Entrevista a Jordi Castany, vocalista de Mount Cane: ‘Con tanta porra y tanto mamporrero, no hay futuro’

Jordi Castany es un tipo singular, de eso no nos cabe la menor duda. El vocalista de Mount Cane y de Coet, ex The Eyes, se sienta un rato con nosotros para hablarnos de su experiencia sobre los escenarios, para echarnos unas risas y para tratar de poner un poco de orden en este mundo de mierda en el que nos ha tocado vivir. Som-hi!

SofN: ¡Hola, Jordi! ¿Qué tal? ¿Preparado?

Hola, muy bien, gracias. ¡Al lío!

SofN: Si tuvieras que describir vuestra música a alguien que no os conoce y que nunca ha escuchado nada vuestro, ¿qué tres adjetivos utilizarías?

Odio describirme, odio describir mi música, odio catalogarme por géneros. A alguien que no nos conoce le diría que nos viera en directo y que nos recordara con el disco. El disco tiene la intención de transmitir lo que somos en directo: graves, sucios y sin conservantes ni edulcorantes ni colorantes ni purpurinas. Rock duro, rápido, lento, fluido, pesado, repetitivo y dinámico, lo queremos todo. He dicho más de tres adjetivos, lo sé y se siente, pero es que describirse en tres palabras jode más que cuando te hacen firmar en un recuadro muy pequeño.

SofN: ¿Qué aprendiste durante tu etapa en The Eyes? ¿Crees que las vivencias y la experiencia adquirida durante esa época se ven, de alguna manera, reflejadas en Mount Cane?

Fueron años que guardo en formol y que siempre recuerdo con mucho cariño, y hasta con un nudo en la garganta. Con The Eyes salí del huevo y aprendí muchas de las cosas que hoy tengo por la mano. Fueron años muy intensos que cada vez que me subo a un escenario vienen conmigo. Con The Eyes hice amigos, una familia, y crecí y maduré como persona y como frontman. Nunca lo olvidaré y nunca estaré suficientemente agradecido a «mis Ojitos».

SofN: ¿Cuál es el proceso creativo detrás de Bards (2017)?¿Cómo se gesta una canción vuestra?

Quedamos en el local; llegamos todos con muchas ganas de despegarnos de nuestras rutinas. Si da tiempo de cervezear un poco mejor, si no, se siente y vamos a barraca. Edgar suele venir con ritmos siempre, es como John Travolta en la peli Phenomenon. No ayuda que trabaje y se pase el día en La Atlántida Estudio ni en Fanatic Guitars, todo el día rodeado de músicos y de instrumentos. Ese factor nos enriquece mucho a la hora de componer, porque Edgar ya viene calentito de casa y eso, a los demás, nos pone a tono enseguida. Las ganas nos hacen trabajar los temas de cero o a partir de ideas de Edgar, da igual, pero siempre de forma espontánea y natural. Sabemos lo que queremos y no paramos hasta conseguirlo.

SofN: ¿Qué canción de Mount Cane crees que es la que mejor define vuestra propuesta musical?

Bards tiene un poco de todo. Me resulta difícil escoger una sola canción. Aunque hay un tema instrumental que parte el disco en dos y que está hecho y dedicado a Javier Ezquerro. La canción se llama «Silver Track», que es el nombre de la primera promotora que montó. Javi contó con Mount Cane y The Eyes un montón de veces, tantas como con otras bandas. Nunca le fallamos y él nunca nos falló. Era un placer, un orgullo tenerlo cerca. Un profesional como la copa de un pino, un referente humano y un apoyo incondicional para la escena catalana. Él picó piedra como el que más, desde cero, humilde y trabajador, vivió por un sueño, el mismo que el nuestro. Salió en la portada del último disco de The Eyes, por amor, por: donde hay que ir y qué es lo que hay que hacer, por hooligan, por cabeza, etc. La última vez que hablamos y nos dimos un fuerte abrazo fue en el bolo de Rival Sons en Razzmatazz. Me siento muy afortunado de haber tenido una persona como Javi tan cerca. Lo que supuso su pérdida para el mundo del rock, no tiene nombre. Sin ser íntimos amigos, cada vez que me acuerdo de él se me escapa una sonrisa y me escondo una lágrima. Porque conozco su historia, en primera persona, y porque fue un palo muy gordo que aún no hemos superado. Bards está dedicado a él, y presentarlo en la Rocksound, su templo, será nuestro pequeño-gran homenaje.

