Entrevista a Magnus Henriksson, guitarrista de Eclipse: ‘No nos arrepentimos de haber intentado entrar en Eurovisión, pero… no lo repetiremos’

Fotografía: Karl Vandewoestijne (4T6 Photography)

El fin del verano lo marca el festival Ripollet Rock, y en esta edición traen algo realmente maravilloso: Eclipse, una de las bandas de hard rock que han salido en décadas. Y los podrás ver gratis, sólo hay que subir hasta Ripollet, entrar y disfrutar. Estarán junto a los alemanes Victory, los madrileños Easy Rider, nuestros amigos de Kilmara y los oriundos de Ripollet Evnen.

La gracia de esta entrevista es que no es una de las típicas promocionales por lo que podemos charlar un poco de todo, de su repertorio, de la historia del grupo, de los proyectos paralelos o de la discográfica napolitana Frontiers Music s.r.l.. Magnus no es tan hablador como su vocalista Erik, pero es sincero y apasionado.

Hola, Magnus y Erik, ante todo gracias por tu tiempo. Estamos aquí básicamente porque Eclipse va a encabezar uno de los festivales más importantes de Catalunya y España: el Ripollet Rock, un festival gratuito al que acuden más de 5.000 personas. ¿Tienes alguna referencia de dónde vais a tocar?

Sí, la verdad es que nos morimos de ganas de ir a tocar a ese festival. Va a ser nuestra primera vez allí. Hay muchísimas ganas…

Parece que España es un gran mercado para Eclipse. Has tocado aquí muchas veces incluyendo tres años seguidos en el Rock Fest de Barcelona. Entonces, ¿Es España uno de los mejores feudos para Eclipse?

Sí, creo que es uno de los países en el que mejor funcionamos, y ya desde la primera vez que tocamos en 2013. Ese concierto fue sold out. No sé realmente el por qué, pero vuestro país siempre nos ha tratado realmente bien. Siempre hay mucha gente que viene a nuestros conciertos. Es genial el poder volver una y otra vez.

¿Aparte de España que otros países os funcionan mejor? ¿Japón, Alemania y Suecia quizá?

Te diría que España, Alemania y Escandinavia en general. Esos son nuestros grandes mercados, pero también vamos creciendo en otros países.

Vuestro último disco fue Wired, así que quiero preguntarte cómo funcionó y si estás contento con las reacciones de la prensa y los fans.

Sí, estamos muy contentos. No podía funcionar mejor, la verdad. Ha sido de largo el disco que más ha vendido y en las plataformas digitales se ha escuchado mucho, así que estamos encantados.

Algo que realmente me impresiona es que Eclipse toca hard rock, un estilo de rock que en los 80s era muy popular, pero del que parecía que todo ya estaba escrito y que difícilmente podría haber bandas capaces de tener éxito. Pero… cuando escucho tu música puedo decir que “esto es Eclipse”, tenéis vuestro propio estilo y vuestro propio sonido. ¿Cómo es posible tocar hard rock en 2022 y tener éxito en todo el mundo?

Empezamos a tocar todas esas canciones populares de los grupos de los 80, y luego, cuando empiezas a componer las tuyas propias, terminas consiguiendo tu propio estilo. Es una cosa que termina sucediendo más tarde que pronto. Un poco intentas aglutinar todas esas influencias en una, pero no solamente escuchamos hard rock. Nos gusta mucho el pop, la música clásica y algo de música folk. Y eso es algo que los fans pueden percibir cuando escuchan nuestra música. Son todas las influencias combinadas terminan siendo el sonido de Eclipse.

No sé si tenéis en mente el setlist del próximo Ripollet Rock, pero… ¿Qué canciones de Eclipse son obligatorias?, esas que los fans os matan si no las tocáis…

Tenemos algunas canciones fijas en nuestros conciertos. Te digo las que siempre tocamos sin contar las del último disco: Una sería “Viva la Victoria”, un tema que ya sabemos que vamos a tener que tocar hasta el fin de nuestros días (risas), “Downfall of Eden”, “Battlegrounds”, “The Storm”. Estas cuatro ya te digo que tienen que caer sí o sí…

¿La canción “Bleed and Scream” marcó un antes y un después en la historia de Eclipse?

