Incite – Built to Destroy

Nuestra Nota


7.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 25 de enero de 2019
Discográfica: Minus Head Records
 
Componentes:
Richie Cavalera - Voz
Dru Rome - Guitarra
Christopher Elsten - Bajo
Lennon Lopez - Batería

Temas

1. Built to Destroy (4:09)
2. Ruthless Ways (3:13)
3. Backbone (3:18)
4. Resistance (3:18)
5. Human Cancer (3:10)
6. Confronting Darkness (3:45)
7. Leech (3:21)
8. Poisoned by Power (3:31)
9. Cessation (3:16)
10. Hate for Life (3:14)
11. Savior Self (3:19)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Incite – Built to Destroy
Todos los discos de Incite en Amazon


Si eres de los míos, un fan de póster del groove metal, un groovyman -como me llama cariñosamente nuestro compañero de redacción Roi Iturregui-, entonces Incite es para ti. Para quién no conozca este grupo voy a hacer un poco de prensa rosa. Y es que este grupo creado hace ya 15 años, en el 2004 para ser exactos, su frontman y líder es Richie Cavalera. La primera vez que supe de su existencia no entendía nada, ¿Un hijo de Max Cavalera con un grupo? ¿Tán rápido ha pasado el tiempo? Y es que Max Cavalera, como sabréis algunos, mantiene una relación desde hace décadas con una “tal” Gloria, (ex-manager de Sepultura), y en cierta parte, partícipe de la confrontación que tuvo Max con el resto del grupo -que no la querían como su manager- y que supuso su posterior y traumática salida. Y digo traumática porque cuando pasó todo esto no fue de una forma amigable que digamos, y encima estuvo como diez años sin hablarse con su hermano Igor. Aunque como sabemos, el tiempo lo cura todo y ya hace un tiempo que están otra vez juntos bajo el nombre de Cavalera Conspiracy.

Os cuento todo esto por el hecho de que Max Cavalera tiene cinco hijos con Gloria, aunque “solo” dos son suyos. Gloria es 16 años mayor que él (Max en este aspecto es de los míos, le gustan las “matumilfs” como lo llamo yo cariñosamente, mamás de una cierta edad pero que tienen su punto) o sea que cuando comenzaron la relación, Gloria tenía 3 hijos, nacidos en los ochenta, de otra pareja. Y cuando Max se casó con ella en los noventa, los tres hijos “adoptivos” para entendernos, se acogieron al apellido de su actual padrastro. Qué molón tener a una leyenda del metal como padre, ¿no?

Tras hacer un breve resumen sobre el porqué el cantante de Incite tiene el apellido Cavalera, ya puedo ponerme a hablar sobre ellos. Y es que a base de picar piedra se han hecho con cierto nombre dentro de la escena. Tenemos que reconocer que hoy en día cuesta mucho sobresalir en cualquier cosa que te pueda interesar y encima si llevas un apellido como este, generalmente suele ser un hándicap. Quizá sí que al comienzo puede abrir puertas, pero una vez dentro del “mundillo” hace que te miren con lupa. Y Richie con Incite ha conseguido sobrellevar todo esto de manera más o menos correcta.

Sus inicios con la banda fueron de índole thrash metal, e incluso diría con un toque hardcore, aunque más bien es por su estilo salvaje que le da este aire. Pero al cabo de poco tiempo, ya en su segundo disco All Out War (2012) cambiaron o evolucionaron a un groove metal que ya no han dejado de lado y que se les da muy bien la verdad. Hoy vamos a comentar su quinto disco Built to Destroy (2019) y en el que nos vamos a encontrar más groove metal en vena. Así a primera escucha os puede venir a la mente grupos como los Pantera o Machine Head con algún toque actual, aunque sí que es cierto, que en este último hay temas que rozan un death metal melódico que junto la bárbara voz de Richie y las melódicas secciones, pueden recordar a Fafara y sus Devildriver.

El disco consta de 11 canciones cortas pero intensas y que le da una duración al disco de menos de 40 minutos, lo normal como en sus anteriores trabajos. Y es que a veces, hay cosas que cuanto más breve, mejor. Y no lo digo porque sea malo, pero es que son temas directos a la aorta, en donde hay algunas canciones similares unas con las otras, estructuralmente hablando y si la durabilidad fuera superior, daría al traste con su música, provocando una repetición exagerada, cosa que al ser más corto no llega a suceder.

Comenzamos con “Built to Destroy” que es un tema potente de tono pesado y con un riff en cierta manera pegadizo. Richie escupiendo la letra y una buena técnica por parte de Lennon Lopez. En “Ruthless Ways” continua con el tono pesado pero metiendo un aporte un poco más dinámico. Continuamos con “Backbone” que tiene un riff de corte death que junto con la base groove le da una más pesadez al tema y Dru Rome deleitándonos con un gran solo. Continuamos con “Resistance” que sigue en la línea del groove de tono grave, aunque en esta ocasión se nos presenta con un riffeado más dinámico y thrasher.

Con la canción “Human Cancer” tenemos un invitado estrella, Kirk Windstein (Crowbar) haciendo un dueto de voces con Richie y nos hacen un temazo espectacular, afilado, rápido y con mucho death metal. La siguiente “Confronting Darkness” me parece como una continuación de la anterior, me parece muy similar. “Leech” es groove en estado puro con partes rápidas y otro gran solo de Dru Rome.

“Poisoned by Power” hay otra colaboración, en esta ocasión con Chris Barnes (Six Feet Under) acompañando a Richie Cavalera desgañitándose a gritos acompañados de una parte instrumental muy bien ejecutada con constantes cambios y eléctrica. Nos acercamos al final con “Cessation”, tema con una parte bastante melódica y agresiva a la vez. “Hate for Life” y “Savior Self”, esta otra vez con un toque más melódico y riff death más afilado, son las dos últimas canciones de este Built to Destroy (2019). Un excelente trabajo que hará las delicias de los más groovymen como yo.

En general es un disco de groove metal directo, salvaje y machacón. El punto en algunas canciones fusionando melodeath, y los constantes riffs pesados, unos solos bien definidos, la batería con una excelente base groove (clave) y la voz de Richie dan un conjunto compacto y con cierta evolución. No diré que su sonido es diferente a sus anteriores trabajos, no, y me repito, Incite es groove metal de toda la vida pero le da un poco de aire fresco el pequeño toque death metal melódicoque han sabido implementar en diferentes temas. Incite es un grupo para escuchar a todo trapo, a volumen bajo olvídate. Si queréis contundencia, aquí tenéis este grupo de Arizona perfecto para vosotros.

Dídac Olivé
Sobre Dídac Olivé 74 Artículos
Soy de esa generación que la “post-pubertad” lo pilló entre el metal primigenio (lo que llamamos ahora old school) y la nueva ola que fue el Nu metal, es decir, pasado mediados de los 90. Me encantan muchos estilos pero sobretodo el rock clásico y evidentemente el metal, este último es una forma de vida y encima me gusta desgranar y reconocer la riqueza de todos sus subgéneros. Uno ya tiene su edad (los mechones blancos en la barba no están por que sí) pero no me cierro para nada a grupos nuevos, eso sí, mientras haya fuerza y calidad, aunque hoy en día hay mucha. Como nacido justo entrados los ochenta también se incluye que soy un friki de cuidado (rol, videojuegos, Star Wars, pelis Gore, literatura fantástica y un largo etc.) vaya que toco de todo un poco. En resumen, espero contagiaros mi pasión metalhead a la vez que disfrutáis de mis aberrantes destripes.