Entrevista a Bobby «Blitz» Ellsworth y Mark Menghi de BPMD: ‘No debemos olvidar nunca que todos nos metimos en la música para divertirnos’

Surgidos como spin-off de Metal Allegiance, el mastermind del supergrupo estadounidense Mark Menghi ha juntado de nuevo a algunos nombres ilustres del metal para, esta vez, lanzarse a versionar clásicos del hard rock americano en su homónimo disco de debut. Acompañado por el eterno Mike Portnoy a la batería, el defenestrado ex Machine Head Phil Demmel a la guitarra y el viperino vocalista de Overkill Bobby «Blitz» Ellsworth, Menghi siguió la petición de su hijo de ocho años y les ha dado una nueva vida a un montón de clásicos casi olvidados de bandas como Ted Nugent, ZZ Top o Lynyrd Skynyrd. El resultado no será el disco del año, pero lo cierto es que les ha quedado fresco y resultón, así que hemos aprovechado para hablar de ello con el dúo Menghi / Blitz.

Español

¡Hola, Mark! ¡Hola, Bobby! Antes que nada, quiero daros las gracias por invertir algo de vuestro tiempo en contestar estas preguntas para nosotros. ¿Cómo estáis y cómo habéis vivido estos tiempos extraños?

MM: Bien, aunque es el puto Día de la Marmota, otro día haciendo lo mismo (risas). Pero bueno, estamos todos sanos y todo está bien aquí dónde vivo, en Nueva York.

BB: Sí, definitivamente todo muy tranquilo para nosotros, al igual que lo es en el resto del mundo. Por mi parte, estoy intentando aprovecharlo al máximo. Estoy escribiendo algunas canciones, haciendo promoción para BPMD y con muchas ganas de que salga este disco. Creo que se trata de una época que puede sacar lo mejor de la gente y no solo los aspectos más negativos como parece si nos fijamos demasiado en la tele. Soy optimista y pienso que el mundo saldrá de ésta siendo un lugar mejor.

Genial, me gusta tu optimismo. Más tarde hablaremos de ello con más detalle, pero vamos a empezar por el principio. Bobby, todos te conocemos de tu trabajo en Overkill, y Mark ha sido la mente pensante tras el proyecto Metal Allegiance, un supergrupo con un espíritu quizás similar a BPMD. Pero hoy no os voy a preguntar nada sobre ninguna de esas dos bandas y me voy a centrar en este nuevo proyecto. ¿Qué os ha llevado a juntaros para formar esta banda y homenajear así los himnos del hard rock americano de los setenta?

MM: Una barbacoa, una fogata y un niño de ocho años (risas)

Correcto. He leído sobre eso (risas). Que tu hijo fue el catalizador de todo….

MM: Sí, fue el verano pasado. Estábamos tranquilamente en el patio escuchando algo de música cuando el «Saturday Night Special» de Lynyrd Skynyrd apareció en la radio y mi pequeño se me acercó y me dijo «¡hey papá, deberías tocar esto!». A partir de ese detalle empezó todo, y eso es lo que hizo que empezara a mirarme la la canción con otros ojos. Tan pronto empecé a escucharlo todo en mi mente llamé inmediatamente a Bobby, así que la banda nació esa misma noche.

¿Y tenías en mente directamente a Bobby? Leí en algún lugar que desde él participó de forma ocasional en Metal Allegiance teníais la idea de montar algo juntos…

BB: Siempre hablábamos de ello, porque entre nosotros surgió una muy buena química en Metal Allegiance. Incluso en las fotos de aquellos conciertos en los que estuve como artista invitado puedes ver como Mark y yo siempre nos buscábamos y teníamos muy buena química. Creo que tenemos una manera de afrontar las cosas bastante parecida, y desde el primer momento hablamos de montar algo juntos. Así que cuando la posibilidad de arrancar este proyecto apareció, no me lo pensé dos veces. Muchas de estas canciones fueron creadas en la época en la que crecí. En realidad todas si exceptuamos la de Cactus, que es ya una versión de un tema escrito en los cincuenta. Pero los años setenta fueron el origen las canciones que cantaba en mi bicicleta o cuando iba caminando a la escuela. Así que para mí ha sido muy fácil y muy divertido transportarme de nuevo a esa época y a mi juventud. Lo he abrazado con los brazos muy abiertos.

Entiendo que vosotros dos sois las mentes pensantes principales tras este proyecto ¿Por qué pensasteis que Phil Demmel y Mike Portnoy eran las personas correctas para completar la formación de BPMD? ¿Fueron ellos vuestra primera opción?

MM: Pues no te sé decir, la verdad (risas). No lo pensamos con demasiada profundidad y fue más bien una decisión del momento. Por supuesto, trabajo con Mike en Metal Allegiance y en las jams en directo que hemos hecho con Phil tuvimos muy buena química todos juntos. Así que a la hora de la verdad no fue mucho más que cuatro amigos encontrándose y, eventualmente, dándole al botón de grabar.

¿Así que todo fue muy espontáneo?

