Judas Priest – Point of Entry: 40 años de alcohol barato en Ibiza y bajón compositivo

Ficha técnica

Publicado el 26 de febrero de 1981
Discográfica: Columbia
 
Componentes:
Rob Halford: Voz
K. K. Downing: Guitarra
Glenn Tipton: Guitarra/Voz
Ian Hill: Bajo
Dave Holland: Batería

Temas

1. Heading Out to The Highway (3:47)
2. Don't Go (3:18)
3. Hot Rockin' (3:17)
4. Turning Circles (3:42)
5. Desert Plains (4:36)
6. Solar Angels (4:04)
7. You Say Yes (3:29)
8. All the Way (3:42)
9. Troubleshooter (4:00)
10. On the Run (3:47)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Judas Priest – Point of Entry: 40 años de alcohol barato en Ibiza y bajón compositivo
Todos los discos de Judas Priest – Point of Entry: 40 años de alcohol barato en Ibiza y bajón compositivo en Amazon


40 años ya del Point of Entry de Judas Priest, y vaya… no es que sea un disco muy querido por los fans pues hay que situarlo muy lejos del nivel de sus grandes clásicos, casi coetáneos a este. En la mega-encuesta que hicimos en Science of Noise entre músicos y periodistas, pudiendo ordenar de mejor a peor los discos de los Judas, quedó el 17 de 20. ¡Realmente mal! Pero… ¿Cómo se explica este bajón entre todo un British Steel y Screaming for Vengeance? La hay… la razón principal es que entraron al estudio sin tener ni una sola canción decidida o escrita. Vamos, como Metallica cuando grabaron el St. Anger. Improvisaron allí…

Judas Priest habían dado el pelotazo y British Steel se encaramo hasta el cuarto puesto de las listas británicas. El dinero entraba, era el principio de la gran leyenda y la posibilidad de hacer cosas diferentes era posible. Dave Holland el baterista había descubierto la isla de Ibiza y convenció a todo el grupo de ir de vacaciones-grabar un disco nuevo. Eran jóvenes, ricos y el alcohol estaba baratísimo para los ingleses. Demasiadas tentaciones, lujos e ideas locas que terminan por tener la mente en otras cosas que no eran la composición del disco.

La horrible portada

La portada es tremenda… Connotaciones fálicas con un atardecer en rojo de fondo que obviamente en tu inconsciente te parecerá una vagina. Esa punta elevada no hace falta que os diga a qué se asocia… Conscientes de que la portada también estaba rematadamente mal hicieron otra alternativa en la edición japonesa que… ¡es mucho peor! Y los videoclips… tienen delito. Llegaron hasta el punto de poner una pegatina con la imagen del grupo para recordarle al potencial comprador de Point of Entry que eso era Judas Priest. Su cuerpo y alma andaba con otros menesteres ibicencos.

La obsesión de Holland con Ibiza le llevó a ser inversor del propio estudio, y más allá de lo que ha sido condenado este señor, en lo que no voy a entrar sí que me gustaría dar un dato que apareció en el libro de Javier Andreu, líder de La Frontera, que en esos días coincidió con el grupo en Ibiza. A Andreu le sorprendía ver “al batería de Judas Priest” siempre con chicos muy jóvenes. Sin más, no acusaba a nadie puesto que lo escribió en su libro, anterior a la condena de Dave Holland.

La música

Todo se inicia a lo grande con un “Heading Out to the Highway”, un clásico absoluto y una de sus mejores canciones, de largo. Motos y toda la imaginería de cuero y jeans se mantiene, pero lo raro ya empieza en “Don’t Go”. ¿Es eso Judas Priest? ¿Habéis visto el vídeo? Quizá conecta un poco con sus inicios más hippies, pero no es heavy metal precisamente y ese aire Priet sólo reside en el estribillo puesto que el verso es atmosférico y algo alucinógeno. “Hot Rockin’” te devuelve a los Judas más rockeros pero los videoclips no les hicieron favor alguno en esos días. Haciendo flexiones en el gimnasio y cantando en la ducha… Guitarras chirriantes y volumen al 11, pero más rockero que duro.

Hay que salvar de la quema un par de temas muy queridos por los fans. Una es “Desert Plains” con platos muy opacos por parte de Holland y una cadencia conseguida y adictiva. La línea vocal es estupenda y el corte tiene feeling con ese reverb de batería si bien en el sonido el grupo ha mutado bastante. El otro tema es “Solar Angels”, un corte que los Judas de la época defendieron en la gira y en el que confiaban ciegamente. Hay muchos efectos y termina enganchando, pero es un medio tiempo que lejos queda de lo que se esperaba de los Priest que todos conocemos.

Una de las peores, aunque a mi me encanta, es ese artefacto extraño que es “You Say Yes”. Tema raruno de estribillo pegadizo y cansino que un poco define esta obra difícil y un poco incomprensible. “Troubleshooter” tuvo en su momento cabida en los set lists del grupo quedando rockera y efectiva pero poco más. Palidece ante su catálogo (anterior y posterior). Arrebatos comerciales y coros dulcificados con capas de voces. Incluso KK Downing y Glenn Tipton están bien, pero no hacen lo que estamos acostumbrados a ellos.

El resto ya es bastante mediocre más allá de si eres un fan acérrimo. Gran demostración vocal de Halford en “On the Run” a pesar de que es un tema más cercano a ZZ Top que al acero de Birmingham. En “Turning Circles” verás un estilo muy básico y un sonido totalmente acústico con bajo presente, deje felizón y atmosférico. Otro tema que refleja el desaguisado es “All the Way”: un rock n’ roll básico y endurecido que no lleva a nada.

Veredicto

Cuando vendes los singles completados con temas en directo del anterior disco es que las cosas van rematadamente mal. Afortunadamente para Judas Priest iban de subida y en la gira llevaron un escenario colosal con plataformas hidráulicas haciendo las delicias de los fans. Ellos le tienen cariño al disco, pero también son conscientes del tremendo bajón que supuso. Screaming for Vengeance estaba a la vuelta de la esquina, es más, ellos (decían) habían compuesto material muy continuista a British Steel si bien optaron por experimentar y probar cosas nuevas. Algo aplaudible, pero Ibiza en 1981 no era el mejor sitio para centrarse. También era la primera vez que grababan fuera de Inglaterra.

Sus pingües beneficios les obligaron a buscarse otros paraísos fiscales puesto que en las islas el fisco se quedaba con la mitad de los ingresos de la banda. Eran estrellas del rock consolidadas y ese bache se superó con creces volviendo sobre sus pasos. Pero el recuerdo que tienen de esos días es inmejorable. Una noche se encontraron a su productor Tom Allom (que también se lo llevaron a la isla de las tentaciones) borracho perdido en la parte posterior de un bar tocando “When the Saints Go Marching In” con un cuerno de caza en un bar.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 712 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.