Entrevista a Black String, guitarrista de Vampire: ‘Me pregunto si ser más conocidos como banda es algo realmente deseable’

A pesar de llevar en Century Media desde sus inicios y de practicar una interesante mezcla entre thrash, death, black y heavy metal bastante original e interesante, los suecos Vampire son aún una banda bastante desconocida por estos lares. Su nuevo trabajo, Rex, que saldrá a mediados de junio, quizás hace algo para remediarlo, aunque según su guitarrista y gran ideólogo, Joel Pälvärinne (o, lo que es lo mismo, Black String), en el underground tampoco se está tan mal. Una entrevista detallada, extensa e interesante para conocer un poco mejora a una banda con muchas cosas que decir.

Español

¡Hola, Joel! Antes que nada, quiero darte las gracias por dedicar algo de tu tiempo a contestar estas preguntas para nosotros. ¿Cómo va todo y cómo estás viviendo estos tiempos extraños?

Gracias, amigo. Estoy muy bien. Como quizás sabes, Suecia ha decidido seguir una especie de «vía media» (o «vía extrema», dependiendo de a quién le preguntes) para gestionar toda esta crisis del coronavirus. Para mí nada ha cambiado demasiado, aunque por alguna razón tiendo a disfrutar de las cosas con más intensidad. Aprecio esta extraña calma, pero tengo un total respeto por el horror que ha supuesto para mucha gente.

En breve vais a publicar vuestro tercer disco, titulado Rex. Se trata de otra descarga maléfica de thrash / death / black / heavy metal baboso pero melódico que continúa con la tradición empezada en vuestros dos discos anteriores. ¿Cuáles dirías que son las mayores diferencias entre este disco y aquellos dos, tanto en lo musical como referente a la energía y el estado de ánimo alrededor de la banda?

Al principio nos solían tomar a menudo por una banda joven a pesar que la mayoría de nosotros ya pasábamos de los treinta. Muchas veces tuve la impresión que bandas cuyos componentes eran más jóvenes que nosotros nos tomaban por principiantes, y quizás eso es porque sonábamos como… principiantes. Aún y así, nuestro disco de debut acabó quedando muy bien teniendo en cuenta las circunstancias, aunque en mi opinión, al cabo de poco de publicarlo lo encontré algo superficial, cliché y genérico, como si estuviera hecho para agradar a la gente. Incluso diría que lo encontré demasiado «cálido». Por ello, quise que nuestro siguiente disco fuera totalmente opuesto a eso – profundo, introvertido y frío. Puedes llamarlo un álbum de exilio personal, si quieres. Volví al tipo de música que escuchaba cuando tenía trece o quince años, con cosas como Dissection, Burzum, Emperor, Mayhem, Marduk y muchas otras bandas menos conocidas dentro de ese mismo estilo. Los arreglos de las canciones fueron menos directos, con pasajes más instrumentales.

Sigo guardando una relación de mucho apego con With Primeval Force, y aunque el disco tuvo una promoción bastante pobre por nuestra parte, encuentro que ese aspecto tan poco comercial le encajaba muy bien, y es posible que se mantenga como ese tesoro oculto en nuestro catálogo. Pero a pesar de ello, With Primeval Force nos dio un reconocimiento que no habíamos experimentado con nuestro primer disco. De hecho, y entre otras cosas, incluso fue nominado al Grammy en Suecia. Después de eso, pensé que le íbamos a enseñar a la «escena» que With Primeval Force no fue flor de un día y que éramos capaces de volver a hacerlo aún más oscuro y más triunfante. Y eso fue el principio de Rex. La mayor diferencia que puedo sentir esta vez es que ahora pienso de verdad que, a pesar de todo, no tenemos nada que demostrar. Eso es lo que somos, lo tomas o lo dejas. Incluso escuché nuestro primer disco ayer y fui capaz de encontrarlo realmente disfrutable de nuevo. Ya nadie piensa que somos unos críos, sino que al contrario piensan que somos hombres maduros.

¿Qué nos puedes contar sobre el proceso de composición y grabación de Rex? ¿De dónde sacaste la inspiración y con qué retos te encontraste durante el camino?

