Crónica y fotos del concierto de Counting Crows + David Keenan - Sala Razzmatazz (Barcelona), 26 de septiembre de 2022

La noche impecable con Counting Crows en Barcelona

Datos del Concierto

Bandas:
Counting Crows + David Keenan
 
Fecha: 26 de septiembre de 2022
Lugar: Sala Razzmatazz (Barcelona)
Promotora: Live Nation
Asistencia aproximada: 1.450 personas

Fotos

Fotos por

Han tenido que pasar casi 30 años para que un servidor pudiera ver por primera vez a Counting Crows en vivo, el mismo día que llevaba también por primera vez un contrabajo en mi furgo. Las primeras veces, para bien o para mal, se acostumbran a recordar, y esta ocasión fue para muy bien. Podría acabar la crónica con una sola palabra que os definirá el concierto de arriba abajo, y sería “impecable“. Impecable, el resumen perfecto de una noche en la que todo fue sobre ruedas, con una banda pletórica, un sonido perfecto, una comunión con el publico espectacular. Sin ninguna exageración, uno de los mejores conciertos que he visto nunca. 

David Keenan

Solo lo que pasó cuando las ocho de la tarde ganaban su sitio en el reloj, es un ejemplo de lo que vivimos. Adam Duritz apareció en el escenario para presentar al encargado de abrir la noche, David Keenan, en un gesto de poner a su compañero de gira en un eslabón más alto que el de típico telonero. Eso solo fue el principio de lo que Adam iba a regalarnos esa noche.

Tras la introducción, David Keenan apareció en escena solo y con una guitarra, para presentar las canciones que formarán parte de su primer disco Crude, que verá la luz a medianos de noviembre. Si la noche se cerró con el “Holiday in Spain” de Counting Crows, se abrió con “Postcards From Catalonia” de David Keenan, quien mostró su propuesta de pop con aires folk, o al revés, de manera pausada mientras la Razzmatazz se iba llenando. Canciones como “An Irish Song”, “Rip Your Eyes From Your Phone” o “On Michael Street”, que seguramente desconocíamos la gran mayoría del público, fueron bien recibidas por los allí presentes, sabiendo que el plato fuerte estaba al caer. Particularmente, me pareció un invitado interesante para completar una noche como la del pasado lunes. Keenan completo su set con tres temas más: “Ears Are Prickd”, “Raving Towards Byzantium” y ”God Is a Magpie”. 

Setlist David Keenan:

Postcards From Catalonia
An Irish Song
Rip Your Eyes From Your Phone
On Michael Street
Ears Are Prickd
Raving Towards Byzantium
God Is a Magpie

Counting Crows

Tras terminar David Keenan su pequeño show de 35 minutos, sonó por los altavoces a modo de hilo musical el “Just Like Heaven” de The Cure, como aviso de que cogiéramos aire para la hora y media de felicidad que Counting Crows nos tenía preparada. Con una formación espectacular de seis músicos impresionantes y un frontman brillante, salieron dispuestos a mostrar todo su talento en una Razzmatazz llena como en las grandes noches, y llena de caras de felicidad al sonar los primeros acordes de “Round Here”, la joya que abre el querido August And Everything After (1993), volviendo a experimentar esa sensación de primera vez como cuando casi 30 años atrás pusimos el disco en casa; nos ganaron desde el primer acorde. Adam, David Bryson con su tacto bellísimo al hacer sonar sus guitarras como siempre, junto a otro miembro original como es el gran Charlie Gillingham encargándose de las partes de teclas, les acompañaban Dan Vickrey en las guitarras, partiendo la parte solista con David Immerglück, ambos veteranos en la banda casi tanto como Adam. Completando la formación, Millard Powers al bajo y teclados en alguna canción y Jim Bogios a la batería. Pude ver el concierto desde la parte de arriba de Razzmatazz, y os puedo asegurar que el engranaje de directo de Counting Crows es admirable. Como banda top y veterana, cuidaban cada detalle para que las canciones sonaran de manera impecable, rodeados por un buen equipo técnico que les facilitaba a cada canción el instrumento adecuado o cualquier necesidad técnica. 

Como he escrito antes, “Round Here” abrió una velada memorable, en la que Adam acercó su pie de micro al público para dar voz a los presentes, y no fue en vano, porque las voces que provenían desde la audiencia cantaron la canción encantadas, mientras Adam jugaba con la letra a la vez que subía y bajaba por unos peldaños delante de los monitores enfrente del escenario. Un frontman como él no necesita las rastas; solo su talento, que es mucho. Es como estar en una conversación con un buen amigo, escuchando sus historias, con ese tono de voz que cautiva, con una perfecta melodía de fondo que tan bien saben hacer, y tú como receptor de sus historias, solo puedes poner cara de felicidad, como las que veían Adam y los suyos cada vez que la luz de la sala se encendía en el público. Los aplausos y gritos dieron paso a “Scarecrow”, una canción de 2014 de su Somewhere Under Wonderland, que como era de esperar, tuvo también una gran acogida. Aquí David Immerglück dejo su pedal-steel para ponerse su guitarra y atacar el solo de manera conjunta con Dan Vickrey, poniendo en valor el gran talento que siempre hay en un concierto de Counting Crows. “Mr. Jones” fue la tercera pieza que sonó, y la interpretaron de una manera diferente a la versión del disco, huyendo del hit, manteniendo la esencia y, sobre todo, cantada por una sala entera. Poner tu hit la tercera en el setlist es estar muy seguro de que tu público no solo te admira por ese tema. La banda atesora una discografía compacta repleta de muchos temas que queremos escuchar en directo.

