Himnos del Rock: «Cult of Personality» de Living Colour

Hay muchos cultos por ahí, la mayoría de ellos involucran algún tipo de propaganda. El culto a la personalidad no es una excepción. Este culto se basa en diferentes técnicas, especialmente de personalidad, para animar a la gente.

«Animar a la gente», interesante. Existen varias formas que se pueden utilizar para animar a la gente pero, en general, la clave radica en crear un ambiente positivo, donde se valoren los esfuerzos y se celebren los éxitos. Con una actitud optimista y empática, se puede motivar a las personas a trabajar con más entusiasmo y compromiso para alcanzar los objetivos que se han propuesto. Pero si me preguntan a mí, la táctica o técnica que utilizo siempre para animar a la peña se resume en tres sílabas: mú-si-ca.

La música tiene el poder de animar a las personas debido a su capacidad para afectar directamente nuestras emociones y estados de ánimo. Cuando escuchamos una canción que nos gusta, nuestro cerebro libera neurotransmisores como la dopamina y la serotonina, que nos hacen sentir bien y nos dan una sensación de placer y satisfacción.

Además, la música puede tener un efecto terapéutico en el cerebro, ayudando a reducir el estrés, la ansiedad y la depresión. Cuando escuchamos música que nos gusta, nuestro cuerpo se relaja y disminuye la producción de cortisol, la hormona del estrés. También puede mejorar nuestro estado de ánimo y aumentar nuestra motivación y energía.

Por último, la música también puede tener un efecto social, ya que a menudo se asocia con experiencias compartidas, como conciertos o festivales, que pueden aumentar nuestro sentido de comunidad y conexión con los demás.

Que la música mola no es algo novedoso, pero hay que reconocer que hay géneros que animan más que otros. Si nos centramos en lo que nos toca de cerca, estaremos de acuerdo en que hay muchos subgéneros del rock y el metal que se caracterizan por ser muy animados, ya que suelen tener un ritmo rápido y energético que invita a mover el cuerpo y a saltar. Algunos de los géneros más animados son el hard rock, el power metal y el thrash metal, pero para mí hay uno que se lleva la palma, y este no es otro que el funk metal, cuya combinación de elementos de la música funk y soul con la potencia y el sonido distorsionado del metal, da como resultado una música que es animada y altamente bailable.

Los 90 no serían los 90 sin el funk metal

El funk metal fue un género musical que se desarrolló a finales de los años 80 y principios de los 90, y que fusionó elementos, principalmente, de la música funk y del heavy metal. Este género se caracterizó por su sonido potente y rítmico, su uso de la técnica slap bass y la fusión de ritmos pesados y complejos con melodías funk y riffs de guitarra distorsionados.

El funk metal tuvo una gran importancia en la música de los años 90, ya que ofreció una nueva forma de expresión para los músicos de rock y metal, y una nueva opción para los fans de la música que buscaban algo diferente, una fusión única que abrió nuevas posibilidades para la creatividad musical. Esta innovación permitió a los músicos experimentar con diferentes estilos y sonidos, lo que llevó a la creación de música más diversa e interesante.

Bandas como PrimusRed Hot Chili Peppers y Faith No More se convirtieron en líderes del género, logrando un gran éxito comercial y estableciéndose como referentes de la escena musical de la época, además de servir de fuente principal de inspiración de muchos otros géneros musicales, incluyendo el nu metal y el rap metal.

Muchas bandas de funk metal, como Living Colour, hicieron girar su carrera alrededor de  letras con una fuerte carga social y política, abordando temas como la injusticia racial, la desigualdad y la corrupción.

La banda

Living Colour es una banda estadounidense de funk metal que se formó a mediados de los años 80 y tuvo un impacto significativo en la música de los años 90. Su música combinó elementos de rock, metal, funk, jazz e incluso soul, y, como ya adelantaba más arriba, sus letras abordaron temas como la política, la raza y la injusticia social.

La banda se convirtió en un referente de la escena alternativa gracias a su innovador sonido y a la capacidad de sus miembros para fusionar diferentes géneros musicales en una propuesta única, casi inigualable. Además, Living Colour fue uno de los primeros grupos liderados por músicos afroamericanos en conseguir un éxito comercial dentro del blanco mundo de la música rock. No sé quién dijo una vez que cuando un negro se calza una guitarra, un bajo o se postra tras un set de batería, la cosa de pone seria. Tal cuál.