A vexes puede ser complicado pensar en partes para todas las canciones sin llegar a repetirte. El proceso de composición ha sido un poco distinto en cada disco. Nuestro primer álbum está arreglado sobretodo pensando en un trio de bajo, guitarra y batería, mientras que el peso de la composición recayó sobre Lars y yo. En el segundo disco me encargué prácticamente de todas las composiciones, y en un primer momento los arreglos fueron realizados por gente totalmente distinta a aquellos con lo que habíamos trabajado en nuestro debut. De cara a este tercer disco, básicamente creé la mayoría de canciones en mi casa junto y se lo envié a nuestro batería, que vive a 300 km de aquí. Él añadió sus pistas a la grabación y me lo devolvió. Yo, inmediatamente, empezaba a cambiar cosas, y con ello a repetir todo el proceso.

Solo ensayamos unas pocas veces con la banda al completo antes de entrar al estudio a grabar, a veces incluso sin tiempo para que algunos de los miembros de la banda llegaran a ser capaces de seguir los cambios que íbamos introduciendo. Al final, Rex ha sido menos ensayado que nuestros discos anteriores, pero creo que está mucho más pensado en otros aspectos. La inspiración ha venido de muchas direcciones distintas, ya que en realidad nos ha llevado tres años completarlo de principio a fin. Hay un montón de bandas que ahora mismo ya casi no escucho que seguro que nos han inspirado en este disco. De todas maneras, y de forma interesante, al final acabamos descartando aquellas canciones que vimos que estaban más o menos directamente inspiradas en bandas específicas.

Quizás aún es temprano para decirlo, pero ¿qué canciones de este disco crees que tienen más posibilidades de convertirse en futuras favoritas de los fans?

Creo que «Rex», «Pandemoni», «Melek-Taus» y «Rekviem». Aunque siempre acaba siendo una sorpresa lo que a la gente le gusta o no.

Hasta ahora vuestros discos han recibido críticas fabulosas, vuestra música es pegadiza y bastante original y estáis en un sello grande, pero siento que, al menos en España, aún sois una banda bastante desconocida. ¿Qué crees que hace falta para que podáis dar ese paso que os falta y qué crees que tiene Rex para ayudaros con ello (- siempre que esa sea vuestra ambición, claro – )?

Sí, estoy de acuerdo. Durante mucho tiempo se ha asentado en el seno de la banda ese conflicto entre vagancia y confort y el deseo de conseguir ese algo extra. Y con ello no estoy diciendo que, personalmente, yo pertenezca a una sola de esas categorías. Mientras otras bandas probablemente se hubieran separado o hubieran echado a algún miembro a lo largo de los años, nosotros hemos hecho las paces con ello y hemos continuado tal cual. Pero el precio a pagar por este tipo de compromisos es, al final, menos eficiencia y menos acción. Podríamos incluso discutir si hemos sido realmente una banda durante estos últimos tres o cuatro años, sobre todo si nos comparamos con la imagen de aquellos colectivos tan trabajadores y comprometidos que cuando no están ensayando están de gira.

Pero no es solo eso. Me cuesta encontrar muchas bandas de death / thrash / black que hayan sido capaces de mantener su credibiliad después de ese tercer disco tan «importante» y su consiguiente éxito comercial. De hecho, me pregunto si dar ese paso es realmente deseable. Al final, quizás es mejor seguir siendo relevantes que convertirte en una broma que se pasa el día girando a lo loco con bandas que ni tan siquiera soportas. Creo que Rex brilla por si mismo y tengo mucha curiosidad por ver cuáles serán las primeras reacciones al disco, tanto por parte de la prensa como del público.

Más específicamente, ¿qué te gustaría ver al echar la vista atrás cuando sea hora de volver al estudio para grabar vuestro próximo disco?

Seré feliz si Rex se recuerda como un disco sólido y definidor para la banda. Incluso quizás nos parece tan bueno que ni tan siquiera pensamos en grabar un siguiente.

Aunque tenéis una imagen muy distinta y no sonáis casi en absoluto como ellos, siempre me habéis recordado un poco a vuestros compatriotas de Tribulation, si bien no estrictamente en lo musical, sí a nivel de espíritu. ¿Qué crees que conecta a ambas bandas, si es que hay algo?