BB: Sí, y tanto. La espontaneidad fue la clave de todo esto. Y la química, tal y como ya ha dicho Mark. Mike es uno de los miembros principales de Metal Allegiance, así que Mark y Mike ya forman parte de una sección rítmica establecida. Mark es un estudioso de la música de los setenta, mientras que Mike es un estudioso de todo tipo de música. Ellos no se juntaron para este proyecto, si no que ya estaban juntos. Las adiciones fuimos yo, que crecí con ello, y Phil Demmel, que tiene un gran apetito para todo tipo de música. Creo que no había posibilidad de error con estas elecciones, ya que los cuatro hemos sido capaces de aportar nuestra propia originalidad y nuestra manera de presentarlo. Phil ha modernizado el sonido de la guitarra, Mike se ha podido transportar a los setenta, Mark ha sido capaz de crear patrones de bajo como los de los setenta, y yo crecí con estos temas. Así que todo ha funcionado muy fácilmente.

Y una vez el line up estuvo completo, el plan fue escoger 10 canciones de rock and roll americano setentero, y por ello cada uno de vosotros tuvo que sugerir dos de ellas. Bobby vino con «Evil» de Cactus, que tal y como ya has mencionado antes es un tema original de los cincuenta, y «Never in My Life» de Mountain, mientras que Mark escogió el «Saturday Night Special» que lo empezó todo y también el «Beer Drinkers and Hell Raisers» de ZZ Top. ¿Fue fácil para vosotros escoger exactamente estas canciones? ¿Por qué pensasteis que eran las ideales para este proyecto en particular?

MM: Bueno, «Saturday Night Special» fue el catalizador a partir del cuál creció esta idea, así que teníamos que hacerla seguro. Por otro lado, sabía que quería hacer algo de ZZ Top. Me encanta esa banda, y Tres Hombres es uno de mis discos favoritos de todos los tiempos, así que el dilema era escoger una canción de ese disco. Al final me decidí por «Beer Drinkers» porque un día la estaba escuchando y pensé que eso debía ser divertido de tocar. Es suficientemente simple como para que nos permita explorar nuestros instrumentos y nuestras voces. Phil Demmel hace algunas voces curiosas junto a Bobby en este tema, algo que también es divertido de escuchar. Todos llevamos nuestros instrumentos a nuevos mundos, y se trata de una canción muy abierta que nos deja hacer todo lo que queremos.

BB: Escogí la canción de Mountain «Never in My Life» y escogí «Evil», de Cactus. «Evil» fue escrita en los cincuenta y es original de Willie Dixon. Él fue un viejo bluesman, y Cactus re-imaginaron esa canción como un puente entre el hard rock y el heavy metal. Así que creo que es interesante ver como nosotros re-imaginamos lo re-imaginado y le damos un nuevo aire en 2019. Escogí la canción de Mountain porque creo que mi voz encaja perfectamente. Este tipo de hard rock me ha acompañado hasta que entré en Overkill, e incluso creo que a pesar de ser una banda de thrash metal, muchas de nuestras canciones tienen una cierta melodía rockera. Así que para mí hacer esa canción de Mountain era algo que estaba en mi libro de conocimiento poder presentar a un buen nivel.

Y no teníais ningún tipo de derecho a veto, así que cualquier cosa que se pusiera encima de la mesa por parte de cualquiera de los miembros la íbais a tocar sí o sí. ¿Nadie de vosotros vio alguna de las canciones y dijo «madre mía, ¿en serio que tengo que tocar esto?«?

MM: Sí (risas).

BB: (risas) Sí, pero teníamos que tocarlo igual. Esas eran las reglas de la banda.

MM: En mi caso no era tanto que odiara la canción, sino algo parecido a «¿qué coño vamos a hacer con esto?». Y fue una de las canciones que escogió Phil Demmel, «Tattoo Vampire» de Blue Oyster Cult. Pero Phil tenía una visión para ella y, curiosamente, acabó resultando una de mis canciones favoritas del disco. En realidad suena totalmente distinta al original. Él tuvo esa visión y eso es lo bonito de este proyecto. Cada uno de nosotros escogió dos canciones para las que teníamos una idea concreta, y al final el proceso nos ha puesto una serie de retos que nos han ayudado a ser mejores músicos y abrirnos a hacer canciones que normalmente no escucharíamos o no tocaríamos, algo que al final del camino expandió nuestros horizontes en términos creativos.

¿Estabais familiarizados con todas las canciones o aunque son clásicos hay algunas que no conocíais?

MM: Estaba familiarizado con todas ellas con la excepción de «Tattoo Vampire», pero nunca habría imaginado hacer «D.O.A.». Nunca en mi vida me había aprendido una canción de Van Halen así que tuve pararme un minuto y pensar que Michael Anthony es en realidad un gran bajista. No es mi estilo en absoluto, así que fue un reto para mí como abordar un tema así manteniendo el espíritu original intacto.

¿Y no hubo ninguna canción que una vez empezasteis a ensayarla sentisteis que no iba a funcionar? ¿Llegasteis a considerar descartar algún tema porque no acababa de cuajar? ¿Cuáles fueron vuestros mayores retos?