Esta canción nos abrió muchas puertas a Eclipse y sonaba algo diferente a lo que habíamos grabado hasta entonces. Puedo decir que, muy posiblemente, es en este tema justo el momento en el que pasamos a sonar como Eclipse por primera vez. Aquí ya alcanzamos nuestro propio sonido, sonando heavies, pero con aires poperos… Definitivamente nos abrió muchísimas puertas.

Mi canción favorita es “Battlegrounds” y es una de las imprescindibles en vuestros conciertos. ¿Es esta canción especial para Eclipse?

Sí, lo es ya que posee una melodía muy fuerte y definida. Es por esto que grabamos una canción acústica de la misma. Quedó genial en la versión hard rockera, pero también en unplugged. Y nos encanta ver a toda la gente cantando a la vez, especialmente cuando la tocamos con guitarras acústicas.

Empezasteis con Eclipse en 1999. ¿Por qué elegisteis el nombre Eclipse?

Bueno… la verdad es que es una historia tremendamente aburrida… Erik y yo empezamos con el grupo en 1999, pero no teníamos nombre. Habíamos mandado una serie de grabaciones a la discográfica y luego hicieron una lista y nos sugirieron varios nombres. Todos eran muy malos… Cosas como Contagious, Arabia… y luego estaba el de Eclipse. Pensamos que quizá ese era el que sonaba mejor de todos ellos, así que pensamos: “adelante con ese nombre” (risas). Fue nuestra primera discográfica la que nos bautizó.

No suena nada mal, la verdad. Bien… en 2016 Eclipse intentó participar en Eurovisión con la canción “Runaways”. ¿Cómo fue esa experiencia? ¿Repetiríais y volveríais a intentarlo de nuevo?

No, nunca más lo vamos a volver a repetir. Es de esas cosas que las haces una vez en la vida y ya. Pero de verdad te digo que estuvo muy bien y que lo pasamos genial. Pensábamos que no teníamos nada que perder con esa experiencia y que íbamos a tener muchísima más exposición en nuestro país. Ya teníamos muy claro que no íbamos a ganar. Es imposible participar en Suecia practicando hard rock y llegar a ganar con una canción como “Runaways”.

Esta canción nos abrió también muchísimas puertas en nuestro país y pasamos a tener unas audiencias mayores en nuestros conciertos. Pasar por Eurovisión nos hizo vender muchas más entradas, es lo que tiene la exposición en televisión. Y lo pasamos muy bien, además, siempre es una gran experiencia el poder estar entre bambalinas de lo que son las grandes producciones televisivas. Aprendimos mucho.

¿Fue una buena decisión entonces?

Sí lo fue, no nos arrepentimos, pero no vamos a volver a hacerlo. Con una vez basta.

Desde hace muchos años estáis en la discográfica Frontiers Records. ¿Cómo es estar en Frontiers porque desde fuera parece el paraíso del hard rock melódico?

Sí… eso es cierto (risas). Y juraría que somos la banda que más tiempo lleva en Frontiers. Sacamos con ellos nuestro segundo disco Second to None, en 2004. Y fue concretamente Marcus Jacob de Talisman a quien le gustaron nuestras canciones y envió una demo al sello. Él nos recomendó, les gustamos y hemos trabajado con él desde entonces.

Hora de hablar de W.E.T. proyecto con miembros de Talisman, Work of Art y con Jeff Scott Soto a la voz. Me encanta el grupo. ¿Cómo fue posible escribir música a tan alto nivel para dos bandas: Eclipse y W.E.T.?

Con W.E.T. no compongo, aunque sí que es cierto que colaboré en algunos temas, pero poca cosa. Cuando se compone para W.E.T. hay que estar en un estado mental diferente al de Eclipse. Pensamos un poco más en lo que quieren escuchar los fans de la vieja escuela de A.O.R. Cuando componemos para Eclipse buscamos más retos para nosotros mismos. Siempre aportamos cosas diferentes, y aquí radica la gran diferencia entre ambas bandas.

Lo que no sé es si W.E.T. es una propuesta de grupo por parte de Frontiers o si fuisteis vosotros quienes tomasteis la iniciativa… Es que muchas veces en esta discográfica italiana juntan a grandes nombres a ver que sale y… no siempre les sale bien la apuesta, la verdad. Aunque en el caso de W.E.T. sí que creo que ha funcionado.