Claro, especialmente en su segundo disco. Creo que Tribulation han conseguido redefinirse a ellos mismos y hacer algo interesante con el death metal. Estuve inspirado por ello y aún tengo The Formulas of Death en alta estima. Con la perspectiva del tiempo puedo decir que estuvimos inspirados por Tribulation en nuestro primer disco y quizás en parte del segundo. Creo que hoy en día hacemos cosas bastante distintas a pesar de que aún hay alguna similitud, claro.

El tipo de metal que vosotros practicáis tiene un cierto componente «retro» en sonido y en espíritu. ¿Os sentís parte de algún tipo de escena? ¿Con qué otras bandas os sentís más conectados?

Yo diría que no. De una forma u otra tuvimos una «escena» muy breve cuando dimos un par de conciertos junto a Tribulation y Morbus Chron, y después una gira entera junto a Tribulation en la que también invitaron a Morbus Chron, pero declinaron y se separaron al cabo de poco). Esos eventos estuvieron promocionados como si fueran parte de una escena, y eso es lo más cerca que estuvimos de ello. También nos llevamos muy bien con algunos de los miembros de Antichrist, pero no diría que eso forme ninguna escena.

Publicar un disco en esta época debe ser algo un poco extraño, ¿no? Los festivales de verano han sido todos cancelados y la gente habla de que las giras no volverán hasta finales de año como muy pronto. ¿Cómo crees que el negocio musical y todos los actores involucrados en él van a salir parados de esto? Y, en concreto, ¿cómo crees que esto va a afectar la carrera de Vampire a corto y medio plazo? ¿Qué escenarios prevés?

No me preocupo demasiado, así es la vida. Tenemos que entender que peligros y catástrofes como ésta no son algo exclusivo del «Tercer Mundo» o de países lejanos en la televisión. Tendríamos que estar contentos de que existe una escena musical y quizás no dar todas esas cosas por sentadas. Al final, no siento ningún tipo de duelo por los mil festivales cancelados, las giras u otros eventos del show business. Creo que la inmensa mayoría de la gente, y también los artistas, van a ser capaces de vivir sin todo eso. Es una pena que la reunión de Mercyful Fate no vaya a ocurrir este año, pero qué le vamos a hacer.

Relacionado con ello, creo que ha habido una cierta polémica, también en Suecia, sobre como el gobierno ha decidido gestionar los niveles de confinamiento y todo eso. ¿Cuál es tu opinión sobre ello y la situación en general a nivel social?

Sí, pero mucha gente tiene la tendencia de crear polémica sobre absolutamente cualquier cosa. El día antes de que la pandemia se extendiera por aquí, había polémicas sobre otros temas que ahora están completamente olvidados y parecen ya irrelevantes. Creo que las decisiones del gobierno sueco han sido valientes y, por ello, interesantes (en el buen sentido). No tengo ningún interés en el debate entre expertos sobre lo que está «bien o mal». Ya veremos cuál es el resultado de las diversas políticas implementadas por cada país. La gente de mi edad reacciona de muchas maneras distintas, por supuesto. Alguna gente ha escogido confinarse voluntariamente, mientras que otros salen de fiesta más que nunca. Estoy agradecido de poder andar por cualquier sitio más o menos como siempre, pero también pienso que sería estúpido abusar de la libertad de movimientos que aún tenemos.

Venís de Götebrog, una ciudad que fue una meca para el metal en la época en la que tú eras adolescente. ¿Ya vivíais aquí en esos tiempos? Si es así, ¿cómo recuerdas esos años y cómo crees que esa escena alrededor te influyó a la hora de agarrar una guitarra?

Irónicamente, ninguno de nosotros vivió aquí durante esa época. Personalmente, había visitado Göteborg tan solo un par de veces antes del 2000, y me trasladé a vivir aquí en 2008. De todas maneras, me las apañé para visitar la legendaria tienda de discos Dolores en un viaje escolar en 1997. Recuerdo que me costó escoger entre una camiseta de edición limitada de Nifelheim y el EP Incantation de Grotesque. Al final me quedé con el segundo, y quizás fue una buena idea, porque aún lo tengo. Y esa fue mi experiencia con la escena de los noventa de Göteborg de principio a fin (risas).

