Entrevista a Neil Fallon, vocalista de Clutch: ‘El disco Clutch fue nuestro despegue, nuestra marca de estilo. Pudimos girar con Slayer, Sepultura y Marilyn Manson, fue una locura’

Clutch

Hoy cumple 25 años el seminal segundo disco de Clutch y para completar el especial que tan merecidamente hemos preparado, hemos podido organizar una entrevista con Neil Fallon. El carismático frontman de la banda de Maryland nos contesta al teléfono muchas preguntas sobre Clutch, sobre sus giras mundiales de presentación con Slayer, Marilyn Manson y Sepultura. Y también aprovechamos para investigar en que andan metidos en tiempos de confinamiento por el Covid-19.

Buenos días Neil, muchas gracias por tu tiempo y solo comentarte que es un honor poder charlar contigo, confieso que estoy algo nervioso pues para mi Cutch es una banda de cabecera. Antes de empezar, ¿qué tal estás?

Bien, estoy bien, ¿qué tal tu?

Bien, una semana algo ajetreada pero en lineas generales bien. ¿Cómo tenéis el tema Covid-19 en vuestras tierras?

Uff, ¡qué complicado está todo! Venciendo el aburrimiento pero gracias a Dios y en cuanto a salud, estoy bien tanto yo como los míos. Pero da miedo ver que hay gente con situaciones realmente complicadas por aquí.

Esta inesperada crisis sanitaria que azota a todo el mundo nos ha cortado todos nuestros planes de presente y de futuro. ¿Cómo te ha afectado a nivel personal y a nivel de banda?

Bueno, me gusta pensar que la música es algo que la gente siempre va a necesitar. Todos queremos reunirnos con nuestra gente, poder volver a ofrecer y volver a ir de conciertos… pero lo que da miedo es la incertidumbre de no saber cuando va a poder regresar la normalidad en nuestras vidas. Ya sabes a lo que me refiero.

En cuanto a la banda, estos últimos días hemos empezado a ofrecer conciertos en streaming y hemos empezado a escribir nueva música pensando ya en cuando podamos volver a ponernos en la carretera.

En unas semanas se cumplen 25 años de la publicación del disco Clutch y estamos preparando en nuestra revista unos artículos especiales para conmemorarlo. ¿Qué recuerdos puedes compartir con nosotros sobre la creación y la posterior grabación del disco?

Para mi este disco es el que marcó el inicio de lo que hemos sido hasta ahora como banda. Transnational Speedway League era el disco de otra banda, ¡éramos tan jóvenes!. Aún no sabíamos lo que hacíamos. Estábamos descubriendo nuestro estilo pues ¡veníamos de bandas de hardcore!

En Clutch intentamos moldear nuestra forma de tocar heavy – hardcore hacia algo nuevo. De hecho, nosotros nos movíamos y crecimos en los círculos del heavy metal y el hardcore. Pero no queríamos eso para nuestra banda, queríamos algo nuevo, algo diferente. Y así nació Clutch.

Siempre se dice que el tercer disco es el que marca el destino de una banda. Entre Clutch y The Elephant Riders pasaron justos 3 años. Algo poco habitual en vuestra carrera exceptuando estos últimos tres discos. Fue complicado para vosotros el tener que hacer un disco que llegara al menos a igualar la calidad del disco Clutch?

¡Jaja! Es complicado de decir. No creo que se nos pasara por la cabeza entonces. Estábamos haciendo lo que nos gustaba y a los fans les gustaba el camino que emprendimos con Clutch. Sé que The Elephant Riders es un disco algo extraño para mucha gente y me incluyo en el paquete. No era un disco tan directo como Clutch y se necesitaba tiempo para procesarlo. Hicimos giras largas de presentación. Incluso abrimos para Slayer en un tour y parecía que a los fans del thrash metal les gustaba mucho nuestra propuesta.

¿Cómo crees que ha envejecido Clutch? ¿Qué sensaciones tienes cuando tocáis varios de sus temas en directo?

Bueno, a veces ni me doy cuenta que estamos tocando temas tan antiguos, otras veces tengo la sensación de que estamos tocando como si se tratara de un “diario personal” de la banda. Uff, en 25 años todo ha cambiado tanto, ¡hemos cambiado tanto!. Hemos crecido y hemos envejecido tanto nosotros como los discos y las canciones. A veces hago un viaje en el tiempo y me siento como si tuviera 20 años. Suena divertido, jajaj.

