Entrevista a Christian Vidal, guitarrista de Therion: ‘Lo que hizo Therion en los 90 generó algo novedoso en la escena’

Son para un servidor Therion una de las más grandes bandas de la historia del heavy metal desde que rompieron las barreras estilísticas entre música clásica, ópera y metal. Detrás del grupo hay la personalidad y la genialidad de su líder Christopher Johnsson que sigue sorprendiendo a sus seguidores con entregas inesperadas y sorpresas al alcance de ningún otro grupo. Bandas sonoras, discos triples y en clave de ópera rock o canciones francesas de los 50 y 60 versionadas al estilo de Therion. Toca esperar lo inesperado de ellos y hay disco ya medio armado. Jordi Tàrrega contacta con el guitarrista argentino Chrisitian Vidal, que lleva ya una década junto a Johnsson para que nos hable especialmente de su nueva entrega: Leviathan.

La charla es animada y más que entretenida pues Vidal tiene muchísimas historias que contar más allá de su actualidad musical. Es uno de los personajes clave que ha estado detrás de los espectáculos Queen Symphonic, ABBA Symphonic y Pink Floyd Symphonic, ha trabajado con algunos de los mejores vocalistas del mundo del rock, ha tocado con Eric Martin (Mr. Big) en la India y España ha sido siempre un país clave en su devenir como músico, pues su primer disco en solitario tras dejar el grupo argentino Cuero terminó siendo la pieza que le hizo entrar en Therion. Al ser argentino, claro, tuve que preguntarle por el fútbol, deporte del que Vidal no solo es aficionado sino, que practicante. Gran guitarrista y personal Christian Vidal.

Hola Christian, me gustaría ante todo que nos contaras la actualidad de Therion. ¿Dónde estás y qué estás haciendo ahora mismo, quizá trabajando en Leviathan, el nuevo disco de Therion?

Correcto, no estás para nada alejado de la realidad. Justamente he estado en Malta que es donde actualmente está la banda. Es decir, Christopher vive allí desde hace unos meses por diversas razones, pero sería él quien tendría que contarte el por qué. Estuve allí grabando las guitarras del nuevo disco, a finales de febrero, y por unos días que no me he quedado allí por el tema coronavirus. Pude llegar a Argentina. Estuvimos grabando las guitarras de Leviathan y hemos grabado mucho material, ¡pero que mucho! Y de hecho sigo grabando ya que se ha suspendido todo este verano europeo de conciertos y festivales. Toda actividad la hemos aplazado para el 21 de septiembre, si es que se puede. Ojalá se pueda para el bien de todos, de los músicos y del público, aunque no soy muy alentadoras las perspectivas. Así que toda esta situación ha hecho que Christopher lo haya focalizado todo en crear nuevo material. Estamos grabando mucho y ya veremos qué haremos con todo eso.

Me han chivado que está Snowy Shaw tocando la batería, ¿es correcto?

Es correcto, Snowy ha grabado varias canciones en la batería, aunque no todas. Casualmente ayer estaba trabajando en las canciones y una de ellas es de las que ha grabado Shaw.

¿Después de un triple disco como Beloved Antichrist qué os queda para hacer? ¿El listón está demasiado alto? Pero si ya me dices que habéis grabado mucho… veo que la cosa puede ser similar a Beloved Antichrist.

Pues mira, yo en lo personal estoy muy contento con este disco pues, para mi, es el primer disco “normal” si es que podemos ponerle esta etiqueta. Es decir, cuando entré para Sitra Ahra ya estaba todo compuesto, sólo grabé los solos. Luego vino el disco de las canciones francesas, pero claro, allí sólo pude trabajar en la producción. Eran versiones y no tuvimos que componer; y luego vino el Beloved Antichrist, que bueno, no es un disco estándar al ser triple. Así que para mi, después de 10 años en la banda, me toca hacer lo que podemos llamar un disco “normal”. Vamos a hacer canciones no relacionadas, sin una historia que lo ligue todo ni tampoco es la banda sonora de una obra como el Beloved Antichrist. Estoy muy contento con lo que estamos haciendo y hay mucho material grabado. Mucho, tanto que no sé qué vamos a hacer con ello.

De ese disco yo me quedo con una composición que es muy Therion: “Anthem”. No sé cuál es tu favorita…

Mmmmm… yo no puedo elegir una. Sería muy injusto con semejante obra, pero sí te digo que “Anthem” es una de mis favoritas. Es tremenda.