BB: No, eso no nos ocurrió en ningún momento. Cuándo hablaba antes de la química, quiero decir que nos juntamos físicamente al cabo de tal solo un mes después de concebir la idea de la banda, así que todo se basó en la espontaneidad. Durante ese mes ensayamos cada uno de nosotros en solitario, y cuando nos encontramos nos dimos cuenta muy rápidamente que debíamos empezar a grabar. Estábamos en la casa de Mike Portnoy y él tenía un ingeniero con él, así que decidimos grabar desde el primer momento para ver qué salía de allí. Esa espontaneidad saltó desde la propia idea al ensayo y a la grabación en cuestión de un mes. Mike consiguió grabar las diez pistas de batería en un periodo de diez horas, de una forma muy parecida a como se hacía en los setenta. Así que nunca nos plantemos la posibilidad de no hacer una canción en concreto porque ya teníamos la pista de batería grabada, así que solo teníamos la opción de ir para adelante, trabajar esas canciones y construirlas con esa misma espontaneidad.

He leído que Phil tuvo algunos problemas con «Toys in the Attic» porque tuvo que reinventar las dos guitarras originales en una sola. ¿Fué ese el mayor reto con el que os encontrasteis o hubo otras situaciones similares?

MM: Creo que Bobby y yo estábamos bastante concentrados en las canciones. Compartimos el mismo entusiasmo por todas las canciones pero, una vez más, tampoco teníamos claro qué íbamos a hacer exactamente con esas dos canciones, de nuevo «D.O.A.» y «Tattoo Vampire». Algo que resultó ser muy positivo porque a la hora de la verdad te pone un reto y al final fueron muy divertidas de tocar. Todas las canciones lo fueron y mi idea a la hora de meterme en esto era la de intentar mantener el original intacto, grabarlo en una sola sesión, hacerlo lo más directo posible y poner mi estampa en algo que ya es perfecto de por sí. Sé que Bobby lo dice a menudo, y estoy de acuerdo, que el objetivo es mantener la integridad. Mantener la presentación intacta, ese era el objetivo.

BB: En lo que se refiere a tu pregunta sobre Phil y «Toys in the Attic», creo que tuvo que re-imaginarse todas esas partes. No quiero hablar por él pero lo escuché comentar en alguna entrevista que hicimos con él que tuvo que pensar más allá de lo establecido para esas cosas, ya que en el original hay esos intercambios entre Whitford y Perry. Así que que lo más divertido y que a la vez es también un reto, fue mantener la integridad de esos temas pero aún así presentándolos como los presentamos. Sin copiar nada, pero interpretándolos a nuestra manera.

Antes estabais hablando de «Tattoo Vampire», y al final de esa canción podemos escuchar a alguien soltar un «Fuck You algo» que no llego a entender qué es lo que está insultando exactamente. ¿Quién es el objeto del «fuck you», quién es el que lo grita y por qué está tan enfadado?

BB: (risas) Yo soy el objeto del insulto (risas)

¿Ah sí? ¿Qué hiciste?

BB: Y la persona que lo grita es la persona en la otra línea (risas)

MM: (risas)

BB: Sí, me lo encontré subiéndose a un árbol recogiendo plátanos (risas) (ndr. Lo cierto es que no tengo ni idea de si esta frase significa algo metafóricamente así que no pillé la broma – «to go bananas» significa volverse loco pero «to climb a tree picking bananas» no tengo ni idea)

MM: Se me conoce por hacer eso de tanto en cuanto.

BB: (muchas risas) Fue una toma falsa en la canción y decidimos dejarla en la grabación final.

Estoy contento que hayáis resuelto vuestras diferencias, en todo caso (risas). Desde mi punto de vista europeo, yo no crecí con esta música, y aunque de hecho ni tan siquiera conocía algunas de estas canciones, no me cuesta nada sentir la frescura y le diversión que desprende el disco desde su apasionada introducción. Se ve claramente como os lo pasasteis realmente bien grabando el disco, y de hecho también he leído que vosotros dos en particular os pasasteis buena parte del tiempo molestándoos y tocándoos las pelotas el uno al otro…

MM: ¡Naaaaaah, eso no es cierto! ¿Nosotros nunca nos molestamos, verdad Bobby, cabrón?

BB: No, vete a la mierda. Claro que no (risas)

MM: (risas)

BB: No solo ha sido divertido, sino que éste era precisamente el objetivo del disco para nosotros. Para mí fue fácil para mí transportarme a esa época en la que era un chaval, y en mi cabeza ha sido un viaje muy agradable, Simultáneamente, si nos lo pasamos bien haciéndolo creo que es algo que se nota en el producto final, en la mezcla final. Por supuesto, nos lo tomamos muy en serio a la hora de trabajar, pero fácilmente te puedes dar cuenta que el objetivo de este disco no es en absoluto sacar algo serio, con lo que fácilmente puedes entender por qué empezamos a hacerlo en un primer momento. Si puedes ponerte en los zapatos de los chavales que agarran una guitarra, un micrófono, unas baquetas o una púa por primera vez, te das cuenta que lo hacen porque es divertido, porque les encanta. Y creo que éste era realmente el objetivo inconsciente que teníamos al hacer este disco. La gente debería poder poner este disco y sentir que estamos en verano. Es la banda sonora para una barbacoa, un fuego, cerveza fría y un montón de gente en algún lugar exterior pasándolo bien. Así es como yo lo enfoqué desde el primer momento y creo que la tocada de pelotas amigable entre el uno y el otro ayudó a la hora de conseguirlo y mantener todo en un ambiente ligero y alegre.

