Epica – Ωmega

Nuestra Nota


9 / 10

Ficha técnica

Publicado el 26 de Febrero de 2021
Discográfica: Nuclear Blast
 
Componentes:
Simone Simons - Voz
Mark Jansen - Guitarra rítmica, voz gutural, orquestaciones
Isaac Delahaye - Guitara solista
Coen Janssen - Teclados, piano, orquestaciones
Rob van der Loo - Bajo
Ariën van Weesenbeek - Batería

Temas

1. Alpha - Anteludium (1:38)
2. Abyss of Time - Countdown to Singularity (5:20)
3. The Skeleton Key (5:06)
4. Seal of Soloman (5:28)
5. Gaia (4:46)
6. Code of Life (5:58)
7. Freedom - The Wolves Within (5:37)
8. Kingdom of Heaven Part 3 - The Antediluvian Universe (13:24)
9. Rivers (4:48)
10. Synergize - Manic Manifest (6:36)
11. Twilight Reverie - The Hypnagogic State (4:29)
12. Omega - Sovereign of the Sun Spheres (7:06)

Multimedia





Escucha y compra

Este disco en Amazon: Epica – Ωmega
Todos los discos de Epica en Amazon


Ya tenemos aquí lo nuevo de Epica, una de las bandas pioneras del metal sinfónico. Han pasado cinco años desde su último álbum de estudio, The Holographic Principle (2016), pero durante este tiempo los holandeses no han parado de trabajar, ofreciendo constantemente nuevo material en forma de singles y EPs. Seguramente el más interesante de estos proyectos sea el Epica vs Attack on Titan Songs (2017), donde versionaron la banda sonora de la exitosa serie de animación japonesa con un resultado tremendo.

La discografía de la banda cuenta con discos célebres como The Phantom Agony (2003), Consign to Oblivion (2005), Requiem for the Indiferent (2012) o The Quantum Enigma (2014). El nuevo lanzamiento que hoy nos ocupa lleva por nombre Ωmega y será el noveno de la lista. Como nos contaba en esta entrevista el guitarrista y principal compositor Mark Jansen , en esta ocasión han decidido que haya más balance entre las pistas. En The Holographic Principle culminaba la tendencia que habían ido cogiendo con los discos anteriores de sobrecargar más las canciones y tocaba dar un paso atrás. Para mi alivio no ha sido un paso demasiado grande. Es verdad que hay más partes lentas y melódicas e incluso una balada (muy buena, por cierto), pero las grandes orquestaciones, los riffs complejos a guitarra y teclado y los puentes death-metaleros con los guturales de Mark siguen apareciendo en casi todos los temas de Ωmega.

Después de la intro de rigor, nos encontramos con «Abyss of Time – Countdown to Singularity», una apertura excelente que me gusta un poco más cada vez que la escucho. La estrofa empieza con guturales, y eso solo puede significar una cosa: se viene temazo. Igual que harían en «The Essence of Silence» unos años antes, Mark y Simone se turnan en cada verso creando ese contraste que tanto identifica a Epica. Luego llega el estribillo, muy enérgico, pero lo mejor está por venir. El pedazo de breakdown que se cascan pasados los tres minutos es para aplaudir con las orejas.

«Skeleton Key» sigue con un tempo más lento y más dinámica. Tiene una estrofa interesante que mezcla la voz suave de Simone con unos guitarrazos desgarradores. En todo el disco han conseguido unos tonos de guitarra y bajo excelentes, que encajan perfectamente con las orquestaciones y los coros. Con sus toques orientales, «Seal of Solomon» tiene toda la pinta de petarlo en directo. Cuenta con un estribillo brillante y partes bastante diferenciadas pero que fluyen naturalmente.

La orquesta de Praga, que grabaron en su totalidad en vez de sección a sección, hace que todo suene enorme. Potencia los riffs en los momentos adecuados y va pasando de primer a segundo plano según conviene. También han grabado por primera vez con un coro de niños, que podemos oír en varias canciones como «Code of Life». Aporta un nuevo sonido en la música de Epica y funciona muy bien con los otros elementos. El coro de adultos, como no podía ser de otra manera, suena majestuoso. Tenemos una buena muestra de ello en «Freedom – The Wolves Within», uno de los singles principales.

Tenemos también la tercera parte de «Kingdom of Heaven», una serie de canciones que empezarían en Design your Universe (2009). Las tres son bicharracos de más de 10 minutos con diferentes pasajes que van des de momentos puramente instrumentales, con cueras o piano solo, hasta el death metal más intenso. En este caso hasta se animan con unos blast-beats en el clímax de la canción y con unos solazos de guitarra y teclado seguidamente. Después de toda esa intensidad, toca descansar un poco con «Rivers». Normalmente, las baladas me aburren tras escucharlas tres o cuatro veces, pero esta es de las que no me salto. Esta muy bien hecha y fluye desde un principio muy suave hasta una explosión con coro infantil incluido. ¡Así sí!

Llegamos a la recta final de Ωmega con los tres últimos cortes. «Synergize – Manic Manifest» disfruta de unos buenos riffs de guitarra y mucho groove, ¡vaya pedazo de estrofa! Es una canción con muchos matices, con un estribillo muy melódico y a la vez unos blast-beats cañeros en el puente. Con «Twilight Reverie – The Hypnagogic State» cogen un sonido más comercial. Podría ser el típico single de Epica, pero creo que los que han escogido en esta ocasión son mucho mejores. Para cerrar tenemos «Omega – Sovereign of the Sun Spheres», otra canción muy completa que recoge los diferentes elementos que hemos ido escuchando a lo largo del LP. Gran final para un trabajo con mucho curro detrás, con cada detalle colocado minuciosamente. Y ya es de esperar con una banda de su talla, en casi 20 años no han sacado un disco malo.

El mismo día 26 de febrero también aprovechan para sacar un EP con cuatro de las canciones anteriores en acústico. Nos han adelantado la pista homónima en forma de videoclip que también podéis ver a la derecha.

 

Avatar
Sobre Aleix Besolí 88 Artículos
Hey, has llegado al final del artículo, ¡gracias! Me metí en esto del metal a los 14 años, y de concierto en concierto he ido descubriendo las bandas nacionales e internacionales que forman parte de este mundillo. Ahora aporto mi grano de arena a Science of Noise contando lo que pasa en los eventos de la zona y algunas novedades discográficas. También toco la guitarra y el bajo en algunos grupos de la escena local. Tengo los huevos pelaos de tocar en el Ceferino.