Canciones perfectas: “One Rode to Asa Bay” de Bathory

“¡Ah! Me encanta cómo esta canción te lleva a otro tiempo y a otro lugar. Me encantan los riffs simples y poderosos y la música de Bathory. Hay algo primitivo y atemporal en la música de Bathory. Su música me habla a algo profundo dentro de mí. Tal vez es mi sangre vikinga despertando.” (Nik Stålvind de Wolf)

¿Puede la música matar? ¿Pueden las letras y la música tocarte en lo más hondo de tu ser y sacar algo dormido de ti, algo primitivo? Cuando en 1990 Bathory sacaba Hammerheart y dudo que llegaran a pensar la enorme influencia musical que podrían llegar a tener. Aquí hay varios hitos destacables en lo musical, pero hay una canción que sobresale en sobremanera y que pudo ser uno de los detonantes de que las juventudes metálicas noruegas perdieran su norte y terminaran abrazando una causa revolucionaria que impresionaría al mundo a base de violencia y fuego. Y os recuerdo, estamos hablando del país más pacífico del mundo. Personalmente veo en “One Rode to Asa Bay” uno de los posibles germen de toda la filosofía pagana que abrazó el black metal en los 90. Eso haría en gran parte al malogrado genio sueco Quorthon como el autor intelectual (sin quererlo) de muchos de los crímenes acaecidos en Escandinavia. Y es que si ves el videoclip de este tema es imposible que no te hierva la sangre… Es la reconstrucción de lo que supone una invasión, un tema que se ha repetido y se repetirá a lo largo de la historia.

Arde la iglesia señalada en el videoclip de “One Rode to Asa Bay”

Uno de los indicadores de que esto pudiera ser posible pasa desapercibido en el videoclip, y, de hecho, lo he descubierto después de ver el video varias veces: la iglesia que aparece en el minuto 5:47 del video es justamente la de Fanatoft, la que quemaron los seguidores del black metal noruego. Si en 1990 la MTV le da rodaje a tu video, y el mensaje de las letras te entra en lo profundo, puede suceder que años más tarde, justo el 6 de junio de 1992, termine la joya de la arquitectura medieval noruega siendo pasto de las llamas. Curiosamente la única iglesia que aparece en el videoclip de una banda que consagró y dio forma al black metal y que posteriormente sentaría las bases del neo-paganismo que abrazarían las bandas noruegas. Cada uno que saque sus propias conclusiones, faltaría más, pero en una era en la que Internet no estaba ni se la esperaba, posiblemente el video de Bathory hizo algo más que publicitar a un grupo de heavy metal.

Conocí a Bathory un poco demasiado tarde en mi vida para apreciar realmente su música. «One Rode to Asa Bay» es una canción bastante épica, tanto en términos de duración como en las emociones que comunica. Sin embargo, sigue teniendo todo su encanto, que para mí es lo que la hace interesante. Me encanta el coro, los cascabeles, la guitarra acústica y la entrega espasmódica de las voces. Por otro lado, no me gusta mucho la onda de metal vikingo.” (Birk Nielsen de Demon Head)

Rebelión contra el cristianismo 1.000 años después de su invasión

Los países nórdicos fueron los últimos de Europa en ser conquistados por la cruz. Felices y paganos vivieron a su estilo hasta que llegaron los conquistadores, que, con la Biblia en mano, les hicieron ver que todas sus tradiciones estaban equivocadas, y que ellos, les traían la verdad y el camino a seguir. Lo que se hizo en nombre de Cristo en esas latitudes es lo mismo que hicieron los españoles en la conquista de América cinco siglos más tarde o lo que se hizo con África en la época colonial. El hecho que el cristianismo llegara tan tarde respecto al resto de Europa hizo que las gentes se esforzaran a ponerse a la altura del Viejo Continente, por lo que hay allí todavía auténticos fervorosos seguidores cristianos, y en esas latitudes se vivieron períodos de especial devoción. En Lituania existe, por ejemplo, el monte de las cruces, uno de los sitios más inquietantes del planeta en el que uno se ve rodeado por millones de crucifijos de todo tipo y tamaño. El Papa lo visitó inclusive, y ese mismo sitio fue un símbolo contra la invasión rusa. Cada noche los bulldozers soviéticos arrasaban las cruces. Cuando amanecía en el monte había muchas más cruces que la noche anterior. Fue uno de los símbolos de la lucha del país contra el comunismo invasor, pero como siempre ha hecho bien el cristianismo, supo canalizar esa misma lucha en brazos de la causa de la cruz.

Los mismos cuentos tradicionales islandeses fueron reescritos y se les añadió una buena dosis de moralina ejemplificante y de adoctrinamiento católico. Eso pasó en todas partes, pero el más grande logro de la iglesia fue el de mantener todas las fiestas paganas y cambiarles el significado por uno adaptado a sus intereses.

