Futuro Primitivo – Declive

Nuestra Nota


9 / 10

Ficha técnica

Publicado el 30 de abril de 2024
Discográfica: Blood Fire Death / Violence in the Veins / Vinilako / Cruzade Records / Minor Label
 
Componentes:
Álex Misas - Voz
Pere Sánchez - Guitarra
Manel Gallego - Bajo
Llorenç "Llobet" Puig - Batería

Temas

1. Un macabro oasis (2:18)
2. La merma (2:40)
3. Espurio (2:20)
4. Contra golpe (2:08)
5. El régimen (2:27)
6. Tu causa (2:07)
7. Las garras del engaño (2:13)
8. Contra ataque (1:25)
9. No olvides sus rostros (2:02)
10. Hacerles frente (3:28)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Futuro Primitivo – Declive
Todos los discos de Futuro Primitivo en Amazon


Durante varios años hemos tenido el privilegio de ser testigos del ascenso imparable de una superbanda destinada a dejar su huella en la escena del metal extremo, trascendiendo fronteras y conquistando corazones más allá de su Catalunya natal. Desde su génesis, Futuro Primitivo ha encarnado una fuerza y pasión incomparables, arrojando al mundo su poderosa amalgama de metal extremo y thrash, enriquecida con una dosis de hardcore que golpea con furia desenfrenada. Con una alineación estelar conformada por músicos que han forjado su legado en bandas emblemáticas como Vortice, Xmilk, Plastidecore, Cuervo, Uziel, Cabestro o Assot, Futuro Primitivo no solo es una banda, ¡es una fuerza imparable de la naturaleza!

Ahora, con el lanzamiento de su tan esperado primer álbum, Declive (2024), el cuarteto está lista para llevar su sonido único y su mala baba a un público más amplio. Producido por Txosse Ruiz en el Wheel Sound Studio y masterizado por Víctor García de Ultramarinos, este álbum promete ser un verdadero vendaval (¡lo es!) que dejará a l@s oyentes con la mandíbula por los suelos.

Como ellos mismos nos cuentan, Futuro Primitivo nació de una reunión musical entre «Llobet» y Pere Sánchez a finales de 2019, quienes ya habían compartido muchas aventuras en Vortice; qué gran trabajo que es Zombies (2010), claro precursor de este que aquí nos ocupa. Tras comprobar que la magia seguía intacta, el bajista Carlo Pavia (ex RVNA, Buen Destino) se unió rápidamente a ellos, y por supuesto, otro ex miembro de Vortice, Álex Misas, tomó el control del micrófono. Más adelante, Manel Gallego (Xmilk, Plastidecore, Cuervo) se une al combo barcelonés tras la partida de Carlo.

Aquí tiene cabida lo mejor de cada casa, como suele decirse. Encontramos sonidos que evocan la ferocidad de Sepultura, la intensidad de Napalm Death, la rabia de Soziedad Alkoholika y la maestría, soez y macarra, de los legendarios Terroristars. Este álbum es una amalgama explosiva de influencias musicales que desafía los límites del metal extremo, llevando a l@s oyentes a un viaje vertiginoso a través de la oscuridad y la intensidad.

Declive está formado por diez cortes, duros y directos, que rondan los dos minutos de duración. El tono predominante del álbum es un eco resonante de las injusticias y la decadencia que afligen nuestra sociedad contemporánea. Como un espejo que refleja las sombrías realidades de nuestro tiempo, cada nota, cada verso, cada segundo de Declive, se convierte en un lamento profundo y reflexivo sobre el estado del mundo que nos rodea. Partiendo del artwork y muriendo en sus letras impregnadas de desesperanza, el álbum se alza como un monumento sonoro a la determinación y convicción de Futuro Primitivo en denunciar las afrentas y desigualdades de nuestra era. Es una odisea musical que invita a la introspección, desafiando al oyente a confrontar las complejidades y contradicciones de nuestro tiempo con una mirada aguda y penetrante. En cada acorde, se destila un sentido de urgencia y resistencia, recordándonos que en medio de la oscuridad, aún podemos encontrar la chispa de la esperanza y la posibilidad de un cambio transformador.

Los majestuosos 23 minutos de efervescencia sonora se despliegan majestuosamente con el estruendo inicial de un redoble de batería, seguido por un devastador riff que corta el alma. Este preludio, bajo el nombre de «Un macabro oasis», es su carta de presentación, un tema que emerge como un torbellino que evoca la intensidad característica de Napalm Death, pero con un rebote rítmico en el estribillo que trae a la memoria la voz de Álex y los armoniosos coros que lo acompañan, reminiscentes del estilo inigualable de los legendarios Terroristars, como ya se insinuaba en párrafos anteriores.