Recientemente he estado trabajando en el disco Atom Heart Mother de Pink Floyd y el primer tema es Therion ¡pero décadas antes! ¿Sabes si ese disco fue la inspiración de Therion y cuál es tu opinión sobre él?

Sí, lo conozco, pero debería reescucharlo pues no es el que más suelo escuchar de los Floyd.

Tampoco es mi favorito, ¡pero esa canción inicial de unos 20 minutos es puro Therion! Me quedé alucinado.

¡Qué curioso! Creo que luego le voy a dar una escucha. Pink Floyd me encanta pero en etapas posteriores: Wish You Were Here, The Wall, AnimalsDark Side of the Moon, A Momentary Lapse of Reason… Podríamos estar horas hablando de esta banda.

Therion es una banda ampliamente respetada y reconocida… pero creo que debería tener mucha más tirada en mi modesta opinión.

Te agradezco tus palabras, pero todo esto es bastante relativo. Es la gente la que decide lo que escucha y lo que va a ver. A veces formamos parte de una minoría dentro de otra minoría. El público va cambiando y también cambia lo que le gusta y escucha. La gente que nos sigue es simplemente un dato. Nosotros disfrutamos con este intercambio increíble con la audiencia a donde quiera que estemos tocando.

¿Puede ser que en Sudamérica tengáis mucho más éxito que en Europa? ¿Sabes el por qué?

(Se lo piensa) La verdad es que no he sacado cuentas de los datos por continente, pero hay países donde ocurre lo contrario. Por ejemplo, en México hemos tenido que hacer una gira completa como pasó en 2018, en cambio, cuando vamos en algunas ciudades europeas sólo hacemos una fecha. En México DF hacemos varias. En ciertos países europeos tocamos mucho, por ejemplo, curiosamente tocamos mucho en el Este europeo. Puede que sea por la condición geográfica y la cantidad de habitantes. Hemos hecho giras por Rusia, Polonia, Hungría, Rumanía, la República Checa… Allí nos viene a ver gran cantidad de gente. Podemos hacer sólo un show por ciudad, pero hay miles de personas. Luego en Austria tocamos en un sitio muy pequeño, pero te vas después a Francia y haces siete u ocho fechas. Así que no te sabría decir de qué depende. En Francia tocamos muchas fechas, y luego, te vas a países geográficamente más grandes en Sudamérica y hay menos conciertos y menos gente. No te sabría decir dónde viene más gente, pero de todas formas es Chris el que sí sabe de números.

¿Y recuerdas el momento que oíste por vez primera Therion? ¿Qué pensaste?

La realidad es que yo no conocía la banda hasta que me la mostró Thomas Vikström ya que él venía asiduamente a Argentina. Evidentemente sín les conocía de nombre. Les escuché en su Myspace o en el de Thomas y allí nace mi conexión, y mi posterior entrada en la banda. Me parecieron fantásticos. Me dije: “¡A la mierda!” ¡¿Qué es esto?!”. Lo primero fue pensar en la interesante fusión que lograban.

¿Cómo es eso de trabajar con todo un jefazo como es Christopher Johnsson? Para los fans de Therion es un auténtico genio. ¿Lo es para ti?

Sí, absolutamente. No sé cuál sería el adjetivo, pero es una experiencia única el trabajar con él. Te diría que es de las pocas personas en el ámbito musical en la que trabajo más cómodo que con conmigo mismo (risas). Hemos desarrollado tan buena química de trabajo que somos totalmente productivos. Casi rindo más cuando trabajo con él que cuando lo hago sólo. Siempre hemos grabado juntos, sólo nos ha separado la situación actual, pero siempre he viajado ya sea a Suecia o Malta. Y mira que hoy en día es muy fácil trabajar en la distancia desde casa. Él genera una cosa a la hora de trabajar que es sorprendente y el nivel de productividad a su lado es enorme. Y también nos llevamos muy bien. Piensa que muchas veces cuando trabajas con colegas  discutes muchas veces. Con él no hace falta hablar mucho. Lo que está bien está bien y lo que está mal está mal, y ambos coincidimos siempre. Es un tipo con una gran capacidad para ver lo que está bien y lo que no. Suele tener razón en el 99% de los casos.

Y llevas ya 10 años o más en Therion. ¡Es una pasada!

Exacto, en el 2010 ingresé en la banda.

