Entrevista a Jennie-Ann Smith, vocalista de Avatarium: ‘Nuestros discos pueden definirse con tres palabras: oscuro, heavy y poético’

Han pasado ya diez años desde que uno de los miembros fundadores de uno de los referentes del doom de Escandinavia como Candlemass, diera una vuelta más de tuerca al estilo fundando una nueva banda, Avatarium. En todo este tiempo dos EP’s, cuatro discos y la grabación en directo An Evening With Avatarium – Live in Stockholm les ha posicionado como una de las bandas más especiales del estilo. Oscuridad, dureza y poesía serían adjetivos que fácilmente son aplicables a su música.

Qué mejor forma de celebrar esta primera década con un nuevo disco, Death, Where Is Your Sting, su debut para AFM Records y que ofrece algunas sorpresas respecto anteriores lanzamientos. Ante la oportunidad de charlar con su vocalista Jennie-Ann Smith no dudamos un momento y esta fue la agradable charla de un martes por la mañana llamando a Suecia.

Hola, Jennie-Ann. ¿Qué tal estás?

¡Bien! Sin problema.

Supongo que expectante ante esta nueva etapa con el nuevo disco porque intuyo que cada disco es como un pequeño ciclo para un grupo con su creación, promo, gira y demás.

De hecho, hace seis meses que acabamos el álbum y ahora finalmente se edita. Así que hay cierta distorsión temporal siempre respecto la finalización del disco y cuando se publica.

Eso es algo que muchos músicos comentan, esa tardanza en la edición de nuevos trabajos que provocan incluso cierto alejamiento ya que no está tan fresco para vosotros ese material. He de confesar que descubrí plenamente al grupo con el anterior disco The Fire I Long, me pareció un trabajo muy especial con esa mezcla de doom clásico, atmosferas que te abrazan y especialmente tu voz. Ahora con el nuevo disco eso se refuerza. Pero antes de ir al disco déjame preguntar por Leif Edling, fundador del grupo y que siempre ha estado en el ADN de Avatarium, ahora ya no está tan involucrado.

Sí, de hecho, nunca ha podido tocar con nosotros. Él tuvo la iniciativa de crear la banda hace doez años y ha trabajado con nosotros, pero ya en The Fire I Long Markus y yo compusimos la mayoría del material. En este disco hemos coescrito un tema con Leif.

Las letras han corrido enteramente a tu cargo, ¿qué tal la experiencia? ¿Es como asumir mucha más responsabilidad no?

Yeah! Es un desafío aterrador por decirlo de alguna manera. He cantado toda mi vida y habitualmente material de todos estos magníficos compositores. Sé lo que me gusta en una letra y sé la dificultad que entraña dar con algo que tenga y dé significado. Es un arte fino y difícil. Es más, creo que quien diga que se trata de pasión y que resulta divertido está mintiendo porqué afecta tu visión de las cosas. Te metes en la dinámica de las notas musicales creyendo en tú mismo y la idea que tienes, y de repente piensas que es el peor material que el mundo haya oído. Al cabo de un tiempo crees que es brillante de nuevo en una especie de rueda que parece no tener fin. Parece un arte que lleva una vida aprenderlo.

Además del pánico que siempre supone ponerse frente a un papel en blanco para crear algo. Sentarse sabiendo que en los próximos minutos se supone debe salir de ahí algo de lo que estar satisfecho. Hablando de esto me viene a la cabeza eso tan típico, pero que creo encaja con lo que comentamos, de si fue primero letra o música.

Es una pregunta habitual pero interesante. Probablemente una llama a la otra. En esta ocasión Markus y yo creo que estábamos más confiados ya que las composiciones de The Fire I Long recibieron muy buenas críticas. Comenzamos este nuevo proceso de alguna manera con confianza y sabiendo que podíamos ofrecer buen material. Así que también abrimos nuestra mente de diversas formas. Por ejemplo, el tema-título Death, Where Is Your Sting yo escribí la letra con mi guitarra acústica en la mesa de nuestra cocina.

Tenía esa frase en mi cabeza dando vueltas con la melodía y con la guitarra lo grabé y se lo envié a Markus. Le pregunté si creía que eso entraba en los parámetros de Avatarium y le gustó. Tiene ese toque a lo Johnny Cash con el bajo tono. Markus escribió el verso y yo la melodía así que fue surgiendo el tema paso a paso. Esa es una manera de escribir una canción… Mmm.. estoy pensando también en Psalm for the Living ya que escribí simplemente el verso, se lo envié a Markus y cuando vino a casa, como lo nuestro es un continuo dar vueltas a todo esto ya que estamos casados, un niño… (risas) con el piano me enseñó lo que tenía en la cabeza y casó perfectamente. Así lo hacemos.

