Entrevista a Oranssi Pazuzu: ‘Nuestra filosofía es la de crear algo emocionante. Y para que nos interese la música, debe haber algún tipo de progresión hacia lo desconocido’

No todo es tan malo durante estas semanas tan “diferentes” de nuestras vidas. La música sigue siendo uno de los pasatiempos preferidos de los melómanos y los fans. La publicación de nuevos discos de nuestros artistas favoritos está marcado en rojo como si del fin del confinamiento se tratase.

Seguro que muchos de vosotros tenéis marcado el 17 de abril, fecha en la que se publica el esperado nuevo disco de los finlandeses Oranssi Pazuzu. Hacéis bien, pues Mestarin Kynsi es otro disco superlativo.

Os compartimos la interesante entrevista que hemos realizado estos días a la banda. Si os dejáis seducir por su compleja música, seguro que disfrutaréis de esta intensa entrevista. No tiene desperdicio. Disfrutadla.

Español

Buenas, chicos. Primero de todo, en nombre de toda la revista, esperamos que estéis todos bien, tanto vosotros como los vuestros. Esta situación nos supera a todos y nos ha pillado desprevenidos. Empezamos.

Ontto: ¡Hola! Espero que tú también estés bien.

Evill: Hola, ¡espero que estés igual!

Mestarin Kynsi ha llegado a nuestras vidas en un momento sumamente complejo. La inesperada crisis sanitaria mundial nos está sacudiendo con dureza. ¿Cómo lo afrontáis a nivel personal y cómo lo afrontáis como banda? ¿Habéis tenido que cambiar muchos planes?

Ontto: Sí, algunas cosas están fuera de nuestro alcance. Pero hasta ahora hemos estado bien. Estamos viviendo bastante aislados en nuestros hogares. Es una situación difícil, pero al menos nosotros y las personas cercanas a nosotros estamos todos bien. La banda ha sufrido debido a todo esto. Tuvimos que cancelar nuestro plan de presentación de disco en Roadburn además de un par de otros buenos conciertos programados. Eso es totalmente desafortunado. Pero habrá tiempo para compensar eso y re-programar los shows más adelante. Al menos aún podemos lanzar el álbum. Estaremos de gira el próximo otoño, y espero que las cosas sean más fáciles entonces.

Mestarin Kynsi es el sucesor perfecto de Värähtelijä. Parece que habéis encontrado un sonido definido así como una identidad más ecléctica por así decirlo. ¿Es la evolución natural o simplemente estáis intentando abriros hacia nuevas cosas?

Evill: Es alentador ver la conexión entre los dos álbumes. De hecho, recuerdo cuando teníamos en mente este «What’s next?» después de lanzar Värähtelijä.

Creo que todos compartimos el mismo interés hacia algo que se introdujo en la última canción de Värähtelijä «Valveavaruus» (incluso hay un huevo de influencias orientales en las letras de «Mestari»). Así que uno definitivamente podría decir que estábamos siguiendo en donde lo dejamos. Como banda, se siente como una evolución natural y trata de abrirnos a cosas nuevas. Ayuda cuando descubres un interés común, en este caso tocando con secuenciadores y haciendo más electro. El resultado puede ser como «¿Qué demonios acaba de pasar?» Sin embargo, todos estamos felices de sumergirnos en la oscuridad de vez en cuando en lugar de hacer algo que se sienta seguro y cómodo.

También debo nombrar a Ikon ya que esta fue su primera vez en un nuevo álbum de Pazuzu. Creo que somos privilegiados de tenerlo, ahora que hemos visto cómo suena y opera en la banda. Es una gran parte de la evolución natural tener tanto talento en una banda.

Me atrevo a afirmar que estamos frente al álbum más personal de la banda. También os habéis atrevido a tocar nuevas teclas y aportar una nueva franja de colores de esta paleta ya tan ancha de que disponéis. ¿Qué os ha hecho dar otra vuelta de tuerca? ¿No os da miedo de que estos nuevos sonidos no gusten a vuestros fans?