Vuestro debut fue en 1993 con Transnational Speedway League. Un disco más duro y más funk. Se detecta un cambio importante en tu trabajo en las voces. En Transnational usas varios recursos o estilos mientras que en el disco Clutch prácticamente usas el estilo que se convirtió en habitual. ¿Estoy en lo cierto?

Recuerdo que la sensación que me recorría cuando grabamos Transnational fue el miedo. No sabía que coño estaba haciendo, nunca había cantado, nunca me había formado en ello. Estaba asustado porqué no sabía como hacerlo, si usar un recurso más melódico, con una actitud más comercial. Lo mismo le pasaba al resto de la banda, pero codo con codo fuimos aprendiendo y madurando. De hecho, hice mi primera clase de canto hace unos pocos años. Uno nunca deja de aprender y lo importante es no tener miedo.

He detectado que, pese vuestra comunidad de fans aumenta considerablemente año tras año, la gente joven parece que cree que vuestra historia empezó en Blast Tyrant. Los nuevos fans no se acercan al disco Clutch y es un error. ¿Teníais pensado hacer algo especial en vuestra gira de 2020 con Volbeat para celebrar el 25 aniversario del disco Clutch y acercarlo al público joven?

Nuestro último concierto del año fue en Union Transfer en Philadelphia e interpretamos Blast Tyrant al completo. Había muchos fans jóvenes que no conocían gran parte del disco y me dio algo de miedo tirar de nostalgia y hacer una gira completa para celebrar el aniversario de un disco. Hacer una gira de este tipo, tocar un disco entero para todo el mundo es algo que hemos estado meditando pero no lo tenemos claro al 100%. O sea que de momento no puedo comentar más al respecto. Ya se verá.

Recientemente habéis publicado una nueva versión del clásico “Spacegrass”, posiblemente la canción que mejor define vuestra primera etapa musical. ¿Qué me puedes contar de la versión original y porqué habéis regrabado una nueva?

Recuerdo que odiaba cuando al principio tocábamos “Spacegrass” en directo. La odiaba mucho. Siempre acabada levantado el dedo de medio cuando tocábamos esta canción. Era una canción dura y controvertida y nosotros éramos un puñado de jóvenes inexpertos.

Con el tiempo y la experiencia hemos mejorado como músicos. Yo he mejorado mucho con las voces. Todo esto y el no poder girar nos ha llevado a hacer las versiones que os hemos estado ofreciendo estas semanas y la nueva versión de “Spacegrass”. ¡Deseo que os gusten!

Si te parece vamos a hablar de vuestras giras de conciertos. Creo que vuestra primera vez en Europa fue en 1993 y creo que compartíais cartel con Biohazard. ¿Que recuerdos tienes de esas primeras veces en las salas Europeas y cómo ha cambiado a lo largo de 25 años?

La gira fue muy interesante, como entonces nadie tenía internet, pasamos largas horas charlando entre nosotros, charlando con fans de todas las ciudades que visitábamos. Conocimos a fans de Norteamérica, Sudamérica, Europa y Australia, el boca a boca era lo que nos hacía ampliar nuestro círculo de fans. Ahora ya tengo casi 50 años y tenemos internet, con lo que muchas de estas cosas se han perdido por completo.

La gira de presentación de Transnational Speedway League os trajo a Europa en una extensa gira de casi 50 fechas. En cambio, en la del disco Clutch solo fue de 13 fechas. ¿La primera gira fue demasiado extensa para vuestros bolsillos y moderasteis la de 1996? ¿O simplemente sólo pudisteis organizar una gira de 13 fechas?

La razón por la que el primer tour fue tan largo fue porqué acompañábamos a Biohazard y ellos podían permitirse organizar algo así de grande. Para una banda novel como nosotros, convencer a los promotores y demás era algo mucho más complejo y caro. Nadie podía saber cuanta gente lograríamos entrar en nuestros propios shows. Para nosotros, actuar en una ciudad europea y lograr una caja de 50€ era un fracaso, no por el hecho de no actuar frente a suficientes personas, sino porque los costes autofinanciados para ir a una ciudad europea no valen esto como puedes imaginarte. Nuestra principal idea como artistas es hacer llegar nuestra música al máximo de gente, esto es lo principal. Pero también tenemos que valorar los costes de todo ello.

