Gorefest – Erase: 25 años de un disco controvertido

Ficha técnica

Publicado el 13 de junio de 1994
Discográfica: Nuclear Blast Records
 
Componentes:
Jan-Chris de Koeijer - Bajo, voz
Frank Harthoorn - Guitarra
Boudewijn Bonebakker - Guitarra
Ed Warby - Batería

Temas

1. Low (5:01)
2. Erase (5:49)
3. I Walk My Way (4:33)
4. Fear (4:33)
5. Seeds of Hate (5:01)
6. Peace of Paper (4:34)
7. Goddess in Black (6:16)
8. To Hell and Back (6:23)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Gorefest – Erase: 25 años de un disco controvertido
Todos los discos de Gorefest en Amazon


En los años 90 vimos explotar y crecer el fenómeno del death metal y grupos como Gorefest fueron muy importantes para asentar unas bases que entre muchos grupos fueron esgrimiendo y mostrando en su música. Estos holandeses locos se sacaron de la manga un par de discos imprescindibles como son Mindloss (1991) y False (1992), discos de puro death metal original y muy bien hecho. Además, la voz de Jan-Chris de Koeijer es muy peculiar y una fuente de inspiración para muchos con sus potentes y profundos growls.

Como es bien sabido, a mediados de esa misma década, se fue deshinchando un poco el panorama del death metal y muchos grupos se pusieron a experimentar, a suavizar su sonido o a acariciar otros géneros y hubo algunos proyectos con mejor suerte que otros. Fue una época convulsa y en esto que Gorefest sacaron su tercer disco en 1994. A las primeras de cambio ya uno se da cuenta de la bajada sustancial de distorsión en las guitarras y aunque la voz continúa siendo potente el conjunto se vio un poco «suavizado». Podríamos decir que este disco es el eslabón entre su época puramente death metal y su siguiente etapa death’n’roll y un caso parecido sería Entombed que hicieron más o menos lo mismo. Eso sí, calidad tiene a raudales.

Al darle al play el arranque no puede ser mejor con «Low», una canción con mucho groove, un medio tiempo contundente que también nos puede recordar al disco Swansong (1995) de Carcass por lo comentado anteriormente. Mucha más melodía que antes y unos riffs que acarician el rock sin tapujos que con la perspectiva del tiempo siguen siendo geniales.

La siguiente es «Erase» y sigue una estela parecida con medios tiempos y contundencia en contra de la velocidad que imprimieron en sus anteriores obras. Corrieron este riesgo de meter el componente rockero y muchos en esa época se les tiraron al cuello. Pero no solo bajaron las revoluciones, también bajaron la intensidad en las voces siendo unos growls más comedidos y en conjunto, como he comentado antes, la bajada de distorsión y en consecuencia de caña pues es notable. Eso sí, yo lo sigo disfrutando.

«I Walk my Way» es algo diferente pero siguen con ese suavizado tanto en las capas más externas como en el interior. Se anima la canción en algunos momentos pero es bastante plana y con poca sustancia que no quiere decir que sea mala pero menos inspirada que el resto.

Con «Fear» ya la cosa se anima un poco y es todo un clásico de los holandeses. Se emocionan en algún momento y se ponen un poco más movidos pero sin exagerar. Buenos solos aunque si me he dado cuenta que la batería y algunos elementos suenan un poco digitales (sensación mía), sería un estudio que estaba haciendo sus pinitos en este ámbito y bueno, ya se sabe que cuando estas cosas estaban naciendo no eran una maravilla.

Suave y calmada empieza «Seeds of Hate» aunque parece que se anima un poco pero no mucho, la verdad. Se trata de una canción con algún ritmo interesante pero bastante plana que no aporta mucho al conjunto del disco.

Suerte que con «Peace of Paper» se ponen serios y nos ofrecen una verdadera canción de death metal con unos buenos riffs y una batería rápida con unos buenos tupa tupas. No tenían acostumbrados a esto y se hace un poco difícil creer que no hubiesen apostado más por este tipo de composiciones. Bastante melódicos pero efectivos y directos con una parte intermedia épica y potente.

Y llegamos a la parte más lenta del disco con «Goddes in Black» y ojo, que no es negativo, a mí me encanta la música lenta aunque se hizo y se hace raro escuchar a un grupo que metía tanta tralla en modo ralentí pero cada uno es libre de hacer lo que quiere. Suenan oscuros y decadentes con algún pequeño atisbo de luminosidad con más toques clásicos, en definitiva, puro death’n’roll (pero tan larga no hacía falta hacerla).

«To Hell and Back» es la encargada de dar cierre a este disco, una canción un tanto experimental en su parte inicial para luego volver a un death metal a medio tiempo un poco aburrido que puede llegar a recordar hasta a unos primerizos In Flames para luego ponerse en plan chulesco con unos buenos parones en el estribillo. Es otra canción larga que podría haber quedado mejor por la mitad del disco pero eligieron este orden. Hacia la mitad se ponen de nuevo veloces, cosa que se agradece para ya encarar la recta final con un riff muy machacón.

Disco que no pasará a la historia pero que sirve para comprender esa época y el posterior cambio en su música. Por suerte, años más tarde regresaron con un par de discos de puro death metal que les devolvió a la posición que se merecían.

Robert Garcia
Sobre Robert Garcia 307 Artículos
Death, thrash, djent, dark, progresivo, doom, black, experimental, jazz, clásica, electrónica... La música me mantiene vivo, es una droga que da sentido a este extraño sueño llamado vida. Músico autodidacta, guitarrista, cantante y enfermo de escuchar y escuchar música sin parar.