Eso suena genial, y realmente creo que habéis conseguido crear este ambiente. En realidad tengo que deciros que lo estoy disfrutando más de lo que esperaba. No conozco realmente las canciones, así que me esperaba un disco de versiones que no significan mucho para mí y ya está, pero la verdad es que lo estoy encontrando realmente divertido y fresco y no me cuesta conectar con él, así que bueno, buen trabajo.

MM: Ahora soy yo quién tengo una pregunta para ti.

Claro.

MM: ¿Cuáles son las canciones que no habías escuchado antes?

¿Qué canciones no había escuchado antes? Vamos a ver…. Había escuchado la de Ted Nugent, obviamente también la de Aerosmith. No me suena haber escuchado «Evil». Sí que había escuchado «Beer Drinkers» y también «Saturday Night Special». No creo que escuchara «Tattoo Vampire» ni «D.O.A.», y probablemente tampoco «Walk Away» ni «Never in my Life». Sí que escuché la final «We’re an American Band». Así que probablemente no había escuchado la mitad de estos temas, pero to crecí musicalmente en los noventa y éste no era necesariamente mi estilo de referencia en esos tiempos.

BB: Es genial que para ti ésta sea la primera exposición que tengas a la mitad de estas canciones, así que creo que esto lo hace probablemente muy interesante. De hecho, sabíamos que sería así ya que Mark, Phil y yo somos más bien conocidos dentro del mundillo del thrash metal por lo que hacemos con nuestras bandas habituales, y mucha de la comunidad thrash en 2020 es diversa. Hay veteranos, gente de treinta o cuarenta años e incluso un buen puñado de adolescentes. Ni los adolescentes ni aquellos que ahora tienen veinte o treinta años habrán sido expuestos a estas canciones cuando salieron por primera vez, algo físicamente imposible, así que sabíamos que habría gente que las escucharía por primera vez ahora.

BPMD son las iniciales de los cuatro miembros de la banda, pero también se refiere a otros acrónimos como «Basic Point Defense Missile» o «Business Planning Management Directorate». Por supuesto entiendo que la razón son los apellidos, pero por qué creéis que éste es el nombre adecuado para la banda? ¿Considerasteis y descartasteis otras posibilidades?

MM: Toda para ti, Bobby.

BB: ¿Yo? De acuerdo. Fue algo muy simple, y nunca estuvimos hablando de misiles (risas). Está inspirado en bandas como Emerson, Lake and Palmer o Crosby, Stills and Nash. La idea es que queríamos representar esa década de los setenta en los Estados Unidos, una época post-hippy y post-psicodélica en la que la música se estaba moviendo rápidamente hacia el hard rock. Y queríamos que esto se reflejara en toda nuestra presentación, desde la portada, que tiene ese aire a los setenta, hasta el propio nombre de la banda.

Eso tiene sentido, claro, y es cierto que más allá de la música todo en este disco tiene un aire muy setentero. Pero creo que lo de «Basic Point Missile Defense» también está bastante bien… quizás más apropiado para algo más thrash…. (risas)

BB: Hey, estoy escribiendo canciones para Overkill ahora, así que me apunto eso (risas)

Creo que sería una gran idea que se te ocurriera una canción con ese título (risas)

BB: ¿Quién sabe? (risas)

Es curioso que acabéis sacando este disco con un sello tan europeo como Napalm Records, con los que por lo que sé ninguno de vosotros habíais trabajado antes. De hecho, todos venís de la familia de Nuclear Blast. ¿Cómo es que firmasteis por Napalm y no con Nuclear Blast o con un sello americano que se pudiera sentir 100% identificado con estas canciones?

BB: Puedo contestarte a parte de esta pregunta y voy a dejar que Mark la termine, ya que hablamos con estos chicos y la sensación que me dio Napalm es que les gusta la diversidad. Si pegas un ojo a las bandas que están en Napalm verás a muchas bandas distintas, especialmente dentro del rock y del metal. Están desde DevilDriver a Myles Kennedy, así que es un sello muy diverso. Así que pensé que Thomas, que es el responsable del sello, estaría interesado en la diversidad. Y eso es lo que ofrecíamos nosotros. Parece que hacen un verdadero esfuerzo en diversificar su propuesta y gracias a ello han logrado colocarse como uno de los grandes últimamente. Y eso es fruto de un buen trabajo y de creer que no tienen que centrarse solo en un tipo de música. Por eso pensamos que eran una buena elección.

MM: Metal Allegiance está formado por un montón de tíos y tías dentro del mundillo thrash metal. La mayoría de nosotros, como bien dices, trabajamos con Nuclear Blast. Overkill, Metal Allegiance, Alex con Testament, Machine Head, Sepultura, Slayer…. Todos ellos trabajan con Nuclear Blast. Pero pensé (y aún lo pienso) que a pesar de que es un gran sello y que nunca diré nada malo de ellos, para este proyecto necesitábamos ir a otro sitio ni que fuera por razones puramente de promoción. Porque esto no es thrash. Tiene elementos, claro, pero se trata de algo distinto y no queríamos que la gente lo relacionara demasiado con Metal Allegiance. Sacarlo con el mismo sello y con el mismo equipo de promoción podía hacer que fuera percibido como una especie de nuevo disco de Metal Allegiance, y personalmente tenía claro que quería mantenernos lejos de eso.

