, ciertos temas no tanto. Cuando se abarca tanto estilo corres ese riesgo, aunque el mérito precisamente de atreverse a ello ya merece un respeto. Se cierra este telón y pasamos al siguiente.

Delain

Esta banda holandesa que presenta su estilo como rock metálico sinfónico han sido sin duda uno de los descubrimientos del festival. Hasta la fecha grupos como Within Temptation (cuyo teclista Martjin Westerholt es el fundador de la banda que nos ocupa), Nightwish, Epica, Tarja…, no acababan de convencerme, no siendo así con Delain, que me han entrado en seguida con las primeras escuchas previas al festival. Música muy melódica, festivalera si me apuras… Y con una cantante femenina muy versátil que se sale en todo momento, Charlotte Wessels.

Salen al escenario vestidos todos de forma similar en tonos negro y rojizos, y empiezan sin más dilación con el tema Hands of Gold, en el que colabora Alissa White-Gluz lógicamente no presente en el escenario pero suplida por el bajista. Enseguida queda patente que no en vano la banda la ha fundado un teclista, se nota su presencia y es parte fundamental en todos sus temas.

Charlotte se muestra dulce y comunicativa en todo momento, agradeciendo nuestra presencia a pesar del calor abrasador de la tarde, así que pronto nos introduce en el próximo tema, el comercial «Suckerpunch» que suena a las mil maravillas. Le siguen «The Glory and the Scum», «Fire with Fire» y me detengo con «Masters of Destiny» para resaltar la labor vocal en este tema, tenía mis dudas si iba a sonar bien pues no parece fácil tarea reproducir los altos tonos de ciertos pasajes, prueba superada y con nota. Continúan con «Get the Devil Out of Me», «Mother Machine» y en el siguiente tema «Don’t let Go» nos presentan a Martjin Westerholt junior, hijo del teclista que se sitúa a su vera y nos anima a saltar mientras suena este enérgico tema. Se reservan para ir acabando «We are the Others», tema que habla sobre ser diferente y en el que participan muchas voces, la duda es cómo iban a reproducirlas, optando por suplir la melodía con los teclados, tan sólo apareció por un breve instante esas voces pre-grabadas que le dan pleno sentido al tema. Apurando ya su tiempo, finalizan con el tema de su primer trabajo Pristine.

Mis sensaciones previas se han visto reafirmadas, definitivamente voy a continuar siguiéndoles la pista!

Eluveitie

Después de asistir atenta a esta actuación, aún sigo intentando procesar lo que ofrece esta banda, música folk llena de matices e instrumentos tradicionales acompañada principalmente de… guturales? Supongo que debe ser la gracia pero a mi me cuesta juntar melodía musical con agresividad vocal, es como si intentara mezclar agua y aceite. Por suerte en otros temas son las voces femeninas las que toman las riendas, mucho más melódicas, y mejora considerablemente el resultado para mi gusto, que seguramente difiere con muchísimos de sus seguidores… Parece que el grupo ha escogido para la ocasión mucho más gutural que armónico, así que cuando llevo un buen rato escuchando me desmotivo poco a poco. Y es una pena porque venía con ganas de que me sorprendieran en positivo. No se puede negar que a nivel musical son la bomba, contabilizo hasta ocho personas en el escenario tocando todo tipo de instrumentos, muchos de ellos totalmente inusuales en una banda metalera, como son la gaita, el arpa, la zanfona, la flauta, el violín… Un lujo en ese sentido. Sonaron bien y me gustaron en sus temas más asequibles como «The call of the Mountains» o «Ambiramus», y poco puedo añadir más, aparte de dejar el setlist: «Ategnatos», «King», «The Call of the Mountains», «Deathwalker», «Worship», «Ambiramus», «Havoc», «Breathe», «Rebirth», «Inis Mona».