El álbum debut de Living Colour, Vivid, lanzado en 1988, tuvo un gran éxito de crítica y público, gracias en gran parte al éxito de su sencillo «Cult of Personality», que se convirtió en un himno para la generación de los años 90. El álbum ganó varios premios, incluyendo un Grammy al Mejor Artista Nuevo en 1989.

Living Colour también tuvo un papel importante en el desarrollo del movimiento Black Rock Coalition, que promovió la música rock y alternativa de artistas afroamericanos. La banda ha influido en muchas bandas de rock y metal posteriores, y su legado continúa en la música actual.

Vivid

Vivid es el álbum debut de la banda estadounidense Living Colour, lanzado en 1988. Este trabajo es considerado un clásico del rock e influyó muchísimo en la música de la época, ya que combinó elementos de diferentes géneros como el funk, el rock, el punk y el heavy metal.

El sonido distintivo de la banda, que incluye el virtuosismo del guitarrista Vernon Reid, el estilo de canto emotivo y apasionado de Corey Glover, la sólida sección rítmica de Muzz Skillings en el bajo y Will Calhoun en la batería, y la mezcla de elementos melódicos y pesados, hizo que Vivid destacara (mucho) en su época. Yo lo pondría, por ejemplo, a la altura del The Real Thing (1989) de Faith No More o del Blood Sugar Sex Magik (1991) de Red Hot Chili Peppers.

El álbum contiene varios de los éxitos más conocidos de Living Colour, como «Glamour Boys», «Open Letter (to a Landlord)», «Middle Man» y, como no, «Cult of Personality». Las letras de las canciones abordan temas sociales y políticos, así como cuestiones personales. Por ejemplo, «Open Letter (to a Landlord)» habla sobre la injusticia de la falta de vivienda asequible (¿hola?), mientras que «Glamour Boys» habla sobre la cultura de las celebridades y la fama en la sociedad moderna, y critica a aquellos que se preocupan más por la imagen y la apariencia que por las verdaderas cualidades humanas.

En cuanto a la producción, Vivid fue producido por Ed Stasium (Talking Heads, Ramones, Motörhead) y fue grabado en el estudio de Reid en Nueva York. La producción es clara y precisa, y resalta el sonido único de la banda.

Estamos, en definitiva, ante un álbum clásico del rock que destaca por su combinación de diferentes géneros y estilos, su interpretación apasionada y sus letras con contenido social y político. Con canciones icónicas como «Cult of Personality», el álbum es un hito en la historia del rock.

El culto a la personalidad

El «culto a la personalidad» se define como «devoción exagerada a un líder carismático, político, religioso o de otro tipo». Figuras autoritarias, como Benito Mussolini en Italia y Vladimir Putin en Rusia, a menudo se asocian con cultos a la personalidad, al igual que regímenes totalitarios como la Alemania de Adolf Hitler y la Corea del Norte de Kim Jong-Un.

Los líderes de los cultos a la personalidad a menudo usan imágenes y la manipulación de los medios de comunicación para formar una versión exaltada, incluso sobrehumana, de su personalidad en la mente de sus seguidores. Sus seguidores aceptan la personalidad y la autoridad del líder, lo que conduce a su devoción por el líder y su misión de lograr un futuro imaginado.

El término se popularizó después de que Nikita Serguéyevich Jrushchov lo usara en un discurso de 1956 ante el 20º Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, en el que denunció el culto a la personalidad que se había generado alrededor de la figura de Joseph Stalin, quien había muerto tres años antes.

Sin embargo, el término se utilizó por primera vez en los idiomas europeos modernos mucho antes, en la primera mitad del siglo XIX. Jrushchov ni siquiera fue la primera persona en utilizar el término en la Unión Soviética. El sucesor de Stalin, Georgi Malenkov, lo utilizó por primera vez en 1953 para describir a Stalin y a sus seguidores, tal como lo hizo Jrushchov tres años después.

Aunque el término puede tener solo alrededor de 200 años, hay ejemplos de cultos a la personalidad que se remontan a la antigüedad. Uno incluye a Augusto, el primer emperador romano, y su dinastía, que comenzó deificando a los emperadores muertos y, eventualmente, a los vivos.

Algunos eruditos remontan el primer culto moderno a la personalidad a 1851 cuando Napoleón III tomó el poder en Francia y finalmente se declaró Emperador. Sin embargo, muchos piensan que nació casi un siglo más tarde, en 1924, cuando Stalin decidió embalsamar el cadáver de Vladimir Lenin y exhibirlo públicamente, una medida que inició un culto póstumo a la personalidad del líder soviético.

