Entrevista a Wolf Hoffman, líder de Accept: ‘No creo que haya muchos grupos que sean capaces de salir a tocar sin su cantante… le echamos muchos huevos’

Era la tercera vez que entrevistaba al gran Wolf Hoffman, guitarrista y líder de Accept y he de decir que, de todas, ha sido la más complicada. Digamos que en esta ocasión tenía una batería de preguntas sensibles y de temas polémicos y Wolf te demuestra que es uno de esos líderes curtidos, de ideas claras, de objetivos fijos y que son los mismos que le han llevado a volver a llevar a Accept a lo más alto.

En una situación de calma tensa Hoffman te deja claro si le gusta hablar de un tema u de otro, respondiendo asertivamente y siempre sale airoso, a veces te reta y si algo no le gusta os aseguro que lo notas. He aquí la figura de un líder, de un tipo que es capaz de tomar decisiones drásticas como la de, recientemente, salir a tocar sin Mark Tornillo, de defender el disco Eat the Heat, de salir de gira como telonero de Sabaton o de girar ahora con una banda de versiones. Y siempre gana, todas sus decisiones hacen avanzar a Accept.

Me atendió desde New Hampshire en Estados Unidos, yo vestido con una camiseta de su último disco que, por cierto, me parece uno de los más grandes de Accept en la etapa Mike Tornillo. Este enero veremos a unos Accept rodados, aunque si os digo la verdad, tampoco he visto nunca a este grupo hacer un concierto malo. Tras 25 años en el periodismo puedo decir que ha sido una de las entrevistas más especiales que haya hecho, y sí, salgo de ella siendo más fan de Wolf Hoffman.

Hola Wolf Hoffman, soy Jordi Tàrrega de Barcelona escribiendo para Science of Noise. Ante todo, gracias por dedicarnos tu tiempo. Espero que todo esté bien. ¿Estás en Nashville ahora?

No, estamos de gira, en New Hampshire (Norte América) y estoy en el hotel. He ido en busca de una esquina solitaria para charlar contigo. Estamos encarando la última semana de nuestra gira norteamericana.

¿Luego os toca América del Sur y Europa?

Sudamérica la hacemos en abril del año que viene.

Claro, y a principios de año os tendremos en Barcelona.

Exacto, estaremos en Barcelona el 22 de enero.

Una noticia reciente es que Accept tuvo que tocar en Toronto sin Mark Tornillo. Martin y Christopher tuvieron que cantar. Creo que fue una buena decisión y cosas como esa prueban que Accept es una banda real, diferente y que pueden tomar decisiones como esta: Otras bandas cancelan, Accept toca…

Sí, estoy muy de acuerdo, los fans quedaron satisfechos. Piensa que es la primera vez en nuestra carrera que hacemos algo así, no fue una decisión fácil, pero optamos por ella. Nosotros estamos aquí, los fans allí, así que: “¿nos vamos a ir a casa estando todos juntos en el recinto?” Así que me dije: “hagamos que esto sea una fiesta y hagamos algo que nunca habíamos hecho antes”. Fue un concierto en el que le pedimos a la audiencia si quería participar. Y de verdad que todo el mundo se lo pasó muy bien.

Obviamente siempre hubiésemos preferido tener a Mark allí, pero estaba enfermo así que no era la mejor opción en ese momento. Valió la pena, pero… tuvimos que echarle muchos huevos. Creo que no hay muchos grupos allí afuera que sean capaces de hacer lo que nosotros hicimos (risas).

Creo que es una decisión muy valiente y puedes ver a Accept de una forma única, por lo que es histórico. A todo esto: ¿Mark Tornillo está bien?

Sí, ya está bien. Ha vuelto al negocio y ya canta todo el show entero. Lo hizo ayer y cantó perfectamente, así que todo marcha muy bien.

Parece que nuevas canciones como “Overnight Sensation” y “Zombie Apocalypse” van para nuevos clásicos del grupo. ¿Qué otras canciones de Too Mean to Die pueden caer en la próxima gira?

La verdad es que tocamos bastantes temas del disco… Tocamos “The Undertaker”, “Too Mean to Die”, “Symphony of Pain”, la balada “The Best Is yet to Come”, así que llegamos a tocar cuatro o cinco canciones del disco, y sí, las vamos alternando cada noche. Es que podríamos tocar todo el disco entero, de veras que creo que es un álbum muy completo y potente y todas las canciones podrían funcionar muy bien.

Creo que es un discazo, y mira mi camiseta (le enseño la camiseta del Too Mean to Die)

¡Hey! Me gusta tu camiseta… Tienes muy buen gusto.