Tras las tres primeras canciones, aun caerían 15 más, siendo 18 en total las que pudimos escuchar, cantar y bailar esa  noche en Barcelona. La intimidad apareció en forma de “Colorblind”, con Gillingham sentado en el piano de cola y Adam a la voz, brillando, en ese timbre mágico que camina tan bien por encima de las teclas y los dedos de Gillingham, trayendo por primera vez de vuelta melodías del This Desert Life (1999), ese gran tercer disco de la banda. 

Antes de seguir, Adam interactuó y charló con el público, en ese tono simpático y confiado que siempre tiene, reprendiendo el show con “Butterfly in Reverse” del Hard Candy (2002), otro grandísimo álbum del cual recuperó más piezas, en lo que acabó siendo un muy buen setlist. Al ver a Gillingham colgarse el acordeón, intuimos que “Omaha” era la siguiente en sonar, otra maravilla de su debut. Podrían haberlo tocado entero y no nos hubiéramos quejado, pero al tener grandes canciones en sus grandes discos, vale la pena que caminen por todos ellos, para que caigan “If I Could Give All My Love -or- Richard Manuel Is Dead”, donde Vickrey se marque un solo de guitarra tan elegante como contundente. La tónica habitual del concierto fue que cada vez que Adam dejaba de ser el centro del show, quien cogiera el relevo, no bajara para nada el nivel, y así, ganarse el apelativo de concierto impecable. 

Canciones como “I Wish I Was a Girl”, la enérgica “Miami”, con un Immerglück en su faceta más rockera, dieron paso a la calma en la aclamada “When I Dream of Michelangelo”, donde Bogios abandonó su batería y tomó un libro que utilizó para marcar el ritmo mientas lo golpeaba con una baqueta. Qué bonita canción. La esencia de los Counting Crows se mostraba de la manera más simple y bella en esos momentos, y el público, respetuoso y atento, hacía que se cuajara ese ambiente de gran noche.

Llegó el momento de hacer honor al nombre de la gira y interpretar las cuatro canciones que integran el EP Butter Miracle, Suite One (2021). Sonaron de una tacada “The Tall Grass”, “Elevator Boots”, “Angel of 14th Street” y “Bobby and the Rat‐Kings”, muy bien acogidas por la audiencia. En ellas vimos demostraciones de talento de todos los músicos, incluso vimos a Gillingham improvisar una sección de vientos con su teclado, a Immerglück colgarse una SG blanca y marcarse seguramente el mejor solo de la noche, fragmentos de The Who y caras de felicidad tanto en el escenario como en el público.

Tras las novedades, “Rain King”, que como todas las de su debut, fue cantada a pulmón por toda la sala, mostrando lo importante que fue ese álbum, uno de los debuts más impecables, seguramente, lleno de canciones que nunca está de más escuchar y rememorar. Sabíamos que la noche se iba terminando, pero Counting Crows son de los que hacen las cosas como se han de hacer, y si para abrir el show en “Round Here” estaba un pedal-steel que solo duró esa canción, siendo recogido mientras interpretaban “Colorblind”, no podían no sacarle un piano a Adam para que se sentara en el centro del escenario y nos brindara “A Long December”, la única perla que sonó del Recovering the Satellites (1996), donde la intensidad y la emoción creció, como era de esperar. Porque canciones como esta a muchos nos han acompañado desde aquél lejano 1996, y ver a Adam interpretarla como si fuera la última vez, es de agradecer. Igual que el hecho de no hacer el parón para los bises, que no sé si son bises si se hacen seguidos. Y si aún nos quedaba voz, lejos de la espectacular de Adam, la acabamos perdiendo en “Hanginaround”, con una Razzmatazz contentísima por la gran noche brindada por Counting Crows. La velada, como no podía ser de otra manera, la cerró “Holiday in Spain”, broche de oro perfecto a semejante muestra de talento, actitud y saber estar. Incluso el final con “California Dreamin’” de The Mamas & The Papas mientras la banda saludaba y agradecía al público su entrega, fue perfecto.

Si su debut se llamaba August and Everything After, el Everything After fue un concierto memorable en septiembre, y esperando que Adam cumpla su palabra y vuelvan pronto, porqué siempre sera un gusto verlos de nuevo. Las cosas buenas, nunca esta de más repetirlas, ya sea ver a Counting Crows o llevar un contrabajo en la furgo.

Setlist Counting Crows:

Round Here
Scarecrow
Mr. Jones
Colorblind
Butterfly in Reverse
Omaha
If I Could Give All My Love -or- Richard Manuel Is Dead
I Wish I Was a Girl
Miami
When I Dream of Michelangelo
The Tall Grass
Elevator Boots
Angel of 14th Street
Bobby and the Rat‐Kings
Rain King
A Long December
Hanginaround
Holiday in Spain

Ray Molinari
Sobre Ray Molinari 171 Artículos
Adicto a los vinilos y a los directos. Fotografo allì donde no haya sol y suene buena musica, con ya mas de 25 años pisando salas de concierto, ha visto de todo en todas las salas. Coleccionista de lp's y 7" que acaban sonando en sus sesiones como dj