Entrevista a Bones of Minerva: ‘Hace falta que se entienda que las bandas con tías no son un género de música, ni una sección aislada de un artículo o un festival. Somos artistas’

¡Hola! Primero quiero agradeceros que nos concedáis esta entrevista. Y ya que estamos, felicitar a Bones of Minerva por su corta, intensa y admirable carrera. Todo un placer poder hablar con vosotras. ¿Qué tal estáis? 

Eustaquia: Hola, ¡muchas gracias! Estamos muy bien.

En poco más de cuatro años vuestra carrera se ha disparado, habéis pasado de ser una banda debutante a tocar en la mayoría de festivales nacionales. ¿Cómo lleváis el vértigo? 

Chloé: La verdad es que ha sido un poco loco todo, todavía no nos creemos todo lo que ha pasado.

Estuvimos charlando a raíz de la publicación de Blue Mountains. Pero ya han pasado cuatro años de ello. Entre tanto hemos vivido una pandemia, crisis sanitaria, una guerra en Europa y una crisis energética. No está nada mal, ¿eh? Jajaja. Para una banda “novel” como Bones of Minerva, ¿qué tipo de frenazo en vuestra progresión habéis vivido? 

Eustaquia: Nosotras hemos tenido la suerte de que el parón de la pandemia nos pillase en parón compositivo para el nuevo disco, somos muy conscientes de lo afortunadas que hemos sido con que no nos pillase en una gira o a punto de empezar una como les ha pasado tantísimas bandas. En cuanto a cómo lo llevábamos todo a nivel personal, simplemente seguimos y ya está, no nos planteábamos demasiado la crudeza del posible futuro que nos aguardaba porque yo creo que si te lo planteas demasiado te acabas paralizando. Hay que intentar tener un mínimo de esperanza siempre, para avanzar aunque sea despacio.

El segundo disco acostumbra a ser un punto de inflexión en la carrera de una banda. Es este punto en el que las cartas están repartidas sobre la mesa. ¿Cómo afrontáis este importante momento? ¿Estáis convencidas de que el camino emprendido es el ideal?  

Chloé: Yo creo que sacar algo nuevo siempre da como cosa, un poco de vértigo; un disco es algo a lo que has dedicado mucho esfuerzo, mucho tiempo y mucho dinero, pero al mismo tiempo, como son canciones que has compuesto, que llevan algo de ti, de tus compis de banda, y son canciones con las que estas súper contenta, pues lo afrontas con mucha ilusión, en realidad. Claro que estamos convencidas de que es el camino adecuado para nosotras, si no, no lo hubiéramos sacado… jajaja.

Teniendo en cuenta que vuestra progresión se vio mermada por la irrupción de la pandemia y que por desgracia el ser músico dedicado 100% profesional es muy complicado a día de hoy, os veis sacando discos cada poco tiempo o más dosificandoos?

Chloé: En general nuestro ritmo de composición es lento, nos gustaría tardar menos tiempo en sacar el tercer disco que lo que hemos tardado en sacar el segundo, pero ya veremos qué pasa.

Eustaquia: No vamos a tardar lo mismo ni de coña por Dios… jajajaja.

Vamos a entrar en Embers, vuestro segundo disco. Personalmente lo encuentro más duro y oscuro que Blue Mountains. Más guturales y menos voces limpias. ¿Cómo ha sido esta evolución y porqué? 

Eustaquia: En cuanto a la oscuridad de Embers, hemos vivido muchas cosas complicadas y duras después del Blue Mountains, y eso lo hemos arrojado en este disco, claro. Además sentimos que hemos madurado mucho, fruto de estas experiencias en gran parte. Con la evolución y maduración hemos abierto también nuestro abanico de gustos e influencias, y si juntas nuestras experiencias personales con que nos apetecía explorar un poco la faceta más extrema, obtienes lo que nos ha salido. 

En cuanto a las voces, quería complicarme menos la vida con este disco, los rasgados de Blue Mountains han desaparecido del mapa, ya que siempre que los hacía me hacía daño, así que ha sido una decisión práctica ya que los guturales absolutos me resultan más fáciles de colocar. Así se ha quedado la cosa, guturales y melódicos limpitos.

Hace poco entrasteis a formar parte de la familia de Aloud Music. ¿Cómo se gestó y qué facilidades os han dado para este primer disco con el sello?

Chloé: Entrar en Aloud Music ha sido a través de La Rubia Producciones y a raíz de ir a tocar al (Parèntesi). Empezamos a trabajar con ellos cuando el disco ya estaba compuesto, grabado y listo, así que el trabajo con ellos ha sido de promoción de cara a la salida del disco y de sacar todos los conciertos de la gira, que la verdad ha sido un gran trabajo y estamos muy contentas por estar en la familia de Aloud.

Llevo ya muchos días escuchando Embers, un disco brutal. Realmente se hace corto. El idioma vincular va saltando de inglés a español sin ningún tipo de filtro. ¿Algo a mencionar al respecto? ¿Cómo decidís si esa canción va con letras en inglés o español? 