Este último verano tocasteis en el Rock Fest de Barcelona y la verdad es que los fans disfrutamos mucho. Ese concierto demostró lo que una banda clásica de heavy metal tiene que hacer en un show de festival: temas nuevos, canciones clásicas, alguna canción sorprendente y con eso… pues todos quedan encantados con el show de Accept.

Recuerdo ese concierto y la verdad es que fue un gran show. La audiencia estuvo genial, y tengo que decir que el público en España es muy bueno porque son muy pasionales y muy salvajes, también les encanta lo de cantar los temas. Todas las audiencias del sur de Europa son muy fans de Accept y nos funciona de maravilla. Siempre pasamos grandes experiencias por allí.

El tiempo pasó volando en Rock Fest y con sólo una hora nos quedamos con ganas de más. Bien… Una canción que Accept tocaba habitualmente era «Stalingrad» en la que hay un fragmento del himno ruso. Pero hoy en día Accept ya no toca esta canción. ¿Por qué?

Sí… digamos que políticamente es algo tabú lo del tema ruso… No queremos meternos en según qué jardines y yo siempre lo digo: Accept nunca ha querido ser una banda política. No nos gusta dar declaraciones, aunque sí ser muy conscientes y sensibles a las opiniones de la gente, incluso hacia sus sentimientos. Consideramos que lo correcto es no tocar esta canción.

Accept siempre tuvo una buena relación con Rusia y con los países del Este, siempre tocasteis mucho allí y hay otra referencia a ese país con la portada de Russian Roulette. ¿Por qué la ruleta rusa y por qué esa foto?

Esa foto era una de las muchas ideas que teníamos para el título de una canción y había un buen concepto para la portada. Y eso se llama ruleta rusa actualmente, pero es algo que existíamucho antes, hablo de la situación de ponerte la pistola en la cabeza y disparar con una bala en la recámara y creo que se llamaba the ultimate dare antes. Era un buen título para nosotros, pero no era una referencia específica para Rusia. Era más el hecho y la nostalgia histórica.

Tengo que decir que históricamente siempre hemos tenido una muy buena relación con Rusia y tengo que decir que los fans de Accept que hay allí son geniales. Es una gente muy entusiasta y cálida, quieren al grupo y esperamos un día poder volver a tocar allí. Es una pena que no podamos ir a tocar allí actualmente. Los fans quieren, nosotros también, pero… no se puede. La situación que hay en medio de Europa está realmente jodida, es una lástima que todo esté como está, pero toca encarar la triste realidad y poco podemos hacer nosotros como grupo.

Los fans lo pasan mal, nosotros como banda lo padecemos y el mundo también lo sufre. Esperamos que algún día todo se resuelva a pesar de que parece que la cosa va para largo… Yo miro las noticias, tú las miras también y sabemos que las cosas no pintan bien actualmente.

Accept ha elegido una banda tributo para tocar con ellos en su próxima gira europea: The Iron Maidens. No es común ver bandas tributo tocando con bandas legendarias como Accept, así que… en Barcelona hay cierta controversia por ello, supongo que sabes que alguna gente va a estar contenta con esa decisión. ¿Por qué The Iron Maidens?

Yo tengo la sensación de que todo el mundo está muy contento con que hayamos optado por The Iron Maidens. Creo que son una banda muy buena. Todos somos muy fans de Iron Maiden y estas chicas consiguen hacer un show excelente. Me parece una gran combinación: Accept y ellas. Es genial lo de poder ver a un grupo con sólo chicas tocando. Son muy buenas y su concierto es excitante y potente. Lo pasaremos muy bien.

Ya, pero no deja de ser una banda tributo y esto, por lo menos en Barcelona, lleva cierta discusión. Es algo como cuando estuvisteis de gira telonenando a Sabaton y hubo muchos fans cabreados porque consideraban que Accept deberían estar por encima de los suecos. Son decisiones que tienen cierta polémica…

Bueno… yo es que considero que quien quiere ver a Accept va a ver a Accept, pero claro, nunca vas a tener a toda la gente contenta a un 100%. Es algo que también puede suceder cuando optamos por un setlist determinado. Nosotros intentamos contentar a la mayoría de los fans y creo que siempre tomamos buenas decisiones.

Esperaremos a ver cómo va todo. Es como cuando eliges canciones de un disco determinado y siempre te vendrá gente que te dirá que prefería otra canción de este disco y esta de este otro. En fin, que lo que toca es pensar y confiar en tus decisiones, es lo que hacemos y terminamos contentando a la inmensa mayoría de los fans de Accept. Ya verás como todo funciona.

En 2023 tendré que escribir sobre 40 años del Balls to the Wall. ¿Qué significó para ti y para el grupo ese disco?

Ese disco lo veo como un hito para Accept. Sin ese disco muy posiblemente no podríamos haber conseguido el contrato mundial que conseguimos, no podríamos haber girado por los Estados Unidos y muy posiblemente no hubiésemos podido salir de Alemania. Fue todo gracias a ese disco, por lo que podemos decir que fue muy importante.