Ontto: Para empezar, creo que nuestros fans son bastante abiertos, y no tenemos una receta concreta para darles lo que les resultaría atractivo. Nuestra filosofía al escribir música nueva siempre ha sido que debería ser emocionante para nosotros, sin tener en cuenta las opiniones de otras personas. Si estamos entusiasmados con la música, podemos suponer que también atraerá a otras personas, así de simple. Y para que nos interese la música, debe haber algún tipo de progresión hacia lo desconocido. Esta vez queríamos experimentar un poco más con los sintetizadores y los sonidos electrónicos, porque parecía que podríamos alcanzar nuevas atmósferas con ellos. Estábamos buscando un sonido que no se asocie instantáneamente con cosas familiares como una banda de rock ‘n’ roll.

Las repeticiones y las atmósferas siempre han sido algo muy importante en Oranssi Pazuzu. En el nuevo disco seguís con ello pero con este nuevo sonido más “luminoso” como por ejemplo en el principio de “Oikeamielisten Sali”, aquí las atmósferas crean una sensación de opresión muy curiosa. ¿Os ha costado mantener el formato de repeticiones y atmósferas con este nuevo sonido?

Ontto: El objetivo de los nuevos sonidos, como los sintetizadores, era acelerar la atmósfera y la naturaleza hipnótica de la música aún más que antes. Nuestro pensamiento es que usando nuevas herramientas podemos hacer que el oyente sienta la música con más fuerza. Las ideas musicales principales de la banda siguen siendo hipnóticas y repetitivas, pero también queremos que las canciones se sientan como si estuvieras en un viaje y hay cosas que suceden también rítmicamente y tonalmente. Así que se trata de encontrar un buen equilibrio entre esas cosas, y creo que es algo en lo que nos hemos fijado mucho en el nuevo álbum.

Las canciones siguen siendo muy largas e hipnóticas. Cuando entras en ellas es complicado salirse. ¿Os pasa lo mismo? ¿Alargáis las canciones porqué estáis disfrutando de ese punto hipnótico?

Ontto: Jaja, nos perdemos en la canción con bastante frecuencia cuando estamos escribiendo… Hemos aprendido que la sensación de la hipnosis necesita algo de espacio para que realmente funcione. Debes que tener la sensación de soltarte y perderte. En realidad, no alargamos las canciones, simplemente nos sumergimos en cierta parte e intentamos encontrar un lugar donde realmente no pienses cuánto tiempo llevará. Las longitudes son muy flojas al principio, pero cuando tocas la nueva canción muchas veces comienzas a omitir algunas cosas que probablemente no son tan relevantes, para hacerlo más conciso.

Supongo que es complicado componer canciones de esta magnitud. Atmósferas, ruidos, voces, estilos complejos… ¿Tenéis un patrón de composición estándar o componéis del tipo jam?

Evill: Generalmente siempre hay un punto de partida. Eso podría ser un riff o alguna idea de un patrón rítmico más o menos interesante. Después de eso, generalmente entramos en modo jam bastante rápido. Una vez que todos han encontrado la idea original (o lo que queda de ella), comenzamos a grabar demostraciones y a tener conversaciones entre nosotros sobre la naturaleza de la pieza. A veces hay grandes sorpresas sobre qué elementos y capas acaban teniendo un papel importante en una parte, o incluso a lo largo de toda una canción.

Diría que nuestro patrón de composición estándar es la prueba basada en la intuición; teniendo conversaciones reflexivas; pruebas; más hablar; pruebas y en algún momento alcanzar algo que se siente bien en su conjunto. Y eso definitivamente es algo de lo que vale la pena hablar, jajaja. Creo que las conversaciones retrospectivas son una de nuestras herramientas más importantes para componer.

Como en su momento hicieron Arcturus o Ihashn, estáis alejando vuestro estilo del black metal y cada sonáis más a los estilos de los 70 pero con una gran dosis de metal extremo. Imagino que de ahora en adelante iréis evolucionando todavía más hacia estos nuevos sonidos. ¿Estoy en lo cierto o simplemente Mestarin Kynsi es una prueba piloto?

Ontto: Es muy temprano para decir cuál será la siguiente dirección. Mestarin Kynsi es algo que nos apetecía hacer en este momento. Es cierto que hay posibilidades interesantes en esa dirección, pero no estoy seguro de qué tan profundo podemos continuar en los paisajes sintéticos y la electrónica. Queremos explorar, pero al mismo tiempo permanecer fieles a la identidad y al sentimiento de la banda como entidad orgánica. Los ideales de los años 70 sobre avanzar y desafiar sus convenciones es algo que todos admiramos, y nos gusta dejar espacio para accidentes y para la intuición.

