Entrevista a Xavier Vidal, batería de Reaktion: ‘Los jóvenes de hoy en día son más propensos a la frustración’

Muy buenas, Xavi. Gracias por responder estas preguntas. ¿En qué estáis ocupados estos días?

¡Gracias a ti por el interés! Pues estamos metidos de lleno en la composición de nuestro cuarto disco, que estamos preparando a fondo. Hemos grabado una demo de cuatro temas para ver todo mejor con detalle y pulir las canciones para que queden perfectas. Estamos trabajando más que nunca todos los aspectos, especialmente las melodías vocales, y también otros que son importantes para nosotros: la estructura de los temas, para que tengan dinámica, los arreglos de guitarra, para que los temas tengan más “color” y cuerpo y, sobre todo, las voces, para que sean aún más recordables y épicas.

Además, estamos practicando el setlist para la semifinal de la batalla de bandas de Wacken, un set matador de 20 minutos en el que lo daremos todo.

Dentro de poco os tendremos encabezando el festival Thrashtornats en Lleida, junto a Milford Mocs & Gunther Cucs, Purin y Oopart. ¿Qué nos tenéis preparado para esta fecha?

Siempre es una responsabilidad encabezar un festi. Los grupos que nos preceden son muy buenos y no podemos ofrecer un show inferior. Vamos a hacer un set en el que tocaremos prácticamente todo nuestro último disco, y además hemos recuperado temas de los anteriores que hacía mucho que no tocábamos, como «Sweet Desperation» o «Prostituted City». Como siempre, será un bolo en el que no pararemos de movernos y vivirlo. No concebimos el directo de otra manera.

Y si por fuera poco, tenemos una motivación extra: nuestro bajista, Edgar, que también toca en Oopart, es el organizador del evento, así que este festi tiene un componente especial.

En 2021 salía vuestro último disco To Expect Nothing; ¿cómo ha sido su recepción hasta el momento?

La recepción ha sido excelente. Mucha gente ha dicho que es nuestro mejor disco, y no creemos que vayan desencaminados. Es una síntesis entre el thrash más clásico de Blackmailed Existence (2016), nuestro primer disco, y el toque más oscuro del segundo, Learning to Die (2019). Hemos querido hacer un álbum potente pero a la vez que sonara cristalino. Brutal, pero a la vez que tuviera muchos momentos melódicos, en el sentido de memorables, y creemos que hemos conseguido ese difícil equilibrio. Ha gustado mucho porque es variado pero tiene personalidad.

Este lanzamiento completa una trilogía que empezó con Blackmailed Existence y continuaba con Learning to Die. ¿Nos podríais explicar las temáticas que hay detrás de estos tres trabajos, qué representa cada uno, y las inspiraciones que os empujaron a componerlos?

Exacto, es una trilogía basada en una evolución del pensamiento, desde lo más negativo hasta lo más positivo o, para ser preciso, lo más estoico. Blackmailed Existence tiene un concepto pesimista, con la idea, obvia, de que todos vamos a morir, y no va más allá. Esta idea se desarrolla conceptualmente en Learning to Die (es decir, aprendiendo a morir… ya que vamos a morir, al menos hay que saber cómo hacerlo, es decir, cómo haber vivido antes plenamente).

En el tercer disco, To Expect Nothing, proponemos algunas ideas como el estoicismo como una forma de vivir esta vida: la aceptación consciente, el aguante, el apreciar lo que hay porque no hay nada más. Para las letras, nos basamos en autores de esta corriente como Marco Aurelio o Epicteto.

¿Qué creéis que puede aportar una filosofía tan clásica como es el estoicismo al mundo actual y en particular a las generaciones más jóvenes?

Tiene mucho que aportar. Los jóvenes de hoy en día son más propensos a la frustración, porque están tan acostumbrados a un bienestar, una calidad de vida, que a la que lo pierden, no están educados para gestionar las emociones negativas. Además, pueden confundir las redes sociales y el mundo virtual en general con la realidad, que es mucho más dura, y por tanto es importante que conozcan el estoicismo y sean educados en la aceptación serena porque si no no podrán gestionar cualquier mínima contrariedad que se encuentren.

Y tras esta saga, ¿Qué planes tenéis de cara al futuro? ¿Qué dirección va a tomar el próximo disco de Reaktion?