Crecí en una ciudad llamada Linköping en el extremo opuesto de Suecia y agarré mi primera guitarra cuando tenía diez años. Mi inspiración entonces eran básicamente Guns N’ Roses y Metallica. Algunos años después descubrí la banda local de death metal Seance. Un amigo mío y yo compramos entradas para uno de sus conciertos en la ciudad (la entrada costaba tres o cuatro euros, creo) en 1993 o 1994. Nuestros padres no tenían ni idea de esa banda, pero el día antes del concierto un artículo en un periódico local hablaba de los horribles niveles de sonido y volumen que Seance tenían en sus conciertos, así que nos obligaron a devolver las entradas.

Por desgracia, me perdí un montón de conciertos en esa época. Mis padres consideraron que era demasiado joven para ir a ver a Metallica a Estocolmo en 1993, y lo mismo ocurrió con Biohazard en 1994. Se suponía que tenía que ir a ver a Down en 1995, pero me presenté en la sala el día siguiente al concierto por error. Las autoridades locales obligaron a Deicide a cancelar su concierto en Linköping en 1996, y durante muchos tiempo no hubo nada parecido a una escena metálica en mi ciudad, y muy pocas bandas interesantes de las que aprender. Por encima de todo, practicaba en mi propia casa y toqué en algunas bandas muy juveniles y nada ambiciosas. Por suerte, pude ver a Guns N’ Roses en 1996 y Metallica en 1996, ambas en Estocolmo. Finalmente, en 1997 y 1998 tuvimos a bandas como Voivod, Necrophobic, Morbid Angel y Vader tocando en Linköping, algo muy grande.

¿Y cómo ha evolucionado Göteborg desde entonces hasta ahora, tanto a nivel de bandas, de aficionados y de salas? ¿Crees que la escena es aún potente allí?

Los tiempos han cambiado y el death metal ya no es el creciente fenómeno underground que era a principios de los noventa. He leído cosas sobre salas míticas de aquí en las que bandas como At the Gates y sus amigos solían tocar, y ninguna de ellas existe ya. Hasta hace poco tuvimos una sala llamada Truckstop Alaska en la que hemos tocado cuatro veces con Vampire, creo, pero el año pasado la cerraron definitivamente. Aún tenemos el bar The Abyss y su festival anual, pero vete a saber por cuánto tiempo van a poder sobrevivir. Las cosas cambian constantemente y no creo que vaya a haber ninguna diferencia notable a la larga. No creo que la actual escena de GBG pueda ser comparada con la de Slaughter of the Soul y Storm of the Light’s Bane.

Habéis formado parte del roster de Century Media desde el principio de vuestra carrera. ¿Cómo llegaron a conoceros y contrataros tan temprano y qué incidencia crees que han llegado a tener ellos en la evolución de vuestra carrera?

Nos vieron en el festival Live Evil de Londres en 2013. En esos momentos nosotros estábamos listos para firmar las ofertas de otros ellos, y ellos fueron los últimos en presentarnos la suya. En esos tiempos había una especie de pequeña resurgencia del death metal en la escena, y creo que en el equipo de captación de Century Media había un chico que era muy fan del estilo. Sin duda hemos alcanzado mucho reconocimiento gracias a este contrato, pero a la vez también hemos perdido una cierta credibilidad en el underground. No sé valorar si eso es algo negativo o no….

Por lo que puedo ver no hacéis muchos conciertos y definitivamente aún no habéis venido nunca a tocar a España. ¿Cuál es la razón por ello, especialmente si tenemos en cuenta que a día de hoy las giras y sus ventas de merchandise son la mayor (muchas veces única) fuente de ingresos de la mayoría de bandas. ¿Cuáles son vuestros planes de gira a partir de ahora (asumiendo que girar sea una posibilidad pronto, claro)?

Todos nosotros hemos tenido trabajos normales desde el primer día y nunca hemos dependido de la música para vivir. La última vez que soñé en dedicarme profesionalmente a la música fue probablemente en los noventa. Para mí se trata de una pasión, no de un trabajo. A pesar de ello, hemos ido haciendo conciertos aquí y allí, e incluso una gira completa en 2016, pero cada día tenemos menos tiempo ya que algunos de nosotros tenemos familias. Ahora mismo solo queremos sacar el disco, y luego ya veremos si el mundo sigue allí. Ahora que pienso en ello, teníamos planes para tocar en España en 2013, pero tuve que ir no sé dónde por un tema de trabajo, así que tuvimos que cancelarlo antes de confirmar tan siquiera. Pero tanto nuestro cantante como nuestro bajista fueron igualmente a España a emborracharse y ver un concierto de No Future.