Normalmente el tercer disco acostumbra a ser un punto de inflexión en la carrera de una banda porqué define en parte el sonido y el potencial de una banda. Vosotros llegáis lanzados al quinto disco y habéis hecho lo que os ha dado la gana sin importar las críticas. ¿Cómo afrontáis esta evolución? ¿Estáis en ese punto de hacer lo que os da la gana?

Ontto: En nuestro caso, lo que dijiste sobre los terceros álbumes es bastante cierto, ya que «re-inventamos» nuestro sonido en nuestro tercer álbum Valonielu. Creo que toda la banda creció como músicos en esa época. Seguro que fue un punto de inflexión. Después de Valonielu, las cosas se pusieron un poco más fáciles en el sentido de que teníamos un sello que creía en nuestra visión y teníamos una billetera lo suficientemente grande como para reservar un estudio, por lo que tuvimos la oportunidad de ajustar nuestras ideas en los siguientes álbumes. Pero creo que siempre hicimos lo que queríamos, incluso cuando éramos desconocidos y no teníamos shows fuera de Finlandia, ni un sello ni nada por el estilo.

Siempre hemos seguido nuestra intuición musical sobre lo que nos inspira. Y creo que es posible hacer muy buena música incluso sin estudios ni etiquetas. Pero entonces no tendrías la oportunidad de hacer un álbum como Waste of Space Orchestra, por ejemplo. Así que sí, estamos en una buena posición.

Vuestros conciertos tienden a ser muy intensos. Y oscuros, creo que vuestra última vez en Barcelona ha sido el concierto más oscuro de mi vida. ¿incidís en que vuestro concepto es más auditivo que visual?

Evill: ¡Gracias! No me resulta estresante, nuestro concepto es impulsado por la audición. De hecho, creo que incluso podría ofrecer un espacio para que los oyentes visualicen lo que pueda surgir y lo experimenten en un modo tan amplio como los ojos cerrados. Justo ahora estamos viviendo tiempos visualmente abrumadores en las culturas occidentales. Me alegra notar que las personas no están perdiendo el contacto «solo» escuchando y sintiendo.

¿Qué planes de promoción del nuevo disco tenéis? ¿Pasaréis por España a presentarlo?

Evill: En algún momento estamos tocando el nuevo material en España. ¡Deseando que llegue ese día!

Estar en una banda y girar tanto no es simplemente subir a un escenario y tocar una hora y media con tus compañeros y “adiós muy buenas”. Al final tus compañeros son como tu familia, o tu pareja, compartes escenario, viajes, vivencias, emociones,… ¿Cuál es el mejor recuerdo de estos años “en familia”?

Evill: Tengo un recuerdo bastante reciente, tiene lugar en nuestra gira por Estados Unidos el pasado octubre. Viajamos desde la costa este hasta la costa oeste. Una vez que llegamos allí y vimos el Océano Pacífico sentí mucho amor por todo. ¡Qué día tan extraordinario!

Ontto: Uno de los mejores recuerdos para mí fue cuando tocamos en el festival de verano al aire libre en Polonia llamado OFF Festival, en 2014. Antes de eso solo habíamos tocado un puñado de espectáculos fuera de Finlandia. También tenían a Michael Rother, Chelsea Wolfe y otros artistas geniales. Era una gran carpa bastante tarde en la noche. Teníamos una gran multitud allí congregada, al menos para mi memoria, y tocamos como el culo, tocamos algunas de las cosas más desafiantes de Valonielu, todas las canciones más largas, y aún así la audiencia estaba muy interesada en nosotros. Nunca antes habíamos experimentado una sensación como esa. Era un sentimiento de éxtasis. Solo pude gritar y saltar cuando salimos del escenario.

Por el contrario, las complicaciones siempre aparecen en estas relaciones personales, en las giras… ¿habéis tenido en algún momento esa sensación de mandarlo todo la mierda, de pensar que lo que haces no sirve para nada? Y si es así, ¿Cuándo?

