Iron Maiden – Maiden Japan (EP): 40 años del fin de Paul Di’Anno en La Doncella

Ficha técnica

Publicado el 14 de septiembre de 1981
Discográfica: EMI Records
 
Componentes:
Paul Di’Anno - Voz
Dave Murray - Guitarra
Adrian Smith - Guitarra
Steve Harris - Bajo
Clive Burr - Batería

Temas

1. Running Free (live) (2:48)
2. Remember Tomorrow (live) (5:27)
3. Killers (live) (4:39)
4. Innocent Exile (live) (3:44)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Iron Maiden – Maiden Japan (EP): 40 años del fin de Paul Di’Anno en La Doncella
Todos los discos de Iron Maiden en Amazon


Cuando pensamos en algún directo de Iron Maiden seguramente los primeros nombres que aparecen en nuestras cabezas son el Life After Death (1985), el A Real Dead One (1993) o el Flight 666 (2009), pero hay uno en concreto, editado en formato EP y algo olvidado hoy en día por muchos seguidores de La Doncella, que cumple 40 años y sirvió para dar carpetazo a la primera y corta etapa de Iron Maiden con Paul Di’Anno. Aprovechando que los ingleses están de total actualidad por el lanzamiento hace unos días de su nuevo disco Senjutsu (2021), os voy a hablar un poco de todo lo que rodeó a este disco de juego de palabras purpeliano 

Los cuatro temas que componen el EP original están grabados en el concierto que Maiden dieron el 23 de mayo (siempre ha habido dudas sobre la fecha precisa) en el Kosei Nenkin Hall en la ciudad japonesa de Nagoya dentro del Killer World Tour, una extensa gira de presentación de su segundo disco que duró cerca de un año, donde la banda ofreció casi 150 actuaciones en Europa, Estados Unidos, Canadá y Japón, tanto encabezando los shows como abriendo para otras bandas como Judas Priest, Foreigner o Blue Öyster Cult. 

En esas fechas la banda iba a tocar por primera vez en Japón donde habían conseguido una importante legión de fans con la contratación de cuatro fechas, siendo la primera de ellas en Tokio, pero no todo eran luces para Iron Maiden. Di’Anno estaba más que sentenciado por Steve Harris debido a sus adicciones y La Doncella venía de cancelar unos cuantos shows en Europa debido a los problemas de salud del cantante (resacas de media tonelada y pérdida de voz), un Di’Anno que cada vez estaba adquiriendo una actitud más punkarra y distante con la banda, y es que lo que le pasaba al bueno de Di’Anno era que cada vez se aburría más y más de la música que su banda estaba haciendo y para inri no se sentía nada cómodo en el meteórico nuevo status que la formación había adquirido. Tampoco ayudaban demasiado los delirios más dictatoriales del controlador Steve Harris para solucionar muchos temas internos en el seno de La Doncella, y es que como el mismo Di’Anno argumentaba hace unos años en algunas entrevistas:

«Escribí temas 20 putas veces mejores que los de Steve, pero solo hay una mía en el disco Killers (1981) porque todo es cosa de Steve. Puto Adolf Hitler
«Necesitas tomar drogas cuando estas en Iron Maiden porque son jodidamente aburridos, y la única droga eran las aspirinas porque Steve Harris es un puto dolor de cabeza.»

Con ese aura de mal rollo se presentaban Maiden en Japón, triunfadores en sus cuatro conciertos a pesar de sus problemas internos, unos problemas que nunca se reflejaron encima del escenario, y es que, a diferencia de otros grupos, la banda siempre ha sabido lavar los trapos sucios en casa en la medida de lo posible. Esa profesionalidad de La Doncella se ve reflejada en cada uno de los cuatros temas que compone este EP, que cumplen de maravilla a pesar de no contar con una producción ni mucho menos excelsa. La batería de Clive Burr y el bajo de Harris dan el pistoletazo de salida con “Running Free”, que suena más acelerada y con más vigor que en su versión de estudio y “Remember Tomorrow” crea una atmósfera oscura y densa para terminar enloquecida. La cara B se inicia con “Killers”, que también suena con algo de más fuerza que en el estudio y donde sobresalen por encima del resto las guitarras de Adrian Smith y Dave Murray. Para finalizar tenemos “Innocent Exile” con esa reconocible intro con el bajo, tema que a mi siempre me ha parecido de los más “setentero” de Maiden.

Las 4 fechas programadas en Japón fueron un éxito rotundo, antesala de unos 40 conciertos que Iron Maiden ofrecerían en Estados Unidos entre junio y julio abriendo para Judas Priest, unas fechas que terminaron de agotar física y mentalmente a un Di’Anno que cada vez estaba dañando más y más al seno de La Doncella. Ya en Europa, y a mitad de la gira, Steve Harris hizo oficial de forma sorprendente la marcha de Paul Di’Anno (último concierto en Copenhagen el 10 de septiembre) y Bruce Dickinson debutó con la banda encima del escenario un 26 de octubre en Bolonia dando por finalizado, con seis conciertos más, este extenso Killer World Tour ’81.

A lo largo del tiempo nos hemos ido encontrando con varias ediciones oficiales y no oficiales de este Maiden Japan, incluso con el bootleg del concierto completo, siendo una de las más atractivas (y buscada) la edición venezolana, donde en la portada aparece Eddie mostrando la cabeza decapitada de Paul Di’Anno, una cabeza que nunca ha sabido enderezar su carrera artística tras su salida de Iron Maiden, y que, a diferencia del currante de Blaze Bayley, ha preferido vivir del pasado más que de otra cosa. 

Hace ya algunos pares de lustros que vi a Paul Di’Anno en una semi vacía sala Mephisto (diciembre del 2000), cantando con más pena que gloria algunos temas de su corta etapa en La Doncella bajo el título de Killers Tours. La voz de Iron Maiden. Ni que decir tiene que fue un concierto bastante olvidable, de esos que uno guarda únicamente nublados recuerdos y poco más. Actualmente Paul Di’Anno se pasea por los escenarios con ayuda de una silla de ruedas debido a sus graves problemas de salud de los últimos años, repasando una vez más un legado que quizás se merecía algo más que un EP de sonido irregular.

Avatar
Sobre Jaime Arjona 20 Artículos
Pota Blava y fanzinero de los 90. La música siempre ha sido una de mis grandes pasiones, y aunque el Metal es mi principal referencia, no he parado de moverme por diferentes estilos sin encerrarme a nada. Con los años el escribir también se convirtió en otra pasión, así que si junto las dos me sale la receta perfecta para mi droga personal. Estoy aquí para aportar humildemente algo de mi locura musical, y si además me lo puedo pasar bien…pues de puta madre.