Iron Savior – Iron Savior: 25 años del primer supergrupo de power metal

Ficha técnica

Publicado el 30 de junio de 1997
Discográfica: Noise Records
 
Componentes:
Piet Sielck - Voz, guitarra, bajo, teclados
Kai Hansen - Guitarra, voz
Thomen Stauch - Batería

Temas

1. The Arrival (1:08)
2. Atlantis Falling (4:34)
3. Brave New World (4:32)
4. Iron Savior (4:26)
5. Riding on Fire (4:55)
6. Break It Up (5:02)
7. Assailant (4:18)
8. Children of the Wasteland (4:49)
9. Protect the Law (4:16)
10. Watcher in the Sky (5:22)
11. For the World (5:24)
12. This Flight Tonight (Joni Mitchell) (3:57)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Iron Savior – Iron Savior: 25 años del primer supergrupo de power metal
Todos los discos de Iron Savior – Iron Savior: 25 años del primer supergrupo de power metal en Amazon


En 1997 el power metal estaba en una escalada total y grandes momentos del estilo y obras cumbre estaban por llegar. Justo esa ventana de oportunidad fue utilizada perfectamente por Piet Sielck, uno de los grandes personajes del power metal y del metal alemán, aunque seguía entre bambalinas. Apenas nadie le conocía, pero Sielck había sido de ingeniero de sonido y reputado productor, era amigo de infancia de Kai Hansen, había estado trabajando con Blind Guardian y había sido miembro de Helloween en sus primerísimos pasos.

La idea era buena desde el inicio: Piet Sielck se iba a rodear de un par de amigos que estaban en un momento cúspide: por un lado, Kai Hansen con Gamma Ray y por el otro Thomen Stauch en Blind Guardian. Nacía pues el primer supergrupo de power metal. Iron Savior tendría una entrada totalmente exitosa pues apuntaba a los fans de estas dos agrupaciones. Participaron también en el disco Dirk Schlächter de los Ray y Hansi Kürsch; un par de guiños más a los bardos y a los rayos.

El disco era conceptual, en un 95% escrito por Sielck, girando alrededor de la ciencia ficción, naves, misiones y salvación de la especie humana. Fue grabado en los Hansen Studios y una de las mejores canciones, sino la mejor, es “Watcher in ths Skies”, que terminaría en el disco de Somwhere Out in Space de Gamma Ray. Iron Savior es un producto ideal para ese 1997 y el material es bueno, capaz de estar a la altura de esos grandes discos de la época. Lástima que la cosa se fue deshinchando con el tiempo, tanto como el estilo…

El disco

La intro (obligada) para cualquier disco de power metal de los 90 llega en “Arrival” para dar paso a una de las gemas más absolutas del disco: “Atlantis Falling”: puro heavy metal 80s acelerado con el toque alemán. Piet no es un gran cantante, pero es su proyecto. Más que los versos cantados su seña de identidad es cómo trata los coros de los estribillos, para mí, la gran aportación de Iron Savior al power metal. El tema es espectacular si de verdad te gusta el estilo.

Los solos coreables y melódicos a caballo sobre el doble bombo son una constante. En eso inciden en “Brave New World”, de base inequívocamente Helloween, también con el complejo bajo de Sielck. Es power metal con voces más graves y en esta ópera prima es cuando su líder cantaba más agudo. Aquí destaca también el gran riff de guitarra y el puente que lleva al estribillo.

Sigue el gran nivel en la homónima “Iron Savior”, muy cercana a Judas Priest y Accept, pues en el fondo esa es la base del power: el metal de los 80. Gran trabajo en el estribillo y con Piet intentando algún agudo (con reverb y efectos). “Riding on Fire” es empezada con sonido de lásers y tiene una base muy a lo Blind Guardian, con esa certera batería de Stauch. Aquí sí es puro power metal de manual (y del bueno).

La balada “Break It Up” deja a Kai Hansen de inicio como vocalista para luego evolucionar hacia un medio tiempo endurecido en el que Piet toma la voz cantante mientras Thomen le da al doble pedal. Muy pensada para repartir juego en directo, pero no es de lo mejor del disco precisamente… Cumplidora es “Assailant”, volviendo a terrenos Priest y con muchos fraseos metálicos en las guitarras de Kai y Piet. “Children of the Wasteland” complementa bien el disco siendo un tema interesante con un estribillo evocador y un solo de guitarra 100% Hansen.

Volveos al heavy metal clásico de base en “Protect the Law”, con Piet cantando en agudos y Stauch dándole a la campanilla del ride en muchos momentos. La excelencia llega con “Watcher in the Sky” en la que Kaicompone y canta en los primeros versos. Por temas como este Iron Savior fue trascendente en sus inicios. El tema era tan bueno que terminó en el disco de Gamma Ray de 1997, y ese álbum era tan bueno que no era de lo más destacable de aquel Somewhere Out in Space.

Otro de los lujos del disco es la cantarina y melódica “For the World” en la que participa Hansi Kürschcompletando un trabajo realmente logrado, y encajando perfectamente a las voces con un Piet que vuelve a cantar muy agudo y certero. La diversión total queda para el final con el “This Flight Tonight”, tema popularizado por Nazareth, pero original de Joni Mitchell. Realmente queda muy bien hasta el punto que ha llegado a ser tocada en algunos conciertos.

Veredicto

No empezó nada mal el proyecto Iron Savior y los cuatro primeros discos de la formación bien valen la pena. Desgraciadamente el grupo fue perdiendo fuelle, se marcharon los grandes nombres de relumbrón, y eso a pesar de que siempre ha contado Piet Sielck con muy buenos músicos, secundarios de muchas bandas de primera línea de power metal.

Muy posiblemente sea este homónimo debut lo más destacable de toda la trayectoria de Iron Savior, pero también rescataría y reivindicaría el disco The Landing, pues, cuando nadie se lo esperaba, volvieron a lanzar un disco de heavy metal, puramente Savior y realmente inspirado. Desgraciadamente los tiempos de tocar en grandes festivales han pasado y ahora les quedan las pequeñas salas. Pero no quitemos méritos al grupo ni a Piet, pues es un histórico de la generación power metal. Estuvo desde los cimientos del estilo con Helloween.

 

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 935 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.