Ontto: Esos sentimientos generalmente aparecen cuando estás deprimido o incluso cuando estás cansado de las giras. Hemos estado en algunos lugares difíciles en algunas giras anteriores. Como conducir 12 horas seguidas para tocar en medio de una zona industrial en la medianoche de un martes y aparecen unas tres personas. Después duermes dos horas y comienzas a conducir para el próximo espectáculo. Pero nunca pensé que lo que hacemos es sin sentido. La música siempre es inútil en algún sentido, y al mismo tiempo también es lo más importante.

Evill: Sí, creo que esos sentimientos van de la mano con el hecho de lo cansado que estás. En una gira de dos semanas en Europa tuve una fiebre brutalmente alta. No podía hacer mucho más que tratar de descansar entre viajes y shows. Cada espectáculo lo sentía como irreal, como si alguien te tuviera al borde de un acantilado y esperaras no caer. Esos momentos te obligan a cuestionar el valor de las cosas abstractas como la música en tu vida. Sin embargo, siempre he llegado a la conclusión de que es tan natural tener esos sentimientos como tener sentimientos por la música o cualquier relación. Más importante es reconocer tus límites personales.

Me gusta pensar que el entorno moldea las personas y, por esa regla de tres, a una banda. ¿Cómo ha moldeado Finlandia, vuestra tierra, a OP? Por que seguís cantando en finlandés…

Evill: Evidentemente nos ha moldeado. Tendría que tener una vida paralela para no reconocer la diferencia. Sin embargo, a nivel personal, lo primero que viene a la mente es una gran variación de la duración de los días a lo largo de un año. Hay un largo período de oscuridad seguido de un largo período de claridad. He estado bromeando tomando esto muy a modo personal ya que está muy ligado con lo que siento. Supongo que esta cantidad de contrastes y dinámicas también se puede encontrar en la estética de Oranssi Pazuzu. El hecho de que estemos cantando en finlandés tiene que ver con un sentimiento de honestidad más que nada.

La vida nos anima a soñar, a cumplir unos objetivos que tenemos en mente. ¿Qué sueños, realistas, tiene aún Oranssi Pazuzu que deseáis cumplir?

Evill: Justo ahora es como un sueño el estar ahí afuera compartiendo un espacio y una atmósfera con la gente. El sueño de Oranssi Pazuzu por cumplir, diría, es tener un lanzamiento en directo. ¡Eso es algo que tenemos que hacer realidad! Sueños totalmente nuevos surgirán. ¡Estoy seguro!

Bueno chicos, un placer esta entrevista. Muchos ánimos para todos en estos momentos delicados. Nos vemos pronto.

¡Saludos!

English

Hi guys! First of all and on behalf of the entire magazine we hope you are all well, both you and your friends and family. The Covid-19 situation is beyond all of us and has caught us off guard.

We start, let’s go.

Ontto: Hi! Hoping that you are ok too.

Evill: Hi, hope you the same!

Mestarin Kynsi has come into our lives at an extremely complex time. The unexpected global biological crisis is shaking us hard. How do you face it on a personal level and how do you face it as a band? Have you had to change many plans?

Ontto: Yeah, some things are just out of our reach. But so far it has been alright. We are living pretty much isolated at our homes. It is a difficult situation, but at least we and people close to us are ok. The band has taken some hits because of this. We had to cancel our record release show at Roadburn plus a couple of other good ones. That is unfortunate. But there will be time to make up for that and play shows later on. At least we can still release the album. We will be touring next fall, and I hope things will be easier then.

Mestarin Kynsi is the perfect successor to Värähtelijä. It seems you have found a definite sound as well as a more eclectic identity. Is it natural evolution or are you just trying to open yourself up to new things?

Evill: It’s uplifting you see the connection between the two albums. In fact, I remember when we were having this “What next?” -moment after releasing Värähtelijä.

I believe we all shared the same interest going towards something that was introduced in Värähtelijä’s last song “Valveavaruus” (there’s even an eastern egg in lyrics calling out for “Mestari”). So one could definitely say we were proceeding where we left off. As a band it feels both natural evolution and trying to open ourselves up to new things. It helps when you figure out a common interest – in this case playing around with sequencers and going more electro. The result can be like “What the hell just happened?” However we’re all happy to dive into darkness every now and then rather than doing something that feels all safe and comfortable.