Beast in Black

Se iba a producir el primer solape de dos interesantes propuestas que me traía un poco de cabeza cuando el día anterior saltó la bomba, la cancelación de la actuación por parte de Dee Snider… Y menudo favor que nos hicieron sin saberlo. Beast in Black pasó a ocupar el escenario y horario de Dee Snider, mucho más adecuado para su actual estado de seguimiento y espectáculo. Muchos nos preguntamos qué hubiera sucedido si hubieran actuado en el más modesto escenario Mark Reale

Lo de Beast in Black no tiene nombre. Parece increíble que una nueva formación con tan sólo dos trabajos haya podido adquirir semejante notoriedad. Está claro que uno de sus fuertes independientemente de la música que componen es haberse sabido situar en la mayoría de los circuitos de festivales mostrando un directo que funciona y convence. En Villena pudimos ver una cantidad de seguidores notoria, muy entregados y que se conocían a la perfección los temas de la banda. Estoy convencida que si alguien acudió a la cita sin conocerlos salió encantado pues no se puede pedir mucho más a un directo. Tienen garra, temas comerciales que enganchan a la primera y una imagen y dinamismo envidiable. Aunque sí hay un pero a argumentar, y es el uso exagerado de pre-grabados para el teclado y los coros. No somos los primeros ni únicos que hemos comentado este aspecto un tanto decepcionante de la banda, hoy en día cuesta entender que no se pueda añadir un músico más al equipo, siendo como es tan importante el teclado en sus composiciones. No estamos hablando de unos meros teloneros, si no de una banda que ha ido a más y debería solucionar este tema con carácter de urgencia si quieren seguir pegando fuerte. Nos merecemos un directo sin trampa ni cartón.

Desde luego si una bestia hay en esta banda ése es el vocalista griego Yannis Papadopoulos, se encuentra en estado de gracia y lo demuestra tema tras tema llegando a altísimas notas. No pudo escoger mejor el fundador de la banda, el guitarrista Anton Kabanen. Completan la formación el segundo guitarra Kasperi Heikkinen, Máté Molnár al bajo y Sami Hänninen a la batería.

Tras un inicio de concierto donde la banda pone toda la carne en el asador con temas como «Cry Out for a Hero», «Unlimited Sin», «Beast in Black» y «Eternal Fire», nos comentan que viniendo como vienen la mayoría de ellos del norte se les está haciendo difícil hasta respirar (son más de las nueve de la noche y seguimos en los treinta y muchos grados). Nadie diría que les afecta, continúan con la misma intensidad durante los siguientes temas «No Surrender», «Born Again», «Dye by the Blade» y «True Believer», hasta llegar a la balada «Sweet True Lies» que les sirve para ralentizar un poco el ritmo. De esta tema nos cuentan que surgió de una relación amorosa fallida pero que al menos sirvió de inspiración para la presente composición. Y parece que también les sirve para recargar pilas y encarar la recta final con «From Hell with Love» y el tema super comercial «Blind and Frozen». Y a un tema de finalizar el concierto nos lanzan un aviso para navegantes: «The Beast will be back». Y nos dejan con la traca final de End of the World y un muy buen sabor de boca.

Airbourne

Asistir a un concierto de Airbourne siempre es garantía de pasar un buen rato, cargado de energía y buen rollismo. Si algo me gusta de los directos de esta banda es que salen a por todas desde el minuto cero, no dan tregua en ningún momento y saben mantener la intensidad durante todo el show con sus temas rockeros, sin complicaciones, al más puro estilo que nos tenían acostumbrados sus compatriotas australianos AC/DC. Esta banda no ha parado de subir como la espuma en los últimos años, llegando a colocarse como cabeza de cartel de festivales como el que nos ocupa, señal que su propuesta directa y sin artificios llega a una gran cantidad de público.