Quería ir un poco disco a disco desde tu entrada. Entraste con Sitra Ahra a medias. Yo os vi en directo en Barcelona y muy, muy bien en esa gira. Tocáis poco de esa obra, pero hay temas realmente muy buenos.

Totalmente de acuerdo, hay muy buen material. Pero ya sabes como es esto… Gira nueva con disco nuevo. Cuando quieres meter un tema de ese disco ves que hay muchos otros y un show entre hora y media o dos horas y media. No hay lugar para todo y hay que ir variando. Pero ese disco es muy bueno.

Luego un disco que para mi es absolutamente incomprendido: Les Fleurs du Mal. Es una auténtica maravilla y me maldigo el no haber estado en esa gira. Cuando Christopher os dice de hacer canciones de los 50 y 60 francesas… ¿creéis que está loco?

No prendió, es cierto. Es toda una rareza. Pero es un poco de lo que hablábamos antes, una minoría dentro de una minoría. Y a este disco le añadiría una minoría más (risas). Sí que fue raro incluso para la banda. Recuerdo que estábamos de gira y en el autocar, Christopher estaba allí sentado escuchando canciones francesas para versionar y nos las iba mostrando. “Vamos a grabar un disco de canciones antiguas francesas”. Luego muchos en la banda nos mirábamos y le decíamos: “¿Estás seguro? Escuchábamos los temas y pensábamos: “¿Qué carajo vamos a hacer con todo esto?”. Es lo mismo que le pasaría a todo el mundo si escucha las versiones originales. Y día a día iba escuchando y anotando ideas. Luego empezaron a caer los Emails para el grupo en plan: “tenemos una selección de todos estos temas”. Y así fue. Trabajé muchísimo en ese disco, especialmente en la producción, y la verdad es que lo disfruté un montón.

Es que para mi es lo que es Therion: el esperar cosas que no hace ningún otro grupo. Versionar temas franceses de los años 50 y 60 me parece una pasada. Y me sabe muy mal el haberme perdido esa gira en Barcelona.

¡En la sala Razzmatazz! (risas).

Háblame de tu pasado como músico. Empezaste a los ocho años a tocar y luego empezaste con Cuero. Es una banda poco conocida en España. ¿Cómo fueron tus inicios?

Un placer hablar de ello. Yo a los ocho empecé a tomar clases de guitarra y tuve mis primeras banditas adolescentes en la ciudad de Zárate, que es donde yo nací. En Zárate me crié en Entrerríos, que es una provincia de allí, luego volvía a mi ciudad y empecé a tocar con bandas. Y como le pasa a muchos chicos y chicas pues al final tienes que irte a la capital. Viviendo en un pueblo es muy difícil que puedas poder dedicarte a lo tuyo. Así que me vi en Buenos Aires, capital de Argentina, y de un proyecto que teníamos. Luego surge Cuero. No es una banda muy conocida pero sí que lo es para los seguidores de heavy metal, para el fan de culto. Nunca salimos del underground, esta es la verdad. El cantante del grupo sí que era conocido pues fue vocalista de una banda que fue muy reconocida en la Argentina de los 80: Kamikaze. Tocamos por el aérea de Buenos Aires y en algunas otras provincias, pero eso no es lo importante de Cuero. A mi me genera un orgullo enorme el haber formado parte de este grupo.  Fue nuestra apuesta en esa época y lo dábamos todo por la banda. Recuerdo que ensayábamos cinco veces por semana y yo viajaba desde 100 kilómetros para poder tocar con ellos. Luego me fui a vivir a Buenos Aires y de verdad que nos dejamos la vida los cuatro en ese grupo. Fue el fruto de muchísimo esfuerzo. Primero un EP llamado Cuero y luego un disco que llevó por título Heavy metal. Lamentablemente no pudimos continuar con la banda porque era una época muy complicada en Argentina. Era 2001, y supongo que en España recordarán que se empezó a llenar de argentinos. El caso es que nos fundimos. No podíamos seguir adelante, no había manera. Fue una pena. Que lástima que terminásemos con el grupo y yo, de hecho, fui uno de los que más claro tenía lo de no seguir. Pero quedan esos dos trabajos de los que estoy tan orgulloso.

Sacaste en tu disco El viaje y giraste incluso por España. ¿Cómo fue esa experiencia?

