La reseña improbable: Universum – Leto Destinatus

Ficha técnica

Publicado el 18 de diciembre de 2008
Discográfica: Riot! Entertainment
 
Componentes:
Adam Soininen - Voz
Michael Soininen - Guitarra, coros
Stephen Murphy - Guitarra
Liam Brophy - Bajo
Rachael Madden - Teclados
Jaron Soininen - Batería

Temas

1. Leto Destinatus (3:50)
2. Day of Redemption (5:25)
3. Disconnected (5:08)
4. Solitude (1:32)
5. Damage (2:53)
6. Invisible Scars (3:11)
7. War of Ages (3:09)
8. False Paradigm (4:24)
9. Zero (4:06)
10. Faded (3:22)
11. Black Logic (4:39)
12. Misery Cell (4:49)
13. Ignite the Subconscious (3:49)

Multimedia


Escucha y compra

Este disco en Amazon: La reseña improbable: Universum – Leto Destinatus
Todos los discos de La reseña improbable: Universum en Amazon


Ya estamos otra vez. ¿Que no hay a quién encasquetarle una improbable mierdosa? Pues al Prat. Y le vamos a poner cualquier basura extrema. Escribo esto sin haber escuchado el disco, pero me juego el cuello que el amigo que, en ciertos ambientes, usa nombre de cerveza, ha seguido esta lógica para nominarme. Pocos discos peores puede haber, fijo, al menos en cuanto a estilo. Bueno, mientras suena, busquemos algo de info de estos chavales.

Por ahí encuentro información un poco contradictoria: que si hacen rock (nada mal), que si tocan melodeath (nada de nada mal), que si alguna cosa de esas que acaban en -core (castigo divino)… vamos, un galimatías que necesitará Fortasec para no salir a chorro, seguro. En lo que coinciden todas las webs que he visitado es en que estos chicos son australianos y que el álbum es autoproducido o es de Riot! Mientras escribo esto, el disco va sonando. ¿Y bien? Veamos.

A ratos me he querido arrancar los oídos con las uñas, en momentos no me ha parecido nada mal. Lo peor, la voz (y mira que el death melódico me gusta, voces incluidas), al menos una de ellas, la más gore, pues la combinación de gutural y limpia no está mal. Centrándonos en la música, en ocasiones me ha venido el nombre de In Flames a la mente (los In Flames buenos, los que van hasta el Clayman (2001)), en ocasiones algún grupo menor del estilo, en ninguno el de mis queridos y añorados Children of Bodom, pero en general, una personalidad propia que si bien no escucharé de forma continuada, tampoco me ha hecho renegar de la humanidad y su podredumbre.

La cosa empieza con el homónimo al disco, «Leto Destinatus», y un inicio del mismo que me ha hecho arrugar la nariz y pensar en eso de core que decía antes. Por suerte, avanzando el metraje, la cosa y la melodía gana. Quizá, cuando salen las dos voces al unísono, es cuando más se nota que no se ha puesto toda la pasta en el disco, y que de estar respaldados por un sello grande, podría sonar mejor. En «Day of Redemption» nos topamos con una intro excesiva seguida de una batería/ritmo demasiado loco. De nuevo la voz lo estropea todo, no solo en producción, sino porque es terrible ese gutural (no el de este señor en sí, sino el estilo de canto en general). El puente y estribillo vuelve a ganar, al menos en su instrumentación. «Disconnected» me gusta más, aunque con unos teclados más presentes, ganaría (el tema, el disco y el estilo). Las melodías y solos están bien conseguidas, y excepto cuando se les va la olla a Cuenca, la instrumentación es muy pasable. «Solitude» sirve como intro, es decir, nada de voz, descanso para los oídos, y empalma con otro de los cortes destacados, «Damage». Más melódica que el resto del disco pero con los mismos gritos de gorrino en el matadero, se ha abierto caminito a mi corazón de luz y amor.

Seguimos con «Invisible Scars» y volvemos a la borriconería más core. Aquí el juego de voces limpias y guturales está más presente, cosa que por una parte es buena, pero por otra pone de manifiesto lo que decía antes. De nuevo es uno de esos cortes en los que se nota que el teclado está demasiado al fondo. «War of Ages» empieza muy bien (¿había dicho antes Clayman?), más pausada, más melódica y con unos guturales soportables. La melodía predominante no se irá ni con aguarrás. «False Paradigm» empieza donde la anterior lo deja, aunque más veloz. Cuando entra la voz, la cosa tiembla un poco, pero en general sigue siendo escuchable. «Zero» me parece más experimental, con más detalles y mejores melodías. Otra de las destacadas. Podría decir exatactamente lo mismo de «Faded», el siguiente tema, y no sé si eso es bueno o malo.

Entramos a la recta final con «Black Logic», y aunque el riff es potente, de nuevo la voz y su (falta de) melodía lo fastidian todo. Ni los arreglos, interesantes, lo salvan. «Misery Call» empieza como una balada, pero pronto demuestra contundencia. Creo que una caja algo más pausada le haría ganar enteros, pero el punteo de los puentes y estrofas son buenos. Y así llegamos al final. «Ignite the Subconscious» vuelve a encender la lucecita de In Flames en mi cabeza, aunque tiene ciertos pasajes/melodías que nada tienen que ver con los nórdicos. No está mal, el tema.

No ha sido tan terrible. No ha sido para tirar cohetes, pero tampoco para nada tan terrible. Bajo la idea que tienen, bajo los esqueletos de las mismas canciones, creo que podrían haber sacado algo mejor, pero supongo que no tenían la pasta ni, quizá (esto no lo sé), el nivel.

Cito en 15 días a nuestro pequeño Beto para que nos deshoje el disco que hizo grandes a los madrileños Saratoga, el Vientos de Guerra (1999). ¡Ahí es nada!

universum

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 344 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.