SofN: Hablando de Rocksound. Durante tu etapa en The Eyes, llenasteis esa misma sala en un concierto de versiones muy especial, junto a los canadienses Cancer Bats, en el que rendisteis tributo a Sepultura (Eyes A.D.) y Black Sabbath (Bat Sabbath) respectivamente. Si pudieras repetir esa misma experiencia con Mount Cane, ¿a qué banda os gustaría versionar y con qué otra banda internacional os gustaría compartir escenario?

¡Joder, esa noche fue genial! La recuerdo con mucho cariño. La gente se lo pasó teta y la Rocksound olía a azufre. Coincidir con Cancer Bats siempre ha sido un placer, o sea que me encantaría repetir con ellos. Si fuera imposible pues no se, Zakk Wylde con Zzack Sabbath, por ejemplo… o, por no repetir tributo, pues yo qué sé… Mastodon versionando a Fu Manchu… ¡¡¡¡Buah, sería la ostia!!!! Y Mount Cane, a Kyuss, está claro… jijijijiji.

SofN: Joder, eso estaría genial, ¡ya te digo! Hablando de Black Sabbath. Ellos son una referencia para cualquier banda actual de doomstoner rock. Los de Birmingham están a punto de colgar los guantes, tras más de cuarenta años de carrera. ¿Cómo ves el futuro de Mount Cane?

Con tanta porra y tanto mamporrero, no hay futuro, porque al mundo le queda un Telediario. O sea que hay que tocar y hacer discos como churrossss…

SofN. ¿Cómo surgió la oportunidad de abrir para los colosales Red Fang junto a vuestros colegas de Malämmar?

Todo fue culpa de Xavi, el capitán Pescanova de ErrorDesign! y guitarrista de Malämmar. Es colega de «los colmillos» y les ha hecho unos cuantos diseños de merch. De hecho, el cartel del bolo con Red Fang y Malämmar lo hizo él. La anécdota es que Xavi nos vino a ver a un bolo benéfico que hicimos con HCXHC, unos meses antes de lo de Red Fang. Ahí ya me dijo que tenía una cosa muy bonita que proponerme. Yo primero me asusté, después me puse en modo ojete-calor, y después decidí ir a por él y llenarnos de birra hasta que me lo contara, a ver de qué chaladura se trataba, viniendo del genuino genio loco de Xavi. Cuando me dijo que era para tocar con Red Fang… quise besarle. Íbamos muy pedo, no me acuerdo si lo conseguí.

SofN: Además de ser el vocalista de Mount Cane, también lo eres de Coet, banda de pop-rock amb arrels, como os gusta definiros. ¿Es fácil compaginar ambas facetas?

Tan fácil como uno quiera. Me encanta ver cómo se desmenuzan esos estereotipos casposos que lo único que hacen es cerrar miras. Odio muchísimo el postureo y los “posers” de cualquier ámbito. Lo auténtico, lo visceral, lo que me sale de las entrañas es lo que he hecho, y lo que seguiré haciendo hasta que me muera por encima de cualquier 155 roñoso que se anteponga.

SofN: Amén. Teniendo en cuenta los estilos tan (aparentemente) dispares de ambas propuestas, ¿qué crees que resultaría de una noche de borrachera entre Ovidi Montllor y Ozzy Osbourne?