¿Y veis que este disco como algo aislado o crees que BPMD tiene cierto futuro por delante? Quizás no es el mejor momento para preguntarlo ya que no hay conciertos en absoluto, pero tenéis la intención de tocar estos temas en directo o, incluso, grabar más discos en el futuro?

BB: Te contestaré a la primera mitad de tu pregunta. Tan pronto empezamos a grabar nos pareció obvio que esta idea se podría extrapolar a otros sitios. Se puede hacer un «Made in UK» de los setenta, o un «Made in New York» de los setenta. Creo que justamente esa es la idea . Incluso cuando se lo presentamos a Napalm lo hicimos como si este disco tuviera piernas y que no se trataba simplemente de algo ocasional ante lo que recoger el dinero y si te he visto no me acuerdo. La idea era crear algo más a partir de esto, plantar una semilla con lo que somos pero también con la idea de poder explorar diferentes partes del mundo en el futuro.

Muy interesante. Para acabar, supongo que es inevitable hablar un poco de todo el tema Covid-19. ¿Cómo creéis que el confinamiento, el post confinamiento y todo lo demás van a afectar a vuestras bandas, en concreto, y a la manera como que funciona la industria de la música? ¿Crees que van a haber consecuencias permanentes?

MM: Sí, creo que va a haber grandes cambios, y de una forma u otra ya los hay. El mundo tal y como lo conocíamos antes del Covid-19 ha acabado para siempre. Ese mundo no volverá a existir. A partir de ahora nos acompañará una sensación de miedo (que no te estoy diciendo que yo sienta) que hará que las coses empeoren aún más, con la gente renunciando a ir a conciertos y a otros lugares de ocio. Y la única manera de que todo esto resucite de una forma u otra es que haya una vacuna que funcione. Porque a la que llegue la vacuna tendrán que hacerse tests y otras pruebas, así que a la hora de la verdad estamos hablando de un año y medio. No sé cuál es la respuesta, pero la industria va a cambiar para siempre. Y no tan solo la música, sino también eventos deportivos y de otros tipos que consigan congregado a una determinada cantidad de personas.

BB: Tiendo a estar de acuerdo, pero a la vez pienso que la gente tiene una gran capacidad de resiliencia, y creo que en aquellos momentos en los que nos tomamos un respiro como el que nos hemos visto obligados a tomar en estos dos últimos meses y pico, es cuando pueden surgir las grandes ideas. Grandes cosas surgen muchas veces de la tragedia, y de hecho recuerdo leer ese libro a principios de los noventa. En la parte que te voy a citar pone «hombre», pero podría ser perfectamente «persona»: «no es el evento el que hace a la persona, sino cómo reacciona la personal al evento«. Y creo que esto va a jugar un papel importante aquí, porque creo que grandes ideas van a salir de Europa, de América, de partes de Asia y de todo el mundo. Y quizás no vuelve a ser el mundo que conocíamos, pero eso no quiere decir que no pueda ser un mundo mejor. Creo que podemos esperar un gran futuro después de haber tenido ya un gran pasado. Y digo esto basándome en las experiencias que he tenido a lo largo de los años y lo que deseo que ocurra en el futuro.

Excelente. Ojalá ocurra lo que predices, y es verdad que cualquier situación catártica puede suponer una oportunidad para que ideas nuevas y quizás mejores encuentren un sitio. Bueno, pues esto es todo. Muchísimas gracias de nuevo por vuestro tiempo y os deseo lo mejor de cara a la salida del disco y a cualesquiera que sean vuestros planes para el resto del año. Y espero que todo vuelva a la normalidad lo antes posible.

BB: ¡Gracias, adiós!

MM: Perfecto, muchas gracias a ti por tu interés en nosotros.

¡Un placer! ¡Adiós!

English

Hello Mark! Hello Bobby! First of all, thank you very much answering these questions for us. How are you today and how have you been living through these weird times?

MM: Good. It’s Groundhog’s Day. It’s another day doing the same (laughs). But all healthy and things are good here where I am, in New York.

BB: Yes, it’s been definitely quiet for us all, just like in the entire world. From my side, I am trying to make the best of it. I am writing some songs, doing promotion for BPMD and looking forward to this release. It’s a time that I think can bring out some of the best in people, not necessarily just the worse. I am optimistic that the world comes out of this a better place.

Great, I like this optimism. Later we will talk a bit more about this topic in particular. Bobby, you are obviously well known from your work in Overkill and Mark has been the mastermind behind the Metal Allegiance project, a supergroup with a somehow similar spirit than BPMD. But I will keep this interview totally free of questions about neither of those bands and just focus in this new project. Let’s start at the beginning: what has brought you together to build up this band and to pay homage to the very american rock and roll anthems of the seventies?

MM: A barbecue, a fire pit and an eight year old. (laughs)

Correct. I read about that (laughs). That your son was enquiring…

MM: Yeah, it was just last summer. We were hanging out and listening to some tunes. Then Skynyrd‘s «Saturday Night Special» came on the radio and my little guy just came up to me and said «hey dad, you should play this«. And that was really the catalyst that got me thinking about the song in a different way. That led me to call Bobby that very minute actually, when I was kind of hearing everything on my head. So it was born that evening.

