Hawkwind – Somnia

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 7 de octubre de 2021
Discográfica: Cherry Red Records
 
Componentes:
Dave Brock – Voz, guitarra, teclados, sintetizadores
Richard Chadwick – Batería, voz
Magnus Martin – Guitarra, voz, teclados
Thighpaulsandra - Teclados, sintetizadores
Doug MacKinnon - Bajo

Temas

1. Unsomnia (10:20)
2. Strange Encounters (6:34)
3. Alcyone (5:28)
4. Counting Sheep (3:24)
5. China Blues (7:23)
6. It's Only a Dream (3:17)
7. Meditation (4:20)
8. Sweet Dreams (2:20)
9. I Can't Get You Off My Mind (3:58)
10. Small Objects in Space (5:07)
11. Pulsestar (1:44)
12. Barkus (4:46)
13. Cave of Phantom Dreams (4:13)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Hawkwind – Somnia
Todos los discos de Hawkwind – Somnia en Amazon


50 años de trayectoria y 34 discos de estudio es un currículum sencillamente apabullante. Dave Brock sigue incombustible con sus Hawkwind, legendaria banda por la que han pasado grandes nombres de la escena rock como Lemmy Kilmister y Ginger Baker. Actualmente está secundado por Richard Chadwick, baterista desde 1988 y sabia nueva Thighpaulsandra (gran fichaje) a los teclados y Doug McKinnon al bajo, que han entrado en este mismo 2021. Los padres del space rock y la jam sideral siguen al pie del cañón y nos facturan uno de sus discos más accesibles de toda su carrera. No paran, pues van a disco por año desde hace un lustro.

Lejos quedan aquellos años en los que aparecían en directo con una bailarina semidesnuda, burbujas, fuego y en los que llevaron el rock hacia terrenos inexplorados. Su propuesta es absolutamente vigente pues, en el fondo, grupos como los aussies King Gizzard and the Lizzard Wizard poseen una propuesta de espíritu muy similar. Todos los títulos de las canciones están influenciados o tienen referencia al sueño. No te preocupes, no caerás en brazos de Morfeo, hay material que te gana rápido a pesar de su galáctica propuesta.

Abren con la pieza central del disco de más de 10 minutos, todo un viaje de los que les definen y un poco lo que siempre hemos esperado de ellos. “Unsomnia” es lo mejor del disco, y sí, como comentábamos antes, hay cierto deje a los King Gizzard. Parece que los maestros han tomado nota de los alumnos. En “Strange Encounters” hay más potencia y densidad sónica. Reverbs exagerados en la batería de Chadwick, naves despegando y festival de lásers. A destacar el intenso final y la pausa de cierre.

“Alcyone” tiene ecos pinkfloydianos muy sugerentes y pausados con esas bases programadas yendo por libre y dando ese toque espacial marca de la casa. En “Countig Sheeps” hay una mezcla de trip hop con ecos del post punk a lo Gang of Four. “China Blues” contiene fragmentos narrados, siendo muy onírica con efectos y wah wahs. Hay también la oscuridad propia de las pesadillas.

El despertador nos levanta para entrar en “It’s Only a Dream”, siendo uno de los cortes más inspirados, con una preciosa línea vocal de Dave. Con “Meditation” se hace honor al título, aquí hay guitarras acústicas además de los múltiples efectos atmosféricos de los que siempre han hecho gala. Por momentos suena casi como un sitar oriental y las percusiones son étnicas. Luego hay cortes instrumentales a modo de enlace como son “Sweet Dreams” o “Pulsestar”.

También el combo inglés no le hace ascos al hard rock y canciones como “I Can’ Get You Off My Mind” son excepcionales. Es como si mezclaran con absoluta maestría a Pink Floyd de su etapa más comercial con las líneas vocales de Alan Parsons. Un poco deudora de la gran “Run Like Hell”. Enorme trabajo de Brock y Magnus Martin a las guitarras. Luce también “Small Objects in Space” con sus partes narradas y esas atmósferas galácticas.

El pestillo lo ponen primero con un “Barkus” que resume un poco todo el disco, especialmente por la clase y el excelente gusto en los solos de guitarra y luego los muchos juegos de efectos y partes narradas. Y finalmente “Cave of Phantom Dreams” que pone la pausa total y la paz mental al disco, a modo de coda final.

Ni un pero al disco ni a Hawkwind. Que tras cinco décadas sigan capaces de hacer obras como esta es para levantarse y aplaudir. Lo que más sorprende y enamora es que hayan sabido sacarle tanto juego a una temática como es el sueño. Vamos desde el surrealismo sonoro al espacio exterior con elegancia y suma facilidad, pasando por el duermevela y la pesadilla… también por lo de contar ovejas. A ver si hay suerte y podemos verles en directo. Es algo que me quita el sueño…

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 714 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.