Entrevista a Beatriz Rico, actriz y vocalista de Rico & Roll: ‘No busco el prestigio en el mundo del rock, solo divertirme y que la gente se divierta… ¡Viva las versiones!’

A veces salen oportunidades a las que uno no puede decir que no y una entrevista a Beatriz Rico es una de ellas. Soy uno de los miembros del staff de esta página que pondría más material en esta web dedicado al séptimo arte, y esta popular actriz gijonesa aúna cine, televisión, teatro y nuestra música favorita con su proyecto Rico & Roll. Si veis sus videos en directo podréis ver que son una fiesta de clásicos del rock & roll con una frontwoman entregada al directo y disfrutando de lo que hace. No hay “actuación” allí, simplemente se deja llevar por el público y las canciones respaldada por una banda de músicos de renombre.

Pero ya que teníamos ocasión de preguntar había que incidir más allá del rock y hablar un poco del mundo del espectáculo más allá de lo musical. Su sólida carrera, sus inicios o el hecho de trabajar con directores de la talla de Garci o Fernando Fernán Gómez. Sus inicios en Telecinco en programas infantiles, su etiquetado posterior como sex symbol de toda una generación y su carrera como actriz. Ha sido una entrevista larga y exhaustiva de la que me quedo con ganas de seguir preguntando, pues su faceta filantrópica es sencillamente admirable. Comprometida, habla claro y no hay humo en sus palabras. Tampoco le teme a las redes sociales ni se corta a la hora de hablar, algo que se agradece en personajes públicos.

Hola Beatriz, ante todo muchas gracias por ofrecernos esta entrevista.La mayoría puede creer que montar una banda de rock puede ser un capricho de actriz, pero nunca has ocultado tus gustos musicales. Así que la pregunta es: ¿siempre quisiste tener una banda de rock, y te ha ayudado el hecho de ser actriz, o una vez ya ganaste la fama formaste la banda?

Empiezo desde el principio: yo con el rock siempre tuve una cuenta pendiente. De hecho, siempre cuento una anécdota de que, cuando era pequeñita, mis amigos escuchaban a Parchís mientras que yo hacía play backs de Pat Benatar con el bote de laca de mi madre como micrófono. Yo me ponía delante del espejo y hacía el “Fire & Ice” y todas estas cosas de esa época. Lo que pasa es que ahora mismo está todo como más mezclado a nivel de tele, cine y teatro, y es genial que todo el mundo pueda hacer de todo; pero cuando yo empecé no estaba tan bien visto. Es decir, si eras actriz eras actriz, si eras cantante eras cantante, incluso estaba como mal visto combinar según qué cosas. Así que, me dejé la espinita del rock aparcada, ya que yo me decanté para la vertiente por la cual creía que tenía más talento, que en este caso era la interpretación.

Yo tenia esa espinita del rock clavada y tenía amigos que tocaban en bandas y me decían eso de “Oye, que el próximo jueves tocamos en el Honky Tonky, sube con nosotros”. Así que me iba con ellos al estudio de ensayo y ensayaba alguna de los Beatles o los Rollings, subía al escenario y la hacía. Un poco mataba el gusanillo. Y quién me lo iba a decir a mi… La vida es muy sabia y te da las cosas cuando ve que es el momento. Ese momento aparece y no es cuando a ti te apetece o cuando tú quieres. Así que hace unos años, estaba yo en un festival que se llama Vente al fresco en Segovia y vi que estaban haciendo versiones, y yo estaba cantándolas todas. Uno de los miembros de la banda al bajar me dijo: “¡te estaba mirando y he visto que te las sabes todas! ¿Quieres quedar un día en un estudio y probamos de tocar canciones en acústico?” Y cuando me di cuenta tenía guitarra, batería, bajista y teníamos una banda. Así que en esta vida todo viene por algo, no fue nada espontáneo. Yo a la vida le doy las gracias muchas veces, es más, sacamos un EP y lo titulamos Sueños que no caducan, precisamente por esto.

Rosendo, Burning, Guns N’ Roses, AC/DC, Miguel Ríos, Creedence Clearwater Revival, Tequila, Twisted Sister, Blondie, Led Zeppelin, The Knack, ZZ Top, Coz… ¿Cómo elegís el repertorio de directo?