No dejan muchas dudas sobre el estilo que practican, sólo hay que ver los títulos de sus canciones, «Ready to Rock», con la que empiezan a descargar ya nos pone en antecedentes de lo que vamos a escuchar. Con esta banda me pregunto muchas veces qué criterio utilizan para escoger los temas del setlist, pues todos son perfectos para el directo. Suerte que ellos lo tienen más claro que yo y enlazan con el divertido «Too Much, Too Young, Too Fast», para pasar al momento publicitario, anunciándonos que sacarán nuevo trabajo el próximo 25 de octubre (cuya gira lleva ya programada hace unas cuantas semanas). De este nuevo trabajo nos presentan un medio tiempo llamado «Boneshaker», para dar paso a «Girls in Black», el cual Joel aprovecha para darse un paseíto en el foso a hombros de un segurata y nos regala la primera explosión cervezera de la noche. Pues sí, reventar una lata de cerveza a base de cabezazos es parte del espectáculo de esta banda y no puede faltar en una, dos o más ocasiones en cada concierto.

Una vez de vuelta a los escenarios aprovechan el siguiente tema «Chewin’ the Fat» para presentarnos a la banda, los hermanos O’Keefe, Joel a la guitarra y voces, Ryan a la batería, Justin Street al bajo y Matt Harrison a la segunda guitarra.

Continúan con «Rivalry» y «Heartbreaker», y les viene que ni pintado el título del siguiente tema «Cheap Wine & Dirty Women» para sacar un poquito de ese dirty wine y brindar con todos nosotros. Arrancan de nuevo con el medio tiempo «Bottom of the Well» y acto seguido de produce un cambio de lona trasera, apareciendo la portada del «Breakin’ Outta Hell», tema que abordan sin más dilación.

Es el turno para el tema «It’s all for Rock’n’Roll», momento en el que sacan al escenario una barra móvil bautizada como Lemmy’s bar, y aprovechan para dar un pequeño parón en su actuación frenética e hidratarse de paso a base de Jack Daniels con Coca-Cola, todo sea por homenajear al señor Lemmy, por supuesto! Seguimos con las declaraciones de intenciones con «Stand Up for Rock ‘n’ Roll» (a estas alturas yo creo que ya nos han dejado claros sus gustos musicales…), y antes de encarar la trepidante recta final de produce un pequeño parón introductorio del siguiente tema, «Live it Up», en el que aparece Ryan haciendo uso de una sirena antiaérea, y Joel en el alto de los altavoces realizando una larga introducción con su guitarra. Se toman su tiempo y no es para menos, no han parado desde que han empezado hace más de una hora. Con este tema llegamos al tercer momento etílico de la noche, Joel aparece con una nevera portátil en la que se ve el dibujo de un canguro, y nos saca de ella unas cervezas suponemos Made in Australia las cuales no duda en repartir entre la audiencia. Hay que reconocerles que saben aprovechar bien el tiempo, dar un bolo como el que están dando y encima ponerse finos tiene su mérito. Va llegando la hora de finalizar con «Raise the Flag», para dar paso a «Runnin’ Wild» con el que desatan la locura absoluta ante un público entregadísimo.

Airbourne han hecho valer su condición de cabeza de cartel con creces esta noche. Sin duda muchos de los presentes no vamos a dudar en acudir a la nueva cita que nos espera en octubre por la península.

Warcry

Cuenta la leyenda que los Warcry no van a tocar al «Leyendas», sino que viven allí… (seguro que ostentan un récord Guiness). Debe ser difícil plantear un concierto después de haber salido tantas veces ante al mismo público, a ver qué se les ocurre para sorprender esta vez. Por lo pronto podemos adelantar que de lo visto en el festival fue el grupo con mejor espectáculo visual, con una pantalla proyectando preciosas imágenes sin cesar, muchas veces con las letras de las canciones, y una efectiva pirotecnia en forma de surtidores de fuego en la parte delantera del escenario que apareció en diversas ocasiones. No faltó tampoco un lanzamiento de confeti para cerrar el espectáculo.

No hay sorpresas en cuanto a la alineación de la banda, triplete de Garcías (Víctor a la voz, Pablo a la guitarra y Roberto al bajo), Rafael Yugueros a la batería y Santi Novoa a los teclados.