Eustaquia: Muchas gracias, lo de incluir el castellano en ningún momento ha sido premeditado, me lo pedía el tema y ya está, ha sido algo totalmente orgánico. Al ser mi lengua materna, el castellano es un idioma que me llega más dentro, y creo que gracias al crecimiento personal que he experimentado, me he sentido más preparada para ser un poco más honesta conmigo misma. 

Llevando esto a otro nivel y teniendo en cuenta la complejidad de alguna de vuestras canciones, ¿componéis primero letra y luego música o lo hacéis al revés?

Eustaquia: Por lo general es música, letra y luego melodía de voz. Pero no nos regimos por una forma de componer en concreto. Por ejemplo en el estribillo de «Cuna», tenía claro el tema que quería tratar, y la frase “mi cuna es el viento” me vino sin más, sin tener música ni más parte de la letra ni nada, luego vino la música y después escribí el resto de la letra alrededor de esa frase.

¿Alguna de las partes que conocemos de vuestras canciones y que oímos con guturales se compusieron como voces limpias y viceversa o casi siempre la grabación final coincide con la intención inicial?

Eustaquia: Siempre coincide la grabación inicial con la final en cuanto a dónde van los guturales y dónde los melódicos, pero respecto a las melodías muchas veces varían al final del todo, o se añade algún coro etc.

“Fuego” es un temazo que apunta a la canción nacional del año. ¿Qué nos podéis contar de ella? 🙂 

Chloé: ¡Muchas gracias! Pues este tema tiene su origen en un riff de guitarra que trajo Ruth. Es un tema en el que trabajamos después bastante ella y yo juntas haciendo jams para componer otras partes del tema y ver por dónde podía ir. Creo recordar que a Eustaquia le costó un pelín para entrar a componer con la voz, pero el momento en el que llegó al local de ensayo y de repente empezó con ese “fuego púrpura” del principio fue alucinante.

Vamos a repasar el artwork. Si bien en Blue Moutains la imagen de portada era acorde al título y al disco en sí, en Embers es más complicado de interrelacionar. En los singles “Fuego” y “Swamp” también habéis usado esta línea de artwork similar. ¿Cómo podemos relacionar el trabajo de imagen con el disco? 

Eustaquia: Creo que a nivel visual describe muy bien lo que es este disco, dramático, intenso, sobrio pero con su lado de colorinchis.

También podemos ver que la tipografía de vuestro nombre ha mutado. ¿Evolución, madurez o casualidad?

Chloé: La verdad es que no tenemos una tipografía fija, va cambiando según la etapa en la que estemos. 

Eustaquia: Si, molaría en algún momento encontrar la definitiva, pero lo dudo… jajaja.

Y en cuanto a bandas como Bones of Minerva, Bala o Agoraphobia, por ejemplo, bandas formadas íntegramente por mujeres. Festivales como el Primavera Sound han logrado ya componer un cartel en el que las mujeres y hombres sean un 50%-50%; en el rock y en el metal aún queda un camino por recorrer, ¿Creéis que vamos mejorando en el tema del sexismo? 

Eustaquia: Sí, lo que hace falta ahora es que se entienda que las bandas con tías no son un género de música, ni una sección aislada de un artículo o un festival. Queremos que se nos considere artistas, como a los tíos, y punto, y que se entienda que el sexismo es un tema de todas. A lo mejor es el momento de plantear estas cuestiones a las bandas de tíos.

Chloé: Yo también creo que a nivel de sociedad es un tema en el que se ha avanzado bastante y eso se refleja en el mundo de la música. Sigue siendo necesario cambiar las cosas, pero igual ya no se escandaliza tanta gente por que lleves tú sola un cabezal de guitarra.

Poco a poco se os va llenando la agenda, Bones of Minerva empieza ya a ser un reclamo o una buena excusa para acudir a un evento. ¿Cómo compagináis vuestras vidas más allá de la música con el salir a girar? 

Chloé: Bueno, a veces no es fácil compaginar todo, pero si quieres moverte y vivir de esto, tienes que salir a tocar. A nosotras nos encanta salir de gira, ya que conoces sitios nuevos, gente nueva, haces piña con bandas, hace poco hemos tocado por primera vez con Cruzeiro y con Rosy Finch, y son dos bandas que a nivel musical son la hostia, pero es que además a nivel personal son increíbles. Y eso al final es lo mejor que nos llevamos de toda esta industria.

Hace poco pasasteis por Barcelona, dentro de la programación del BAM, pero aquí aún estamos deseando poder ver vuestro potencial en sala. ¿Para cuándo? 🙂 

Chloé: ¡Muy prontito! 😉

Muchas gracias por vuestro tiempo, ¡nos vemos pronto! 

Chloé: Muchas gracias por tenernos aquí, ¡hasta pronto!

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 707 Artículos
Rock en todas sus extensiones