Kerry King – From Hell I Rise

Nuestra Nota


7 / 10

Ficha técnica

Publicado el 17 de mayo de 2024
Discográfica: Reigning Phoenix Music
 
Componentes:
Mark Osegueda - Voz
Kerry King - Guitarra
Phil Demmel - Guitarra
Kyle Sanders - Bajo
Paul Bostaph - Batería

Temas

1. Diablo (1:54)
2. Where I Reign (3:51)
3. Residue (4:38)
4. Idle Hands (3:44)
5. Trophies of the Tyrant (3:33)
6. Crucifixation (5:15)
7. Tension (2:48)
8. Everything I Hate About You (1:21)
9. Toxic (3:54)
10. Two Fists (3:37)
11. Rage (3:24)
12. Shrapnel (5:01)
13. From Hell I Rise (3:33)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Kerry King – From Hell I Rise
Todos los discos de Kerry King en Amazon


Para los que añoramos (personalmente, yo mucho) a Slayer, tener un juguetito nuevo entre nuestras manos es complaciente. Es evidente que el proyecto en solitario de Kerry King no puede ser una continuación de lo que fuera Slayer, pero también es evidente que, a nivel estilístico, no hay un ápice de cambio o evolución.

Tras un primer tramo de año realmente curioso en todo lo que rodea a Slayer; recordemos ese cruce de declaraciones tan “tóxicas”, ese anuncio de reunión encabezando el próximo Riot Fest de Chicago y el Louder Than Life de Louisville, ambos en septiembre. También asistimos al primer adelanto del disco en solitario de King con el anuncio de disco debut y una gira que pasará por nuestro país. Unos meses de sensaciones contrastadas que tiene su primera muestra de músculo con este From Hell I Rise (2024), disco debut en “solitario” del guitarrista más peligroso del ruedo.

Y cito “en solitario”, entre comillas, pues si bien es verdad que se quita de encima el letrero de Slayer, se lleva con él al que fuera el último batería de la banda, el itinerante Paul Bostaph. Además, reúne una tríada esencial de músicos contrastados para afianzar su proyecto. En las voces tenemos a Mark Osegueda, vocalista de Death Angel. Como segunda guitarra, al ex Machine Head y Vio-Lence, al gran Phil Demmel, y para el bajo, al ex Hellyeah Kyle Sanders.

From Hell I Rise es un disco bastante completo que basa su poderío en la fórmula Slayer: velocidad, violencia, riffs asesinos e invocaciones pseudosatánicas. Tras una ya habitual intro instrumental titulada “Diablo”, Kerry destripa al oyente con “Where I Reign” y entonces es cuando pensamos “Joder, cómo hecho de menos a Slayer, si bien es cierto que Mark Osegueda cumple con creces su función de cantante, echar de menos a Tom Araya es cuanto menos una realidad demasiado aplastante. En cambio, el tupa tupa carece de diferencias, sea Lombardo o ahora Paul Bostaph, su papel semi secundario creando un muro impenetrable es totalmente necesario, que no fácil. En cuanto al bajo, siempre he pensado que queda muy sepultado bajo los riffs asesinos y solos de Kerry, aquí creo que nos pasa lo mismo que con Slayer. Recuperando el hilo con “Where I Reign”, podemos considerarla un temazo muy en la línea de los últimos coletazos de Repentless (2015).

Otro temazo marca de la casa es “Idle Hands” que bien podría ser un descarte de World Painted Blood (2009). En este justo punto voy a dar a importancia justa y merecida a la figura de Jeff Hanneman como principal artífice de lo que conocemos como Slayer, si en Repentless ya pudimos notar su pérdida pese a que gran parte de los riffs según cuentan ya salieron de la mente de Jeff, aquí vemos que Kerry anda bastante perdido a la hora de crear una colección de canciones dinámicas. Si bien no voy a quejarme del impacto y la calidad del trabajo, no es necesario sumar 1+1 para darnos cuenta que el disco en muchos momentos suena estático. Canciones como “Residue” o “Trophies of the Tyrant” aportan realmente poco (que no malo, repito).

En “Crucifixation” vemos un Kerry mucho más suelto rascando cuerdas de su afilada guitarra Dean Kerry King V. Aunque la canción pierde fuelle cuando pierde la potencia, es una buena demostración de que sin violencia también sabe sacar partido de los músicos que le acompañan. En cuanto la canción emprende el solo y todo va cuesta arriba, podemos confirmar que es otro temazo.

“Tension” también sabe incluso demasiado a Slayer. Ese arranque medio lento, con cierta épica, que acaba desbocando en un juego de guitarras excelsas muy en el estilo “South of Heaven” salvando las distancias. En “Everything I Hate About You” damos rienda suelta a la locura en un corte clásico de esencia Slayer al 100%. Quizás los 1:21 minutos mejores empleados del disco. Y sin incidir ya en este tramo final algo menos inspirado, vale la pena destacar la homónima que cierra el disco, “From Hell I Rise”.

Las sensaciones e impresiones ya pueden empezar a salir a la luz. Esta claro que Kerry es un grandiosos guitarrista pero no tanto un gran compositor. Se ha rodeado de grandes artistas para clonar, salvando distancias, lo que estaba haciendo estos últimos años con Slayer. El disco no aporta nada que no hayamos gozado con anterioridad y no por ello vamos a quejarnos, pues hoy nos sentimos menos huérfanos de Slayer. Kerry King ha apostado a caballo ganador y sigue así dando vida a su propio legado. Entiendo que también es un puñetazo sobre la mesa para reafirmarse que “posiblemente él era el Slayer más capaz”, quién sabe. Pero repito, la sombra de Jeff es demasiado larga.

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 962 Artículos
Rock en todas sus extensiones