«Cult of Personality»

«Cult of Personality» es quizá la más canción icónica de Living Colour, lanzada en 1988 como el primer sencillo de su álbum debut Vivid. La canción fue un gran éxito comercial y de crítica, y se ha convertido en uno de los himnos del rock de los años 80.

La canción se caracteriza por su riff de guitarra distintivo y su letra poderosa y provocativa, que aborda temas como el poder y la influencia de las figuras carismáticas en la sociedad y la política. El título de la canción se refiere al fenómeno de «Cult of personality» («personalidad de culto»), en el que las personas son adoradas y seguidas ciegamente por sus seguidores.

La canción incluye también una serie de referencias históricas y culturales, incluyendo a Malcolm X, John F. Kennedy, Mahatma Gandhi y el líder soviético Joseph Stalin, entre otros. La letra sugiere que todas estas figuras históricas son ejemplos de líderes carismáticos que ejercieron un gran poder y control sobre sus seguidores.

La canción también destaca por su energía y su estilo musical diverso, que combina elementos del hard rock, el funk y el heavy metal. La voz de Corey Glover es particularmente notable, y su interpretación -emotiva y poderosa- le da a «Cult of Personality» una gran fuerza y autenticidad.

La letra

«And during the few moments that we have left / Y durante los pocos momentos que nos quedanWe want to talk right down to earth / Queremos hablar con los pies en la tierra In a language that everybody here can easily understand / En un idioma que todos puedan entender fácilmente

Look in my eyes, what do you see? / Mira en mis ojos, ¿qué es lo que ves?
The cult of personality / El culto a la personalidad
I know your anger, I know your dreams / Conozco tu ira, conozco tus sueños
I’ve been everything you wanna be, oh / He sido todo lo que quieres ser, oh
I’m the cult of personality / Soy el culto a la personalidad

Like Mussolini and Kennedy / Como Mussolini y KennedyI’m the cult of personality / Soy el culto a la personalidadThe cult of personality / El culto a la personalidadThe cult of personality / El culto a la personalidad

Neon lights, a Nobel prize / Luces de neón, un premio NobelWhen a mirror speaks, the reflection lies / Cuando un espejo habla, el reflejo mienteYou won’t have to follow me / No tendrás que seguirmeOnly you can set me free / Solo tu puedes liberarme

I sell the things you need to be, I’m the smiling face of your TV, oh / Yo vendo las cosas que necesitas ser, yo soy la cara sonriente de tu televisor, oh
I’m the cult of personality / Yo soy el culto a la personalidad
I exploit you, still you love meI tell you one and one makes three / Yo te exploto, todavía me amas, te digo que uno y uno son tres
I‘m the cult of personality / Yo soy el culto a la personalidad

Like Joseph Stalin and Gandhi, oh / Como Joseph Stalin y Gandhi, ohI’m the cult of personality / Yo soy el culto a la personalidadThe cult of personality / El culto a la personalidadThe cult of personality / El culto a la personalidad

Neon lights, a Nobel prize / Luces de neón, un premio NobelWhen a leader speaks, that leader dies / Cuando un líder habla, ese líder muereYou won’t have to follow me / No tendrás que seguirmeOnly you can set me free / Solo tu puedes liberarme

You gave me fortune, you gave me fame / Tú me diste fortuna, tú me diste famaYou gave me power in your god’s name / Tú me diste poder en el nombre de tu diosI’m every person you need to be / Yo soy cada persona que necesitas serOh, I’m the cult of personality / Oh, yo soy el culto a la personalidad
I am the cult of, I am the cult of / Yo soy el culto a, yo soy el culto aI am the cult of, I am the cult of / Yo soy el culto a, yo soy el culto aI am the cult of, I am the cult of / Yo soy el culto a, yo soy el culto aI am the cult of, I am the cult of / Yo soy el culto a, yo soy el culto a la
Personality / Personalidad

Ask not what your country can do for you / No preguntes qué puede hacer tu país por ti

The only thing we have to fear, is fear itself / Lo único que tenemos que temer, es el miedo mismo»

Interpretación de la letra

Como ya he reiterado en varias ocasiones a lo largo de este artículo, «culto a la personalidad» es cuando se exalta a un líder político o religioso, permitiéndole liderar con una autoridad incuestionable. Este líder suele ser carismático y autoritario; los ejemplos incluyen a Benito Mussolini, Adolf Hitler y Kim Jong-Un. Son peligrosos porque pueden salirse con la suya; pueden decirle a su gente que uno y uno son tres, y su gente les creerá.

