Las 5+5 mejores canciones de Behemoth según… Joan Calderon y Beto Lagarda

En la redacción de Science of Noise hay dos seres extraños ultra mega super hypeados con lo nuevo de Behemoth, I Love You at Your Darkest (2018), que se publica el próximo viernes, 5 de octubre. Son dos seres obsesivos que no pueden dejar pasar la ocasión para dar rienda suelta a su fanática adicción a Nergal y compañía, y aquí, que somos así de espléndidos, les hemos dado un espacio para que nos cuenten en un Top 5 cuáles son las mejores canciones de Behemoth. Y Beto y Calde, se han cogido el brazo entero, y nos presentan un Top 5 con las mejores canciones sin The Satanist (2014) y otro Top 5 solo con canciones de The Satanist.

Empezamos viajando ahora al pasado, antes del punto de inflexión provocado por la terrible enfermedad de Nergal. Los polacos ya tenían en su haber hasta diez trabajos. Sí, diez trabajos, no empezó todo con The Satanist por si alguien anda perdido…

 

«Chant for ΕΣΧΑΤΟΝ 2000″

Álbum: Satanica (1999)
Autor: Nergal

Tras tres trabajos de black metal segundón, Behemoth afila los colmillos, se pone el mono de trabajo y mezcla el death con su habitual black para crear un puro blackened death metal. «Chant for Eschaton 2000″, el tema que cierra el disco tiene el honor de ser el tema más interpretado en directo por la banda desde que debutara oficialmente el 11/03/2000 en el festival Chaos Millennium Fest portugués. El tema destaca por las logradas melodías de guitarra que logran plasmar perfectamente el nuevo sonido “moderno” de la banda, secundadas por un Nergal que parece cómodo con estos nuevos registros, a todo eso le añadimos en el tramo final una breve sección orquestal que ofrece un grandilocuente final a Satanica (1999).


«Christians to the Lions»

Álbum: Thelema 6 (2000)
Autor: Nergal

Thelema 6 (2000) llegaba un año más tarde, tras la nueva conexión de Behemoth con el mundo exterior, un álbum nutrido y envalentonado por el impacto de Satanica. Nergal, Inferno y Havoc lucen en Thelema 6 una perfecta producción con el sonido más nítido y pulido hasta la fecha, pero pecan en la originalidad, pues Thelema 6 podría ser el hermano gemelo de su predecesor. «Christians to the Lions» sube las revoluciones del disco justo en su ecuador, la violencia musical catapultada por un trabajo impecable de Inferno tras los bombos con unos afilados y hermosos riffs, a eso le añadimos el toque anticristiano de las letras y nos queda un redondo y satánico tema.


«Conquer All»

Álbum: Demigod (2004)
Autor: Nergal

El primer gran álbum de Behemoth llegó en 2004 y se tituló Demigod, un trabajo repleto de temas atemporales como «Slaves Shall Serve», «Demigod» y el que nos ocupa, «Conquer All». Semidioses, así se sentían estando en la cima del metal extremo, ya residían mensualmente en las revistas más cotizadas del viejo continente. «Conquer All» rebosa maldad y violencia por partes iguales, Inferno luce como nos tiene acostumbrados haciendo gala de sus blast beats vertiginosos y las guitarras lucen a placer en esta especie de marcha triunfal satánica. Sin duda uno de los temas más queridos por los fans y un clásico en directo.


«At the Left Hand ov God»

Álbum: The Apostasy (2007)
Autores: Nergal y Azarwicz

The Apostasy (2007) llegó tres años más tarde pero no logró mejorar Demigod. Aún así, su calidad es innegable. «At the Left Hand ov God» se basa en el concepto de la magia negra Left-Hand Path y el ocultismo en general. Pese a descolocarnos con un folclórico inicio, el tema se engrandece y goza de una impecable factura, totalmente blasfema, plagada de infernales y musculosos riffs y una atronadora batería más precisa que nunca de la mano del siempre genial Inferno.