Oslo se llamó Cristianía

La capital noruega de Oslo desde el siglo XVII hasta casi principios del siglo XX se llegó a llamar Cristianía. Sorprende que uno de los feudos más importantes de los vikingos sucumbiera al cristianismo hasta el punto de que se le cambiara el nombre original. El mayor símbolo del black metal noruego, el señor Varg Vikernes de Burzum y Mayhem, se llamaba KRISTIAN Vikernes. Otro detalle más de lo extendido que siempre ha estado el cristianismo desde la invasión cerca del año 1000 de la era cristiana.

El año 2000 se acercaba, nos situamos en 1990, justo cuando aparece este disco, y las juventudes metálicas noruegas iban a perpetrar su venganza por la ignominia cristiana que les lastró durante mil años. El visionado por el televisor de algo tan impactante y de una canción como “One Rode to Asa Bay” pudo sembrar una semilla que germinaría con el tiempo. Si todas las bandas de black metal noruego son herederas directas de Bathory en lo musical… ¿por qué no ponemos también el foco en el mensaje de Quorthon y en la filosofía pagana y vikinga?

«La gran epopeya de Bathory con una gran historia contada por la que es, probablemente, la más emotiva interpretación de Quorthon. Puedes sentir realmente lo que quiere decir en cada palabra. Incluso los solos de guitarra, que, por supuesto, todavía tienen ese toque caótico tan típico de Bathory. Suenan aquí más sinceros y honestos que nunca. Escuché mucho esta canción mientras crecía y supongo que me marcó ese final con… ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ESTO NO HA HECHO NADA MÁS QUE EMPEZAR!!!!!!!!!» (Marcus Petersson guitarrista de Hällas)

Bathory

A nivel técnico Bathory continuaba siendo una banda tosca y bastante sencilla en ejecución, pero a nivel de sentimiento todo se desborda. Su metamorfosis de death metal oscuro y satánico hacia el viking metal ya se empezaba a vislumbrar en Blood Fire Death. Toda la parafernalia del diablo y el 666 queda enterrada pues era sólo una pose. Una pantalla pasada, así que Quorthon indaga en el legado de su tierra, en su historia y la épica y la melodía se abren paso cual drakar surcando el mar.

“One Rode to Asa Bay” quedará para siempre como un símbolo y es la pista final del disco que marca una pauta que se reproducirá a partir de entonces. La mayoría de grupos del llamado metal vikingo pasarán a cerrar muchas de sus obras con un corte largo, ampuloso y cargado de emotividad. Eso lo debemos a la genialidad de cerrar Hammerheart con esta maravilla.

Si uno lee los créditos puede ver que la canción está dedicada al escritor Dean Andersson. Parece ser que el autor le envió varios libros a Quorthon llegando a inspirar el nombre de la ficticia población en la que desembarcan los cristianos. Andersson solía firmar con un pseudónimo en sus libros: Asa Drake.

No creo que exista una relación directa entre la quema de iglesias en Escandinavia y el tema de Bathory. Evidentemente, muchos de los que se vieron involucrados en la quema de iglesias eran seguidores declarados de Bathory, pero no creo que a la hora de encarar un proyecto tan ambicioso y caro como fue la grabación del videoclip de “One Rode To Asa Bay”, Quorthon tuviera como objetivo dar ideas o adoctrinar a nadie. Simplemente creo que intentó plasmar de la mejor forma posible la historia que narra la letra de la canción, ya que ella se incluyen diferentes elementos propios de la cultura y tradición vikinga (guerreros, drakkars, stavkirkes), utilizando el fuego como el elemento purificador que portan los colonos para implantar su “nueva religión.” (Alfonso Díez de Rafabasa.com)

El videoclip

Es el único videoclip que realizó Bathory en toda su historia y alcanzaría cierta volada en la emisión de la MTV de la época, concretamente en el programa Headbanger’s Ball. Se grabó en un suburbio de Estocolmo y, a pesar de lo cutre que podía haber quedado… no está nada mal. Más por la canción y el mensaje que por la calidad de la obra. Su autor llegó a poner mucho dinero de su bolsillo y terminó odiando el vídeo. Aseguraba que no lo había visto nunca y que llegaron a grabarse más de 60 horas de película. La postproducción fue un caos y el encargado de hacerla se fue de vacaciones nada más terminar la grabación. Mandó una parte de las imágenes para el video que no eran precisamente lo que esperaba el líder del grupo. Por esto, y por más razones, Quorthon, terminó odiando el proyecto. Por otro lado, el grupo llegó a tener visibilidad en tierras americanas en el que posiblemente sea el videoclip más largo emitido por la MTV.

La portada

Ya en el anterior disco Bathory se sirvieron de pinturas famosas, cogían un fragmento del óleo y realizaban su particular portada para el disco. Esta vez fue elegido el “Funeral de un vikingo” de Sir Frank Dicksee. Maravillosa obra romántica en la que se puede apreciar un hipotético funeral vikingo con un drakkar ardiendo.