Y si tuvieras que diseñar tu una gira con las cuatro bandas que quisieras, siendo Vampire una de ellas, ¿Cuáles escogerías y por qué?

Antichrist, Henrik Palm y alguna otra banda de gente con los pies en el suelo, porque así será 100% diversión y 0% gilipollismo pretencioso.

¡Bueno, pues esto es todo! Muchas gracias de nuevo por tu tiempo y te deseo lo mejor con la salida de este nuevo disco. ¡Cuídate!

Muchas gracias por una entrevista tan interesante. He contestado muchas preguntas aburridas antes, pero tu entrevista ha estado muy bien pensada y ha dado pie a algunas respuestas interesantes, espero.

English

Hi, Joel! First of all, thank you very much for spending some time answering these questions for us. How are you doing these days and how is your life going during these strange times?

Thanks friend, I’m all fine. As you might know, Sweden has decided to go for a ‘middle way’ (or ‘extreme way’ depending on who you ask) to deal with the Corona crisis. For me not much has changed. Well, I tend to enjoy things more these days than usually for some reason. I appreciate the ‘strange calm’ but I have respect for the horror it brings to others.

Soon you will be releasing your third album, called «Rex», another evil discharge of slimy but melodic thrash / death / black / heavy metal that continues with the tradition you started in your two previous records. What would you say are the main differences between this album and those two first ones, both musically and in the energy and mood surrounding yourself and the band?

In the beginning we were sometimes mistaken for a ‘young’ band, despite the fact that some of us were already 30 years old. I did have the impression sometimes that we were viewed as beginners by bands that were actually younger at age, maybe because we sounded like… beginners. Still, our debut album turned out really well during the circumstances, but a while after its release I found it a bit shallow, cliché and crowd-pleasing. Actually I found it to be too ‘warm’! So, for our second album, I wanted the opposite – a profound, introvert and cold impact. Call it a personal “exile” album if you want. I returned to the style of music I listened to between the age of 13-15; like Dissection, Burzum, Emperor, Mayhem, Marduk and many of the less known bands in the same style. The arrangements for our songs became less direct, with more instrumental passages.

I’m still really fond of “With Primeval Force”, and even though the album was quite poorly promoted from our side, I find that uncommercial side fitting to the album. It will probably remain that little hidden treasure in our catalogue. Despite this, “With Primeval Force” led to a kind of recognition that we didn’t achieve with our first album. It was Grammy nominated in Sweden among other things. After that, I thought we’d show the ‘scene’ that “With Primeval Force” wasn’t just a one-off, we could do the same thing over again, but even darker and more triumphant. So that’s where I began with “Rex”. The major difference this time is that I’ve come to think that we’ve got nothing to prove, after all. This is us, take it or leave it. I even listened to our debut album yesterday and found it really enjoyable again. We are not mistaken for kids anymore, but consider ourselves to be quite old men.

What can you tell us about the process of composition and recording of «Rex»? Where did you draw inspiration from and what challenges did you specially find during that process?

It can be hard to come up with hooks for every song without repeating yourself. The process of composition has been a bit different for every album. Our first album was mostly arranged as a trio (bass, guitar, drums) where the songwriting was pretty much shared by Lars and me. For our second album I had more or less taken over the songwriting, and much of it was initially arranged by another constellation of people than the one that wrote our debut album. For our third album, I made the basic arrangements at home (guitar arrangements to a click-track), then sent it to our drummer who lives almost 300 km’s from here. He added drums to the recordings and returned to me. I would immediately start to alter things, then we repeat the procedure.

We would actually rehearse as a full band just a few times before the studio recordings, sometimes with little time for the other band members to catch up with what’s going on. In the end “Rex” album was rehearsed less times than our previous works, but more thought through in other ways. The inspiration has come from different directions, after all it’s been about three years from start to finish. There are a lot of bands I barely listen to anymore who’ve been an inspiration for sure. Interestingly, in the end we threw away the songs that were more or less directly inspired by specific bands.

It might be still quite early to tell, but which songs of this album do you think might have the greatest chance to become future fan favorites?

