Entrevista a Martín Méndez, bajista de Opeth: ‘Esta gira está prácticamente agotada en todos sitios menos en España…’

Tenemos al caer la gira de celebración del trigésimo cumpleaños de Opeth como banda, con lo que hemos querido ponernos un rato al teléfono (por tercera vez ya) con su bajista Martín Méndez, para que nos hable de cómo se han configurado estos conciertos (en los que tocarán una canción de cada disco y cuyo setlist ha sido votado por los aficionados a la banda), de todos sus años junto a Mikael Akerfeldt y compañía, de su vida en Catalunya, de su proyecto personal White Stones y de sus recurrentes colaboraciones con una leyenda del metal extremo catalán como son Vidres a la Sang.

 

¡Hola, Martín! Antes que nada quería darte las gracias por dedicar algo de tu tiempo en plena gira a contestar estas preguntas para nosotros. ¿Dónde estás hoy y cómo está yendo la gira de momento?

Hola, Albert, un gusto. Hoy estamos en Londres, y tocamos en un sitio que venimos tiempo detrás de él y por suerte hoy se nos da, en el Hammersmith Apolo.

Ah, muy bien. ¿No habíais tocado nunca ahí?

No, no, es la primera vez. Y bien, la gira super bien. La verdad es que hasta ahora todos los shows han estado agotados y en todos sitios ha habido muy buena energía, muy buena onda. Así que todo muy bien.

Genial. Bueno, ya sabemos que estáis embarcados en lo que es vuestra gira de treinta aniversario y que se caracteriza especialmente porque el setlist que estáis tocando fue votado previamente por todos los fans y contiene una canción de cada uno de vuestros discos.

Sí, así es….

¿Por qué decidisteis hacerlo así y cómo escogisteis las canciones que pusisteis a votación, que creo que al principio no fueron todas las de vuestro catálogo? ¿Hay algunas que descartasteis vosotros mismos, quizás porque no pensabais que saldrían bien en directo?

No, creo que fue todo cuestión de que la gente votaba, y las más votadas fueron las que quedaban como alternativa. Y con el tiempo, la que más ha sido votada es la que tocaremos. Así que el este setlist ha sido realmente elegido por la gente.

100%, ¿verdad? No hay nada cocinado ahí….

100%, sí. Lo único que hemos hecho es un pequeño cambio por cuestión de que el resultado final era demasiado largo. Tenemos un límite de tiempo para tocar en la mayoría de los sitios, y nos estábamos pasando diez minutos. En esos casos lo que pasa es que nos ponen una multa o nos cortan el concierto, así que teníamos que cambiarlo. Y lo único que pudimos hacer para que encajara en el tiempo que teníamos asignado fue cambiar “Blackwater Park” por “Harvest”.

De hecho vi que en el primer concierto de la gira tocasteis “Blackwater Park”, ¿verdad? Pero en el resto ya no.

Claro. El primer concierto siempre es un poco de prueba y nos dimos cuenta que nos pasábamos diez minutos.

Os comísteis la multa en el primer concierto, pues…. (risas)

Sí, eso mismo (risas). Pero no va a ocurrir más (risas).

¿Os ha sorprendido alguna de las elecciones de la gente o esto ya era más o menos lo que esperabais? De hecho, “Harvest” es quizás una de las menos habituales, porque la mayoría de las demás sí que más o menos las habéis venido tocando….

Sí, la verdad es que justo antes de que saliera la lista definitiva nosotros ya habíamos hecho una lista con lo que pensábamos que podría ser más o menos y la verdad es que era bastante similar, así que tampoco nos sorprendió demasiado. Algún tema fue diferente, pero en general bastante parecido a lo que esperábamos.

Si hay un tema que llama la atención así a bote pronto, claro, es “Black Rose Immortal”, un tema muy largo que siempre ha tenido un cierto halo mítico en la carrera de Opeth y que, si no me equivoco, es la primera vez que tocáis en directo.

Sí, sí, es la primera vez en la carrera de Opeth que se toca este tema.