Se inicia el concierto con «Luz del Norte» y «Nuevo Mundo». Dos temas son suficientes para constatar que el vocalista Víctor García no tiene su mejor día, se da cuenta y no para de pasarnos el micro para que cantemos nosotros. Le he visto en varias ocasiones y aunque le gusta hacer participar a la gente no lo hace con tanta asiduidad, señal que algo no va bien. Tampoco el sonido empieza siendo el deseable, de hecho hay un momento hacia el inicio que la misma gente del público le comenta a Víctor que no se le oye… «Quiero oírte», qué mejor título dada la situación, es el siguiente tema que encaran. Con lo que me gusta esta canción y no me transmitió apenas… Y a partir de aquí la cosa fue mejorando, mejor sonido y una voz quizás un poco más en forma, quizás un poco más arreglada… Encadenaron clásico tras clásico, «Alma de Conquistador», «Devorando el Corazón», «El Guardián de Troya», «Capitán Lawrence», «Aire», «Ardo por Dentro», «Alejandro» y antes de dar paso a «Tú Mismo» se nos encendieron todas las alarmas. Víctor comenta que no hay que tener miedo al cambio ni a explorar nuevos horizontes, me da que esta frase junto al “hasta siempre hermanos” con el que se despiden después de tocar «Hoy gano Yo» va un poco más allá (estarán dando ya su adiós definitivo al festival?). Ojalá me equivoque y sigan batiendo Récords Guiness.

Dry River

Si desde luego alguien iba a hacer quedarme hasta horas intempestivas despierta, esos son mis estimados Dry River. Creo que no hay alma cercana a mí al que no le haya hablado de esta banda (y ahora no voy a ser menos), y es que para mí ha sido la sorpresa de este último año. Siento debilidad por este grupo tan fuera de los cánones a los que estamos acostumbrados, no hay dos canciones que se le parezcan de tanto estilo que abarcan y en cambio todas llevan su sello personal. Me encanta el desparpajo con el que salen al escenario trajeados, como quien presenta un espectáculo de varietés, con actores y todo amenizando algunos de sus temas más desenfrenados. El hecho que muchos de sus integrantes alternen instrumentos sin despeinarse te da una idea del nivel musical que gastan y a nivel vocal no se quedan cortos tampoco. Ángel Belinchón se sale a las voces y es ayudado en los coros por sus compañeros allá donde se les necesita. Esta iba a ser la tercera vez que iba a tener la oportunidad de verlos en un año y no por ello me faltaban ganas, todo lo contrario.

Nos fijamos que en las primeras filas se juntan bastantes personajes luciendo camisetas de la banda, hasta un pequeño grupo de amigos se ha atrevido a venir trajeados igual que ellos, suerte que ha caído la noche y ha bajado un poco la intensidad de la temperatura…

Debido a la limitación de horario, no les queda otra que ofrecer un pequeño resumen de sus tres trabajos, así que tras un breve presentación por parte de Fanfi, uno de sus actores, salen a por todas iniciando el espectáculo con Fundido a Negro, con la que podemos comprobar que sus incondicionales no han faltado a la cita pues corean sus temas a pleno pulmón desde el minuto cero. Continúan con el tema «Rómpelo», con un duelo de sus dos guitarras Carlos Álvarez y Matías Orero memorable, para dar paso a lo que nos presentan como un Prog Medley, donde juntan partes de sus temas más largos como son «Rosas y Gaviotas», «Peán» y «Cuánto Vales Tú». Acto seguido «Irresistible» nos muestra su faceta más divertida, con su actor en el escenario marcándose una coreografía de lo más sexy (se recomienda ver alguna foto si se desconoce a lo que hago referencia). No podía faltar el momento emotivo de la noche con la balada «Me va a faltar el Aire», ni el momento cantemos todos juntos con «Traspasa mi Piel», con el que finalizan este breve pero intenso viaje por el universo Dry River. Para todos aquellos que los descubrieron esa noche, recomiendo seguir indagando. Aviso, son adictivos!

Nos retiramos ya de esta jornada del viernes 9 de agosto, que casi son las tres de la mañana y al día siguiente hay que volver a rendir…