And you had Bobby in mind straight away? I read that you two had the intention to do something together in the future since Bobby participated in some occasional song in Metal Allegiance. Were you thinking already of embarking on a full project together?

BB: We’ve always talked about it, because we got a very good chemistry with Metal Allegiance. You can even see from any of the live pictures whenever I am one of the guest performers that Mark and I acclamate each other on the stage and we had really good chemistry. We kind of have the kind of same approach to things, so we’ve always talked about it. But when this project came up for me it was a no-brainer. For me this is the era that I grew up in, when a lot of these songs were originally created. Actually all of them except from the Cactus tune that was written in the fifties. But the nineteen seventies brought me the songs I sang on my bicycle or when I was walking to school. So for me this was a really easy and fun way to transport myself back to my youth. I welcomed it with open arms.

I understand that the two of you were kind of the two big masterminds of this project. Why did you think that Phil and Mike were the right guys to complete the line up? Were they your first picks? Did you already know they had a passion for this type of music?

MM: I don’t know (laughs). You know, it wasn’t really thought out. It was more of a decision of the moment. Of course I work with Mike in Metal Allegiance and we’ve had jams with Phil live and we all had good chemistry together. So it was not much more than four friends going in and happening to hit the record button.

So everything was very spontaneous?

BB: Yes, definitely. Spontaneity was the key to this. And the chemistry, like Mark said. Mike is one of the core members of Metal Allegiance, so Mike and Mark have this kind of rhythm section thing going on there. Mark is a student of the seventies, while Mike is a student of all music. So it was not that those two were coming together, but rather they were already together. The additions were me, who grew up on it, and Phil Demmel, who has a great appetite for all different kinds of music. I think it was a win-win situation with regard to what the choices were. Because we all brought our own originality to it and our own presentation. Phil‘s updating the guitar sounds, Mike has been able to transport himself back to the nineteen seventies, Mark has been able to do walking baselines much like the bass players of that era, and myself growing up with the tunes. So it worked very easily.

And once you were all together, the plan was to come up with ten songs of seventies american rock and roll, and for this, each of you had to suggest two of them. Bobby came with «Evil» from Cactus, which as you mentioned already, it was an earlier fifties song, and «Never in My Life» from Mountain, while you Mark chose the «Saturday Night Special» that started it all, as well as «Beer Drinkers and Hell Raisers» from ZZ Top. Was it easy for you to pick up exactly those songs? Why did you think these once were right for this project in particular?

MM: Well, «Saturday Night Special» was the catalyst from which we grew this idea, so we had to do it. On the other side, I knew I wanted to do ZZ Top. I love them, and Tres Hombres is one of my favourite records of all time, so it was just a matter of picking a song off that record. I did set foot on «Beer Drinkers» because one day I was listening to them and I thought: «Man, that has to be fun just to jam!«. It’s simple enough so we all can explore our instruments and our voices. Phil Demmel is doing weird vocals with Bobby Blitz on that song, so it’s cool to hear a trade off. We are all going to separate worlds with our instruments, we are jamming and it is just a good open song that lets us do what we do.

BB: I picked the Mountain track «Never in my Life» and I picked «Evil», by Cactus. «Evil» was actually written in the nineteen fifties, it’s a Willie Dixon song. So he is an old bluesman, and Cactus reimagined that blues rendition into a real hard rock bridge to heavy metal tight feel with that tune. So I think the interesting thing was us reimagining the reimagined and giving that song a new vibe from 2019. I picked the Mountain song because I think my voice is cut for it. I’ve kept that kind of hard rock freezing even into my presentation in Overkill. And sure it’s a thrash band, but a lot of the stuff have this kind of all rock melodies attached to it. So for me doing that Mountain song was just something that was in my book of knowledge to be able to present.

And you had no right to veto, so whatever was brought into the table by any of the members, that was it. Wasn’t it any of the songs that any of you just hated and said «oh my gosh, do I really have to play this?«?

MM: Yeah. (laughs)

BB: (laughs) Yeah, but we had to play it, Those were the rules in this band.

MM: For me it wasn’t so much that I hated the song, it was more like what are we gonna do with this song. And that was one of Phil Demmel‘s picks, which was «Tattoo Vampire» by Blue Oyster Cult. But he had a vision for it and that turned out to be one of my favorite songs in the record. Actually it sounds like a completely different song. He had a vision and that’s the beauty of it. We each pick up two songs where we had our visions, and this challenged us to be better musicians and to open up to do songs we would not normally listen to or play, which at the end of the day broadens your horizon as a creative element.

Where you all familiar with all the songs or even though they are kind of classics you didn’t know some of them?

MM: I was familiar with every song with the exception of «Tattoo Vampire», but I would never imagine doing «D.O.A.». I’ve never learnt a Van Halen song in my life so I had to take a minute and think that Michael Anthony is actually a great bass player. Not my style at all, so it challenged me on how to approach this while keeping the original intact.

And wasn’t actually any of those songs that once you started rehearsing you felt it was not going to work out at all? Didn’t you even consider dropping any of them because it wouldn’t click? What were your biggest challenges in this way?

