Green Carnation – The Acoustic Verses (2021 Remaster)

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 3 de diciembre de 2021
Discográfica: Season of Mist
 
Componentes:
Tchort – Guitarra acústica
Stein Roger Sordal - Bajo, E-bow, voz
Kjetil Nordhus – Voz, coros
Michael S. Krumins – Guitarra acústica, theremin
Tommy Jackson - Batería, percusión
Kenneth Silden - Piano, mellotron
Bjørn Harstad - Guitarra

Temas

1. Sweet Leaf (4:39)
2. The Burden Is Mine... Alone (3:15)
3. Maybe? (5:03)
4. Child's Play, Part 3 (3:31)
5. Alone (3:44)
6. 9-29-045 (15:30)
7. Six Ribbons (3:12)
8. Transparent Me (5:03)
9. High Tide Waves (7:49)
10. Child's Play, Part 3 (live) (3:59)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Green Carnation – The Acoustic Verses (2021 Remaster)
Todos los discos de Green Carnation – The Acoustic Verses (2021 Remaster) en Amazon


Cuando en Wacken de 2002 me topé con un concierto de Green Carnation tuve una preciosa revelación. Ni los conocía y no tenía intención alguna de ver a ese grupo, pero esos tres teclados y esa música me llevó en volandas. Tenían algo especial y desconocía absolutamente su procedencia noruega. Cuando llegó a mis manos A Blessing in Disguise, ya sabía a qué me enfrentaba y el hecho de que sonasen todavía más accesibles y progresivos fue una gran noticia.

Toca situarnos en 2006 cuando el grupo decide marcarse un disco totalmente acústico, pero con temas nuevos. Y, además, buscaron el hecho de que todo miembro del grupo participase activamente en la composición del mismo. Una maravilla. Es una música triste y bella, muy melancólica y que te toca la fibra sensible. Destaca lo coral de la obra y que los solos están perfectamente integrados en el todo que son las canciones, que van desde lo meramente instrumental a lo progresivo y extenso.

Desde la inmensa “Sweet Leaf” que vas entrando en una especie de mundo onírico y suave, especialmente marcado por la viola de Gustav Ekeberg, que es uno de los grandes lujos del disco. La interpretación vocal de Kjetil Nordhus es también rotunda. La línea vocal de “The Burden Is Mine… Alone” flota sobre los punteos acústicos de Tchort en un tema muy evocador y sentido. Realmente el grupo consigue transmitir muchísimas emociones al oyente.

Sorprende “Maybe” por la enorme carga sentimental y esos efectos de theremin de fondo que tan bien casan con el desarrollo acústico. Termina el infernal instrumento haciendo un solo en el que llega a sonar como una sirena antiaérea. No es nada fácil conseguirlo, así que gran mérito por parte de Michael S. Krumins. En “Child’s Play, Part 3” hay un poso de piano clásico absoluto de manos de Kenneth Silden.

Vuelve a saltar la sorpresa con el violín de “Alone”, de raíces absolutamente folk y con un tímido aire festivo. Es de lo más destacado y logrado de esta ambiciosa obra. El núcleo del disco es “9-29-045” que se eleva hasta los 15 minutos y en la que destacan los juegos de coros. Pasajes de ensueño, voces narradas, mucho peso instrumental y juegos atmosféricos para ir haciendo evolucionar la canción. La versión del “Six Ribbons” de Joe English es magistral. La entrada de la voz femenina y ese ritmo marcial de Tommy Jackson rematan esta preciosa cover del artista australiano.

En “Transparent Me” (esta no estaba en el disco original) mantienen la voz femenina y entroncan bastante con lo ofrecido en la anterior versión. Para poner tierra de por medio meten la batería de Tommy a la que dotan de una gran pegada. El punto étnico lo pone “High Tide Waves”, melosa y calmada. Emparentable con lo propuesto por Angra en el seminal Holy Land o en Pain of Salvation. Extensa con percusiones atrevidas y dotada de un estribillo original.

El otro extra que añade el grupo a la reedición es la interpretación en directo de “Child’s Play, Part 3” que termina con una gran ovación por parte de los asistentes. Gran interpretación, muy sentida en la que el grupo demuestra que son realmente especiales y diferentes a casi todo.

The Acoustic Verses es un disco absolutamente arriesgado y valiente para una banda que empezó en el doom y el death metal pero que fue templando su sonido a medida que iban avanzando. Contaron con cuatro invitados, una sección de cuerda completa que es lo que les da ese plus que lo hace todo tan bello. Hay un par de canciones extra y el sonido es pulcro y bello. Recordemos que este disco de 2006 puso fin a su carrera, reavivada el pasado 2020. Así que toca ver qué nos van a ofrecer próximamente…

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1051 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.