En esta canción, es el presidente estadounidense Ronald Reagan ese «culto a la personalidad», quien estaba en su último año en el cargo en 1988 cuando se lanzó la canción.

«Look in my eyes, what do you see?
The cult of personality
I know your anger, I know your dreams
I’ve been everything you wanna be, oh
I’m the cult of personality»

Un culto a la personalidad surge cuando se representa a un líder como algo más grande que la vida a través de imágenes y palabras de elogio y adulación sin críticas. La propaganda es un vehículo común utilizado para ayudar a crear cultos a la personalidad. Los líderes a menudo se representan como sobrehumanos, valientes, sabios e incapaces de cometer errores. Si un líder es visto como un dios, es menos probable que los seguidores critiquen o cuestionen sus políticas o desafíen su poder.

«Like Mussolini and Kennedy»

Living Colour yuxtapone dos ejemplos de un culto a la personalidad, en John F. Kennedy Vs. Benito Mussolini, y demuestran el alcance político del término. Posteriormente, serán nombrados son este mismo propósito Joseph Stalin y Mahatma Gandhi.

«Neon lights, a Nobel prize»

Las luces de neón resaltan cómo las celebridades lo hacen entreteniendo, algo similar a lo que hacen los líderes con cultos a la personalidad, ya que el propósito del culto a la personalidad y el de un animador es el de divertir y distraer de la esencia de la persona.

El Premio Nobel (de la Paz) es un galardón que se otorga anualmente a alguien que haya hecho el mayor o el mejor trabajo por la fraternidad entre las naciones, por la abolición o reducción de los ejércitos permanentes y por la celebración y promoción de congresos de paz. pero lo que poc@s saben es que el Sr. Alfred Nobel era un especulador de la guerra que se sacó de la manga estos premios para deformar la percepción de su legado, perdurable, en uno de paz en lugar de uno de violencia. Según parece, en el momento en que escribió su testamento (y describió el marco para los Premios Nobel), Nobel era enormemente rico y poseía casi 100 fábricas que fabricaban explosivos y municiones.

«When a mirror speaks, the reflection lies»

La imagen pública construida por el líder engaña al hombre promedio en cuanto a lo que planea el líder. Juzgamos a nuestros líderes en base a su reflejo, su imagen percibida, pero no nos detenemos a mirar la sustancia de la proyección ni al hombre que se esconde tras esa ilusión.

Más adelante se giran las tornas al cambiarse «When a mirror speaks, the reflection lies» por «When a leader speaks, that leader dies«, siguiendo con la constante yuxtaposición en la canción entre las figuras buenas Vs. las malas.

«You won’t have to follow me
Only you can set me free»

El culto a la personalidad es, efectivamente, una mentira. El sujeto de uno, mientras es adorado, puede alimentarse de él y depender de él (como un líder de un país evita que el público se rebele). Pero la verdad prevalece, ya que luego vemos que estas dos líneas cambian a «He won’t have to follow me / Only you can set me free».

«I sell the things you need to be, I’m the smiling face of your TV, oh»

Esta es una referencia a lo que se conoce en publicidad como «marketing de estilo de vida», que no es más que una técnica de marketing que posiciona el producto o servicio para que posea ideales, aspiraciones y estética con los que se identifica el público objetivo.

«I exploit you, still you love meI tell you one and one makes three»

El centro del culto a la personalidad, literalmente, puede hacer cualquier cosa, incluso usar a sus seguidores de manera dañina para ell@s, es@s mism@s seguidores que amarán y harán cualquier cosa por la fuente de su idolatría.

La segunda parte hace referencia a una escena de 1984 de George Orwell donde el protagonista es torturado por un funcionario estatal hasta que admite que 2 + 2 = 5, a pesar de que no es cierto. Esta expresión se utiliza a veces como un breve sofisma destinado a perpetuar una ideología política. También ilustra la naturaleza de la lógica formal, que estudia los mecanismos de razonamiento, independientemente de la sustancia a la que se pueden aplicar.

«2 + 2 = 5» es también una canción de la banda de rock inglesa Radiohead, lanzada como el tercer y último single de su sexto álbum de estudio, Hail to the Thief (2003).