Y ésta sí que supongo que ya os esperabais que saliera escogida, ¿no?

Antes de que anunciáramos la idea de la votación ya sabíamos que ésta la íbamos a tocar seguro (risas)

¿Y cómo ha sido el proceso de aprendérosla? Entiendo que tú tampoco la conocías, porque además se compuso antes de que tú entraras en la banda. ¿La habíais ensayado nunca, en estos últimos 25 años?

No, qué va, nunca la habíamos ensayado. La primera vez que lo hicimos fue cuando nos encontramos una semana antes de esta gira. Pero super bien, es uno de los temas más divertidos de tocar en este setlist. El tema ya lo conocíamos de haberlo escuchado, claro, aunque nunca lo habíamos tocado. Pero a la que empiezas a sacarlo te vas dando cuenta que ya te suena y estás familiarizado con él. Más que nada es una cuestión de memoria, porque son veinte minutos de riff tras riff (risas). Pero super bien, la verdad, contento de haberlo elegido porque nos la pasamos super bien tocándolo.

¿Y la gente supongo que responde especialmente bien también?

Sí, con mucha pasión. Yo creo que durante toda la carrera de Opeth es el tema que más pedía la gente en directo, así que por fin ahora lo están apreciando.

¿Y cuánto tiempo tocáis? ¿Dos horas?

Dos horas y cuarto en total.

Muy bien, una muy buena manera de celebrar vuestros 30 años. Oye, y si hubieras tenido que votar tú personalmente y por tus gustos éste setlist, ¿qué temas habrías escogido? ¿Cómo habría cambiado respecto al que ha acabado saliendo?

Bueno, si te digo la verdad creo que tampoco habría habido muchos cambios. A lo mejor lo que hubiese cambiado son temas como “Demon of the Fall” o “Deliverance” que tocamos siempre, aunque entiendo que la gente quiera escucharlos. Quizás hubiera escogido algún otro de estos discos para hacer un cambio, pero lo que es el resto la verdad es que está bien. Me gusta como ha quedado.

Y al igual que ocurre con “Black Rose Immortal”, ¿hay algún otro tema que no hayáis tocado nunca o casi nunca y que a ti te haría especial ilusión tocar?

No, es que creo que ya hemos tocado la mayoría de los temas en algún momento u otro. “Black Rose Immortal” era uno de los pocos que no habíamos tocado nunca, y alguno más del Orchid a lo mejor. Pero lo que es el resto, la mayoría ya lo hemos tocado alguna vez. Así que no sé, ahora no me viene ninguno a la cabeza en especial, creo que este setlist está muy divertido tal y cómo está.

Además ésta es una de las primeras giras que realizáis con vuestro nuevo batería, el ex Paradise Lost Valtteri Vayrinen (que no sé cómo se pronuncia exactamente). Como compañero de sección rítmica tuyo que es, ¿cómo ves su adaptación a la banda y la vuestra después de quince años con el mismo batería? ¿qué te ha sorprendido de él y qué aporta distinto a Martin Axenrot?

Ésta es la segunda gira que hacemos con él. La verdad es que nos hemos sorprendido mucho todos, porque para la primera, que fue hace un par de meses, nos juntamos una semana antes de empezar con la idea de tocar un par de canciones parando aquí y allá para arreglar cosas o discutir cómo tiene que sonar esto y aquello. Pues tocamos dieciséis canciones el tirón, sin parar ni una. Se las sabía todas, el tío. Es que es increíble, porque se siente como si hubiera tocado con nosotros durante años. Y él dice lo mismo, que siente como que bueno, que es parte del grupo desde hace mucho tiempo. La verdad es que es muy cómodo tocar con él. Como bajista es super cómodo porque es un baterista que tiene un ritmo increíble y nunca se va de tiempo, es brutal. Es uno de esos músicos que se agradece porque es super cómodo tocar con una persona así. Con otros baterías que hemos tenido siempre hemos tenido que aprender a tocar con ellos y ajustarnos un poco a sus subidas y bajadas de tiempo, por decirlo así. Pero la verdad es que es fantástico tocar con este chico, porque a parte hace que el grupo suene realmente bien. Sentimos que sonamos muy bien ahora con él y estamos super contentos. Ha sido como una pequeña inyección de energía para el grupo, nos trae mucha positividad y energía, así que estamos super contentos,

A veces viene bien, como dices, que se produzca algún cambio para dar un poco de punch a las cosas. Además él es mucho más joven que vosotros, ¿verdad?

