Entrevista a Ricard Bouffard y Sergi Bouffard, batería y guitarrista de Blowfuse: ‘Tenemos muchas ganas de mostrar el nuevo material’

Blowfuse es una banda de hardcore melódico noventero que se ha ganado un sitio privilegiado en la escena, primero por su música, pero sobre todo por sus bestiales directos y su entrega encima de los escenarios. Para mí fue un placer poder entrevistar a los dos hermanos Bouffard e intentar conocerlos un poco mejor.

 

Gracias por concedernos la entrevista. Empiezo con vuestras ultimas noticias. Habéis anunciado para el 18 de febrero un concierto en el Casal Jove de les Corts en el que grabareis un nuevo videoclip; empieza fuerte el año. ¿Qué esperáis de este 2023?

Se presenta, en nuestro caso, como el renacimiento después del Covid. Grabamos nuestro último single «State of Denial» en 2021 y desde ahí hemos estado trabajando muchísimo en las canciones que ahora iremos sacando en unos meses, así que se presenta un año donde evidentemente seguiremos haciendo conciertos y festivales, pero que además iremos sacando cositas. Es un año de nueva música.

¿Y saldrá el nuevo álbum entonces?

Aún no tenemos fecha, pero seguro que será en 2023. Con el videoclip sacaremos un single y después ya veremos.

Leí que os costó mucho plasmar vuestro sonido en las primeras grabaciones, que no estabais contentos…

Ufff, necesitamos toda una entrevista entera para hablar de eso (risas). Bueno el tema es que nosotros somos bastante exigentes con esto, como muchos músicos nosotros somos unos nostálgicos y nos gusta que suene de una manera determinada, que ahora es complicado conseguir paradójicamente, pues hoy en día tenemos unas herramientas tecnológicas que están muy por encima de las que teníamos hace 20 o 30 años que es el sonido que nos gusta, el de los 90. Pues que es difícil encontrar ingenieros que nos entiendan cuando les decimos que queremos que suene analógico, pero a la vez comprimido y todas estas historias que bueno, poco a poco nos vamos acercando. Con «State of Denial» estamos bastante contentos.

Aparte del concierto del día 18, tenéis el concierto en Santa Margarida de Montbui el 4 de febrero junto a Blaze Out y Hollow Empty Minds, en el que espero que la liéis bien liada. ¿Escucharemos algo de lo nuevo?

Bueno, ya veremos, nos ha de convencer para hacerlo.

¿Cómo os mentalizáis y os preparáis para estos directos tan potentes vuestros, con tanto salto y energía por todos lados?

Antes de los conciertos hablamos entre nosotros sobre cómo queremos que sea el concierto, que hará cada uno, cuáles son los puntos más importantes, nos relajamos, hacemos estiramientos, calentamos la voz, cada uno toca un poco su instrumento e incluso meditamos. Necesitamos nuestra hora antes del concierto para calentar. Esto es como un extra, de hecho, todo esto es natural, porque nos encanta la música que hacemos y cuando estamos en el concierto lo único que tenemos que hacer es dejarnos ir. Evidentemente, la forma física también es importante.

¿Sabe dónde se ha metido el nuevo bajista?

(Risas) No, yo creo que no lo sabe (risas) pero precisamente el hecho que sea tan joven y tan fan de la banda, hace que tenga la motivación y la energía para irlo descubriendo. Henry es un tío muy majo, estamos muy contentos con él y la historia de como acabó con nosotros es muy bonita. Lo conocimos siendo fan nuestro, un día, después de un concierto, estuvimos hablando con él y nos hicimos amigos. Vino con nosotros de gira y creamos una amistad que ha hecho que este paso de ser colega a bajista del grupo se dé como algo natural.

¿Supongo que os afectó la marcha del bajista, Víctor…?

Si, la verdad es que fue bastante heavy, porque por una parte no nos lo esperábamos. Han sido muchos años juntos, hemos vivido muchas cosas durante más de 15 años. Por una parte, como digo, no nos lo esperábamos, pero por otra parte veíamos que tenía otras motivaciones, y que a lo mejor no estaba tan metido en el grupo, que por una parte es normal y no pasa nada, pero llegó a un punto que nos dijo que tenía otras cosas en mente y que si no nos sabía mal lo dejaba aquí. Y bueno, fue muy natural, nos queremos, pero él ahora no tenía la motivación que teníamos nosotros y nos lo hizo saber. Todo fue sin malos rollos, se quedó para acabar los conciertos que teníamos pendientes, ha estado trabajando codo con codo con Henry, ha estado en algún ensayo, y ya nadie nos quita todo lo que hemos vivido juntos.

Sin malos rollos es lo mejor…

Sí, sí. De hecho, en el primer concierto de Henry lo vimos aparecer en el público para vernos, fue muy bonito.

Cambiando de tema y mirando un poco hacia atrás. El símbolo de la espiral es muy representativo vuestro. ¿Qué significa y cómo surgió la idea?

Si te soy sincero, todo salió así, espontáneo, de colegueo y risas y no sé cómo salió este símbolo y fue como: «¡Hostia, esto nos representa de alguna manera!» Interpretaciones tiene muchas. El primer disco que sacamos como Blowfuse se llamó Into the Spiral (2013) y hace un poco de énfasis en la crítica social de lo que nos dicen que hagamos y que caemos en esta espiral de locura en la que vivimos. Y piensa que este logo nos acompaña desde 2013 o antes. También se pude interpretar como dejarse llevar, entra dentro y déjate llevar, que es lo que nosotros queremos transmitir en nuestros directos, queremos que vengas te dejes llevar y lo des todo.