Así es, después de la etapa en Cuero edito El viaje en 2006 y en 2006 gracias a la increíble ayuda de otro argentino que vivía en España, Hugo de Carlo, y a la de otro amigo que luego adopté por allí en Navarra, mas concretamente en Puente la Reina: Alberto Chocarro. Hugo más que recibirme en su casa fue “mi casa”. Estuve allí dos años. Con la ayuda de estos dos amigos y de otros más toqué mucho por el área de Navarra con el material de El viaje. Fue una locura pues el disco es de música instrumental progresiva con toques de tango y folclore argentino. Un poco son las raíces musicales. Todo empezó a surgir de forma muy natural. Poco que ver con el material de una banda de heavy metal o hard rock, aunque también hay allí elementos de ambos géneros combinados con el tango y el folclore argentino. Todo lo metí en el disco.

Hay una cosa muy curiosa en ese disco. Cuando luego entro en Therion,Christopher me dijo que había encontrado un punto en común conmigo en la manera en la que yo fusionaba folclore y tango argentino con el metal. Algo que conectaba con lo que él hacía con la música clásica y el heavy metal. Él vio algo allí que luego hizo que luego fuera el elegido para entrar en el grupo. A fin de cuentas El viaje colaboró en mi carrera, ya no sólo en la experiencia ibérica, sino para entrar en Therion.

Entonces estamos hablando de un disco clave en tu carrera. Y luego… de Puente la Reina te vas a la India, con The Road Vultures de Eric Martin.

Lo de Eric Martin fue una locura, hicimos un par de giras por Sudamérica porque él en esa época había dejado a Mr. Big y tenía una banda en Europa y otra en Estados Unidos… Luego se forman los Vultures y nos elige para armar el grupo y tocar en Sudamérica. Luego vamos para la India en la que fue para mi, mi primera “gran experiencia”. Fue una locura.

Para mi Eric Martin es una de las mejores voces que hay en la escena. Cuando lo oyes sabes que el que canta es él, no hay más.

Es increíble sí. Y además tiene esa cosa que es que le puedes oír cantando a tu lado, en un bar o donde sea, y la voz que sale de él parece procesada, parece la voz del disco, y es la suya. Cuando le escuchas a medio metro de verdad que no te puedes creer que sea así. ¿Este hombre vino al mundo con un compresor, un ecualizador ya incorporados? (risas). Trae reverb y todo el equipo en su garganta.

Y además como persona es encantador.

Es increíble sí. Todas las experiencias con él fueron tremendas.

Estuve en la gira de Queen sinfónico en el concierto de Barcelona. Fue una pasada: con Thomas Vikström y demás. De verdad que la formación que llevabais allí impactaba.

Sí, fue tremendo. Esa es una etapa que recuerdo con mucho afecto. Además, no fue una solo gira, fueron varias. Yo estuve desde 2011-12 hasta el 16. Y dejé de ir porque me mudé a Argentina y los compromisos laborales me lo impidieron. Llevábamos una producción fantástica en Queen Symphonic. Los cantantes fueron muchos: ThomasVikström, Tommy HeartArmendáriz, la soprano argentina, Mats Levén… El cantante de Work of Art y otros vocalistas muy muy buenos. También estuvo Patti Russo, pero es una pena, no me acuerdo de todos. Y también había una gran orquesta. También tengo que decir que esa fue mi primera experiencia como “arreglador-productor-orquestador”. Es algo de lo que no he hablado mucho, la verdad. Me ofrecieron hacer la orquestación del proyecto ABBA Symphonic. A partir de entonces hice varios arreglos. Escribí todo lo de ABBA y todo Pink Floyd Symphonic. Quiero recalcar que mi cometido era el de añadir la orquestación a las canciones. Con el proyecto de Pink Floyd no giré ya que mi agenda no me lo permitió, y después el repertorio se fue renovando y arreglé varias de las canciones de Queen.

Sinceramente te voy a confesar que me motiva más ir a ver a los tributos de Queen que a los actuales Queen con Adam Lambert.

Yo no vi a los Queen de verdad nunca así que ni puedo opinar…

A mi me gustaría una gira de Queen con los temas escondidos, esas gemas raras. ¿Qué temas te gustaría tocar si pudieras elegir repertorio?

Sí que de Queen hacíamos un Greatest Hits pero siempre había un par de canciones menos habituales, antiguas… Tanto que ya casi ni me acuerdo de ellas… Pero recuerdo arreglar “Headlong”, que tampoco es tan obvia, pero ya te digo que el repertorio del grupo es tan amplio y tan variado en cuanto a estilos que impresiona. Vas escuchando sus temas menos conocidos y nunca te cansas.