La canción más popular de Living Colour empieza y acaba con citas célebres:

«And during the few moments that we have leftWe want to talk right down to earthIn a language that everybody here can easily understand»

Aquí tenemos un fragmento del discurso que Malcolm X ofreció el 10 de noviembre de 1963 en la Northern Negro Grass Roots Leadership Conference, que se llevó a cabo en la King Solomon Baptist Church en Detroit, Michigan. El discurso, llamado «Message to the Grass Roots» («Mensaje a las bases»), tenía como objetivo unificar a los afroamericanos. De hecho, es parte de párrafo inicial de dicho discurso:

«We want to have just an off-the-cuff chat between you and me, us. We want to talk right down to earth in a language that everybody here can easily understand. We all agree tonight, all of the speakers have agreed, that America has a very serious problem. Not only does America have a very serious problem, but our people have a very serious problem. America’s problem is us. We’re her problem. The only reason she has a problem is she doesn’t want us here. And every time you look at yourself, be you black, brown, red or yellow, a so-called Negro, you represent a person who poses such a serious problem for America because you’re not wanted. Once you face this as a fact, then you can start plotting a course that will make you appear intelligent, instead of unintelligent.»

«Ask not what your country can do for you»

La banda quería usar la parte «free at last» («por fin libre») del discurso «I Have a Dream» de Martin Luther King, Jr. para abrir esta canción, pero no pudieron asegurar los derechos (ese discurso no es de dominio público). Vernon Reid se topó con el discurso de Malcolm X cuando lo encontró a la venta en algunos vendedores ambulantes de Harlem. Compró una copia y en su lugar usaron una parte de ese discurso.

La primera de las dos citas finales es parte del discurso inaugural que el 35º Presidente de los Estados Unidos John F. Kennedy ofreció el 20 de enero de 1961 en el Capitolio de los Estados Unidos, pidiendo a las naciones del mundo que se unieran para luchar contra lo que él llamó los «enemigos comunes del hombre: la tiranía, la pobreza, la enfermedad y la guerra misma».

Ambas citas son de hombres que fueron asesinados. La mayor parte de la canción parece estar denunciando la idolatría, pero hay una estrofa que contiene la línea: «When a leader speaks, that leader dies». La banda parece no hacer distinción entre el bien y el mal, ya que cada vez que mencionan a un héroe, lo emparejan con un enemigo: Mussolini Vs. Kennedy; Stalin Vs. Ghandi.

«The only thing we have to fear, is fear itself»

La cita final es también parte de un discurso inaugural. En esta ocasión, el del 32º Presidente de los Estados Unidos Franklin D. Roosevelt del 4 de marzo de 1933, también en el Capitolio de los Estados Unidos. Roosevelt, quien en realidad estaba parafraseando al naturalista, ensayista, poeta y filósofo Henry David Thoreau, usó el discurso para anunciar su programa New Deal y alentar a los ciudadanos de los Estados Unidos a superar sus problemas económicos a medida que salían de la depresión.

«So, first of all, let me assert my firm belief that the only thing we have to fear is… fear itself — nameless, unreasoning, unjustified terror which paralyzes needed efforts to convert retreat into advance. In every dark hour of our national life, a leadership of frankness and of vigor has met with that understanding and support of the people themselves which is essential to victory. And I am convinced that you will again give that support to leadership in these critical days.»

CM Punk rindiendo culto a la personalidad de Living Colour

Entre tanto politiqueo y dictador, he querido buscar un recodo para quitarle algo de hierro al asunto, y qué mejor que la figura de un señor que simula pegar y ser pegado para ello…

Hay una razón bastante simple por la que la superestrella de la lucha libre profesional Phillip Jack «Phil» Brooks, más conocido como CM Punk, utilizó durante gran parte de su carrera como luchador «Cult of Personality» como su música de entrada: era el tema principal de su equipo de béisbol en las ligas menores. A lo largo de toda su carrera, también utilizó temas del calibre de «South of Heaven» de Slayer, «A Call for Blood» de Hatebreed, «Miseria Cantare (The Beginning)» de AFI, «This Fire Burns» de Killswitch Engage y una par de canciones de The Bouncing Souls, «Night Train» y «¡Olé!».

Punk le dio una nueva vida al éxito de Living Colour al usarlo para su dramático regreso al Monday Night Raw de la WWE el 25 de julio de 2011. Seis meses antes, Punk les dijo a sus jefes de la WWE que no renovaría su contrato porque sentía que no estaba teniendo la carrera y las oportunidades de promoción que se merecía.