Puedo imaginar vuestras conversaciones mezclando ideas y melodías musicales con si falta leche en la nevera…

¡Sí! ¡Todo forma parte de la cotidianeidad!

Una de las cosas que más aprecio de la banda y su música es que se necesitas diversas escuchas para hacerte con el material y encontrarle todo el sentido. Eso es difícil y en mi opinión más que apreciable ya que disfrutas finalmente mucho más encontrando todos los elementos. Descubriendo cosas continuamente, esa es la belleza. Creo que en esta ocasión es vuestro material más íntimo, melancólico y poético al mismo tiempo. ¿Estás de acuerdo?

¡Gracias! Me alegra mucho oír eso. De hecho, los discos que más me han gustado han sido aquellos que me han demandado más por mi parte. Esos álbumes en los que ves que las composiciones están trabajadas hasta el punto que te llegan a ser íntimas, desafiantes y multidimensionales. Creo que en nuestra música hay muchas capas. Me alegra que lo quieras escuchar muchas veces.

Ciertamente porque muchas veces con un disco dos o tres veces te resultan suficientes. En cambio, con Death, Where Is Your Sting llevo casi tres semanas dándole en diversas ocasiones para dar con todos los elementos. Supongo que el periodo pandémico ha afectado a las composiciones porque la muerte «ha estado picando por ahí»

¡Sí! ¡Absolutamente! Hemos tardado dos años en hacerlo y sin idea de que tipo de disco saldría porque sin la pandemia seguro no hubiera sido esto. El virus nos ha dado tiempo para hacer mucha música y estos han sido los mejores temas creemos. Comparado con lo que han sufrido otros en nuestro caso no ha sido grave, tan solo esperar a que se pudiera gravar de manera más habitual por los recelos que pudiera haber de infección. Tan solo posponer las cosas. Ha sido diferente y dilatado habiendo tenido que rehacer planes a menudo. Pero también nos ha dado tiempo para reflexionar sobre cada paso y ha resultado un álbum mucho más orgánico.

También depende de cómo cada persona vive la situación. Recuerdo hablar con músicos en esos días en los que en el sur de Europa todo eran mascarillas y restricciones y en Escandinavia no había restricción alguna. En ese contexto ni la pandemia ni su efecto no parece lo mismo.

Si, son maneras de manejar la crisis de maneras diferentes. Soy consciente que vosotros lo pasasteis un poco peor teniendo en cuenta las diferentes culturas y costumbres.

Puedo entenderlo. Hace poco pasé una semana en Noruega y ya no recordaba esa manera de vivir más calmada y el orden que impera por allí. Al contrario que por aquí con todo más ruidoso y ajetreado.

Ahí está lo interesante de viajar. Diferentes culturas y temperamentos que entran en contraste. Probablemente tiene que ver con el entorno, la naturaleza y el clima. Habitualmente me hacen esa pregunta de cómo es posible que surjan tantas bandas de metal en Suecia y Escandinavia. Bueno… no hay ninguna competición. No hay muchas playas ni sol todo el día. La mayor parte del año hay oscuridad y esa constante búsqueda de la luz y el sol nos da cierta manera de ser y hacer las cosas incluso en un estudio de grabación.

Y romper con tópicos como el que hace que por aquí se piense que en Escandinavia todo el mundo escucha metal y la gente va con las pintas por la calle. 

Definitivamente hay muchos géneros en los géneros de la música metal por decirlo así. Es interesante porque realmente es un movimiento aquí con bandas y festivales de todo tipo, pero, por ejemplo, el rock y metal no suenan en la radio. La relación de Escandinavia con el metal es habitualmente melancólica y tiene que ver con nuestra tradición musical, el folk.

Esa herencia que creo tenemos en Avatarium obvia y que hace esa fusión. Yo vengo de una herencia jazzística y eso conjuntamente con el trasfondo de Markus y Leif y sus ambientes doom dio la identidad al grupo. Es un genio y un completo trabajador en multitud de estilos y vertientes musicales. Es muy inspirador trabajar con una persona tan íntegra musicalmente. Hace que sientas su integridad musical y aprendas de ello. Por eso al trabajar los tres nos sentimos bien hace diez años con mi influencia jazz y el doom, era nuevo y nos hico tomar una nueva dirección. Por supuesto, todo con lo que implica nuestras tradiciones musicales.

Y ya que hablamos de ello precisamente uno de los puntos álgidos del disco es tu voz, más presente que nunca y protagonista. ¿Como te sientes con ello y el tratamiento que ha recibido en el trabajo?

La mayoría de temas son música vocal. Las voces están en primer plano teniendo en cuenta toda la foto por decirlo así. No sé… lo he cantado como lo siento y en medio de esos enormes riffs mi voz posiblemente se mueva dentro de unos parámetros que oscilan entre la fragilidad y el poder que da la música rock. Como decía lo he cantado como sabía y posiblemente de la única manera que sé (risas), si a la gente le gusta estoy feliz por ello.

