Entrevista a Metalpacos

‘La cosa se nos ha ido de las manos. En algún festival incluso hemos visto PACAZOS llevando camisetas de Metalpacos’

Si hay un género musical al que históricamente le ha faltado humor, autocrítica o mirarse al ombligo ese es el heavy metal. Desde fuera es lo más parodiable del mundo, pero… ¿y desde dentro? ¿Puede tolerar la escena una autocrítica y un reírse de uno mismo? Gigatrón puso una pica en Flandes haciendo una autoparodia redonda en su día y dando un importante paso para llegar a considerar que el heavy metal no es algo inamovible como la Biblia o la Constitución del 78. Surgió pues el Facebook de Metalpacos y la cosa se ha disparado. Más de 3000 fans esperan diariamente que la página les ofrezca paco-aventuras.

No he sido asiduo de dicha página, pero he podido oír durante mucho tiempo el concepto del “Paco”. Tonto de mi me he centrado en el Paco vulgar y he descubierto tras la entrevista los diferentes tipos de Pacos que habitan nuestras salas de conciertos y barrios. Tengo claro que soy Paco desde hace años, pero también que la risa, la parodia y especialmente la crítica es algo imprescindible para la buena salud del género. A quienes de verdad les irritan sus comentarios o les acusan de cyberbulling… de verdad que tienen un problema.

¿El grupo de Facebook Metalpacos, nace como una necesidad social, un estudio etnográfico o el echar unas risas?

Una mezcla de todo y nada a la vez. Resulta que nos juntamos una buena tropa en un festival y abrumados ante la presencia de una fauna autóctona aún no catalogada y estudiada decidimos poner remedio al asunto dedicándonos en cuerpo y alma a su análisis, descripción, naturaleza y hábitos. Poniendo puntos en común nos resultó increíble la universalidad del paquismo a lo largo y ancho de la geografía española. Lo que no sabíamos, incautos de nosotros, es que estábamos jugando con fuego y estábamos creando un auténtico monstruo de metal.

Antes que nada, me harías un favor si dijeras abiertamente que yo no formo parte de Metalpacos puesto que siempre, en algún concierto, me viene gente a preguntar si tengo algo que ver, gracias.

Aquí postea mucha gente, pero que yo sepa, no figuras entre ellos. ¡Más quisieras! De hecho, a ojos nuestros, Jordi, eres un poco Paco tú también, tenía que decírtelo. Bueno, y yo. Y todos. Todos llevamos un pacazo dentro. Todo es Paco. Ser fan de Avantasia te sitúa en la cima del paquismo, igual que ir al Wacken en pleno 2019 o ir a ver a Gigatrón. Pero también hacer un solo invisible cuando suena Painkiller o golpear la mesa con Run to the Hills, algo que todos hacemos siempre.

Sois un grupúsculo de gente entendida, observadora y de humor mordaz, pero preferís que vuestros nombres queden en el anonimato. He visto gente quejarse, acusaciones de cyberbulling (ojo a esta) y supongo que es mejor que se lleve todo desde el anonimato. ¿Tenéis líneas rojas?

La gente tiene la piel muy fina. Aquí lo realmente importante es el mensaje, no tanto el mensajero. ¿Cyberbullying? Plántate con una camiseta de Spandau Ballet en un bolo de Obús en 1983 e ibas a saber tú lo que es el bullying. No veo diferencia alguna entre lo que hace esta página y los comentarios que hay en los videos de youtube o las reseñas negativas que podéis hacer vosotros en vuestro portal. Bienvenido al siglo XXI e Internet, si no sabes aceptar las críticas ni la ironía un tanto grosera, apártate y dedícate a otra cosa. Pese al humor e ironía latente tras la página, no te negaré que ver desaparecer Metalovisión nos llenaría de orgullo y satisfacción. En el fondo amamos esta música como todo el mundo y creemos que una buena purga serviría para darle parte de la credibilidad perdida en los últimos años, aunque luego todos nosotros seamos los primeros en caer en ridiculeces comunes.