Sí, él tiene 28 años.

Un chavalín, vamos…

Sí, y todo lo que es el tema death metal lo tiene controladísimo, mientras que la otra parte que necesita para tocar en Opeth también la lleva muy bien, así que estamos muy contentos.

Quizás tampoco tuvisteis muchísimo que decir a eso, pero a pesar de que a mí Voivod me parecen una banda tremenda, su elección como teloneros de esta gira quizás sorprendió un poco. Claro que ambas bandas tenéis ese especie de halo de innovación a vuestro alrededor, pero realmente es una banda muy distinta a vosotros a casi todos los niveles, hasta el punto que no sé si compartís mucho fanbase. ¿Qué piensas tú de eso y qué te parece a ti esta banda personalmente?

Bueno, me parece un grupo fantástico para tener de teloneros. Siempre buscamos un poco de versatilidad, o sea que tampoco es necesario que sean muy parecidos a nuestro estilo, e incluso me parece mejor que sean algo diferente. En este caso fue Mikael quien lo eligió, ya que es un grupo que él escucha desde hace mucho tiempo. En mi caso no es un grupo que haya seguido tan al detalle, pero claro que los conozco y me parecen una leyenda en el estilo que hacen. Lo que escucho en directo cada día suena super bien y me gusta mucho, y creo que la respuesta del público es buena también. Creo que aportan algo al show y eso es lo más importante. Hacen algo diferente y dan un aire distinto a lo que hacemos nosotros, y creo que eso la gente lo aprecia bastante.

¿Crees que la mayoría de gente que viene a vuestros shows los conoce bien o los está descubriendo ahora?

Bueno, supongo que debe haber un poco de las dos cosas. Por suerte nuestro público es muy diverso tanto de edades como de gustos, y eso es algo que nos gusta mucho. Así que hay gente que a lo mejor nunca los escuchó pero eso es bueno también. Por eso están aquí, para ganar nueva gente.

Las últimas veces que os he visto en directo, que ha sido sobre todo en festivales porque hace ya bastantes años que no giráis en sala por aquí, me ha dado una cierta sensación que os sentíais más cómodos con vuestra “nueva” propuesta, digamos, más cercana al progresivo clásico que al death metal. Como si eso os representara mejor hoy en día que no esa música tan agresiva que hacíais antes. ¿Estoy en lo cierto? ¿Cuál es el sentimiento de la banda y el tuyo propio en este sentido?

No, no. Si te soy honesto, creo que nunca dejamos de sentir nuestra parte más metalera, por decirlo así. Absolutamente nunca hemos dejado de tocar esos temas, y canciones como “Deliverance”, “Demon of the Fall” o “Ghost of Perdition” siempre han estado ahí. Sabemos lo que somos y de dónde venimos. Está claro que hemos experimentado en los últimos tres discos, y eso es algo que necesitábamos como banda. Salir un poco de nuestra zona de confort, por decirlo así, y experimentar. Creo que es una inquietud que tenemos como músicos y como banda, pero representar nuestro estilo anterior creo que es algo que siempre tuvimos presente y personalmente (y sé que hablando también en nombre del resto) siempre disfrutamos mucho tocando esos temas. Nunca hemos dejado de hacerlo. Creo que lo mejor representa a Opeth es justo esa diversidad que tenemos en todos los discos, y nos sentimos muy bien cuando hacemos un concierto, como en esta gira, con toda la diversidad posible en el que podamos aunar las canciones más brutales que tenemos como las baladas o las más tranquilas.

Ahora hace ya tres años que publicasteis vuestro último disco, In Cauda Venenum. ¿Cuándo podemos esperar que llegue su sucesor?