Es un punto de inflexión para el grupo, y a día de hoy, la canción “Balls to the Wall”, es muy posiblemente la canción más famosa y reconocida del grupo. Es la más escuchada en las plataformas digitales y en el Spotify. Este tema abrió muchísimas puertas para Accept.

¿Era el primer logo de Accept una parte de una espada, el protector de la mano que la empuñaba? Esa es la sensación que me da en la portada del disco I’m a Rebel.

Supongo que sí… seguro.

¿Pero ese era el sentido del logo desde el principio?

A ver… tienes que entender que hay mucha gente que diseña todo tipo de logos y los integra en las portadas. Uno tiene una idea, otro diseñador añade otro concepto por lo que la cosa va evolucionando. Ahora mismo no te sabría decir quién hizo esta portada. Son muchos discos, muchos sellos discográficos y con los años las cosas van cambiando respecto a los primeros diseños y portadas. Pero es una portada que a mí me sigue gustando mucho. Aunque también te digo que prefiero la portada de nuestro último disco.

Le enseño mi camiseta con la portada del disco.

Exacto, es muy buena, me encanta. A todo el mundo le gusta y la producción que llevamos en directo está basado en ella. Es genial. Llevamos una serpiente gigante detrás y es muy impactante. Ya lo verás…

¿Cuál es el truco que siempre quisiste hacer sobre un escenario, pero nunca lo conseguiste?

En los primeros tiempos yo quería tener fuego y en los 80 yo solía tocar con una guitarra en llamas. Siempre fue muy divertido eso, pero a día de hoy hay muchas restricciones de seguridad. En esos días teníamos un líquido inflamable, así que puedo decirte que directamente llevábamos mucha gasolina.

Visto ahora es una locura porque era totalmente peligroso. Ahora sería imposible, pero eso hacíamos y ya te digo que lo pasábamos genial. Es más, espero que podamos volverlo a hacer algún día en un futuro. Es un gimmick nada más, pero era muy cool. Lo de la guitarra en llamas quedaba muy Jimi Hendrix (risas).

¿Cuál es el primer disco que compraste con tu propio dinero?

Si te soy honesto te diría que no lo recuerdo, pero… sí puedo decirte que de bien pequeño escuchaba mucho a Jethro Tull, también a Status Quo, Deep Purple, especialmente el In Rock. Pero… no soy capaz de decirte cuál fue el primero disco que compré. Mi hermana siempre tuvo muchos discos, pero su colección no me gustaba en absoluto. No demasiado, la verdad. Así que no te puedo decir el disco exacto.

Asistí al show de reunión de Accept en Wacken de 2005. Fue un gran show y todos los fans esperaban un regreso que nunca sucedió. Después de 17 años… ¿cómo te sentiste en el escenario y por qué ese regreso nunca fructificó?

La verdad es que nunca se llegó a plantear como un regreso como tal y no sé de dónde apareció ese rumor. Nosotros llegamos al acuerdo de tocar en varios festivales de verano y que luego cada uno seguiría por su camino. Nunca hablamos de un retorno como tal. Udo dejó claro desde el principio que no estaba interesado a trabajar con nosotros.

Básicamente entró un dinero para la reunión y le preguntamos si quería tocar unos shows con nosotros. “Después de estos conciertos puedes seguir con lo tuyo…”, le dijimos”. “Pues perfecto, cojo el dinero, toco y ya no nos veremos más”. Así que no tengo ni idea de dónde salió el rumor de la reunificación de Accept. Eso nunca estuvo dentro de los planes trazados.

Y recuerdo esos festivales como que marcharon bien, pero para nada hubo esa química especial como la que tenemos ahora como grupo. Actualmente estamos muy motivados, nos conocemos entre nosotros y nos gustamos mucho. Aquello fue una especie de arreglo y no fue tan bueno como lo que podemos ofrecer a día de hoy.

Hay muchos fanáticos que aman el álbum Eat the Heat con David Reece en la voz. En esos años Accept cambió su sonido, pero hay miles de fans que aún aman ese disco. Después de todos estos años, ¿cuál es tu opinión sobre ese álbum?

Siempre es una extraña pregunta esa de “cuál es tu opinión sobre un disco en concreto”. No me gustan este tipo de preguntas ya que tú haces que juzgue algo que ya quedó muy atrás. Tienes que entender que cuando haces un disco, o lo que sea, puede ser un libro, por ejemplo, o una pintura… tú en ese momento de creación estás al 100% en lo que estás creando. Si no fuera así, no lo harías.