La gira de 1996 era la de presentación del disco Clutch y abriais para los brasileños Seputura. En ese momento Sepultura era una de las bandas más potentes de la escena y estaban presentando el disco ROOTS que supuso la ruptura de Max con el resto de la banda. ¿Cómo viviste esa gira en relación con Sepultura? ¿Te llevaste alguna influencia de la banda a Clutch?

Conocimos anteriormente a Sepultura en la gira americana, ellos presentaban Chaos AD. Nos hicimos buenos amigos tanto de la banda como de todo el equipo. Nos flipaba compartir escenario con la banda más cañera del universo del heavy metal. Todo lo que rodeaba a Sepultura era especial, ¡era una banda brasileña!, era excitante.

El tour de ROOTS que por cierto fue impresionante marcó el final del lineup como decias. Para nosotros fue algo muy triste, compartimos muchos momentos con ellos, momentos geniales. Esos dos tours con Sepultura cambió nuestras vidas y nuestra carrera de una forma u otra. Es uno de los mejores momentos que recuerdo de mi juventud.

Y por el contrario, en USA compartisteis cartel con Marilyn Manson en 1995. En aquel momento estaba preparando su célebre disco Antichrist Superstar y sus directos eran terribles. ¿Que tal fue la gira con el Anticristo? ¿Estaba tan loco como nos decían?

Ui, tema complicado. Tenemos una relación con mucha fricción con Manson. A Marilyn le encantó nuestro disco Transnational pero cuando salimos de gira con él para presentar nuestro disco homónimo se nos acercó y nos dijo “¿qué demonios es esto que estáis tocando?”. No le gustó nuestro disco y lo dejó muy claro, odiaba las canciones de Clutch, aborrecía “Spacegrass”….

Y si, estaba muy loco. Todo lo que rodeaba a Manson era una locura. Sus fans, su equipo, la banda… Demasiado para nosotros. Eso de tener cabezas de animales muertos por doquier no iba con nuestro estilo, con nuestras vidas. Nos vendió que le gustaba nuestro primer disco sin escuchar el nuevo y eso fue algo que aprendimos ya de por vida. Nunca te fies del que habla en pasado. Jaja. Fue una locura.

He estado indagando sobre vuestra trayectoria en directo y creo que no habéis estado ni en Asia y en Sudamérica solamente una vez en Brasil. ¿No os apetece salir de vuestra zona de confort?

Sabes, hemos estado intentando llegar a nuevos destinos durante muchos, muchos años. Pero siempre ha sido sumamente complicado. Los promotores de esas zonas son muy precavidos y se hace complicado negociar con ellos. No quieren arriesgarse y sus condiciones acostumbran tener un riesgo para nosotros como banda. En Sudamérica lo hemos intentando mucho más, hemos estado en Brasil y muchas veces en México pese a que no es Sudamérica claro. Nos gusta pero no podemos lograr más de lo que hemos hecho. Parece que necesitamos trabajar 25 años más para que nos hagan más caso. Jaja.

Clutch tiene tres puntos de inflexión en su carrera, el primero en 1995 con el disco Clutch, el segundo en 2004 con Blast Tyrant y el tercero en 2013 con Earth Rocker. Cada disco llegó en un momento adecuado y moldeando vuestro estilo a nuevos tiempos. ¿Cómo veíais que la banda necesitaba un pequeño cambio y como se afronta este cambio?

Creo que los cambios nunca han sido premeditados así como tampoco puedes diseñar un cambio de rumbo. Los cambios premeditados y prediseñados nunca tienden a ser efectivos. La música viene de tu instinto animal, los sentimientos de lo que estás haciendo, observar a los fans dicen más de lo que puede decir la crítica especializada. Me siento afortunado por haber sabido tener un rumbo tan exitoso y estable como el que hemos tenido en Clutch.

En mi última crítica de Book of Bad Decisions afirmaba que “Clutch seguramente es tu banda favorita aunque no te hayas percatado de ello”. En nuestra vida tenemos momentos en que escuchamos mucho una banda o un disco concreto, al cabo de unas semanas o meses nos da por otra banda u otro disco… pero conozco a mucha gente que (y yo me incluyo) que cada cierto tiempo cogemos discos de Clutch y nos pegamos un chute de energía con vuestra música. ¿Qué hace que la música de Clutch sea tan adictiva? ¿Cómo te sientes al ver que miles de personas podrían ilustrar la historia de sus vidas al son de vuestras canciones?

