Entrevista a Cain Cressall y Timothy Pope de The Amenta: ‘Me gusta pensar en Revelator como una abominación poética’

Tras 8 largos años de silencio, vuelve a escena una de las mejores bandas australianas en cuanto a metal extremo se refiere. The Amenta nos obsequiará con un nuevo álbum de estudio, Revelator, el próximo 19 de febrero. Motivo más que suficiente para mantener una charla de lo más interesante con su vocalista Cain Cressall y su teclista Timothy Pope, ¡aquí podéis disfrutar del resultado de nuestra conversación!

¡Hola chicos! ¿Qué tal estáis? En primer lugar me gustaría agradeceros el tiempo que hoy nos dedicais, es algo que de verdad apreciamos. En medio de una pandemia global, y 8 años después de que viera la luz vuestro último disco Flesh is Heir, The Amenta anuncia su «comeback» con el lanzamiento de un nuevo álbum de estudio, Revelator, el próximo 19 de febrero. Me gustaría que nos contarais las razones de una pausa tan extensa y por qué decidisteis volver justo ahora.

Hola Ana, encantados de participar en esta charla, ¡muchas gracias a ti! En relación a tu pregunta, honestamente nunca nos tomamos una pausa o descanso como banda, nos alejamos del circuito en vivo debido al agotamiento, compromisos externos, y para enfocarnos en escribir material nuevo. Realmente no tuvimos la intención de estar apartados de la escena musical tanto tiempo, pero como ya no estábamos sujetos a ninguna obligación contractual tampoco teníamos plazos de entrega. Sin ninguna presión para que el álbum se completara dentro de un periodo de tiempo en particular, tuvimos total libertad para construir, destruir, abandonar y resucitar canciones tantas veces como consideráramos necesarias. Ha sido un proceso muy agitado, pero todos estamos muy entusiasmados con el producto final. Me hubiera gustado que nuestro «regreso» se hubiera producido mucho antes, pero no era realmente una opción hasta que el nuevo álbum estuviera en el horizonte … ¡Y aquí estamos!

¡Y servidora está muy feliz de que aquí estéis! Como ya he mencionado más arriba, vuestro cuarto álbum de estudio verá la luz en este mes de febrero. Ya hemos podido «probar bocado» con los adelantos «Sere money» y «An Epoch Ellipsis», no obstante me gustaría que nos contarais de qué va Revelator, ¿Se trata de un disco conceptual?

Timothy Pope: No creo que Revelator sea un álbum conceptual en un sentido narrativo. No es un The Wall ni nada por el estilo, pero como sucede en todos nuestros álbumes, existe una preocupación obsesiva por temas comunes. Sin quererlo, he descubierto que todas mis letras durante los últimos veinte años han girado en torno a las mismas ideas y temas, no obstante cada vez que escribo quito algunas de las capas y me acerco al significado subyacente real. Esta vez quise aproximarme a las letras de las canciones de forma diferente a la que solía hacerlo, en el pasado me di cuenta que a nivel personal, las letras habían perdido gradualmente su magia, en el momento de escribirlas me parecían tridimensionales y llenas de mensajes ocultos y subconscientes, pero al hablar sobre ellas en entrevistas, desenterrando sus temas principales, descubrí que algunos de los elementos subconscientes eran removidos completamente, dejando elementos bidimensionales en su lugar. Cuanto más hablas sobre arte y lo analizas, creo que te enfocas cada vez más en ese análisis impidiendo que el arte haga su propio trabajo a ese nivel tácito y latente.