Claro que hay líneas rojas; si dejáramos publicarse todo lo que nuestros colaboradores nos hacen llegar, nos cerraban la página en dos días. Tenemos mensajes casi a diario de gente pasándonos material de bandas de su pueblo, pero pidiéndonos que no demos su nombre. Por otro lado, hay muchos grupos que se alegran de salir en la página. El Paco es de naturaleza graciosilla y exhibicionista; obliga a la abuela a hacer los cuernos en la cena de Navidad y deja que los compañeros de curro se pongan sus greñas en la cabeza para hacer la broma. Intentamos en todo momento que no se pierda de vista que esto es una página de humor, irreverente, grosero, un tanto soez, puede que desagradable y hasta cierto punto ofensivo, pero humor a fin de cuentas.

Considero una genialidad el hecho de que alguien consiga que una comunidad acepte como concepto-palabra propia algo creado por él. Así pues, habéis acuñado el concepto y el “Metalpaco” es algo que ya la gente ha interiorizado y está allí afuera. Creo que es algo que debería sentiros orgullosos. ¿Es así?

No nos quita el sueño, pero sí te diré que la cosa se nos ha ido de las manos en el último par de años. En algún festival incluso hemos visto PACAZOS que no tienen nada que ver con la página llevando camisetas de Metalpacos.

Por otro lado, no todo el mundo acepta una crítica, especialmente los y las que se sienten identificadas con el concepto “paquiano”. Para mi llamarle a alguien Metalpaco es como llamarle a alguien “Tribunero (del Barça)”, algo cariñoso y que para nada sería ofensivo, pero supongo que sabes que hay gente que reacciona mal ante ello. ¿Cabrearse porque te llamen Metalpaco es la confirmación de que eres un caso sin remedio?

Todos llevamos un pacazo en lo más hondo nuestro. ¿Quién no ha puesto RockFM alguna vez y se ha visto tarareando el “Still Loving You” de Scorpions por enésima vez? Durante varias décadas se nos ha vendido que los rockeros o metaleros éramos diferentes del resto. Metalpacos es la prueba definitiva de que somos un colectivo más, con sus pros y sus contras, con el mismo grado de caspa, previsibilidad y anacronismo que cualquier otro. Reírse de todo ello es sano, o debería serlo. Si te ofende probablemente es porque no has captado de qué va todo esto.

Yo ante todo me considero bastante Metalpako, y dentro del equipo de Science of Noise especialmente. Nadie cubre los conciertos de Y&T, Enuff Z’Nuff, Possessed o Medina Azahara. ¿El primer síntoma de un Paco en ciernes es considerar que “cualquier tiempo pasado fue mejor”?

En absoluto. Los chavales de Metalovisión son unos pacazos de manual y no divisan vida más atrás en el tiempo que Pantera, Korn o Slipknot probablemente. Si se sienten aventureros recurrirán a los clásicos de Iron Maiden, Metallica o Judas Priest, pero su razón de ser se debe a bandas paqueras actuales como Sabaton, Amon Amarth o cualquier grupo de esos raros que llevan gorra y dilataciones que acaparan los grandes nombres del Resurrection o Download. Supongo que te refieres al Paco Vulgaris, espécimen de mediana edad, azotado por la alopecia y el sobrepeso, que dejó de vivir la actualidad en 1992 cuando el grunge mató al Heavy Metal y que sobrevive a base de RockFM, Rockfest y bolos de bandas tributo donde se junta con toda la cuadrilla y berrean los clásicos de Iron Maiden con inglés inventado mientras se bajan litros de kalimotxo y cerveza caliente antes de que les llame la parienta para cantarles las 40. Hay muchos tipos de Pacos. Cada uno responde a un perfil y unas costumbres determinadas; intentar englobarlos todos bajo unos mismos hábitos y características es imposible. Hay tantos Pacos como subgéneros musicales dentro del Rock-Metal. También hay que diferenciar entre el Paco fan y el Paco músico. Incluso hay Pacos renegados, los que te dicen “Yo era jebi como tú” mientras te marean con su aliento a carajillo. Colgamos algún post explicando esto con más detalle, si alguien está interesado.