El próximo disco va a ser muy especial. No queremos decir nada todavía, pero será diferente en el concepto. Creemos que va a sorprender a nivel de idea general del disco. Tras una trilogía, queríamos hacer algo diferente. A nivel musical, seguiremos nuestro estilo; si acaso, haremos más hincapié si cabe en las voces y en los detalles en todos los instrumentos. Pero el concepto general del disco, su estructura y la idea en la que se basa será diferente y, en cierto punto, relativamente original.

¿Cómo fue vuestra vida como banda durante los años de pandemia?

El estado de alarma hizo que se tuvieran que cancelar tres de los 11 conciertos que teníamos previsto en la gira peninsular de nuestro segundo disco, en la que estábamos teloneando a los speedmetaleros clásicos alemanes SDI. Tras tres años de trabajar en el disco, fue muy frustrante. Pero no nos hundimos, quisimos predicar con el ejemplo, aceptarlo estoicamente y, tras el confinamiento, nos pusimos a trabajar muy decididamente en el siguiente disco. To Expect Nothing se grabó menos de un año después de esa gira.

¿Cómo veis la escena musical nacional ahora que parece que hemos vuelto a la normalidad? ¿Habéis notado algún cambio?

Por lo que a nuestro estilo atañe, el thrash, la escena a nivel de promotores se ha vuelto más conservadora aún si cabe que antes. Supongo que la pandemia ha hecho ver que todo puede acabarse de golpe de nuevo, así que nos está costando mucho tocar en festivales porque los promotores de festivales medianos apenas apuestan por bandas de thrash de fuera de su provincia. Las excepciones son contadas. Se arriesga poco. A nivel de público es diferente… se ve que la gente, por lo general, tiene interés en el metal que se hace aquí.

Con los años ya habéis tocado en bastantes festivales y salas de la zona. ¿Cuál ha sido vuestra experiencia más memorable en un concierto?

El Potenzia Fest del año pasado fue quizá la más memorable en cuanto a nuestra actuación. Pero si te refieres a la experiencia general de un festival, seguramente sería tocar en Vagos de Portugal. Estar en un evento tan importante, compartiendo cartel y backstage con bandas como Soulfly, Primordial, Hammerfall, Metal Church, Rhapsody, Powerwolf, Arch Enemy y otras, fue algo brutal. Y el público portugués nos apoyó muchísimo. Tenemos un recuerdo magnífico de ese festi.

A todos los thrashers nos molan Slayer, Testament, Megadeth o Exodus pero, ¿qué bandas de la nueva generación de thrash metal (de todo el mundo) os han influenciado más? ¿Cuál creéis que será el próximo Big 4, ahora que algunos de los clásicos empiezan a dejarlo?

La verdad es que ninguna. Nos siguen influenciando las bandas de thrash, groove, crossover y death de los 80 y los 90, pero yo personalmente apenas escucho las nuevas, excepto Angelus Apatrida, que nos gusta a todos, porque tienen una combinación de caña, técnica y melodía vocal increíble. Sus temas son recordables porque se curran mucho las voces, y ese es el thrash que a nosotros nos gusta y que queremos llevar a cabo.

¿Cuál fue el primer disco que te compraste con tu propio dinero y qué representa para ti?

No lo recuerdo… creo que fue una edición pirata del EP Garage Days de Metallica, que me compré en CD en la calle Tallers de Barcelona, e incluía algunos temas poco habituales en directo, como «Phantom Lord».

Pues esto es todo por hoy. ¿Hay algo más que queráis añadir?

Espero que los lectores hayan disfrutado de esta entrevista; les invito a escuchar nuestros temas en Bandcamp o Spotify y, si les gusta y quieren, comprar los CD’s, merch o cualquier cosa que pueda apoyar a la banda. Y felicidades a esta página, sin duda una de las mejores, y más diferentes de todo el panorama estatal.

Muchas gracias. ¡Nos vemos en Lleida el próximo 22 de abril!

Aleix Besolí
Sobre Aleix Besolí 347 Artículos
Hey, has llegado al final del artículo, ¡gracias! Me metí en esto del metal a los 14 años, y de concierto en concierto he ido descubriendo las bandas nacionales e internacionales que forman parte de este mundillo. Ahora aporto mi grano de arena a Science of Noise contando lo que pasa en los eventos de la zona y algunas novedades discográficas. También toco la guitarra y el bajo en algunos grupos de la escena local. Tengo los huevos pelaos de tocar en el Ceferino.