Elegir el repertorio puede parecer caótico pues somos unos cuantos, pero luego no lo es tanto. Un poco ya sabemos que lo que realmente funciona en directo son canciones que todo el mundo conozca y canta. Lo que queremos es que la gente cante con nosotros y coree los estribillos. Y parece que queda algo feo decir eso de rock comercial, pero es una etiqueta que no tiene por que ser fea. Hay rock comercial que es buenísimo, con auténticos himnos como el “We’re Not Gonna Take It” de Twisted Sister o las de AC/DC. Son míticas, pero también muy comerciales porque todo el mundo las conoce. Nos sentamos en una mesa, uno coge papel y boli y empezamos a decir cada uno las que quiere. Luego acabamos quitando las canciones con las que más dudamos. Piensa que son muchos años juntos, muchos escenarios y es un poco mágico ya que siempre nos ponemos de acuerdo. Rara es la vez que discutimos. Recuerdo que hubo una vez que tocamos alguna de Maná que a mi no me gustan nada, pero si a ellos les gustaba… para adelante. Entonces hay veces que cede uno u otro. Pero lo que queremos son temas míticos que hayan hecho historia en el mundo del rock y que toda la gente cante y coree. No hay grandes problemas a la hora de escoger.

¿No os habrán criticado por hacer tantas versiones o por tirar de repertorio de Rock FM?

No nos han criticado, pero sí nos han dicho que el prestigio en el mundo del rock es con temas propios y no con versiones. Lo que pasa es que a estas alturas no busco el prestigio en el mundo del rock, lo que busco es divertirme y que la gente se divierta. Para mi es lo más grande. Para mi poder cantar canciones míticas de Leño, o de Coz, o de AC/DC o de Joan Jett, Led Zeppelin, eso para mi es un privilegio enorme. Hicimos temas propios en un principio como ese primer EP, “Alguien dudó, “Dámelo”… hicimos unas cuantas, y bien, pero me daba cuenta que con esos temas se iba la magia y yo no me divertía tanto. Era mejor cantar Rosendo (risas). Prefería cantar a Bon Jovi o Luz Casal… Compusimos temas propios e incluso en algunos la gente los coreaba en directo, pero yo estaba deseando llegar a los Twisted Sister. Cuando la gente no conoce una canción sale a fumar. A mi me gusta tocar temas conocidos y es para mi un gran privilegio el poder tocar los temas que a mi me gustaban. Yo no sé si hoy en día ya no se hace música como la de antes o si es porque es la magia de la música que escuchabas de pequeñita… Yo recuerdo que de pequeña estaba todo el día escuchando a Scorpions y para mi esos son temas que son únicos. Por la razón que sea estas son las canciones que yo quiero cantar y sobre todo el ver a la gente cantando, coreando y haciendo el símbolo de los cuernos conmigo, corriendo arriba y abajo con tu banda de rock. Esa es una de las sensaciones más fuertes que se pueden tener. ¡Viva las versiones!

Al ser una “famosa” supongo que en el negocio musical habrá ventajas e inconvenientes. ¿Cuáles son las mayores ventajas y los peores inconvenientes?

¿Las ventajas de ser conocida? ¡TODAS! Lo tengo que decir. Hemos tocado en salas en salas de rock míticas, y yo sé que, de entrada, nos han abierto la puerta porque me conocían, así que sólo puedo estar agradecida. Y críticas con el cuchillo en la boca… ¡pues no! Fíjate que he visto más cuchillos en la boca en el mundo de la interpretación que en el mundo del rock. Tanto en radios como en prensa o en salas, siempre nos han acogido con los brazos abiertos, y si alguna vez he tenido alguna crítica creo que me la he merecido pues no he estado bien, y ya está. Y te lo digo con el corazón en la mano. Creí que me dirían: “¿pero esta intrusa que pinta aquí?”… y en absoluto, por eso me he quedado. A mi si no me invitan y no soy bienvenida me voy a cantar a la ducha. La verdad es que todo es bueno.

¿Cómo llevas las redes sociales puesto que eres una persona que realmente se moja opinando sobre la actualidad y te posicionas dando opiniones en redes sociales y en entrevistas?