El segundo síntoma iría ligado al primero y es que, “considera que cualquier tiempo pasado fue mejor” y “tiene la necesidad de contárselo a la gente, aunque no le pregunten por ello”. ¿Estaríais de acuerdo?

Hay que entender que Paco Vulgaris vive una vida relativamente mediocre; pasó la franja de los 40 hace tiempo, se ha quedado sin pelo, su mujer a duras penas le tolera las baladas de Scorpions y su hijo Kevin, aparte de gustarle el Trap, le ignora, le dice que no le raye y le llama momia obesa alopecia. Encima su madre vendió su colección de viejos discos a euro la copia en Wallapop hace tiempo. Con éstas, Paco Vulgaris solo encuentra un momento de paz cuando abandona el hogar, se va a ver el enésimo tributo a AC/DC, se reencuentra con un par de colegas en su misma situación o en su defecto pilla por banda a un pobre chaval desorientado y le pega la chapa de su vida bajo los efectos del alcohol y la nostalgia. Paco Vulgaris no está en la onda, utiliza vocablos comunes en 1993 pero obsoletos a día de hoy y se conectó por primera vez a Internet hace 4 años. Cuando pasa de la quinta birra le crece la autoestima y en un intento por integrarse entre la masa, recurre a la vieja sabiduría popular con su aliento agrio de cerveza barata: “En el 84 sí que eran una gran banda, ahora apestan”, “las Stratocaster no sirven para hacer Metal”, “¿Tienes una IBAÑEZ? Esa guitarra es buena”, “Los críos de ahora no saben lo que es el Metal del bueno” y nuestra favorita, “Yo tenía el pelo más largo que tú”. Para Paco Vulgaris, la banda esa que lleva el pobre chaval en su camiseta (Blind Guardian), es un grupo nuevo que todavía no ha escuchado.

Siguiendo con el retrato robot del paco prototípico, sería varón y sería de ir a un festival y de pocos conciertos durante el año. ¿El Paco común es de darlo todo en los conciertos que va y subir un excedente importante de fotos en redes sociales?

El Paco común no tiene redes sociales o se abrió una cuenta como mucho el año pasado y le da un uso extremadamente torpe. Suelen subir de una tacada a su facebook 47 fotos del tributo a Metallica que fueron el sábado pasado, la mayoría de las cuales están desenfocadas o descuadradas. Suele ser varón aunque hemos detectado una buena cantidad de pacazas también dignas de análisis. Siguen vistiendo como Leonor Marchesi hace 30 años y “All We Are” es el himno de sus vidas. Embuten sus curtidas arrugas en cuero, algún diente medio podrido, pelo oxigenado, piensan en el de Saratoga cuando se la embute su marido calvo, madres coraje…

En Internet, hay muchas opiniones que paquean (¿hablaríamos de Cyberpacs?), especialmente en las opiniones sobre los carteles de los festivales. El Paco suele quejarse mucho de festivales, dice que no va y finalmente está allí. Entiendo que suele ir para uno o dos grupos, se queja de los otros (y del sonido, suelen ser especialistas sobre el tema) y se niega a ver bandas que no conoce. ¿Que un metalpaco se queje del cartel de un festival Paquero es una redundancia aproximativa al oxímoron?

Forma parte del ADN paquero -efectivamente- poner el grito en el cielo cuando un festival programa alguna banda que no es de su agrado y deja fuera bandas que para él son imprescindibles, mayoritariamente bandas que ha visto un sinfín de veces. Paco Vulgaris necesita “I Want Out”, “Huevos Con Aceite”, “The Trooper” y “Angel of Death” de forma regular, no concibe un evento metalero sin la eterna ristra de clásicos que llevan marcando su vida a fuego y sangre desde la tierna adolescencia. Le resulta ofensivo, una falta de respeto, que esos tal Ghost, que no los conocen ni en su casa, den la brasa en el escenario principal mientras todo un SEÑOR como Don Rosendo Mercado tenga que tocar en la carpa pequeña. Sufren quemaduras de tercer grado viendo a Rage a las cuatro de la tarde, pero luego recuperan la forma con un cubalitro bien cargado, que la camarera esa pelirroja tan maja los llena bien si dices que vas de su parte.