Also I must namedrop Ikon since this was his first round for a whole new Pazuzu album. I think we’re privileged having him as he’s seen how the band sounds and operates. It’s a big part of natural evolution having such a talent in a band.

I dare say that we are facing the most personal album of the band. You have also dared to touch new keys and add a new strip of colors to your sound. What has made you give another twist? Are you not afraid that these new sounds will not appeal to your fans?

Ontto: I think our audience is pretty open minded to begin with, and we have no recipe for what would appeal to them. Our philosophy on writing new music has always been that it should be thrilling to ourselves, without giving too much consideration to other people’s opinions. If we are excited about the music, we can assume it will appeal to some other people too, simple as that. And for us to be into the music, there needs to be some kind of progression towards the unknown. This time we wanted to experiment with synths and electronic sounds a bit more, because it felt like we could reach new atmospheres with those. We were reaching for a sound that is not instantly associated with familiar things like a rock ‘n’ roll band.

Replays and atmospheres have always been very important at Oranssi Pazuzu. In the new album you continue with it, but with this new and more «luminous» sound, such as the beginning of «Oikeamielisten Sali», here the atmospheres create a very curious feeling of oppression. Have you found it difficult to keep the format of repetitions and atmospheres with this new sound?

Ontto: The whole point of the new sounds, like synthesizers, was to accelerate the atmosphere and the hypnotic nature of the music even more than before. Our thinking is that using new tools we can make the listener feel the music more strongly. The main musical ideas of the band are still hypnotic and repetitive, but we also want to make the songs feel like you are on a trip and there are things happening also rhythmically and tonally. So it comes down to finding a good balance between those things, and I think that is something we focused on a lot on the new album.

The songs are still very long and hypnotic. When you enter in it is difficult to get out. Is the same thing happening to you? Do you lengthen the songs because you are enjoying that hypnotic point?

Ontto: Haha, we get lost in the song pretty often when we are writing… We have learned that the feeling of the hypnosis needs some space for it to really work. You have to get the sensation of letting go and getting lost in there. We don’t actually lengthen the songs, we just dive into a certain part and we try to find a place where you don’t really think how long it will take. The lengths are very loose at the beginning, but when you play the new song many times you start to skip some stuff that probably is not so relevant, to make it more concise.

I suppose it is difficult to compose songs of this magnitude. Atmospheres, noises, voices, complex styles … Do you have a standard composition pattern or do you compose in jam format?

Evill: There’s usually always a starting point. That could be a riff or some idea of a rhythmic pattern or so. After that we typically hit the jam floor pretty quickly. Once everybody has found their way around the original idea (or what’s left of it) we start recording demos and having conversations about the nature of the piece. There’s sometimes big surprises about what elements and layers end up taking a big role in a part – or even throughout a whole song.

I would say our standard composing pattern is intuition based testing; having reflective talks; testing; more talking; testing and at some point reaching something that feels right as a whole. And that’s definitely something worth talking about, haha. I think retrospective conversations are one of our biggest tools for composing.

As Arcturus or Ihashn did at the time, you are moving your style away from black metal and each sound more like the styles of the 70s but with a great dose of extreme metal. I imagine that from now on you will evolve even more towards these new sounds. Am I right or is Mestarin Kynsi just a pilot test?

Ontto: It is too early to say what the direction will be next. Mestarin Kynsi is something that we felt inspiring to do at this point. It’s true that there are interesting possibilities in that direction, but not sure how deep we will continue into the synth-scapes and electronics. We want to explore, but at the same time stay true to the identity and feeling of the band as an organic entity. The 70’s prog ideals about going forward and challenging your conventions is something we all look up to, and we like to leave room for accidents and intuition.

Normally the third album is usually a turning point in a band’s career because it partly defines the sound and potential of a band. You guys are released on the fifth album and have done what you want regardless of the criticism. How do you face this evolution? Are you at that point of doing what you want?

Ontto: In our case what you said about third albums is quite true, since we “reinvented” our sound on the third album Valonielu. I think the whole band kind of grew as musicians around that time. It sure was a turning point. After Valonielu things got a bit easier for us in a sense that we had a label that believed in our vision and had a wallet big enough to book a studio, so we had a chance to fine tune our ideas on following albums. But I think we always did just what we wanted to, even when we were unknown and we had no shows outside Finland or a label or anything like that. We have always followed our musical intuition about what is inspiring to us.