I think Rex, Pandemoni, Melek-Taus and Rekviem. It’s always a surprise what people like and dislike in the end.

So far your albums have received amazing reviews, your music is catchy and fairly original and you are in a big record label, but I feel that somehow you are still quite an unknown band (at least that’s what I notice from a Spanish perspective). What do you think it needs to happen for you to walk that extra step and how do you think (assuming that’s part of your ambition) you will achieve so with the help of «Rex»?

Yeah, I agree. For a good while there’s been this conflict in the band between laziness and comfortability versus wishes to achieve that little extra. (I’m not saying that I belong exclusively to one of these categories). Where other bands would probably have split up or kicked someone out during the years, we’ve buried the hatchet and moved on. But the price for these compromises is, after all, less efficiency and less action in the end. One could even question whether we’ve been a ‘band’ the last three-four years, in comparison to the image of a hard-working collective always rehearsing or ‘on the road’.

However, it’s not only that. I can’t think of many death/thrash/black metal bands that maintained their credibility after that ‘important’ third album and commercial breakthrough. I wonder if that extra step is desirable after all. After all, it’s better to stay relevant than turning out as jokes on silly tours with bands one can’t stand. I think “Rex” stands firmly on its own and I’m interested in the coming reactions to it.

Specifically, if you turn your head back once it is time to go back to the studio to record the follow-up of this album in two or three years, what would you like to see?

I’d be happy if “Rex” is remembered as a solid, band-defining album. Maybe one might find it’s so good that there’s no idea trying to do a follow-up.

Even though you don’t really sound or look like them almost at all, I’ve always likened you a little bit to your fellow countrymen of Tribulation, if not strictly musically at least in spirit. What do you see connecting both bands, if anything?

Sure, especially on their 2nd album, I think Tribulation managed to redefine themselves and do something interesting with death metal. I was inspired by that and still hold “The Formulas of Death” in high regard. In hindsight I can definitely see that we were inspired by Tribulation on our first album and maybe halfway to our second album. I think we’re doing quite different things these days, even if there’s similarities of course.

Your strain of metal has a certain «retro» component in sound and spirit. Do you feel somehow part of a scene? What other bands do you feel most connected to?

Not really, but in a way we had a very brief “scene” thing going on when doing a couple of gigs with Morbus Chron and Tribulation (later also a whole tour with Tribulation where Morbus Chron was asked to be on the roster, but they declined and shortly after, they split up). Those events were marketed as some kind of ‘scene’ happenings, and that’s as close as it could get. We also get along well with some of the guys in Antichrist, but I wouldn’t call that a scene really.

To release an album during those times must be quite weird. Summer festivals have been all cancelled and people are seriously talking about the whole touring business stopping for, at least, the remaining of the year. How do you think the music business and all its actors will come out of this and, in particular, how do you think it will affect the short and mid term career of Vampire? What scenarios do you envision?

I don’t bother, that’s life. We have to understand that dangers and catastrophes like this aren’t exclusive to the “third world” or distant countries on television. We should be happy there’s a music scene at all and maybe not take such things for granted. In the end, I don’t mourn a thousand cancelled festivals, tours and other showbiz events. I think most people, even the artists, will manage to live without it. A pity that the Mercyful Fate reunion won’t seem to happen this year, though.

Related to this, I think there has been a certain controversy, even within Sweden, about how the Swedish government has dealt with it, the levels of lockdown and all. What is your feeling about it and your general opinion about the situation on a social level?

Yes, but some people have a tendency to create a controversy about anything. The day before the pandemic broke out here, there were controversies about other things, completely forgotten and seemingly irrelevant by now. I find the Swedish governments’ decisions brave and thus interesting (in a positive sense). I’m not interested in the debate between experts about what’s ‘right or wrong’. We’ll see how the outcome of different national policies will turn out in the end. People my age react in different ways of course. Some people chose to lock themselves in voluntarily, some act as party animals. I’m grateful that I’m free to walk around more or less as usual, but I still think it’s stupid to misuse the freedom of movement that’s still granted.

You come from Göteborg, a city that was an absolute mecca for metal around the time you were a teenager. Did you and the rest of the band live there already by then? If so, how do you remember those early years and how do you think that scene surrounding you influenced your decision to pick up a guitar?