Yo por ejemplo he visto más de 20 veces a Saxon (lo cual sería paquero), pero curiosamente siempre en festivales, es decir, no he visto a Saxon en sala (menos paquero). ¿Cuánto daría un pacómetro al uso sobre este hecho en concreto?

Paco Vulgaris no va a ver a Saxon, va a cantar “Princess of the Night”, “Wheels of Steel” y “Crusader” (con inglés inventado). El resto del bolo se lo tirará en la barra, fundiéndose la nómina y contando que él los vio en el Pabellón del Real Madrid en el 85 cuando aún llevaba el pelo largo.

Hablando del “Pacómetro” creo que sería fantástico que existiera uno y pudieras pasarlo para grupos, conciertos y festivales, como quien mira el nivel de radiación. ¿Estáis investigando al respecto para crear este artefacto?

No tengo muy claro cómo empezó la coñita del Pacómetro, pero nos ha dado incontables tardes de risas y sarcasmo máximo. Ingenieros asiduos de Metalpacos, os invitamos a que nos enviéis vuestras propuestas y analicemos la posibilidad de crear uno de verdad. Sería fabuloso poder encontrar nuestro Chernobyl particular que imagino estaría a medio camino entre Viveiro, Santa Coloma y Villena. Una gran concentración de kilopacos por metro cuadrado puede acabar con todas las litronas del ultramarinos más cercano, provocar tinnitus con falsetes horrorosos, alguna pérdida de ojo por cuerno vikingo lleno de cerveza y un increíble riesgo de tostón oral sobre lo que molaba la sala Canciller.

La alopecia y los festivales de provincia son algunos de vuestros tópicos favoritos. ¿Qué bandas, periodistas y conceptos son los que más juego os dan?

Nuestros tópicos más recurrentes son efectivamente la alopecia, los videoclips de bajo presupuesto, los secarrales, el costumbrismo propio de la España provinciana, los festivales con carteles que ya eran anacrónicos en el 2004, el Mariskal y su linaje, la influencia del rock urbano en el heavy metal nacional, canturrear con inglés inventado, Teruel y Ávila, Fortu, el Kalimocho, Warcry y por encima de todo ello Metalovisión, que resume a las mil maravillas lo que es el Paquismo Millenial, un fenómeno que nos apasiona. De todo ese mejunje, un poco de imaginación, noches sin dormir y resacas infames sale el contenido de Metalpacos.

No puedes pretender ser la tiparraca de Nightwish si te llamas Marcelina Asensio, vives en las llanuras castellanas y tocas en un remolque en el Agrometalfest cuando acabas de recolectar patatas. No eres Lemmy por mucho que te metas el sueldo de la obra por la nariz y tengas una guitarra barata. No eres Metallica en 1991 aunque chapurrees “For whom the bell tolls” para los cuatro colegas en la despedida de soltero de Manolo en la piscina municipal. Hacer cuatro bolos en los baretos rockeros de Villamagro de Doña Lucinda, Salou, Zamora la Vieja y Campo de Triana a lo largo de todo 2019 no es una gira. Eres un Pacoblack si llevas lentillas de colores y cantas sobre los frondosos bosques de Ciudad Real, un Pacore si vas a bailar sardanas con una gorra de tontico, un Pacofolk si mezclas el enésimo refrito malo de Helloween con trajes de jota manchega, un Vikingpaco si llevas Kilt en el invierno soriano.

De todas formas, hay una cantidad de elementos interminables, que se repiten sean en Lugo, Almería o Gerona. Los diversos colaboradores dan chivatazos del nuevo hit Paco de su provincia, que a la vez se retroalimenta del pacazo de turno que otean los demás. Esto es un no parar. Hay Paquismo para rato.

¿Seríais capaces de crear una web con noticias y entrevistar a bandas pacas? ¿Qué grupos serían los soñados para entrevistar y hablar de sus paco-aventuras?

