La reseña improbable: Sôber – Letargo

Ficha técnica

Publicado el 24 de enero de 2014
Discográfica: Warner Music Spain
 
Componentes:
Carlos Escobedo - Voz, bajo
Jorge Escobedo - Guitarra
Antonio Bernardini - Guitarra
Manu Reyes - Batería

Temas

1. Afrodita (6:00)
2. Insecto (3:41)
3. Blancanieve (4:21)
4. Encadenado (5:00)
5. Letargo (4:48)
6. Mañana (5:02)
7. Fugaz (3:59)
8. Tal Día Como Hoy (4:42)
9. Unax (5:00)
10. Capricho (5:20)
11. Morfina (4:25)
12. Otoño (4:37)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: La reseña improbable: Sôber – Letargo
Todos los discos de La reseña improbable: Sôber en Amazon


Pues nada, ha llegado el momento de estrenarme en esta sección después de que mi compañero, Aleix Besolí, decidiera encasquetarme un disco que sabía perfectamente que no me gustaría, el Letargo de Sôber. Quizás me he escuchado el álbum ocho o nueve veces antes de ponerme a escribir. La verdad es que tenía algo de fe en que me iría gustando más a medida que lo fuera oyendo…, lo típico, eso que al final te enganchas y no está tan mal, pero ¡Alerta Spoiler!: que va, no me ha gustado… Incluso Aleix me dejó el disco en físico para que me lo pusiera en el coche, y mira, juro que lo intenté.

Sôber son una banda de heavy metal y rock de Madrid formada por cuatro integrantes: Jorge Escobedo en la guitarra, Manu Reyes en la batería, Antonio Bernardini en la guitarra y Carlos Escobedo en la voz y el bajo. A ver, musicalmente no están nada mal, me imagino la música sin las letras “moñas” y no me parece que sea tan terrible, lo que me matan son los lyrics, es que no los soporto. Os pondré en situación sobre lo que no me entra, yendo de canción en canción.

Empezamos con “Afrodita”, que abre el disco. Empieza muy bien y suena todo de maravilla hasta que suena la voz, y a ver, que no es que Carlos cante mal ni nada, a mi lo que me molesta es el significado de las letras más que nada, que, aparte de ser excesivamente metafóricas, son demasiado recurrentes. Esta canción en concreto es la típica de esperanza, tipo “emo”, que te escuchas cuando estás rayado con la vida. A ver, no me va mucho este rollo, pero supongo que habrá gente a la que le apasione. La segunda canción es “Insecto”, que empieza super cañera, me encanta el sonido estilo rockero que le meten a este tema y como lo montan todo para que se te acabe pegando el ritmo. A demás el solo de guitarra hacia el final suena genial y le aporta mucha intensidad al último estribillo. Pero a ver, en serio, esta letra, es que no le pega para nada, es como que se creen un poco poetas usando metáforas con el hecho de ser un insecto, y a ver, podría estar bien, pero parece que han puesto frases sin sentido en medio. Llegamos a “Blancanieve” y debo decir que este tema se me ha pegado como una mala cosa. O sea, es bastante más bueno de lo que yo esperaba encontrar después de lo anterior. Los instrumentos se acompañan super bien, te dejan espacio para escuchar la letra y que te la aprendas, porque te la aprendes, porque es facilísima y se te va a meter en la cabeza con que la escuches una vez, además, es la canción perfecta para ponerte melancólico. Me gusta un poco, y el riff de guitarra queda bastante resultón también.