Bueno, no hay nada preparado pero hay planes para componer y grabar un nuevo disco una vez terminemos la gira.

Me alegra saber que no estáis pensando en retiraros aún (risas)

No, no. (risas) Pero antes de meternos en nada relacionado con un nuevo disco tenemos que terminar con la gira. Ahora ésta, y después en febrero estaremos en Sudamérica para terminar el ciclo en directo de In Cauda Venenum. Desde ahí nos tomaremos un tiempo para descansar y reponer energías primero, y a ver qué sale.

O sea que en principio podemos contar con un nuevo disco más o menos para 2024…

Puede ser, sí. Puede ser.

Bueno, en este tour estamos celebrando como decimos los treinta años de Opeth como banda, de los cuáles tú has estado ahí en los últimos veinticinco, ya que si no me equivoco entraste en 1997.

Sí, así es.

Teniendo en cuenta que, por supuesto, de todo se aprende en esta vida, y con la perspectiva del tiempo, ¿de qué decisiones de todas las que habéis tenido que tomar como banda te sientes más orgulloso, qué crees que deberíais haber hecho antes, y dónde creed que metisteis la pata?

Es que han pasado tantas cosas durante todos estos años… Siempre quiero pensar o creer que las cosas pasan por algo, aunque como en cualquier matiz de la vida metes la pata muchas veces y haces buenas gestiones muchas otras veces. Pero al final todo pasa por algo. Ahora no sé si sabría poner un ejemplo en concreto pero me siento orgulloso de estar acá donde estamos hoy como banda, y todo eso ha sido por las malas y buenas decisiones. Algún día largaremos un libro y a lo mejor ahí lo detallamos todo un poco más. (risas)

Esperaremos a vuestras memorias, pues (risas)

Sí, aún falta, espero. (risas)

Bueno, cambiando de tema y centrándonos más en ti, por lo que sé ya hace un tiempo que vives en Matadepera, cerca de Barcelona, ¿verdad?

Sí, ahora sí.

¿Qué te llevó a mudarte a esta zona, y cuánto tiempo hace que estás aquí?

Pues ya hace unos once o doce años que estoy por aquí.

No está mal. ¿Y no echas de menos los inviernos de Estocolmo?

Justo los inviernos no (risas). Otras cosas te diría algo distinto pero los inviernos precisamente, no. Igualmente estoy mucho en Estocolmo por ensayos, por reuniones o por lo que sea con el grupo. Pero no, yo me mudé a Terrassa primero, ahora en Matadepera hace tres años que estoy, que está al ladito. Me siento muy a gusto y estoy muy bien aquí. Me gusta el clima, la cultura, la gente…. me siento en casa, la verdad.

¿Como uruguayo quizás te sientes más cómodo aquí que en Suecia?

La parte uruguaya se siente mucho más cómoda aquí, claro que sí. Lo que pasa es que he vivido muchos años en Suecia también y una parte de mi corazón está allí también. Pero como ya te digo que estoy en contacto bastante seguido, la verdad es que me encuentro en un buen momento de mi vida, pudiendo compartir estas dos culturas que me gustan tanto.

Me alegro mucho de oírlo. Y bueno, realmente a la hora de la verdad te plantas de un lugar a otro en tres horitas.

Claro, tampoco está tan lejos.

Y acostumbrados como estáis desde hace ya más de diez años a no vivir todos en el mismo entorno, ¿Cómo funcionan las dinámicas de la banda? ¿El resto de los chicos viven en Estocolmo?

Valtteri vive en Helsinki, en Finlandia, pero los tres restantes sí que son de Estocolmo. Ellos se ven más seguido que yo con ellos, claro, pero tenemos muy buen contacto y hablamos muy seguido entre nosotros. Cuando yo voy a Estocolmo no falta nunca una cena en casa de uno o de otro, salir a algún bar por ahí o lo que sea. La verdad es que tenemos muy buena relación entre nosotros.