En junio de 2011, le permitieron expresar sus quejas frente a una multitud en directo, en lo que desde entonces se conoce como la promoción «Pipe Bomb», y usar su inminente partida en lo que rápidamente se convirtió en una de las historias más candentes en la historia de la lucha libre.

En la última noche que estuvo bajo contrato, Punk ganó el título de la WWE frente a John Cena, y luego lanzó un sarcástico beso de despedida al propietario de la WWE, Vince McMahon, antes de salir corriendo del lugar, aparentemente dejando a la compañía sin un campeón. Pero aquella misma noche, horas antes y entre bastidores, Punk había firmado un contrato para quedarse con la compañía. Regresó a la televisión en directo solo ocho días después.

La canción que anunció el regreso de Punk esa noche no fue «This Fire Burns» de Killswitch Engage, que estuvo utilizando entre 1 de agosto de 2006 y el 17 de julio de 2011. El tema escogido por el de Chicago fue el memorable riff de guitarra «Cult of Personality» de Vernon Reid, que resonó cuando Punk hizo que la audiencia entrara en estado de shock al volver a burlarse una vez más de Cena, quien acababa de ganar un torneo para coronar a un nuevo campeón solo para descubrir que el verdadero campeón, en realidad, nunca se había retirado.

Una de las condiciones para su regreso, que también incluía un autobús de gira propio y más dinero, fue que la WWE pagara por los derechos de «Cult of Personality». Según explicó el propio vocalista de la banda, Corey Glover:

«La WWE, generalmente, no usa música externa. Fue algo muy raro. CM Punk llamó a nuestros representantes para ver si podía usar la música, y lo hizo en el lugar y momento adecuados, eso es seguro.»

En 2013, Living Color interpretó «Cult of Personality» en directo para acompañar la entrada de Punk en Wrestlemania 29 frente a más de 80.000 personas en el estadio MetLife de Nueva Jersey.

Al año siguiente, Punk dejó la WWE de malas formas. El 20 de agosto de 2021 regresó a la lucha libre profesional y ahora trabaja para una empresa rival llamada AEW. Solo los rumores del regreso no anunciado de Punk fueron suficientes para llenar el United Center en su ciudad natal de Chicago, y fue «Cult of Personality» lo que confirmó su regreso.

Conclusión

Debido a que los cultos a la personalidad son tan exitosos para satisfacer las necesidades sociales, puede ser un desafío liberarse por uno mismo. Además, si uno vive en un país donde se creó un culto a la personalidad para fortalecer el control político de un líder autoritario, es posible que no tenga la capacidad de hacerlo.

Para las personas que han sido víctimas de los cultos a la personalidad que operan en las democracias, es probable que se necesiten amigos y familiares preocupados para iniciar el proceso de abrir los ojos de un ser querido a su participación. Sin embargo, los amigos y la familia no podrán comunicarse con un ser querido que es miembro de un culto a la personalidad insultándolo o diciéndole sin rodeos que está siendo manipulado.

Yo no soy partidario de insultar al prójimo, la verdad. Yo soy bastante más mundano. Mi táctica pasa por ponerles «Cult of Personality» de Living Colour on repeat mode durante 72 horas seguidas.

Se dice que «la música amansa a las fieras» debido a la capacidad de la música para calmar a las personas, incluso aquellas que están enfadadas o agitadas. Aunque la frase se usa con frecuencia para referirse a la capacidad de la música para calmar a los animales, no hay pruebas científicas sólidas que respalden esta afirmación. Sin embargo, algunos estudios sugieren que la música puede tener un efecto positivo en el comportamiento de algunos animales.

Está demostrado que los perros que escuchan «Cult of Personality» minutos antes de salir a la calle a hacer sus necesidades, acaban por recoger sus propias heces en una bolsita para depositarlas posteriormente en el contenedor de la orgánica. Yo he visto con mis propios ojos que los gatos que escuchan el temarral de Living Colour antes de ser llevados al veterinario, se dejan tocar la panza sin problema. Además, algunos zoológicos y acuarios han utilizado el tema que aquí nos ocupa para crear un ambiente más tranquilo para los animales y reducir los comportamientos agresivos.

En resumen, aunque no hay evidencia concluyente de que la música, en general, pueda «amansar a las fieras», algunos estudios sugieren que «Cult of Personality» puede tener un efecto positivo en el comportamiento de algunos animales, incluidos los seres humanos. Lástima que Klara Pölzl no la escuchara durante la gestación de su cuarto hijo y acabara dando a luz a semejante desecho humano.

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 547 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.