BB: No, that didn’t happen. When I spoke about that chemistry before, we all got together within a month after the conception or the idea of the band. So everything was based on spontaneity. We rehearsed that month by ourselves and when we got together we knew very soon that on that day we should be running tape. So we were at Mike Portnoy‘s house and he had an engineer with him, so we decided to start recording and see what we get. And that spontaneity jumped from to the idea to the rehearsal to the recording all within a month. Mike accomplished all ten drum tracks in a ten hour period, much like the way albums would have been recorded back in the nineteen seventies. So there was never that question of not doing something because we already accomplished the drum track, and from that point on we were just working on those tunes and making them come together with that same spontaneity.

I read also that Phil had some issues with «Toys in the Attic» because he had to reinvent the two original guitars into one. Was it the biggest challenge you found or there were other similar situations?

MM: I think Bobby and I were pretty locked in in all songs. We shared the same enthusiasm for all songs and we also shared the same enthusiasm for saying «shit! What are we gonna do with these two songs?», again «D.O.A.» and «Tattoo Vampire». Which is great, because like I said earlier this challenges you and in the end they were fun to play. All of the songs are actually fun to play and I went into this thinking how can I keep this intact, how can I record in one take, how can I do this live and how would I put my stamp on something that’s already perfect. I know Bobby says this a lot, which I agree, and it’s just keeping the integrity. Keeping the presentation intact, that was the goal.

BB: Regarding your question about Phil and «Toys in the Attic», I think he had to reimagine all of those parts, and I don’t wanna speak for him but I did hear him saying in one of the interviews we’ve done with him that he had to think outside the box for such things, because there’s Whitford and Perry back and forth in that track. So the cool thing, or the challenges, was to keep that integrity but still be able to present it as we present it. As we as four musicians, not as the originals. Not copying anything, but interpreting it our own way.

You were talking before about «Tattoo Vampire», and at the very end of this song we can hear somebody shouting «Fuck You Something» and I can’t really understand what he is insulting exactly. Who is the subject of the fuck you, who is the one screaming it and why is he so cross?

BB: (laughs) I am the object of the insult (laughs)

What did you do? (laughs)

BB: And the person screaming is the person on the other line (laughs)

MM: (laughs)

BB: Yes, I found him climbing a tree picking bananas (laughs)

MM: I’ve been known to do that from time to time.

BB: (laughs non stop)

Is that right?

MM: Naaah, I am joking.

BB: It was just a goof in the song and it was left on the cut.

Ok. Glad you sorted it out though (laughs). From my European point of view I didn’t grow up with any of this music, and even though I didn’t even actually know some of the originals, I can very easily feel how fresh and how fun everything comes across from the very impassionate introduction. So definitely you can tell that you had a lot of fun recording this album. I also red that you two in particular have been busting each others balls for a good part of the time…

MM: Naaaah, that’s not true! We don’t bust on each other, right Bobby?

BB: No. Fuck no. (laughs)

MM: (laughs)

BB: I mean, it is fun and that was the point of the record. It was easy for me to transport myself back to when I was a kid, and in my head it was a welcome journey to go on. Simultaneously with that, if we are having fun putting this together I think it comes out in the final product, in the final mix. Of course we took it very seriously when it was time to work, but you can hear that this record is not about being serious, and to understand why we did this when we started doing it. And if you can get that mindset when kids pick up guitars, microphones, drumsticks or a pick, they do it because it’s fun and because it’s cool. I think that was really the subconscious main goal to get across. That people could put this record on and feel that this is a summertime record. This is barbecue, stakes, cold beer and a lot of people in an outside area having a good time. That was the mindset I had with it and I think that the ballbusting actually helped with regard of that getting across because it kept everything light.

That’s great, because I have to say that I am enjoying the result more than I expected. I don’t really know the songs, so I expected to hear just a covers album from songs that don’t mean that much to me, but the fact is that I find it really fun, really fresh and really engaging, so well done.

MM: I actually have a question for you.

Of course!

MM: Which songs have you never heard before?

Which songs have I never heard before? Let me run through it… I did hear the one from Ted Nugent, I heard obviously Aerosmith. I don’t think I’ve heard «Evil». I did hear «Beer Drinkers» from ZZ Top and also «Saturday Night Special». I didn’t hear «Tattoo Vampire» or «D.O.A.» and probably I didn’t hear «Walk Away» or «Never in my Life» either. I’ve heard «We’re an American Band». So half of them probably I never heard, but I grew up musically in the nineties and this wasn’t necessarily my style of choice back then.

BB: It’s kind of cool that for you this is your first exposure to half of those songs, so I think that probably makes it very interesting. And we knew that specially with Mark, Phil and myself really kind of being in a thrash area with what we do, that a lot of the thrash community in 2020 is diverse. There are some old guys, some middle aged guys and there are also teenagers to some degree. And teenagers and people in their twenties would not have been exposed to these songs when they first came out, something just physically impossible to do. So we knew some people would be hearing some of these cuts for the first time.

BPMD stands for the initials of the four of you but it also refers to other acronyms like «Basic Point Missile Defense» or «Business Planning and Management Directorate«. Of course I assume that your surnames are the reason, but why is this the right name for this band and did you actually consider and discard other possibilities?

MM: That’s all for you, Bobby.