Con las letras de Revelator, estuve dando vueltas durante varios años con una libreta en la mano donde escribía ciertas frases e incluso palabras que en ese momento tenían un significado específico para mí. Después olvidé deliberadamente cuáles eran esos significados iniciales (ayudado por los años que transcurrieron entre medias), y seguí escribiendo pensamientos nuevos a medida que aparecían, luego, cuando llegó el momento de crear las letras en conjunto, revisé ese libro y encontré frases que a menudo se llevaban muchos años de diferencia entre sí, pero que parecían tener un vínculo en común o algún hilo que los ayudaba a estar juntos. O a veces, simplemente la yuxtaposición de los diferentes sonidos sugería nuevos significados… Como resultado, el álbum tiene varias capas de significados, está el significado «macro» que surgió cuando reuní las letras completas de los borradores, pero también, enterrados en ellas, están los significados originales vagamente recordados que, con suerte, sugerirán diferentes ideas y temas para alguien que los lea. Si bien, el objetivo principal es crear algo que para mí mantenga ese efecto tridimensional, espero que otras personas lo aborden como lo harían con una obra de arte abstracta que presenta ciertos conceptos, sonidos o frases que desencadenan un proceso subconsciente de reconocimiento en ellos, algo que enciende chispas fuera de su propia interpretación.

Musicalmente hablando, el adelanto «Sere money» es algo diferente a lo que The Amenta nos tiene acostumbrados. ¿Ha sido esto algo premeditado, o simplemente la evolución natural de vuestro sonido a lo largo de los años? ¿Qué clase de melodías podemos esperar en Revelator?

Cain Cressall: En el nuevo álbum todo ha sido parte de una progresión natural. Cada disco que The Amenta ha producido desde Occasus en 2004, ha conllevado un salto drástico, dinámica y estéticamente, mientras que se han examinado nuevas formas de explorar el proceso compositivo. Todos somos músicos voraces, así como fans, que siempre buscamos nuevos métodos e inspiraciones para expandirnos artísticamente, manteniendo ciertos elementos que son consistentes en todas nuestras obras. Naturalmente, tras algunos años desarrollando material nuevo, ciertos métodos son ampliados  hasta el punto en que algunas ideas se vuelven obsoletas, las cuales a veces, se descartan por completo, mientras que en otros casos se vuelven a esculpir. En algunos casos las ideas desechadas son exhumadas y diseccionadas para obtener repuestos. Revelator es el monstruo de Frankenstein de un álbum que es tan abominable como inhumano, pero que a su vez muestra cualidades absolutamente humanas de fragilidad, enfermedad y vulnerabilidad. Es ambos, un sueño y una pesadilla, orgánico y sintético, bello y atroz… Me gusta pensar en Revelator como una abominación poética.

Prosiguiendo con «Sere Money», el vídeo es realmente impactante y sorprendente, ¡puro arte en mi opinión! ¿Cómo surgió la idea? Contadnos un poco también sobre el proceso creativo.

Cain Cressall: El proceso creativo para el video «Sere Money» se construyó en gran parte a partir de permitir la aparición de imágenes subconscientes, de las cuales algunas se inspiraron en la letra, mientras que otras se desencadenaron en su totalidad gracias a las atmósferas sonoras que se crean a lo largo de la canción. Me sumergí en la canción con los ojos cerrados y los auriculares puestos, garabateando notas puntuales de las imágenes en mi mente a medida que se me presentaban. La parte difícil fue conseguir los materiales, el reparto, las ubicaciones y el equipo para dar vida a cada idea. Como proyecto independiente, la investigación, el ensayo y error de hacer realidad tales ideas supuso un gran desafío. Desafortunadamente, muchas ideas fueron abandonadas debido a restricciones con el tiempo, no obstante estoy muy contento de lo que logramos reunir al final. El proceso de edición fue una tarea particularmente exigente y laboriosa para Garth Hurley (www.crtfilms.com.au), su labor fue crear dichas imágenes para construir una narrativa. Trabajar con él fue una inyección de fuerza desde la concepción hasta el producto final, aunque algunas de mis ideas fueron muy particulares, él siempre obtuvo rienda suelta para explorarlas usando su propia iniciativa e instintos. Las tomas de la ciudad en realidad fueron inducidas por completo por Garth, su experiencia y sentido artístico fueron cruciales para dar vida a mis ideas, lo que nunca hubiera sido logrado por un cineasta menos experimentado, menos creativo o menos ambicioso. Y también nosotros mismos poseemos una larga trayectoria como colaboradores artísticos, la cual se remonta a nuestros días de instituto, y que ha jugado un papel importante en la co-creación del vídeo.