Ironically none of us lived here at the time. I had visited Gothenburg two times or so before 2000, and I moved here in 2008. I managed to visit the legendary Dolores record shop on a school trip in 1997 though. I remember how difficult it was to choose between a rare Nifelheim t-shirt and the Grotesque “Incantation” EP. I chose the latter in the end, maybe for the best, because I still have it. And that’s my experience of the 1990’s Gothenburg scene from start to finish, ha ha.

I grew up in a city called Linköping on the opposite side of Sweden and picked up the guitar at the age of ten. My inspiration back then was basically Guns N’ Roses and Metallica. Some years later I discovered the local death metal band Seance. I and a friend bought tickets for one of their local shows (ticket price was 3 euros I think) in 1993 or 1994. Our parents didn’t have a clue about what this band’s all about. The day before the gig though, local media had an article on the horrible sound levels surrounding Seance and their gigs, and our parents forced us to return the tickets.

Unfortunately I missed a lot of other gigs back then as well. My parents considered me too young to see Metallica in Stockholm in 1993, same thing when Biohazard came to town in 1994. I was supposed to see Dawn in 1995, but went to the venue the day after the gig by mistake. The local municipality forced Deicide to cancel a show in Linköping in 1996. For a long time there wasn’t much of a metal scene at all in my hometown, and few interesting bands to learn from. I mostly practiced guitar at home, and played in some childish bands. Luckily I saw Guns N’ Roses in 1993 and Metallica in 1996, both in Stockholm. Finally in 1997-1998 we had bands like Voivod, Necrophobic, Morbid Angel and Vader coming to Linköping. That was huge!

How has Göteborg evolved from them until now, both regarding bands, fans and venues? Do you think the scene is still strong there?

Times are different, death metal isn’t a rising underground phenomenon like in the early 1990’s. I’ve read about ‘classic’ venues here where At the Gates and their friends used to perform, and those venues don’t exist anymore. Up to recently we had a venue called Truckstop Alaska here. We’ve performed there four times with Vampire, I think. It was closed for good last year. We still have The Abyss bar and their annual festival, but who knows how long they’ll survive. Things are constantly changing and I don’t think there’s any big difference in the long run. I don’t know if the current Gbg scene can compare itself to “Slaughter of the Soul” or “Storm of the Light’s bane” though.

You’ve been in the roster of a huge label as Century Media since the very beginning of your career. How did they pick you up so early and what differences do you feel it has made to the evolution of your career to be with them?

They checked us out at the Live Evil festival in London, 2013. Back then we were ready to sign offers by other labels, and Century Media were the last label to send us an offer. Back then there was a little ‘death metal’ resurgence going on somehow. I think there was a death metal guy as A&R at Century Media at the time too. Anyway, we’ve gained a lot of recognition thanks to our contract, but on the other hand we’ve lost underground credibility too. I’m not sure if that’s a loss though…

As far as I can see, you don’t do a lot of concerts and definitely you’ve never come to Spain as of yet. What is the reason behind this, especially considering that these days both touring and its subsequent merchandise sales are the main (sometimes only) source of income for most bands? What are your touring plans from now on (assuming you will be able to tour)?

We’ve had ordinary jobs since day one and thus haven’t been dependent on music for a living. Last time I dream about a professional music career was probably in the 1990’s. To me it’s become a passion, not a job. Despite that, we’ve squeezed in gigs here and there and a tour in 2016, but there’s become less time for that as some of us have families. Right now we just want to release this album, then we shall see if the world is still here. Coming to think of it, there were plans for a Spain gig in 2013, but I had to go somewhere for a work related trip, so the plans were cancelled quite early. Instead, our singer and bassist went to Spain to get drunk and see some No Future gig.

Actually, if you had to put up a tour with any four bands you wanted, being Vampire one of them, which ones would you chose and why?

Antichrist, Henrik Palm and some other band of down to earth people, because it’d be 100% fun and 0% pretentious assholes.

Well, that would be it! Thank you very much again for your time and I wish you the best of luck with the release of the new album. Stay safe!

Thanks a lot for the interesting interview. I’ve replied to many uninteresting questions before, but your interview was thought-through and opened up for some interesting replies, I hope.

Avatar
Sobre Albert Vila 851 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.