Yo de las redes sociales lo único que llevo mal son los maleducados, esos que tienen de foto una maceta y de nick se ponen “luchador”… y vaya, cada vez lo llevo mejor, aunque me afectan más los insultos pues no los puedo entender. Ahora ya he aprendido que hay gente que cuando no tiene argumentos va directamente al insulto porque no te puede rebatir algo que le has dicho y no le ha gustado. Van a la contra, no tienen razón y van al insulto. Esa es la única cosa que llevo un poco mal. Y no sólo a insultos a mi persona, también en general. Cuando veo que insultan a otra gente me digo a mi misma que no tengo que entrar al trapo a pesar de que, un poco, lo llevo en la sangre.

La fama de que me involucro la llevo muy bien y creo que si tengo tantos seguidores tengo un deber moral y me toca alzar la voz cuando hay una injusticia. ¿Para qué quiero sino las redes sociales? ¿Para decirles que tal día tengo teatro y que vengan a verme? O… “mira que botas tan chulas me he comprado”… ¡Qué horror y que mierda de redes sociales! No, para mi Twitter está para revindicar, pedir y dar las gracias cuando haya que darlas, cuando algo está mal decirlo. Lo malo es que está muy polarizado y sobre todo se ha perdido el respeto. Hay gente que está convirtiendo Twitter en un estercolero, y es una pena, pero no van a conseguir echarme. Como diría Ferando Simón (me encanta este hombre): “Sé que estoy imputado pero no me importa mucho puesto que ahora estoy centrado en esto y no voy a abandonar el barco”, pues lo mismo. A veces en Twitter hay un ambiente irrespirable entre bulos, fakes… pero yo mientras me siga manteniendo en mi línea y tenga la conciencia tranquila, patalearé por lo que tenga que patalear y daré las gracias por lo que tenga que darlas.

Como ejemplo te contaré que hay un chico del Senegal en el sitio donde yo siempre hago la compra y te ayuda con el carrito y tal. Hace años que está allí. Me preguntó un día si yo podía ayudarle a conseguir trabajo así que le pedí un currículum. Lo puse en Twitter y está trabajando en un centro comercial, aquí cerquita. Fíjate si son importantes las redes sociales. Cómo no voy a estar yo contenta de hacer uso de ellas y de tener tantos seguidores. La unión siempre será la fuerza.

Estás metida en ONG’s de residencias de gente mayor y participas activamente. Viendo la gestión que ha habido en esta crisis en toda España supongo que es el momento adecuado para que la sociedad vea la realidad de estos sitios y las cosas cambien a partir de ahora. ¿Es una de las asignaturas pendientes que tenemos como sociedad occidental la de valorar a nuestros mayores?

Yo con la gente mayor hago un voluntariado en un hospital y ya llevo varios años haciéndolo. Hubo un punto en mi vida en el que vi que en el aspecto personal (y en el profesional también) me faltaba algo. Uno puede ser muy reivindicativo al poner hashtags en Twitter pero poco se hace desde el sofá, yo necesitaba otra lucha, me sentía coja. Viví en mi familia la enfermedad larga de un ser querido en un hospital y me di cuenta de que allí había gente que estaba muy sola, así que empecé a trabajar y la vida me ha ido derivando a, primero trabajar con todo tipo de enfermos, otro tiempo en el ala de custodiados (presos) y ahora la vida me ha llevado con personas mayores. Y es muy triste… a medida que cumplimos años parece que sea como con los coches cuando salen del concesionario: parece que vamos perdiendo valor. Los mismos familiares con el tiempo visitan menos o incluso prácticamente no visitan a los suyos y los propios ingresados te cuentan, con lágrimas en los ojos, que escuchan a sus propios hijos como se pelean porque no quieren quedarse a cuidarlos. Es muy triste. Es una parte que para mi es fundamental, vital. Al empezar a trabajar con ellos me di cuenta que era la parte que me faltaba a mi. Cuando termino una función o un concierto y escucho los aplausos la sensación es genial, y la verdad es que tampoco difiere mucho de esa sensación que tengo al salir todos los miércoles del hospital. Allí una persona mayor te ha dado un abrazo, te ha dado las gracias y te ha tirado besos. Veo que un poco he mejorado la vida de esa persona y eso es muy grande.

Luego también colaboro económicamente (yo nunca quería decirlo, pero me han dicho que por favor lo diga) con unas ONG’s muy serias como son Agua Pura. Tengo unos grandes lazos con ellos y construimos pozos de agua en África, especialmente en Burkina Faso, y sistemas de riego para que tengan allí sus propios huertos. Colaboro también con la Fundación contra la leucemia Josep Carreras, con Médicos sin Fronteras y Greenpeace. Y tengo el honor de poder decir que los de Greenpeaceme nombraron, junto a Monolo García de El Último de la fila, guardiana de los bosques.