En mi opinión The Amenta conlleva un fuerte mensaje visual, no sólo en forma de videoclips como hemos podido comprobar, si no también en vuestros directos o portadas de vuestros discos. Para vosotros ¿la parte visual y sonora tienen la misma importancia? ¿O hay alguna que tenga más peso que la otra?

Timothy Pope: Personalmente creo que la parte visual es extremadamente importante en la banda, pero mentiría si dijese que tiene el mismo peso que la parte sonora. Básicamente, ante todo somos músicos, todo lo que hacemos es crear un sonido que nos parezca inspirador y con el que vibremos, sin embargo, también nos preocupamos de la parte artística. Una cosa es pintar un cuadro hermoso, y otra tener en cuenta los elementos necesarios para presentar esa pintura de la mejor manera posible. Un artista en ese sentido debe considerar el marco, qué material complementará la imagen, también debe considerar el contexto… ¿Dónde se colgará? ¿Cómo es la luz? Etc. Un músico que se dedica a presentar su obra de arte de la mejor manera posible es muy ignorante si prescinde del efecto que las imágenes tienen para «enmarcar» la producción musical. No consideramos el aspecto visual hasta que la música está completamente creada, pero una vez terminada, trabajamos en las ideas que mostrarán esa música de la mejor manera posible, para que la gente se incline a escucharla de cierta manera. Por ejemplo, si cogiéramos nuestra música tal y como es, sin cambiar una sola nota pero la presentásemos como un grupo de chicos en un garaje con gorras de béisbol del revés y camisetas de Metallica, la percepción de la música sería completamente distinta, no digo que peor, pero ciertamente diferente.

Pero mira, tras esta reflexión, se me acaba de ocurrir que la respuesta correcta es que, al final, las imágenes tienen el mismo peso. Comencé diciendo que no porque no forma parte de nuestra consideración inicial, pero es tan importante para el producto final que no creo que realmente puedas separar las dos. ¿Dónde está la línea que diferencia contenido de contexto? El límite entre los dos es demasiado poroso para permitir una separación real, por lo que revisando mi respuesta, puedo decir que la música, el contenido (letras, etc.) y el contexto (imágenes) tienen el mismo peso en la obra de arte final. Joder, que forma más indirecta de responder a tu pregunta, ¡lo siento!

Tranquilo, ¡todo bien!, a veces cuando analizamos detenidamente algo, nuestra opinión al respecto cambia… Sin alejarme del todo con este tema, puedo apreciar claramente en vuestra música el toque de las películas de terror ochenteras y el movimiento «Dark wave» de aquella época, contadme entoces, ¿cuáles son vuestras fuentes de inspiración? ¿Cuáles son los artistas que admiráis principalmente?

Cain Cressall: Una de las cosas magníficas de The Amenta son nuestras diferencias, así como la inmensidad de nuestras fuentes colectivas de inspiración. Hay algunos vínculos comunes entre los miembros, pero todos estamos enfocados en nuestras propias burbujas separadas y nos encantan todo tipo de cosas diferentes. Normalmente, esta podría ser una relación de trabajo insostenible dentro de una banda, pero parece haber un hilo común efímero entre nosotros que nos mantiene motivados para seguir trabajando juntos.

