Lacrimosa – Fassade: 20 años desde que el payaso nos dijo que el futuro sería pura fachada

Ficha técnica

Publicado el 1 de octubre de 2001
Discográfica: Hall of Sermon / Nuclear Blast Records
 
Componentes:
Tilo Wolff - Voz, piano, programación
Anne Nurmi - Teclados, Voz
Jay P. - Guitarra, bajo
AC - Batería
Manne Uhlig - Percusión

Temas

1. Fassade - 1.Satz (9:19)
2. Der Morgen Danach (4:27)
3. Senses (6:03)
4. Warum So Tief? (9:11)
5. Fassade - 2.Satz (5:34)
6. Liebesspiel (4:39)
7. Stumme Worte (5:58)
8. Fassade - 3.Satz (7:45)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Lacrimosa – Fassade: 20 años desde que el payaso nos dijo que el futuro sería pura fachada
Todos los discos de Lacrimosa – Fassade: 20 años desde que el payaso nos dijo que el futuro sería pura fachada en Amazon


El dúo suizo Lacrimosa es una de las bandas más especiales de la escena rock y van más allá de todas las etiquetas por mucho que, a la vez, y aunque parezca contradictorio, simbolizarían la pureza del gótico como estilo y movimiento. Anne Nurmi y Tilo Wolff alcanzaron un momento glorioso con Elodia de 1999, posiblemente un momento de belleza rutilante y orquestal con algunas de sus canciones más perfectas y contando con la sinfónica de Londres. Fassade vino luego, y claro, se resintió con toda comparación posible.

Afortunadamente es un disco que el tiempo le ha dado la razón puesto que ha envejecido de maravilla. Posiblemente por el hecho de que fuera grabado casi completamente por orquesta y los instrumentos de rock tengan un peso menor. Todo brilla y Lacrimosa llevaron el estilo varios pasos más allá de lo que nunca soñaron. Fassade es de reverencia, aunque luego, también hay que decirlo, se superaron. Lo que está claro es que Fassade es un disco a reivindicar y con los suizos en claro ascenso.

La portada

Stelio Diamantopoulos dibuja esta vez algo realmente inquietante con sus habituales tonos grises y con la presencia del payaso triste, símbolo del grupo, y una obra maestra en lo que son los logos de grupos. También añadiría que el mismo nombre de Lacrimosa para un grupo es otra genialidad. El concepto es un grito de alerta ante las nuevas tecnologías y el pensamiento único. En el fondo se avanzaron tres lustros ante lo que se nos venía encima. Si te fijas en el dibujo el payaso es el único que escapa de la mascarada. Otra obra genial de Diamantopoulos.

El disco

Esta obra está vertebrada por las tres partes de la canción Fassade que se encuentran al principio, en el ecuador y para cerrar. Es la primera la más impactante pues sus nueve minutos son tétricos, en los que se desarrolla la acción con un Tilo cantando agónicamente arropadísimo por una orquesta y con unas percusiones muy presentes que marcan los tiempos. Oboes, violines, trombones y cuerdas para avanzar en unos tiempos casi de doom metal. Anne Nurmi aparece con los juguetones coros. Una canción impecable y solemne, oscura y sombría, pero con esa orquesta que avanza con el marcado ritmo de la batería y percusiones de Manne Uhling.

“Der Morgen Danach” es el gran single y ha terminado siendo uno de sus más grandes clásicos. Es luminosa y melódica entrando con la susurrante voz de narrador del suizo. Puedes imaginártelo gesticulando como siempre hace en directo, es pura elegancia. Guitarra, bajo y batería salen de la cueva y piden su espacio. Y hablando de cuotas… Anne tiene la suya como solista. Como siempre, canta en inglés, y se marca una de las canciones más bonitas y especiales del disco: “Senses”. Destacan esas guitarras dobladas y también su omnipresente voz, dibujando una línea vocal muy meritoria.

A pesar de que “Liebesspiel” tiene sus seguidores y es un tema perfecto para el directo, a mí me sobra absolutamente ese riff fusilado directamente del “Enter Sandman” de Metallica. Y es una lástima pues el puente y el estribillo son realmente logrados, con solo de oboe inclusive. Tilo canta más rudo y hay un diálogo, algo que también aparece en la canción de los Four Horsemen. También destaquemos ese doble bombo incesante que lleva la canción en volandas.

La trompeta, instrumento que suele tocar Tilo, es la protagonista de la ceniza y triste “Warum So Tief?”, en la que nos arrastramos en tempos de doom y con una belleza oscura. Es casi de banda sonora, con ese piano protagonista del propio Tilo y la guitarra solista de un gran Jay P. La carga dramática es enorme.

La segunda parte de “Fassade” ahonda en la lírica y la clásica con sopranos abriendo a dos voces. “Stumme Worte” no impresiona, pero te mantiene en vilo hasta que cierran con la tercera parte de Fassade, en la que vuelven al territorio doom. Coros magnificentes al estilo Therion y un gran cierre para un disco que toca reividicar.

Veredicto

No hay discos malos de Lacrimosa hasta la fecha y Fassade es una perfecta continuación de lo que se hizo en Elodia. El problema fue que el antecesor era tan brillante que el público esperaba superar esa obra maestra. Es un disco absolutamente completo y que gusta más ahora que en su día, llegando a escalar en las listas centroeuropeas y siendo uno de sus discos más vendidos. Lo orquestal era ya inherente al grupo, pero no descuidaban lo eléctrico ni sus orígenes. Si todavía no conoces a Lacrimosa sirve este disco para alcanzar a ver toda su magnificencia.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 719 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.