Vamos con “Encadenado”, que mira, voy a ser completamente sincera. Entiendo perfectamente que este estilo musical y este tipo de letras sean para gente que quiere ahogarse en sus propias tristezas. Veo que son temas muy melancólicos y que el significado se basa en las propias emociones de los músicos, cosa que me parece muy valiente y musicalmente complicado, me hago a la idea de cómo se siente la gente que escucha este tipo de grupos, supongo que todos nos hemos sentido un poco así a veces, pero no todas las metáforas están conseguidas, algunas frases parecen metidas con calzador para que cuadren en la canción. Además, se me repiten un poco los temas, la musicalidad se parece bastante en todo el disco. Continuamos con “Letargo”, el tema que le da título al disco. Esta entrada no se parece tanto a las anteriores, le dan un toque diferente, es una canción más tranquila, menos rock y más lírica. ¿Estás deprimido? Esta canción te va a venir mejor que un psicólogo. Pasemos a “Mañana”, que empieza como si tuviera que ser más animada que las anteriores. Y bueno, más animada no es, es como más romántica. Me ponen un poco nerviosa las ñoñerías, y bueno, esta canción es la reina. El estribillo me recuerda un poco al tipo de estribillos de las pelis de Disney Channel, y cuando dice «Sólo existen las verdades…», buah es que demasiada diabetes para mí, me imagino el típico videoclip de amor que acaban cantando juntos en un prado verde con un cielo precioso. Un poco exagerado para mi gusto.

Ya hemos pasado la mitad del disco, toca “Fugaz”, volvemos a los principios intensos en las canciones. Pinta bien. La voz más grave, la batería suena estupendamente, la guitarra haciendo fraseos concretos y el bajo acompañando perfectamente la canción. Ostras, me encanta como suena si no me fijo en la letra. Es un tema que me podría poner de normal, es un poco más metal que las demás. Bueno, hasta que te escuchas la letra… De verdad, es que no entra igual de bien, os dejo aquí un fragmento para que veáis de que hablo: «Voy a entrar en el túnel del tiempo, y en el buscaré los buenos momentos. Voy a abrir la caja de sueños y de ella sacaré tu recuerdo.» Nada más que añadir. Seguimos con “Tal Día Como Hoy”, otro tema tristón que te cagas. Claramente va dedicado a alguien en concreto, que buscando en los comentarios he encontrado que es un padre. Me parece precioso dedicarle una canción a tu padre, aunque la esta es musicalmente muy parecida a las anteriores. Definitivamente, es de esos temas para ponerse a llorar.

Ya vamos llegando al final del disco y bueno, empiezo a ver que no sirve de nada hablar canción por canción, si todas me parecen iguales. Ahora vamos con “Unax”, he buscado el porqué del título, ya que no me cuadraba mucho que pusieran un nombre, y claro, es que la letra cuenta la historia de Unax Cañibano, al que tuvieron que operar de vida o muerte a los 8 años. Es una letra super triste pero que tiene un punto de esperanza en el estribillo. Pasamos a la antepenúltima canción, “Capricho”. Hemos llegado a la ñoñería del año, pero con orquesta. Uuufff, la diabetes me corroe, mejor paso directamente a la siguiente. “Morfina”, que empieza rollo peliculero, en plan sonido de inicio de película seguido de un solo de batería al que se le añaden el resto de los instrumentos. Otra canción romanticona, que, a ver, tiene un sonido algo diferente a las demás, pero tampoco es que me apasione mucho el cambio. También se hace un poco repetitiva y la letra es del estilo de las demás. Y ya para finalizar, el último tema es “Otoño”, es como más lenta al principio, rollo así balada lenta que se va animando y cogiendo fuerza poco a poco. Y bueno, la letra es igual que las demás: triste, pero con un punto de esperanza. Se hacen pesados después de 12 temas seguidos.

Ya para finalizar, espero no haber sido muy destructiva con el disco. Puede que a mí no me haya gustado porque directamente el estilo ya no me va, no lo sé, para gustos colores, que dicen. Sôber no son un grupo malo, en absoluto. Lo que menos me gusta es que me da la sensación de que escriben las letras y las meten sí o sí en su música, entonces hay frases que descuadran y temáticas que se repiten demasiado. Dicho esto, le paso la reseña improbable a mi compañero redactor Rubén de Haro con el disco Inhuman Rampage (2006) de Dragonforce, ya que me dijo que no le gustaba para nada Blind Guardian, así que le dejo con sus semejantes del power metal con esteroides.

Avatar
Sobre Irene Vernedas 28 Artículos
Mi nombre de fotógrafa es BlackSpell Coven porque Irene era demasiado poco metal.
Normalmente hago fotos de bolos y festivales, pero si quieres una sesión o un book de tu perro te lo dejo a buen precio!