Descubrir el Meme Generator ya fue un gran paso para nosotros, no pidas más. En el fondo somos un poco Pacos también, salvo un par que tienen estudios y el don de las nuevas tecnologías, el resto a duras penas nos apañamos con Facebook. Lo que tú pides requiere de bastante curro que dudo mucho ninguno de nosotros esté dispuesto a hacer. Además, salvo un par de tontos del pueblo, dudo mucho que ninguna banda se prestara a ello. Gracias a Dio a día de hoy cualquier grupo cuelga entrevistas en Youtube hablando de la nada.

Un fenómeno muy gráfico del paquismo es el de los fans de Kreator. Hay en España los fans de “creator” (pronunciado así) y los de “Crieiter” (pronunciado así). Ambos son fans del mismo grupo, pero entre ellos son como el agua y el aceite, no tienen nada que ver unos con otros, no emulsionan. ¿El inglés y los idiomas en general es otro de los grandes enemigos del Paco común?

Al Paco Vulgaris nunca se le dieron muy bien los idiomas, a duras penas se apaña con el castellano. Le dices que Motörhead no se pronuncia “motorjjjid”, te mira como quien ve llover, y siguen a lo suyo. Sin embargo los Paco Millenials que han crecido ya en un entorno digital y de globalización, términos como mÉtal, wall of death, growler y demás jerga les es más familiar. Ya no tienen la excusa de que el inglés es una barrera para que lo de aquí no se valore fuera, así que han de inventar alguna historia nueva.

¿Podrías comentar estas frases paqueras (o que yo considero paqueras) y he ido escuchando a lo largo de los años? Dime el nivel de pacómetro siendo el 0 lo mínimo y 11 el máximo.

“Yo he visto a Def Leppard cuando su batería tenía dos brazos”: Paco Vulgaris iba tan pasado a porros y litronas que dudo mucho que recuerde ese dato. Un 2 más flojo que Mecano.

“Esto en los 80 no pasaba”: Ésta sí, es de manual. La glorificación constante de los 80 forma parte del temario recurrente de Paco Vulgaris. Le damos un 11 tan grande como un solo de Armando de Castro.

“Añoro la sección de Correo de la Heavy Rock”: Claro que la añora, conoció a Paca ahí, quedaron en el Canciller, festejaron por todo lo alto esa noche con las baladas de Scorpions de fondo y engendraron al pequeño Kevin. Pese a que ya tiene 17 y solo le interesan las pastillas y C. Tangana, Paco tiene todavía la esperanza de que coja la guitarra que le regaló. Que su dineral le costó, oye. Un 9 por las pivitas que amé.

“Para mi Rammstein no es metal, no iría a un concierto suyo ni que me regalaran la entrada”. Paco Vulgaris no recibió de buenas la irrupción de Rammstein en el panorama musical 20 años atrás. A día de hoy sin embargo, va a verlos siempre que puede. Todo lo que huela a aglomeración de gente, cuernos en el aire y litros de cerveza a 15 euros será de su aprobación. Llama a mi número, esto es un 666.

“He visto 20 veces a Warcry y espero que pronto saquen un DVD”. Aquí hablamos de un híbrido, cuidado. A medio camino entre un Paco Vulgaris y un PowerPaco, este tipo de personajes que rondan la treintena todavía no le perdonan a Alberto Rionda que echara a Víctor García de la banda. El simple hecho de no poder escuchar “Torquemada” nunca más en boca del señor García le hunde en la tristeza más absoluta, que subsana como puede yendo a ver a Warcry tantas veces como sea posible. Un 8 de puta maiden.

Finalmente, sólo sugeriros una iniciativa de unos premios estilo Hall of Pacos (Hall of Fame), podríais nominar a cosas pacas y votar en la web de forma anual. ¿Si esto fuera posible, qué seis candidatos estarían entre la que sería vuestra primera nominación?

No veo necesario hacer esos premios cuando tenemos a la gente de La Heavy con su Rockferendum, que lo hacen infinitamente mejor que nosotros. El día que Txus deje de aparecer como batería del año quizá entonces nos lo planteemos. ¡Nos Venom!

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 175 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.