BB: Oh, me? Fair enough! It was very simple, you know, and we weren’t talking about basic missiles (laughs) We just came across Emerson, Lake & Palmer for instance, or Crosby, Stills & Nash. This was where the idea came in regards to put everything in how we presented it, right down to the artwork, which has almost that vibe from the seventies, from that post-psychodelic American era. It’s the post-hippy era that’s moving into hard rock at the time. So we tried to make the entire presentation, including the name of the band, something that was identifiable to that era in time or that decade in the United States.

That makes sense of course, and it’s true that, besides the music itself, everything surrounding this release has this seventies feeling. But the «Basic Point Missile Defense» is also quite good… maybe more appropriate for something thrashier though…

BB: I am writing Overkill songs right now, so I will just copy that down (laughs)

That would be a great idea. Imagine you come up with a song with this title! (laughs)

BB: Who knows. (laughs)

It’s funny that in the end you are releasing this album through quite a very European label like Napalm Records, a label that as far as I know none of you were working before with. Moreover, you all come from the Nuclear Blast family. How did you ended up signing up with them and not with neither Nuclear Blast or an american label that could feel fully identified with those songs?

BB: I can answer part of that and I will let Mark finish it, because I talked with these guys and my feeling about Napalm specifically was diversity. If we look at what’s on Napalm, there’s many different kinds of presentations, specially in rock and roll and metal. It goes from DevilDriver to Myles Kennedy, so it’s a diverse label. That’s why I thought that somebody like Thomas, the guy who runs the label, would be interested in diversity. And that’s what we had to offer. And it seems that they make huge strides in regards to diversity and that they were able to find the spot that makes them a major player in this. And that comes from hard work and believing that it doesn’t have to be just one type of music. That’s why we thought was a good pick.

MM: Metal Allegiance obviously has a lot of dudes and females within thrash, and the majority of us work with Nuclear Blast. Overkill, Metal Allegiance, Alex with Testament, Machine Head, Sepultura, Slayer…. they all work with Nuclear Blast and I thought and I still think that as great as they are, and I will never say a bad thing about them, maybe we needed to go elsewhere just for promotion reasons. This is not thrash per se. I mean, it has elements but it is a different thing, so we shouldn’t be locked in with Metal Allegiance, and if we are not in the same label it keeps that brand there. I was pretty adamant that this shouldn’t be Metal Allegiance related. It’s not a Metal Allegiance record, and if it’s on Nuclear Blast with the same promo team, it’s gone be perceived as Metal Allegiance. So I was that one that wasn’t convinced and in the end I wanted to stay clear of that.

Do you see this album as a one-off or do you think that BPMD has something else in sight for the future? Might not be the best moment to ask for this as now there are no concerts at all, but do you have the intention to perform these songs live or even record more albums in the future?

BB: I’ll take the first half of that. From as soon as we were recording it was obvious to us that the idea of this could go other places. You could do «Made in the UK» nineteen seventies, «Made in New York» nineteen seventies… And I think that was the idea. Even when we presented it to Napalm we did it as if it had legs, that it was not just a one and done see you later thanks for the money take it easy. The idea was to try to spawn something out of it, plant a seed with where we are from but then go explore other parts of the world in the future.

Very interesting, definitely. Well, to wrap up I guess it’s unavoidable to talk about the whole Covid-19 thing. How do you think that the lockdown and the post lockdown, the deconfinement and everything will affect both your bands in particular and also the way the music industry is working? Do you think there will be any lasting consequence from this?

MM: Yeah, I think that there is gonna be a big change, and it already is. The world how we knew it pre-Covid-19 is gone. That world is not gonna exist anymore. There’s always gonna be a fear, which I am not saying I have myself, there’s going to be pandemonium and I think it’s gonna get even a lot worse meaning shows and people not wanting to go out. And that’s gonna affect them touring bands, it’s gonna affect a lot. And the only way this gets somewhat resurrected is if there is a vaccine that actually works. If a vaccine comes it still has to be trial tested, so we are talking eighteen months down the road. I don’t know what the answer is, but the industry is forever gonna be changed because of this. And not just music, also sporting events and anywhere that a large gathering is. We are all on the same boat here.

BB: I tend to agree, but I also think that there is a great resiliency in people, and I think that when we take time to pause, and we’ve been forced to pause now for these last two plus months. We have no choice but to pause and to think, and that’s where great ideas happen. Great things come out of tragedy, so I remember reading something back in the early nineties. It was a book I was reading and the quote in the book is actually «man», but you can put «person» in it: «It’s not the event that makes the person, but how the person reacts to the event». And I think that will come into play here because I think great ideas will come out of Europe and great ideas will come out of America and great ideas will come out of parts of Asia and around the world. And it might not be the world we know, but it doesn’t mean it can’t be better than what we know. So I think we can have a great future after having had already a great past. And I only say that from the experiences I had through that time and what I look forward to.

Great. I hope it happens like this, and it’s true that every cathartic situation means an opportunity for new and better things to come out. Well, that will be all. Thank you very much again for your time and I wish you the best of luck with the release of the album and whatever other plans you have for the rest of the year. And I hope everything goes back to better as soon as possible.

BB: ¡Gracias! ¡Adiós!

MM: Awesome, thank you for your interest in us.

Thanks you guys, ¡adiós!

Avatar
Sobre Albert Vila 852 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.