Bueno, yo recuerdo que os había escuchado, pero no os había visto nunca en directo y os vi por primera vez en un Barna’n’Roll… y fue brutal. De hecho, desde ese día os sigo de cerca y siempre que puedo os voy a ver y fotografiar, pues vuestros conciertos son siempre brutales.

¡Muchas gracias! Te atrapamos en la espiral, ¿no? (Risas) Bueno me pongo a pensar un poco y al principio, con las primeras giras por España y Europa no teníamos mucho público, pero nosotros vivíamos nuestra música muy intensamente y lo dábamos todo, aunque hubiera cuatro gatos y esto lo mantenemos siempre.

Bueno algo que os diferencia del resto de bandas, es vuestro sello…

Al final es de lo que hemos sido influenciados, de escuchar y ver a Suicidal Tendencies, Black Flag, RKL… y todo el hardcore punk de los 80, todo esto nos engancha y nos influencia.

¿Qué destacaríais que os haya marcado como grupo en este pasado 2022 aparte de la marcha del Víctor?

Pues, si te soy sincero, hemos estado encerrados en el estudio todo el puto año (risas). Sí, sí, poca broma. Hemos estado todo un año a tope preparando estas nuevas canciones, en las que tenemos mucha fe y nos encantan y ha sido un poco un año de reencuentro, de volver hacer serio todo esto, porque claro, en 2021 fue como que después de toda la mierda del Covid no se sabía cómo iría, parecía que arrancaba, que había conciertos, después que no y dijimos en 2022 a tope y fue un super buen año, muy intenso. Sobre todo, la gira con Bad Religion que fue brutal para nosotros tocar con ellos, pues somos super fans.

Bueno, es que lo del Covid ha hecho que bandas tuvieran más ganas de hacer cosas, pero por otro lado que algunas desaparecieran…

Bueno, esto al final es como las relaciones de pareja, el Covid las ha puesto a prueba y o la pasas y das un paso adelante o vas para atrás.

¿Cuál creéis que ha sido vuestro concierto más loco este año pasado?

Buff, el Resurrection puede ser, fue muy guay, el público fue increíble, si creo que el Resurrection Fest.

Y si pudierais escoger vuestro mejor concierto o el más especial de todos los que habéis hecho, ¿cuál sería?

Justo nos pillas, los que tenemos menos memoria de la banda (Risas). Hay varios para escoger, por ejemplo, el Barna’n’Roll que tocamos con The Offspring, que fue un concierto épico… También tengo dos conciertos a los que les tengo mucho cariño, en el que grabamos el videoclip de “Ripping Out” que era uno de los singles de nuestro primer álbum Into the Spiral del que ya hace 10 años. Hicimos un concierto gratis, vino muchísima gente y se lió bien. También con NOFX, estar tocando y ver a Fat Mike allí al lado, escuchándote, es muy grande.

También recuerdo la gira que hicimos por Japón. Hicimos una gira de cuatro fechas, empezábamos en Tokio y acabábamos también en Tokio, pues ese concierto fue espectacular. Los primeros días fueron bastante bien, pero, esa última fecha la sala estaba llena con la gente cantando nuestras canciones y piensas, estamos en la otra punta del mundo… ¡es muy heavy! Y la verdad es que tenemos muchas ganas de volver de gira por allí.

Es la ventaja que hay hoy en día, que puedes escuchar bandas de todo el mundo con un solo click.

Sí, esa es una ventaja que no teníamos antes. Nosotros, que hemos visto la evolución de Internet, podemos ver las ventajas y desventajas que ha traído al mundo musical.

Bueno, supongo que no me lo diréis, ¿pero estaréis en el Barna’n’Roll o en el Punk in Drublic?

Bueno, aún no lo tenemos concretado, pero algo habrá… Aún no hay nada claro, ni cuando saldrá el disco, pero algo… algo habrá.

¿Y algún otro concierto que podáis anunciar?

Tocamos en Manresa en el Guirigall Fest! el 11 de marzo y habrá otros que aún estamos acabando de cuadrar. Algún festi en verano y varios conciertos, pero falta acabar de concretar.

Pues nada más, espero veros y fotografiaros pronto. ¿Alguna cosa que añadir?

Pues animar a la gente que, si quiere escuchar cosas nuevas antes de que salgan, que vengan el 4 de febrero en Santa Margarida y el 18 en Barcelona, que tenemos muchas ganas de enseñar las cosas nuevas, que llevamos mas de un año con ello.

Un año es mucho. Sois muy perfeccionistas, ¿no?

Sí, ya nos conocen (Risas) Y muchas gracias por todo, nos vemos pronto.

Gracias a vosotros, hasta pronto.

Carles Amat
Sobre Carles Amat 58 Artículos
Ex bajista, ex cantante (más que cantar gritaba), fotógrafo apasionado, adicto a la música. Rock en la sangre desde que nací, amante del metal desde que escuche Barón Rojo en el 84/85, loco por el thrash desde que escuche a Slayer con 13 años y loco por el punk y el hardcore y de esa energía brutal que desprende en directo. Fotógrafo y redactor (a veces) en Science of Noise