Bueno, mi principal objetivo es llegar a la gente, hacerla disfrutar, tenerlos entretenidos. La mayor satisfacción para un artista es ver que la gente disfruta con tu trabajo. Eso me hace feliz. Me encanta ver a la gente en nuestros shows, ver a parejas, ver a familias… incluso hemos visto peticiones de mano en nuestros conciertos. Es genial.

En difícil ser subjetivo con todo esto porque al final yo estoy en la banda y no quiero pecar de soberbia. Perdona, quiero decir, objetivo. Jaja. Estoy orgulloso de haber llevado la vida como la he llevado. Haber tenido una carrera como la que he tenido. Me siento orgulloso de que la gente nos admire, de que otras bandas nos tengan de referencia. Todo esto es nuestro legado. Es la magia de la música.

Creo que empezaste tu carrera en Clutch con 21 años y ahora tienes 48. ¿Has cumplido tus sueños de adolescente o aún te queda algún sueño por cumplir? ¿Te ves sobre el escenario con 80 como los Rolling Stones?

jajaja.

¡Empecé con 19! En los primeros shows con Clutch ni siquiera podía beber alcohol, jajaja. Era tan joven… Mis sueños eran poder formar parte de una banda de rock. En mis tiempos era fácil caer en la delincuencia juvenil y estar en una banda era la mejor forma de hacer las cosas bien, de disfrutar y pasarlo en grande sin riesgos.

Durante mi carrera he pasado a ser marido, posteriormente padre… y los sentimientos hacía la banda siempre han sido los mismos. Mi sueño de estar en una banda sigue siendo vigente hoy en día. Puedo seguir viviendo mi fantástica vida personal y sigo cumpliendo con el sueño de mi vida. He visitado ciudades, países, continentes haciendo lo que más me gusta, cumpliendo mi sueño. Y por ejemplo, he estado muchas veces en Barcelona y me encanta la sensación de salir a pasear por vuestra increíble ciudad, ¡incluso salgo a pasear sin mapa!, ¡esa sensación es tan increíble!

En cuanto a la segunda pregunta, me encantaría seguir haciendo todo esto los próximos 20 años, o más. Estas cosas no las podemos prever.

Eres una de los frontmans más movidos que he visto nunca sobre el escenario. Mi otro trabajo es fotógrafo musical y he intentado hacer fotos a Clutch dos veces y poder hacerte una foto decente a ti es muy complicado. Siempre salen borrosas. Entiendo que tu directo es como una sesión de deporte cardiovascular. ¿Cómo te preparas los conciertos? ¿Alguna vez te has excedido y has desfallecido?

¡Nunca he desfallecido! Todo esto es fácil cuando eres joven, eres capaz de aguantar un concierto al día de lunes a domingo. También eres capaz de beberte cuatro birras y comerte una pizza cada noche, jaja. Pero a medida que envejeces la cosas cambia. Para prepararme los conciertos hago mucho ejercicio, al final estamos hablando de algo que es puramente físico, con un buen ejercicio y una buena dieta todo es factible. Si no te cuidas si tienes un problema. Mi rutina es hacer ejercicios varios durante el día, ofrecer mi concierto y al terminar una birra y a la cama, ¡es muuuy aburrido!, jaja.

Y ya para cerrar, ahora publicáis un recopilatorio titulado The Obelisk Box Set for Record Store Day. Ahora que estáis en casa encerrados quizás tenéis tiempo para crear nuevas canciones… o un nuevo disco… ¿Qué planes de futuro tenéis?

Bien, como he comentado antes, la banda está ocupada trabajando en estos conciertos en streaming que estamos ofreciendo. Estamos practicando mucho para estos conciertos pues queremos ofrecer al mundo lo mejor de nosotros. También hemos empezado a crear nuevas canciones. Estamos entretenidos. Un par de días a la semana nos reunimos y nos ponemos a ensayar y aprovechamos para poner en común algunas nuevas ideas para nuevas canciones. Y así llevamos cerca de dos meses.

Bueno, esto es todo, muchísimas gracias por esta entrevista. Gracias por tu tiempo y un placer poder charlar contigo. Nos vemos pronto.

Muchas gracias a vosotros chicos. Un placer conversar contigo. Un fuerte abrazo. Hasta pronto.

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 254 Artículos
…metal en todas sus extensiones… lo demás es un decir