Fue una propuesta de Serafino, el capo de Frontiers. Él tuvo la idea de juntar a Erik con Robert Säll de Work of Art a ver si componían juntos y que Jeff Scott Soto cantase. Ellos empezaron y luego me preguntaron si quería unirme al proyecto, a mí y a nuestro ex baterista Bobban Bäck. Pero desde el principio que era una idea de Serafino.

He visto que en vuestro último concierto tocasteis una canción de Nordic Union Project y que Ronnie Atkins de Pretty Maids se subió al escenario. Recientemente he visto a Ronnie cantando con Avantasia y estuvo increíble, así que… parece que tiene “buena salud” a pesar de su estado avanzado de cáncer.

Sí, Atkins subió para tocar una canción y fue posible ya que coincidíamos en el mismo festival y en el mismo día. Era un festival alemán, cerca de Múnich. Le preguntamos si le apetecía cantar un tema de Nordic Union con nosotros. Y aceptó. Es de esas oportunidades que no puedes dejar perder, pero tampoco pienses que estaba muy planeado, realmente se lo preguntamos un día antes del concierto. Fue genial poder colaborar con él en directo. Es un tío genial y un gran vocalista.

¿Qué tan importantes fueron Pretty Maids para Eclipse?

Yo les escuchaba mucho en los 80, aunque no sé si lo hacía Erik o si ha escuchado sus últimos discos, pues yo soy más fans de los primeros trabajos. Porque también soy más viejo que Erik (risas). En Suecia llegaron a ser bastante grandes.

¿Cuál es el primer disco que compraste con tu propio dinero?

El primer disco que me compré fue el Help de los Beatles. Yo andaba muy metido con los Beatles, por lo que fue mi primer disco, seguro.

¿Y el primer disco de heavy metal?

Si hablamos de metal, te diría que el Let There Be Rock de AC/DC.

Imagina que tuvieras un gran presupuesto para una gira en vivo… por favor: dime qué truco siempre quisiste hacer en el escenario, pero nunca lo conseguiste. ¿Fuego? ¿Láseres?

De pequeño siempre soñaba en algún día tocar con esos escenarios gigantes de Iron Maiden con fuego, petardos y monstruos, pero… no creo que eso sea lo que encaje más con Eclipse. Pero me gusta lo excesivo y esas grandes producciones al estilo AC/DC, con esos grandes cañones y esa campana gigantesca. Puedo pensar perfectamente en varias cosas que podríamos comprar para nuestros directos. Sólo sería cuestión de pensarlo un poco y decidir (risas).

¿Por qué en Suecia cada mes aparece una nueva banda fantástica? Ahí hay miles de bandas realmente buenas de todo tipo de estilos. ¿Cómo es eso posible?

Podría ser porque tenemos una educación musical gratuita. Si quieres tocar la guitarra después de la escuela obligatoria puedes conseguir clases de profesores muy reconocidos a nivel mundial. Yo creo que esto ayuda a mucho y está incluido dentro de los muchos impuestos que pagamos los suecos. La educación musical post obligatoria se incluye y eso lleva a tener grandes bandas suecas, y a la vez, estos grupos hacen que salgan otros de nuevos ya que se van admirando generación tras generación. También surge por parte de todos una bonita competencia.

Pues me parece muy interesante… Antes solía ​​preguntar a las bandas suecas sobre Abba y su influencia en su música, así que… ¿Cuán importante fue Abba para Eclipse?

Para mí no mucho la verdad… Les respeto pues eran unos compositores realmente buenos, pero nunca me gustó eso de sentarme a escuchar la música de ABBA. En mis tiempos eso se consideraba música “de chicas”, yo estaba más para el rock.

Finalmente, estoy trabajando en un reportaje especial sobre Rammstein y quiero pedirte tu opinión sobre el álbum Sehnsucht y la canción “Du Hast“.

Rammstein me encantan porque van más allá de las canciones, para mí combinan música y arte. Me encantan todos sus efectos visuales y el escenario que llevan en directo, los riffs, las letras… pienso que es una banda brillante en todos los sentidos.

¿Y si te pregunto por el grupo Y&T y Dave Meniketti?

Yo escuché mucho a Y&T cuando era un crío y les he visto muchísimas veces en directo. Dave Meniketti es un guitarrista brillante y posee un feeling de blues encantador. Es también un grandísimo cantante.

¿Y si te pregunto por la canción que más te gusta? ¿Una canción perfecta?

Muy complicado de contestar, pero posiblemente te diría que “Down Payment Blues” de AC/DC del disco Powerage.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 985 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.