La música

Un didgeridoo se abre paso mientras cantan pájaros y cabalgan caballos, una bonita intro para un tema que también posee outro. El inicio es solemne con una melodía de base machacona en bucle en la que sobresalen las baterías con el gran reverb. Luego la expresiva voz de Quorthon toma las riendas y despacha poesía en la que narra más que canta. A pesar de lo aparentemente lineal los casi diez minutos pasando volando si una lee la letra. Los enlaces entre versos con voz los ponen unos teclados atmosféricos que son los mismos que acompañan cuando la voz canta. Es dramático, es agónico y la letra habla de una injusticia tan antigua como la vida misma: la invasión y el cambio de tus costumbres por otras, el fin de las libertades y de lo que define a un pueblo. Es la renuncia a su historia.

En el minuto 6:30 irrumpen las campanas de la iglesia haciendo avanzar la historia cuando el pueblo oprimido ha sido obligado a edificar una iglesia para contentar a un Dios que no es el suyo. Impresionan esos momentos en los que se recupera el inicio con las acústicas. Dan un poco de espacio y aire a la canción. El clímax de la historia llega precisamente en el final de la composición cuando Quorthon dice la mítica frase: “El viejo cuervo de la sabiduría dijo: gente de las tierras de Asa… ¡Esto no ha hecho más que empezar!”.

La letra

Es colosal. Una auténtica maravilla y de hecho es el gran logro de la canción, lo que la hace inmortal. La narración de la injusticia y la llegada del hombre cristiano pone los pelos de punta. Hay muchos momentos brillantes y palabras que dicen mucho y describen perfectamente hechos imaginables… hasta el punto que uno puede creer que así fue.

En el primer párrafo un hombre cabalga hasta la bahía de Asa, un pueblo costero en el que hay amarrados los drakkars. Allí se queda maravillado por la belleza sin igual de la llegada de un Dios todopoderoso a sus tierras de un país desconocido y lejano.

«One man rode the way through the woods
Down to Asa Bay
Where dragon ships had sailed to sea
More times than one could say
To see with own eyes the wonder
People told of from man to man
The God of all almightyness
Had arrived from a foreign land.»

Los hombres llevaban cruces de oros atadas a una cadena alrededor del cuello hablando de amor y paz, aunque armados hasta los dientes. Vestían en ropas púrpuras (símbolo del poder) y en vez de a cerveza olían a flores: Maravilloso retrato del conquistador.

«The rumors told of a man
Who had come from the other side the seas
Carrying gold cross around neck in chain
And spoke in strange tongue of peace
He had come with strange men in armor
Dressed in purple shirts and lace
Smelling not of beer but flowers
And with no hair in face.»

Un valiente hombre armado con la cruz les dice que Dios ha venido a salvarlos a todos del infierno así que en agradecimiento la gente de Asa construirá una enorme casa para su nuevo Dios, así salvarán su alma y deberán ser bautizados.

«And the bold man carrying cross
Had told all one of Asa bay
The God of all man woman child had come
To them all save
And to thank Lord of Heaven
One should build to God a house
And to save one’s soul from Hell
One should be baptized and say vows.»

Se acallan rápido las protestas por la espada de aquellos críticos que no quieren renunciar al legado de sus antepasados y se insta a la población de edificar una iglesia

«A man of pride with the Hammer told new God
To build his house on own
And spoke loud of the Gods of their fathers
Not too long time gone
The rumors said the man with a beard like fire
And the Hammer in chain
By men in armor silenced was and by
Their swords was slain.»

El resto de las voces críticas son azotadas y atadas a la vez que piden oro y recursos para la construcción del templo del nuevo Dios y les obligan a construirla porque desde ahora la fe tiene un precio. Preciosa frase.

«Those who did not pay the one coin
Of four to man of new God
Whipped was twenty and put in chains then locked
By their neck to the log (To the log)
And so all of Asa bay did build
A house of the cross
Every hour of daylight they did sweat
Limbs ached because faith does cost.»

Se termina el templo con planta de cruz y suponen los habitantes de Asa que su nuevo Dios estará complacido por ello. En el edificio caben hasta dos drakkars y se alza todo ello majestuoso hasta el cielo.

«And on the day two hundred
There it stood white to the sky
The house of the God of the cross
Big enough to take two dragon ships inside
And all of Asa bay did watch
The wonder raise to the sky
Now must the God of the cross be pleased
And satisfied.»

Un hombre viejo se tapa los ojos mirando al sol y recuerda que hace nada las naves se hacían a la mar entre cantos hacia Odin.

«Just outside the circle of the crowd
One old man did stand
He looked across the waters
And blotted the sun out of his eyes with one hand
And his old eyes could almost see
The dragon ships set sail
And his old ears could almost hear
Men of great numbers call out Oden’s hail.»

Se pregunta el mismo hombre si los antiguos dioses les han abandonado apartando la vista del cielo como esperando alguna reacción de las divinidades ancestrales y el viejo cuervo de la sabiduría le dice que… “Gente de Asa… esto no ha hecho más que empezar”.

«And though he did know already
Though he turned face towards sky
And whispered silent words forgotten
Spoken only way up high
Now this house of a foreign God does stand
Now must they leave us alone
Still he heard from somewhere in the woods
Old crow of wisdom say
People of Asa land, it’s only just begun.»

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 410 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.