Un compañero mío de la revista ya te entrevistó hace cosa de un año y medio para hablar contigo de la publicación de tus dos discos en solitario, o más o menos en solitario, bajo el nombre de White Stones. Durante ese par de años de pandemia estuviste muy activo, quizás para paliar un poco el gusanillo de no estar girando con Opeth o por estar aburrido en casa. ¿Cuáles son los planes de futuro con este proyecto, si es que los hay?

No, en este momento no tengo ni previsiones ni nada preparado, pero no lo descarto para el futuro. Ha sido un proyecto que ha nacido en tiempo que he tenido libre de Opeth, durante la pandemia. Es algo que hacía tiempo que quería hacer y he aprovechado ese momento, pero no sabría decirte ahora qué pasará en el futuro. A lo mejor hago algo más, a lo mejor incluso alguna gira, o a lo mejor se queda aquí. También me gusta que sea algo que se sienta en el momento y que fluya. No me quiero forzar a nada en concreto.

Entiendo que en Opeth Mikael es el principal compositor de la mayoría de los temas, así que de una forma u otra, quizás estas han sido también las primeras composiciones enteramente tuyas que has publicado en muchos años. No sé si en parte también sentiste la necesidad ya no de reivindicarte, pero sí de decir lo tuyo como compositor más allá de ser considerado por todos como un bajista reconocido.

Sí, a ver, la verdad es que siempre he compuesto en otros proyectos que he tenido, pero nunca hemos llegado a publicar nada así que ésta es la primera vez que publico algo con mis composiciones. Es una inquietud que tengo también, sí, y me gusta componer. Estoy contento de haberlo logrado y de haber podido sacar estos dos discos, y esto me da ganas y fuerza para poder seguir haciéndolo en el futuro. Pero tampoco era algo que yo quisiera demostrar, sino más que nada que uno se siente bien cuando tiene la inquietud de componer y consigue que el producto resultante llegue a ser lanzado. Por suerte ha sido así y espero que pueda hacer más discos.

En estos dos trabajos, por cierto, han colaborado contigo tanto Eloi como Jordi de Vidres a la Sang, y a su vez tú también has estado tocando el bajo en el último disco de Vidres, ¿no es así?

Sí, correcto, así es.

¿Te veremos con ellos sobre el escenario ahora que en breve van a presentar este disco?

En enero tienen un concierto, sí. Pero no lo sé, ya que depende todo de como lo tenga con Opeth porque justo en febrero nos vamos de gira por Sudamérica y no sé si coincide justo la fecha con que tenga los ensayos en Estocolmo. Pero si estuviera la posibilidad me gustaría, claro. El último disco lo grabé entero, y estaría bien, sí.

Creo que a día de hoy Vidres no tienen bajista. Teniendo en cuenta que suelen ser muy selectivos con sus actuaciones en directo ¿Te ves formando parte de la banda oficialmente algún día o crees que la vida de Opeth es demasiado intensa como para ello?

No, no. Oficialmente no. Más que nada es que somos muy buenos amigos con Eloi y cuando me pide que le eche una mano ahí estaré, pero ser miembro del grupo no lo creo. Pero ahora tienen un bajista, ¿eh? Justo hoy hablé con él y están de ensayos, así que ya lo tienen todo un poquito montado.

Mira, pues no sabía que tenían ya bajista, así que es bueno saberlo. Como parte partícipe pero con cierta perspectiva externa, y como figura global del metal extremo, ¿cómo ves la escena extrema, o metálica en general, en Catalunya? ¿Qué crees que le falta o qué crees que le sobra, tanto a nivel de bandas como de estructura, de organización, de seguimiento…?

Bueno, piensa que tampoco es que esté muy metido en el ambiente porque no salgo a menudo de conciertos cuando estoy ahí, pero por lo que he visto hay bastantes bandas. En Terrassa mismo sé que hay un par de estudios que siempre están grabando grupos de extremo y de death metal, o sea que hay un buen ambiente. No sé qué se podría cambiar, seguramente como en muchos sitios pues que haya un poquito más de apoyo, buenas salas y promotores que estén dispuestos a apostar por esta escena, que es también lo que falta siempre mucho. Pero creo que ganas y talento no faltan, sino que más bien lo que faltaría es un poco más de organización y de apoyo al estilo.