He hecho también varias funciones benéficas para donar toda la recaudación a niños con enfermedades raras. Yo soy la madrina de la asociación con síndrome de Wolf Hirschhorn. También con la fundación con niños afectados por la síndrome de San Filipo y alguna que otra recaudación se ha donado para la Fundación Luna, albergue de perros y gatos en Salamanca. Siempre que alguna asociación me lo pide, les conozco e investigo, y al final les digo eso de: “Venga, decidme, teatro, hora y día”. Para mi es una suerte puesto que puedo ayudar con muy poco. Yo no necesito irme todo un mes a matarme picando piedra en Burkina Faso y ayudar. Poniendo unos Twits o decir el nombre de la fundación ya ayudamos. Cuando en Pasapalabra dije el nombre de Agua Pura llegó mucho dinero y pudimos construir un tercer pozo de agua. Para mi es un privilegio ayudar con tan poco. No podría dormir tranquila por las noches si no lo hiciera. Por ejemplo: una función… ¿qué es una función al fin y al cabo más que dos horas de mi vida? La recaudación para el albergue de Salamanca fue genial, con el teatro lleno. Uno de los chicos de la asociación dijo que “los peludos” ese invierno iban a tener calefacción gracias a mi”. Momentos como este son en los que ves que tu vida tiene sentido.

Empezaste en El Precio Justo con Joaquín Prat y luego Telebuten en TeleCinco y se te colgó el cartel de “mito erótico”. ¿Ha sido lo de la etiqueta de “mito erótico” algo que te ha complicado tu carrera?

Creo que de entrada fui muy poco consciente de lo de mito erótico. Lo fui más cuando ya estaba haciendo cine. Lo del físico es lo que te abre la primera puerta. Eso es cierto, con lo cual es una suerte, pero el resto te las abres tú a base de formación, trabajo, tesón, disciplina, constancia, de no rendirte y tirar la toalla. A mi me molestaría que me llamaran fea (risas), pero si te dicen guapa o mito erótico, y encima trabajo y me dicen lo bien que estoy en tal película, pues… por qué me va a sentar mal. Y creo que no me he quedado sólo en un mito erótico que ha enseñado culo. He tenido trabajos muy buenos y realmente, e interpretativamente, excepto lo de hacer un musical en teatro (que espero que se cumpla), yo creo que de verdad tuve la suerte de hacer todos los papeles, tanto en cine, teatro como en televisión: De buena, de fea, de mala, de puta, de monja, de asesina, de víctima, así que no me molesta, te diría que, ¡al revés!, me ha traído cosas buenas.

¿Qué película consideras que fue un error hacer y cuáles un sueño hecho realidad?

Película que fuera un error… pues ninguna, y te diré el por qué. He hecho dos en concreto (no te diré el título pues siempre hay que defenderlas hasta el final, por los directores) que sí son malas, malas, malas… pero lo bueno de nuestro país, a diferencia de Estados unidos, es que aquí te lo perdonan todo. Allí haces una que es horrible y ya no trabajas más. Aquí en España se te perdona. Cuando yo estaba haciendo esas dos películas ya era consciente de que eran malas, pero también era consciente de que tenía que trabajar y esto tiene un nombre: trabajos alimenticios. Es lo que tiene la profesión. En el momento en el que lo hice es porque lo necesitaba. Hubiese sido mucho peor quedarme en casa dándole vueltas a la cabeza. Es más, ya tienes suficiente castigo cuando tienes que defender en una rueda de prensa o en un estreno esos trabajos que son malos. Pero no pasa nada, no va más allá.

Y para destacar te diría que marcó un antes y un después el poder ser dirigida por Fernando Fernán Gómez. A nivel de prestigio, a nivel de seguridad como actriz (me dio una seguridad que no tenía) y a nivel de otras muchas más cosas. Fernando lo recuerdo de cuando fui al retiro a que me firmase sus memorias. Cuando me vio haciendo la cola me dijo: “¡Qué cojones haces aquí! No tienes por qué estar aquí, te lo llevo el lunes al rodaje”. ¡Pero Fernando a mi me hacía mucha ilusión venir!”. Y cuál sería mi sorpresa cuando estando por la mitad del libro Fernando habla de mi, en sus memorias El tiempo amarillo, y además habla muy bien de mi. Se me caían las lágrimas. Fernando siempre será Fernando: El maestro.