El anticipado preludio que nos cautivó hace algunas semanas, «La merma», se erige en segundo lugar. Con una cadencia algo más solemne que el primer tema, pero igualmente arrolladora, esta pieza persiste en su travesía por los mismos senderos de desolación.

En tercer lugar, y subiendo a lo más alto del podio de la excelencia, emerge el segundo sencillo, «Espurio», una composición que desafía los límites convencionales con una impetuosa mala leche. Con una amalgama de armonías tan exquisitas como épicas, este tema se erige como un auténtico rompenucas sonoro que cautiva los sentidos de l@s más osad@s del lugar. La voz, que por primera vez se despoja de los guturales para revelar su (otro) verdadero potencial, emerge como un faro de expresividad, añadiendo una capa adicional de profundidad emocional a la obra. Los armónicos elaborados por la guitarra de Pere tejen una telaraña de notas que danzan en perfecta armonía con la melodía, creando un ambiente etéreo y envolvente que le quede que ni pintada a la composición. Esta decisión, diría que audaz, no hace más que fortalecer la esencia del corte, otorgándole una fuerza renovada y una resonancia inigualable.

El cuarto tema, «Contra golpe», irrumpe en escena con una energía que evoca los pasos iniciales de «Un macabro oasis». En otras circunstancias, remarcar la similitud podría ser interpretado como una falta de originalidad, pero en el caso de esta banda, la capacidad de mantenerse fieles a su estilo es admirable. Este primer trabajo sienta las sólidas bases de lo que promete ser un futuro brillante, distante de cualquier connotación primitiva. Cabe destacar el brillante breakdown final, que añade un toque magistral a la composición.

El temazo «El régimen» emerge como una garantía segura de desencadenar los más épicos y devastadores moshpits en sus futuras actuaciones en vivo. No puedo pasar por alto la brillantez musical de estos artistas, y aunque brevemente, me gustaría resaltar el talento que se esconde detrás de los parches, «Llobet», posiblemente uno de los mejores baterías extremos de la escena de casa nostra.

Al llegar al epicentro de «Tu causa», nos sumergimos en el corazón palpitante de Declive. Este tema despliega una fusión explosiva de death ‘n’ roll, que en momentos selectos se convierte en un remolino de grind gloriosamente arrollador. Álex ejecuta una combinación magistral de guturales y screams, agregando una capa de intensidad que envuelve al oyente en toda una vorágine emocional. Y casi sin dar tregua, nos vemos arrastrados por «Las garras del engaño», donde resuenan nuevamente en mi mente ecos de los legendarios Terroristars. En los últimos 40 segundos, la intensidad disminuye, permitiendo un respiro tras el torbellino sonoro que nos ha envuelto.

«Contra ataque» emerge como la pieza más breve de esta obra; con una duración que apenas roza el minuto y medio, pero su impacto es innegable. Esta canción condensa en su brevedad una fuerza arrolladora que la posiciona como una de las más contundentes del álbum.

Nos encontramos en la última etapa de este viaje musical con «No olvides sus rostros», una canción que nos sumerge en la incertidumbre de aquellos cuyas identidades permanecen ocultas, pero cuya influencia se percibe con fuerza. Como era de esperar, el desenlace es igualmente impactante que el inicio; estos tipos no nos conceden ni un momento de respiro. Esta convicción se fortalece tras escuchar el clímax final con «Hacerles frente», cuyo título sugiere una conexión directa con la pieza anterior. Y para rematar, nos entregan otro impresionante breakdown, donde estoy seguro de que más de un crash fue sacrificado en su nombre.

Después de recorrer el intrincado laberinto musical que es Declive, el debut discográfico de Futuro Primitivo, queda claro que estamos ante el nacimiento de una superbanda destinada a trascender fronteras y marcar un hito en la escena del metal extremo. Este álbum no solo representa un punto culminante en la carrera de los músicos que lo conforman, sino también un momento significativo en la evolución del género en sí mismo.

Con una alineación estelar proveniente de diversas bandas emblemáticas, Futuro Primitivo están destinados ha convertirse en una fuerza imparable. Cada pista de Declive es una exploración profunda de las injusticias y la decadencia de nuestra sociedad contemporánea, reflejando una determinación inquebrantable para denunciar las afrentas y desigualdades de nuestro tiempo.

Con una producción impecable y una ejecución magistral, este debut no solo es un monumento sonoro a la habilidad y convicción de esta banda, sino también una llamada de atención a tod@s aquell@s que les escuchan: es hora de hacer frente a las injusticias y luchar por un mundo mejor. Este álbum es más que música; es una invitación a la reflexión y, sobre todo, un recordatorio de que, incluso en medio del caos, la música tiene el poder de inspirar y unir a las personas en la búsqueda de un futuro más justo y equitativo, y, seguramente, algo menos primitivo.

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 557 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.