Me resulta difícil hablar de algún tema concreto pero destacaría por ejemplo la primera, A Love Like Ours muy intimista y… ¡arriesgada! para abrir el disco.

Yeah! ¡Hablamos sobre esa elección! Y es curioso que escogieses esa palabra. ¿Qué piensas de ello?

Ciertamente, me sorprendió y arriesgado porque sencillamente no creo que es lo que espere el fan de Avatarium teniendo en cuenta que muchas veces la mentalidad de los metalheads es ciertamente conservadora con sus grupos y esperan que no se muevan mucho de una línea más o menos marcada. Cuesta aceptar cambios drásticos en la música, miembros e incluso solo nuevos elementos.

Veo por dónde vas. Creo que hay que ser respetuosos con las necesidades de la gente y de lo que quiere ya que hay una especie de herencia que queda con cada disco, que en nuestro caso podría definirse con tres palabras: oscuro, heavy y poético que siempre han estado presentes. Con los años hemos conseguido esta familia muy interesada en la música, inteligente y abiertos de mente. Hay gente conservadora claro, pero también abierta. Por otra parte, repetirse te lleva a un precipicio que no sería saludable.

Muchas veces los metalheads deberían, incluso necesitarían ser más abiertos de mente…

¿Realmente lo crees? En mi experiencia no me atrevería a calificar o definir la mentalidad de un metalhead o el criterio que sigue. No es un grupo homogéneo sino diverso, cuando vas a los festivales y ves la audiencia realmente siento que el ambiente es abierto, inclusivo y con afecto. Por supuesto que habrá gente más conservadora, le gusta lo que le gusta y quiere seguir con ello, lo respeto, pero soy una artista y quiero abrirme.

Quizá dependa de las diferentes culturas y países ya que por aquí por ejemplo es muy habitual que quien disfruta del heavy metal tradicional no se mueva de ahí, ningún otro estilo. Lo mismo con el resto de subestilos, y se pierden tanto… Volviendo al disco es evidente que hay temas más esperables y doom como God Is Silent o Nocturne más clásicas y orientadas a las guitarras.

“God Is Silent” es un tema de doom clásico por decirlo así. Está compuesto con la base de unos riffs muy heavies con ese tempo que lentamente te lleva al estribillo con mi voz que literalmente está arriba del todo y me gusta. Suena muy poderoso.

Esto muestra las dos claras vertientes del disco una más intimista y poética con la dura y heavy. No hemos mencionado aún el cambio de discográfica.

Sí, somos afortunados ya que hemos recabado en un sello después de un buen número de discos con Nuclear Blast pero sentíamos que nos hacía falta el cambio, lo habíamos hablado. Teníamos diferentes ofertas por suerte y finalmente nos decidimos por AFM. Tuvimos muy buena conexión.

Hablando de girar. Nunca habéis tocado en España.

Cierto.

Pues he de decir que habéis tenido anunciada fecha el pasado mes de enero con Swallow the Sun, una fecha que nunca se reubicó para un futuro. Creo que era el 28 de enero.

Wow! ¡Gracias por decírmelo! ¿¡En enero!? Bueno, al menos estoy contenta que parece ser que nos quieren para ir a tocar, pero no sé nada del tema! Cierto que la gira se canceló, pero no sabía sobre esa fecha.

De nuevo, cosas de la pandemia…

¡Sí!

Supongo que con el nuevo trabajo estaréis pensando en una gira para presentar estos temas.

Saldremos para una corta gira en abril-mayo del próximo año. Nunca he tocado en España, pero si he acompañado a Markus con Candlemass en un buen festival en Barcelona, fue genial estar con él.

Sigue siendo una locura el número de conciertos que hay ahora mismo intuyo que también está pasando en toda Europa. Muchos sábados por ejemplo en Barcelona hay hasta cuatro conciertos en la ciudad, es muy difícil para la gente escoger y lo sufren las bandas con menos público.

Vamos a ver como las cosas van evolucionando con el tiempo, espero que se vayan calmando y haya más normalidad por decirlo así.

No querría acabar sin preguntarte si An Evening With Avatarium – Live in Stockholm habéis pensado que se edite en algún momento oficialmente en formato físico ya que se podía adquirir como descarga solamente.

No de momento. Estamos centrados en el nuevo disco, pero veremos después de esto. Estamos muy contentos y centrados en él. Ahora toca la promoción y poder tocar en directo.

¡Esperemos que se cumpla ese deseo y nosotros que podamos verlo!

Avatar
Sobre Albert Perera 11 Artículos
Live After Death tuvo la culpa de todo y tantos años después aquí seguimos. Si hay algo que me gusta más que escuchar música es hablar sobre ella y difundirla... y en ello estamos durante más de dos décadas.