«Ov Fire and the Void»

Álbum: Evangelion (2009)
Autor: Nergal

Evangelion (2009) se tituló el último trabajo de Behemoth antes de la enfermedad de Nergal, un brillante trabajo a la altura de Demigod que rápidamente lograría pasar a ser el álbum preferido de los fans de la banda. El disco gozó de una gran producción (trabajaron varios ingenieros de sonido) y un proceso de grabación sumamente cuidado. Plasmando en él la visión personal del Evangelio cristiano siempre desde el punto de vista más anticristiano y satánico posible, en Evangelion habitan grandiosos temas, entre ellos «Ov Fire and the Void», el tema más impactante y grande del disco que arranca con un agreste repiqueo de riffs secundado como siempre por la enorme batería de Inferno. Un himno al Ego donde la inteligente lírica toma el mando de un tema que avanza lentamente con todo lo mejor del black y del death metal por igual. Un soberbio y atemporal tema.

 

 

Después de que Nergal superara un cáncer, Behemoth se sacaron de la manga una obra maestra extrema: The Satanist (2014). Seguramente, no únicamente su mejor obra, sinó también uno de los mejores álbumes extremos de los últimos diez años, en el cual los polacos reinventaron su estilo, haciéndolo más satánico, más extremo y, a la par, más accesible, sin perder ni un ápice de integridad.

«O Father O Satan O Sun» (Nergal, Azarewicz)

Épico. Para mí, la mejor canción del disco. Un tema que te va atrapando poco a poco, te absorbe en esa especie de in crescendo continuo de más de siete minutos con un desarrollo progresivo, en el que Inferno (batería) va marcando el tempo, Nergal se marca un solo de guitarra que quita el hipo, y poco a poco la emoción te embarga al darte cuenta que estás ante una pieza atemporal, clásica y litúrgica. Con una transición caótica a lo Deathspell Omega, se marcan un final pesado, sincopado en medio tiempo con Nergal recitando. Acaba por hacerte llorar. un tema para ponerte cada día. Oscuro pero de alguna manera te enseña un pequeño halo de luz al final.


«Ora Pro Nobis Lucifer» (Nergal y Azarewicz)

Es la definición del estilo de los Behemoth de la última etapa. Con instrumentos de viento de fondo. No sabes donde empieza black metal y donde acaba el death. empieza como un auténtico bulldozer veloz, rabioso. Se calma. Riffs pesados y base rítmica marcando el tempo. Y vuelve la velocidad para acabar tranquilamente. Realmente es un tema de directo, para disfrutarlo al 100%


«The Satanist» (Nergal)

En el tema que da título al disco, vuelven a abrazar la épica y ese toque más atmosférico progresivo, todo ello en poco más de 5 minutos impresionantes. con ese inicio que parece una bienvenida a las puertas del infierno se va desarrollando de forma tranquila. Con tempo ceremonial, finalmente desemboca en un solo majestuoso de Nergal que da rienda suelta a los Behemoth más blackers con instrumentación de vientos de fondo.


«Ben Sahar» (Nergal)

Con inicio orquestal, el tema con más groove de influencia deathmetalera de todo el plástico. Progresiones de diferentes riffs, con base rítmica precisa, sincopada. Una gozada, con la que puedes hacer headbanging hasta que se te salga la cabeza del cuello. Un final con un coro de aires tenebrosos te dará la despedida para que no te sientas solo mientras la banda va bajando marchas para que vuelvas a darle al play de tu reproductor.


«Blow Your Trumpets Gabriel» (Nergal)

Tema con el que abren su mejor disco hasta la fecha y en el que muestran todo el potencial de la obra. Sirve de resumen perfecto de lo que vamos a encontrar en the Satanist (2014). Ritmos pesados, orquestaciones, instrumentos de viento (como ya te avisa el título) y progresiones alucinantes. Adquiriendo a medida que transcurre el tema más potencia y más fuerza. Con tránsitos blackmetaleros, otros más atmosféricos otros más doom y más death. Un tema que resume lo que debe sentir alguien que se dirime entre el bien y el mal, entre la vida y la muerte, y finalmente hay una luz al final, la luz de… oh sí!… Lucifer!

Joan Calderon
Sobre Joan Calderon 105 Artículos

Sant Boi-Barcelona. Padre y Metalhead. Desbordado por tanta música que escuchar y poco tiempo para disfrutarla. En el Universo solo hay dos cosas claras: In vino veritas y Metallica es la banda más grande de todos los tiempos (quizás solo una sea cierta, y no tenga que ver con la verdad). Death, black, doom, sludge, hardcore, thrash… y a veces electrónica, rock...  en resumen, la música es mi pasión