Tenemos en nuestra web un reportaje especial llamado canciones perfectas y Therion han aparecido con Siren of the Woods. Yo elegiría “Wine of Aluqah” y “To Mega Therion”. ¿Qué canciones de Therion crees que son las mejores de todas y merecen el título de perfectas?

Elegiría muy posiblemente “To Mega Therion” por lo que supuso y lo que generó, sin duda alguna. Otra sería “The Rise of Sodom and Gomorrah”, aunque podría ser también “Wine of Aluqah”. Y el por qué es sencillamente porque allí se encontró ese punto justo para generar lo que generó. Hoy en día es muy fácil pararse a hablar desde lo técnico y decir: “Ah, a mi me gusta mucho el Gothic Kabbalah o el Secret of the Runes. Es fácil decirlo a día de hoy… También te digo que hablo desde una perspectiva totalmente personal, y quiero remarcar el contexto histórico en el que surgen esos temas. Hoy es fácil hablar de ellos, pero en su momento de aparición de un “Mega Therion” es muy rompedor. Hoy estos temas ya no suponen algo nuevo, pero, en ese año, cuando alguien escucha por vez primera el “Rise of Sodom and Gomorrah” le genera algo nuevo, diferente.

Cuando la escuché creí estar escuchando algo totalmente diferente a todo, era de otro mundo…

Exacto… Hoy en día ya hay muchas vertientes musicales y estilos. Todo se hace de forma deliberada, mezclando y fusionando estilos diversos, pero… lo que hizo Therion en esa época quizá no sea perfección, pero se generó algo novedoso en esa mezcla sonora.

Son canciones claves, que aportan algo y rompen, y “To Mega Therion” es el cambio. Eres argentino así que me gustaría hablar un poco de fútbol venga. Dime tu equipo favorito.

¡Ohhh! ¡Cómo no! Dentro de tres horas tengo entreno de futbol vía Zoom. Entreno con un equipo local de fútbol sala de por aquí. Un entrenamiento físico en la cocina, con “conos caseros” hechos con botellas, una colchoneta… (risas). Me apasiona mucho el fútbol.

¿Entonces tu equipo favorito cuál es?

En Argentina y en todo el planeta es el River Plate. Y en Europa el Barça sin duda alguna. Incluso tengo un amigo que la última vez que estuvimos con Therion en Barcelona me regaló varias cosas del club para mi hijo. Una bufanda del Barça, banderines, revistas de los socios. Un chico que también se llama Jordi, tu tocayo.

Pues entonces toca hacerte otra de fútbol que es muy importante: ¿Maradona o Messi?

Mmmmm… no me volcó por ninguno. Los dos son tan grandes… pero el actual es Messi. Es una cosa tan increíble… Me parece que tiene un nivel irrespetuoso, pero ambos lo hicieron. Yo disfruto a los dos. Cada vez que hay un especial de fútbol sobre alguno de estos jugadores me lo miro. De hecho, con la cuarentena he mirado bastantes reportajes de fútbol. Pero este deporte en la era de Maradona era diferente. Hoy en día es todo muy físico y muy veloz, por lo cual que exista Messia día de hoy es un milagro.

Finalmente estoy trabajando con canciones perfectas y tengo dos en mente. ¿Me das tu opinión sobre ellas?

“Shine on You Crazy Diamond” de Pink Floyd: ¡Buahhh! Madre mía… ¡Te la compro totalmente! Es un tema que tuve que arreglar para Pink Floyd Symphonic. Tuve que orquestarla, meterme en ella, hacer la demo, dársela al director de la orquesta… Pero antes tuve que hacer una demo casera. Tuve que hacer todos los instrumentos, programar las baterías e incluso cantar yo los coros femeninos. Muy ridículo con mi voz (risas). Esa es la primera canción que hice y te lo puedo resumir como una experiencia IN-FER-NAL.

“Free Bird” de Lynyrd Skynyrd: ¡Ohhh! Otra obra maestra. Es increíble lo que lograron y en que época lo consiguieron. Es una de mis canciones favoritas. Si me preguntaras que canción me gustaría versionar te diría que esta.

Gracias por todo y nos vemos en Barcelona.

Espero que sea pronto, además, quiero ir a ver al Barça, es algo que tengo pendiente. Muchísimas gracias.

La entrevista continuó y Christian nos contó una rocambolesca y genial anécdota futbolístico-musical con Marcelo Bielsa, pero la voy a recopilar para hacer un Top 5 especial de heavy metal y deporte.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 496 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.