Al hilo de esto, hace un momento me decías que casi todos los bolos de vuestra gira están siendo sold out, pero en España no tengo claro que vayan a serlo. Me da la sensación que aquí no hay una cultura rockera tan extendida como en otros países. No sé, esta temporado ha habido algunas giras grandes como la de Amon Amarth y Machine Head, o ayer mismo que fui a ver a Amorphis y Dark Tranquillity, que en otros sitios han llenado mucho pero en cambio aquí, ya sea porque económicamente estamos como estamos o por por esa falta de cultura rockera que digo, creo que no acaba de funcionar igual. ¿Cómo lo notáis vosotros?

Sí, claro, esto se nota. Justamente hoy estábamos hablando con la gente que organiza y claro, ésta gira está prácticamente agotada en todos sitios menos en España. Y entiendo que una parte es por la economía también, pero otra parte es lo que dices, que la cultura rockera a lo mejor no está tan arraigada… pero igualmente no sé, la sensación que he tenido como gira…. nosotros hace ya como diez o doce años que no tocamos en España, pero hemos hecho algunos festivales y la sensación que me ha dado es que con nosotros por lo menos hay bastante apoyo y bastante gente que nos sigue. No sé, está claro que me gustaría que venga bastante gente a vernos para poder también seguir girando es España, no. Esto también influye mucho, porque si la cosa no va bien, pues menos tocaremos en el sitio donde no vaya bien.

Claro, claro. Lo entiendo perfectamente. Como decías, hace once años creo de vuestra última visita en sala en Barcelona, y no sé si habéis tocado en Razzmatazz antes, que es la sala más grande de la ciudad si sacamos pabellones. Antes habíais tocado sobre todo en Apolo, así que es una gira grande y ambiciosa para la ciudad. Supongo que al ser aquí se trata de un concierto especial para ti…

Bueno, sí, porque es el sitio donde va a venir más gente conocida. Mi familia y mis hijos vendrán a verme, y eso siempre da un poquito más de alegría, ¿no? Que te venga a ver gente que te conoce. Y también me gustaría que en el sitio en el que vivo podamos dar un buen concierto, no tanto por mí personalmente sino porque la banda sea apreciada por lo que hacemos. A ver cómo sale.

Bueno, creo que Opeth es una banda muy querida por estos lares. Lo que pasa es que quizás la gente que hay para querer aquí es menos que en otros sitios, pero creo que se os aprecia muchísimo. Bueno, más que tú no lo sabrá nadie, ¿no?

Sí, sí, no hay duda de ello.

Y bueno, en estos últimos años habéis tocado un par de veces en el Be Prog! y anteriormente varias veces en sala. Para acabar me gustaría preguntarte si tienes algún recuerdo especial o alguna anécdota destacada de las veces que has tocado en Barcelona con Opeth.

Pues como dices, los que recuerdo más especialmente son los del Be Prog!, y especialmente el primero, que me gustó muchísimo, pero el segundo también estuvo muy bien. La respuesta creo que fue muy buena, el sitio es era muy chulo para tocar, y en la época del año en la que tocamos con calor por la noche se está muy cómodo. Me lo pasé muy bien y creo que el resto del grupo también.

Yo quizás también ha sido la que más he disfrutado de todas las veces que os he visto. Además ese año había un gran cartel y mucha ilusión por ese festival.

Sí, sí, fue muy bueno.

Pues bueno, ya lo tenemos. Muchas gracias por este rato, mucha suerte para hoy y para los días que están por venir y nos vemos la semana que viene en Barcelona, a ver si desbancáis este concierto del Be Prog! que decíamos como el mejor que os he visto.

Muy bien, perfecto, muchas gracias. Lo intentaremos, y ojalá así sea.

Cuídate, Martín. Adiós.

Ciao, hasta luego.

Avatar
Sobre Albert Vila 931 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.