Algunas de mis mayores inspiraciones pueden considerarse casi ofensivas para otros miembros de la banda, y aún así han afectado de forma tangible a mi forma de construir ciertas ideas, esas inspiraciones sangran en mi trabajo de forma encubierta, en el sentido de que han sido pervertidas por mi propio temperamento artístico. Tomo inspiración de donde sea que pueda encontrarla, desde los pioneros del blues de la década de 1920 hasta los iconos del rock electrónico de los 80; desde la genialidad del legendario actor de doblaje de Warner Brother, Mel Blanc, hasta las interpretaciones cinematográficas más convincentes y cargadas de emociones de actores extraordinarios como Anthony Perkins, Jack Nicholson, Dennis Hopper, Willem Dafoe, o Anthony Hopkins. ¡Y no olvidemos a las señoras! Muchas de mis inspiraciones vocales más profundas provienen de mujeres, crecí escuchando muchas cosas de Janis Joplin, Johnette Napolitano de Concrete Blonde es una de las grandes para mí, Patty Smith, Diamanda Galas, Jarboe, Beth Gibbons, Tori Amos, Anette Peacock, Fiona Apple, y la lista continúa… Siempre es un reto contestar preguntas sobre inspiración ya que el tema es jodidamente inmenso, el día que deje de buscar nuevas fuentes de inspiración será el día en que deje de ser músico.

En cuanto a tu mención sobre películas de terror, es algo que siempre me ha apasionado terriblemente, en particular, películas que atraen al espectador a otros mundos de forma profunda, películas que exploran lo extraño, lo poco convencional, lo inseguro… No hay nada más emocionante que encontrarse completamente sumergido en una película en la que se te empuja bajo la presión del suspenso, enfrentándote a situaciones y personajes jugosos y desafiantes. Para mí no es inusual darme atracones de películas de Dario Argento o de David Lynch, por ejemplo.

Cambiando de tema, aunque ya nos habéis comentado que realmente nunca habéis parado de trabajar como banda en estos 8 años, ¿qué otras cosas habéis hecho durante este período de tiempo? Por lo que sé, Cain tenía una banda llamada Malignant Monster y además se dedica al «coaching» vocal.

Cain Cressall: Sí, tras nuestra gira con Rotting Christ en 2013, nos mantuvimos concentrados en construir Revelator. Y sí, Malignant Monster fue un proyecto del que formé parte durante 13 años, el cual concluyó en 2017. Inicialmente, me presenté como un especialista en «técnicas extremas», pero en realidad terminé trabajando con muchos vocalistas increíbles que ni siquiera están metidos en este estilo musical, está siendo una gran combinación de diferentes estilos y orígenes, lo que es realmente inspirador y me mantiene alerta. Trabajo internacionalmente con vocalistas a través de Skype y localmente en el estudio de mi casa.  Cualquier persona interesada en trabajar conmigo puede ponerse en contacto a través de www.caincressall.com.

Según conozco por otros grupos musicales, ser una banda de metal australiana puede conllevar algunos desafíos, en el sentido de que los costes de girar por Europa o América son muy elevados, y al fin y al cabo las giras son «el pan de cada día» para un músico. ¿Estáis de acuerdo en esto? ¿Qué clase de retos tuvisteis que enfrentar al girar fuera de Australia en el pasado?

Timothy Pope: Estás en lo cierto, hacer giras es extremadamente difícil para las bandas australianas solo por ese aumento inicial en los costes, viniendo «del lado oscuro de la luna», como lo hacemos, hemos de pagar una gran cantidad de tarifas aéreas antes de llegar al primer espectáculo, las bandas europeas a menudo pueden conducir hasta el primer concierto y comenzar de esa manera, y tal vez sólo les cueste unos cientos de euros o algo así, en cambio nosotros nos ponemos en unos 20.000 dólares australianos en concepto de vuelos para poder ofrecer ese primer show. Después se necesita mucho para compensar eso y una de las mejores formas de hacerlo es con el merchandising, pero por estar donde estamos, no podemos llevar tanto merchandising al tour ya que tenemos cantidades limitadas de equipaje que podemos facturar sin pagar ridículos cargos por exceso de peso a la aerolínea. Entonces lo que tratamos de hacer es imprimir el merchandising y enviarlo al país donde tendrá lugar el primer concierto. No creo que las giras hayan sido especialmente rentables para nosotros, nuestra banda es demasiado grande, tenemos mucho equipo y cometemos el «error» de ofrecer un gran show en lugar de llevar algo fácil de transportar y montar. Pero una vez que estamos de gira creo que ser australiano tiene sus ventajas, en otros países los australianos parecen caerles relativamente bien a la gente, responden bien a nuestro acento y todos son extremadamente amables. Hemos tenido la suerte de hacer giras con algunas bandas excelentes que nos han sido de gran ayuda y apoyo, ya sea permitiéndonos compartir su camioneta (¡un saludo a nuestros hermanos en AUGURY!), o buscándonos sitios para poder alojarnos y ducharnos.