Creo que Ovidi diría: «Este tío está muy loco». Aunque Alcoi y Birmingham no tienen mucho parecido actualmente, y respetando las dimensiones de cada una, las dos tienen un pasado muy industrializado, con mucha clase obrera entre sus calles, por lo menos por ahí harían migas seguro. Pero pagaria por haber visto a Ovidi arrancar cabezas de murciélago como si fuesen palomitas. Cambio los murciélagos por gaviotas… Quizá se cambiarían algún tema. «War Pigs» le vendría a Ovidi que ni pintada…

SofN: A grandes rasgos, podríamos decir que The Eyes fueron algo así como los Killswitch Engage de por aquí, y que Mount Cane echa un tufo a Kyuss que tira para atrás. ¿A qué se parece Coet?

De momento, ni yo ni nadie me ha sabido decir a qué suena exactamente Coet, y creo que eso es muy bueno. Con más o menos intencionalidad y prodigio, hemos conseguido algo que es difícil de armar. Pero, lo realmente difícil, y pasa con todo en esta vida, es darle continuidad y proyección a una buena idea. El tiempo lo dirá.

SofN: ¿Cómo ves el panorama musical catalán actual? ¿Hay alguna banda no demasiado conocida a la que creas que merezca la pena prestarle especial atención?

El panorama musical catalán, como todo lo catalán en general, está jodido, muy jodido. Estoy harto de oír y de decir yo mismo que la escena local y las bandas que la avivan están mejor que nunca y bla bla bla…. Es cierto sí, pero las políticas que se aplican no ayudan a que todo esto florezca como se merece; vivimos a contracorriente, rodeados de fascismo que ahoga cualquier tipo de arte, y más el underground, a base de palos, zancadillas y pellizcos que no se ven y no te hacen ni moratón. Donde los grupos, salas, prensa, promotores y la industria en general luchamos por esto porque es nuestra manera de vivir y no renunciaremos a ello. Ese público que persiste y que invierte tiempo, pasión y hasta dinero en el underground es al que hay que hacerle un monumento. Y… ¿bandas de aquí? Soy muy fan de todo lo que toque Funu, cantante de Moksha y Assot. Dos bandas brutales que me encantaría ver más a menudo. De hecho le pedimos a Funu que metiera voces en el tema «The Destroyer», de la misma manera que yo metí cucharón en un tema del primer disco de Assot. Me flipa el vozarrón, los riffs y la mala baba que desprenden… y encima en catalán, con unas letras y una fuerza que aplastan cabezas y remueven conciencias.

SofN: Si pudieras armar tu propia gira mundial, ¿qué otras tres bandas, del pasado o actuales, escogerías y por qué?

¿Pueden ser cuatro? La primera sería Motörhead, porque me los perdí en su momento y nunca me lo perdonaré. Lo mismo me pasó con Pantera, nunca me auto flagelaré lo suficiente. Seguramente también me pediría una de callos (Kyuss) como no, disfrutaría como un enano. También me llevaría a los Red Fang, si un bolo con ellos fue la caña, no me quiero imaginar una gira, aunque también repetiría con Mastodon está claro. Me flipan y recuerdo que son gente muy maja de cuando tocamos con ellos en el Sonisphere. ¿Podría ser Black Sabbath también? Si no, parecería un domingo sin vermut. ¿Eran solo tres grupos? Ah… se siente… jejejeje.

SofN: ¿Qué podemos esperar de vuestro concierto del viernes, junto a los colosales Assot?

Primero y ante todo, somos y seremos gente de la casa, de buena cosecha, y con unos cuantos años a nuestras espaldas subiendo a los tablaos. Fondo y oficio. Veréis a gente amando lo que hace, que es meter caña al personal con mucho groove, mucho fuzz y mucha mala leche, tanta como el 155 y el fascismo integrado nos provoca. La gira mundial que me preguntabas anteriormente… bórralo todo. La gira mundial debería ser con grupos como Assot, Moksha, Imperial Jade, Ground, Malämmar y otros muchos porque, de no ser por ellos, este mundo daría mas asco del que da.

SofN: Bueno, esto es todo, Jordi. Moltes gràcies!

Moltes gràcies a vosaltres! Salut!

Lo dicho. Nos vemos mañana viernes en la Sala Rocksound a partir de las 21:00 h.

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 370 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.