And I think it is possible to do very good music even without studios or labels. But then you wouldn’t have an opportunity to make an album like Waste of Space Orchestra for example. So yeah, we are in a good position.

Your concerts tend to be very intense. And dark, I think your last time in Barcelona has been the darkest concert of my life. Do you stress that your concept is more auditory than visual?

Evill: Thank you! I don’t find it stressful, our concept being auditory driven. In fact I think that might even offer a space for listeners to visualize whatever might rise – and experience it in as widemode as closed eyes. Just now we’re living visually overwhelming times in western cultures. I’m happy to notice people aren’t losing their touch in “just” listening and feeling.

What promotion plans do you have for the new album? Will you go to Spain to show us it?

Evill: At some point we’re definitely playing the new material in Spain. Looking forward to that!

Being in a band and touring so much is not just going on stage and playing an hour and a half with your teammates and that’s it. In the end, your colleagues are like your family, or your partner, you share the stage, travel, experiences, emotions,… What is the best memory of these years «as a family»?

Evill: The one fairly recent memory takes place in our US tour last October. We travelled all the way from east coast to west coast. Once we got there and experienced Pacific Ocean I felt pretty much love towards everything. What a remarkable day that was!

Ontto: One of the best memories for me was when we played this outdoor summer festival in Poland called OFF Festival, back in 2014 when we had played just a handful of shows outside Finland prior to that. They had Michael Rother, Chelsea Wolfe and other cool artists too. It was a big tent pretty late in the evening. We had a huge crowd in there, at least to my memory, and we played our asses off, played a lot of more challenging stuff from Valonielu, like all the longer songs, and still the audience were super into it. We had never experienced a show quite like that before. It was an ecstatic feeling. I just had to shout and jump around when we got off the stage.

On the contrary, complications always appear in these personal relationships, on tours … have you ever had that feeling of sending all the crap, of thinking that what you do is useless? And if so, when?

Ontto: Those feelings usually come when you are just depressed or even when you are just tired from touring. We’ve been to some hard places on some earlier tours. Like driving 12 hours straight in a van to play in the middle of some industrial zone in the middle of night on a Tuesday and there’s about three people showing up. And then you sleep two hours and start driving for the next show. But I never thought what we do is without meaning. Music is always useless in some sense, and at the same time it’s also the most important thing.

Evill: Yeah, I think those feelings go hand in hand with the fact how tired you are. On a two week tour in Europe I had this brutally high fever. Couldn’t do much more than try to rest between travels and shows. Every show felt unreal – like somebody holding you on the edge of a cliff and you hoping not to fall. Those moments force you to question the value of abstract things such as music in your life. However I’ve always come to a conclusion that it’s as natural to have those feelings as it is to have feelings for music or any relationships. More important is to recognize your personal limits.

I like to think that the environment shapes people and, by that rule of three, a band. How has Finland, your land, shaped Oranssi Pazuzu? Because you keep singing in Finnish …

Evill: That’s probably a blind spot for anyone to say how has environment exactly shaped us. You would have to have a parallel life in order to recognize the difference. However, on a personal level the first thing that comes to mind is a big variance of length of the days throughout a year. There’s a long period of darkness followed by a long period of lightness. I’ve been joking around taking this very personally since it’s very synchronized with how I feel. I guess this amount of contrast and dynamics might also be found in the aesthetics of Oranssi Pazuzu. The fact that we’re singing in Finnish has to do with a feeling of honesty more than anything.

Life encourages us to dream, to meet goals that we have in mind. What realistic dreams does Oranssi Pazuzu still have that you want to fulfill?

Evill: Just now it pretty much feels like a dream to be out there sharing a space and atmosphere with people. One Oranssi Pazuzu‘s dream to fulfill, I would say, is to have a proper releasing live shows for the album. That’s something we just have to make happen! Totally new dreams will arise with that. I’m sure!

Well guys, thanks for all, congratulations for the new album and see you soon (I hope so)!

Cheers!

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 305 Artículos
Rock en todas sus extensiones