La reseña improbable: Manowar – Battle Hymns

Ficha técnica

Publicado el 7 de junio de 1982
Discográfica: Liberty Records
 
Componentes:
Eric Adams - Voz
Ross the Boss - Guitarra, teclado
Joey DeMaio - Bajo
Donnie Hamzik - Batería

Temas

1. Death Tone (4:52)
2. Metal Daze (4:21)
3. Fast Taker (3:57)
4. Shell Shock (4:10)
5. Manowar (3:40)
6. Dark Avenger (6:25)
7. William's Tale (1:56)
8. Battle Hymn (7:00)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: La reseña improbable: Manowar – Battle Hymns
Todos los discos de La reseña improbable: Manowar en Amazon


Antes de nada voy a pedir perdón por anticipado a todos los que os podáis sentir ofendidos por esta reseña. ¡Vamos a ello!

Los años me han dado una perspectiva importante, así como he logrado empatizar con bandas con las que no compartía afinidad o con compañeros y he llegado a comprender a amigos con los que no compartía mis eclécticos gustos. En estos años nunca he dudado en señalar alguna que otra banda innecesaria que por H o por B nunca he logrado acabar de entender y mucho menos entender la relación de los fans con ellas, y la principal de estas bandas es Manowar.

Una banda de machotes, pero machotes de verdad, de los que se ponen a hacer pesas en el gimnasio mirándose al espejo y babeando con su cultivado cuerpo, unos machotes capaces de crear su imagen virtual que mezcla su escultural belleza con su sueño de grandeza, unos machotes capaces de afirmar creerse ser los dioses del metal sin despeinarse y ser la única banda del planeta en practicar el trve metal, o capaces de ponerse un jodido taparrabos para salir en las fotos promocionales, taparrabos pero eso si, marcando pectorales. Lo peor de todo es que una vez los vi en directo esperando al fin encontrar y desvelar el secreto de que una horda de fans se declaren hijos de los Manowar… y no, la decepción fue muy importante.

Manowar, cuarteto de Auburn, Nueva York, fundado en 1979 cuando peloenpecho Joey DeMaio que por aquel entonces era técnico de bajo y encargado de la pirotecnia de la gira de Heaven and Hell de los (ahora si verdaderos metal gods) Black Sabbath se unió a Ross Friedman, también conocido por Ross the Boss, que tocaba la guitarra en la banda Shaking Street, teloneros de Sabbath en dicha gira. DeMaio contactó y convenció a su compañero de escuela Eric Adams que acabó siendo el cantante y el batería Donnie Hamzik se unió para completar el primer cuarteto de Manowar.

Battle Hymns, el disco debut de la banda, se publicó en junio de 1982 y contenía ocho temas en 36:07 minutos de duración. Un álbum que mostraría al mundo los poderes de Manowar, guitarras afiladas, berridos como si Eric tuviese los huevos apretados por las mallas, riffs heavy metal bastante bien logrados y mucha energía, eso si que es verdad, el disco rebosa energía y contundencia. El disco fue publicado por el sello Liberty de Capitol Records y cuenta con una icónica portada ilustrada con un hombre-águila hecho de piedra.

DeMaio, como líder absoluto de la banda firma en todos los temas y se marca el tanto de incluir un tema instrumental de solo bajo titulado “William’s Tale”, un tema versión de la obertura de la ópera Guillermo Tell de Gioachino Rossini. “Metal Daze” también es un tema 100% DeMaio mientras que los seis restantes tienen a Ross The Boss como co-autor.

De estos ocho temas puedo llegar a sacar dos temas como son el himno “Manowar” que suena a autocomplaciente y algo infantil pese a que el tiempo lo ha colocado en uno de los temas preferidos de los fans, un tema que recoge a modo de historia como surgió la banda y el tema que cierra el disco “Battle Hymn”, un tema glorioso y triunfante, un himno a la batalla de puro heavy metal, épico, pesado, metálico. Posiblemente este tema fue el precursor del estilo de heavy metal épico que florecería años más tarde sobretodo en el viejo continente, el power metal.

“Death Tone” y “Metal Daze” son dos buenos temas, bastante rockeros, el primero que sirve como abertura del disco y de la carrera de Manowar arranca con el sonido de unas motos seguido de un riff inicial de Ross the Boss, el tema pierde fuerza y acaba sonando aburrido y monótono, mientras que en la segunda hay un buen juego de guitarras y batería. “Fast Taker” es un tema veloz muy rockero que cuenta con el “piccolo” de DeMaio que resalta la línea de bajo. “Shell Shock” es infumable al igual que “Dark Avenger” que cuenta con unas spoken words de Orson Welles. Por suerte el cierre con “Battle Hymn” te deja buen sabor de boca.

El álbum en general no suena bien, muestra cierta fragilidad y varias debilidades, Eric suena infantil a pesar de tener más de 20 años, DeMaio ya empieza a sacar a relucir su dominio como Master del Universo. Battle Hymns fue el pistoletazo de salida de una banda que creció mucho pero que acabó siendo poco respetada por su falta de ética y sobretodo por la falta de modestia.

Y siguiendo con el plan establecido llega el momento de sufrir las consecuencias de hacerme escuchar mínimo cuatro veces el disco de Manowar y, por defecto profesional, escuchar el segundo álbum titulado Into Glory Ride y un listado de best hits para poder entender mejor la filosofía de Manowar. Vamos a nominar a Joan Calderón que se declara poco entendedor del progresivo (en todas sus facetas) y para él he pensado que descubrir una banda tan importante como Opeth y en particular su disco Blackwater Park le abrirá la mente a un género lleno de joyas y posibilidades. ¡Suerte amigo!

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 325 Artículos
Rock en todas sus extensiones