Además de los retos financieros, nos encontramos en medio de una pandemia global, lo que ha supuesto la «muerte» para la música en directo, al menos aquí en Europa. Contando con la COVID ¿Cuáles son vuestros planes de futuro? ¿Y como veis el futuro de la industria musical?

Timothy Pope: Esperamos que Australia abra un poco a finales de 2021, lo que nos permitirá hacer algunos conciertos a nivel local. Hay algunos shows que sí se están celebrando aquí, pero debido a que todos vivimos en diferentes estados de Australia, no podemos reunirnos ya que hay cierres perimetrales entre los diferentes estados, por lo que tendremos que esperar a que la cosa se calme un poco más… Una vez que podamos hacer una gira a nivel nacional, queremos filmar y grabar cada concierto (como lo hemos hecho desde 2008 aproximadamente en Australia) para poder compartir el material con nuestros fans internacionales que tal vez no tengan la oportunidad de vernos hasta que la pandemia esté bajo control. Mientras estemos en esta situación, vamos a hacer todo lo posible para que la gente pueda acceder, al menos, a las facetas de la banda que sí podamos controlar, estamos abiertos a explorar conciertos en «streaming» y esas cosas, aunque no estoy seguro de la demanda que pudiera tener, personalmente no soy fan de ello, pero estaría contento si podemos hacerlo de forma interesante y atractiva.

Va a ser interesante ver qué le hace todo esto a la industria musical… Creo que hay mucha infraestructura que colapsará sin las constantes giras, lo cual es una pena, pero también podría darnos la oportunidad de construir un sistema diferente, más equitativo.

Creo que veremos un aumento en las giras de estilo «hazlo tú mismo», con bandas que organizan sus propios tours y viajan con bandas de ideas afines en camionetas, en lugar de las grandes giras en autobús nocturno. Creo que también veremos que las escenas locales se fortalecen, ya que la gente se verá obligada a ver y apoyar a las bandas locales sin competir con las internacionales, lo que tendrá sus beneficios y sus problemas, creo, aunque espero que veamos salir algo grande, musicalmente hablando, de todo ello.

Bueno chicos, esto ha sido todo por mi parte, os agradezco de nuevo vuestro tiempo, ha sido un honor, y os deseo mucha suerte con el nuevo disco y todo lo demás. Personalmente espero veros de nuevo por Europa en cuanto el virus nos lo permita, ¡hace ya 10 años desde la última vez! Lo dicho, mucha suerte y las últimas palabras son vuestras…

¡Muchas gracias a ti por tu tiempo y por la entrevista, Ana! ¡Ha sido un placer hablar contigo! Y para los lectores: echad una escucha a los sencillos de Revelator que se han lanzado hasta ahora, os darán algunas ideas clave sobre un álbum variado y extraño. Actualmente está disponible su preventa en las webs de Bandcamp y Debemur Morti, así que… ¡a ello y respaldad la música fea!

Ana Teresa Cuevas
Sobre Ana Teresa Cuevas 4 Artículos
Pasión por la escritura, la música, viajar, por otras culturas, por mi hija, la lectura, el yoga… Pasión por aprovechar al máximo la vida.