Así que cuando compones un disco estás pensando en que lo que estás haciendo es lo correcto, que es alucinante y que dedicas todos tus esfuerzos en lo que estás haciendo. Y todo lo que sea juzgarlo, ya pasado un tiempo… pues no me parece justo. Y es que en ese momento nos parecía que lo que estábamos haciendo era muy bueno.

Pero ya que me lo preguntas… yo creo que fue un muy buen disco, aunque no resultó como todos esperábamos, por… varias razones distintas. Y todo eso para mí es absolutamente irrelevante a este punto. Yo tengo esta visión de la vida: “lo que está pasado, ya está pasado”. No me gusta mirar atrás y pensar en todo lo que ha pasado anteriormente. Yo podría preguntarte a ti que hiciste hace 30 años atrás y qué piensas de ello a día de hoy. Y no sabrías realmente cómo enfocarlo… ¡Eso ya no importa! Yo estoy aquí y vivo en el presente…

Juzgar esos discos del pasado me parece una locura, pero… de verdad que creo que hay grandísimas canciones en ese disco. Y algo bastante raro que me suele suceder es que hay algunos fans que se me acercan para hablar, y casi disculpándose, te dicen: “Lo siento… pero me encanta el Eat the Heat”. Y yo pienso: “¿¡por qué demonios tienen que disculparse!?”. Si te gusta, te gusta, eso es genial.

Ostras… es algo bastante chocante que los fans te digan que les gusta el disco casi disculpándose y bueno… es muy interesante tu reflexión.

Sí… pero es que ese disco tuvo mala prensa y malas opiniones ya desde un principio y por gente concreta criticándolo muchas veces, pero a la gente le sigue gustando, y si le gusta a la gente, me parece perfecto.

Yo creo que allí hay muy buenas canciones.

Yo también lo pienso. Y es que Accept pudimos haber cruzado esa esquina hacia una orientación diferente, pero nos metíamos en un callejón sin salida, por lo que volvimos a coger otra dirección. Empezamos a subir otra vez y es donde estamos a día de hoy. Y es que es normal que durante una carrera tan larga un grupo decida de tomar riesgos o intente probar en caminos diferentes a lo habitual. El camino no siempre es recto. A veces tomas una senda equivocada y luego te toca volver al camino principal. Es lo que llamamos el camino vital.

En tus conciertos, siempre hay viejos fans que echan de menos viejas canciones. Quiero preguntarte sobre dos canciones antiguas, dos baladas. La primera es “Seawinds” y la otra es “The King”. Son parecidas ambas, pero excelentes, y Udo no grabó esas canciones precisamente. ¿Hay alguna posibilidad remota de escuchar algún día estas canciones en vivo?

Yo creo que si hubiese suficientes personas que quisieran escucharlas posiblemente lo haríamos, pero… creo me hablas de canciones antiguas y poco conocidas. Habría que tocar material de esos discos y escoger canciones que nunca hemos tocado y hay allí muchísimos temas buenos que podríamos hacer. Pero claro, eso implicaría dejar fuera otras canciones. Necesitas el balance ideal, no puedes ir añadiendo y añadiendo, y claro, no puedes dejar fuera algunas canciones muy importantes.

No creo que podamos tocarlas, necesitarías tiempo suficiente y un set largo. En un concierto de dos horas ya hay muchas canciones fundamentales, pero quizá habría espacio para alguna canción de las olvidadas. E incluso a mí me gustaría rescatar algunas otras, pero deberíamos tener en cuenta la opinión de la mayoría de fans. Y hay que tener en cuenta que hay que tocar las que no pueden faltar, las imprescindibles y las nuevas

Y la última pregunta de todas: ¿Sigues trabajando como fotógrafo profesional?

No, ya no. Tuve que tomar la decisión hace seis o siete años atrás y me decidí por volver a ser un músico profesional. Ya he hecho mucho como fotógrafo y eso implica mucho trabajo y esfuerzo, por lo que no puedo hacer dos cosas a la vez. No paramos de girar, grabamos… por lo que no te deja tiempo para nada más. Y eso que te diría que después de la música, la fotografía es mi segundo amor profesional.

Mi primer amor es la música y Accept. Si terminé de fotógrafo fue porque era mi otra pasión y mi segundo amor. La música ha vuelto a mi vida, por lo que no hay tiempo ya para la fotografía. Lo que sí que voy tomando fotografías estando en la carretera de gira, pero más como algo personal. Nada profesional.

¿Y tomaste fotografías de conciertos?

No, no hago fotografías de conciertos.

Pues nada Wolf… Decirte que creo que tomaste la gran decisión de volver a la música y que la otra decisión de volver con Mark Tornillo y me parece otro grandísimo acierto, así que… gracias por tanta música. Me encantará verte en Barcelona en la gira.

Muchas gracias, nos vemos en Barcelona.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1049 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.