Aparte de trabajar con Fernando un sueño hecho realidad, y nunca mejor dicho, fue la primera película que rodé: Los hombres siempre mienten al lado de Gabino Diego. Yo dejé Telecinco de golpe y porrazo dejando el contrato a la mitad. Me entró el pánico porque no podía ser la amiga de los niños para siempre. Me dije: “Beatriz, tú has dejado Asturias, tu tierra y todo para ser actriz, si continúas así serás una Xuxa”. Estaba muy cómoda pues es una cadena que ve todo el mundo, ganas mucho dinero, estás en la tele. Eso puede cegarte, pero yo vi que tocaba hacerlo dejándolo todo a la mitad. Telecinco dijo que me demandaría y se montó un cristo tremendo, pero siempre he seguido mi intuición “pisciana”, mis pálpitos y le dije a mi representante que ESE era el momento. Y yo lo dejé para quedarme en mi casa… Era un poco lo que te decía antes de que estaba mal visto lo de mezclar: si hacías tele eras la chica de la tele, si hacías cine eras una actriz seria… Era muy difícil que me dejaran hacer el paso pues ya estaba muy encasillada, ¡y eso que sólo estuve un año y medio! Pero saliendo todos los días por la tele: QUEMA.

Y como un milagrito al mes y medio esperando que sonara la flauta y yendo a mis clases de arte dramático, pues de repente me llaman para hacer un casting para una película de co-protagonista con Gavino Diego dirigida por Antonio del Real que se llamaba Los hombres siempre mienten. “¿De verdad me quieren ver a mi? ¿A la tonta de la tele?” Sí, el director te ha visto por la tele y dice que tienes una cosa muy fresca. Y ese mismo día me dijeron que sí. Ese era mi sueño desde que era pequeña en Gijón cuando veía las películas de Verónica Forqué. Yo pensaba que quería hacer de actriz, conseguirlo. Cuando me dijeron a mi que me cogían para ser la protagonista junto a Gabino Diego, Anabel Alonso, Resines… no me lo podía creer: el sueño se hacía realidad.

Cuando salía de mi clase en la calle Carretas yendo para mi casa siempre pasaba por delante del cine Capitol con veía esos grandes carteles, con esas grandes actrices que estrenaban: Susan Sarandon, Nicole Kidman… siempre con su cara pintada tan grande. Yo pensaba: “¿Cómo quedará mi cara cuando yo estrene ahí? Para mi no había ninguna otra opción, tenía que hacer eso. ¿Te puedes creer que Los hombres siempre mienten se estrenó en El Capitol y vi mi cara en ese lateral? Exactamente igual que cuando yo pasaba antes por allí. Lo dicho: un sueño hecho realidad, Los hombres siempre mienten de Antonio del Real, mi primera película y mi primer personaje: Alicia, la quiero mucho mucho…

¿Qué papeles rechazaste y con el tiempo te has arrepentido?

Rechazar, rechazar… bueno, te contaré uno que rechacé… pero no por qué no lo quisiera sino porque estaba embarazada. Lesmes era una de las directoras que teníamos en la serie A las 11 en casa: la serie que hice con ResinesAna Obregón y Carmen Maura. Yo ya llevaba mucho tiempo haciendo tele y tenía un mono terrible de hacer cine y Eva me llamó para hacer con Adriana Ozores una película que se llamaba El palo, una comedia de cuatro tías muy locas que se juntaban para robar en un atraco. Nadie lo sabía y yo estaba embarazada de dos meses y me dijo que no porque estaría ya durante el rodaje de seis meses. Me dio mucha pena, y no porque fuera una gran película, pero sí porque funcionó muy bien en cartelera, tuvo unas críticas muy buenas y es muy divertida. Cuando yo la vi pensé el cómo hubiera disfrutado yo haciéndola. No se puede tener todo, tenía mi bollito en el horno.

Mi director favorito es Woody Allen. ¿Has estado con grandes como Fernando Fernán Gómez y Garci, pero si pudieras elegir un director para trabajar cuál elegirías?

Pues sin que les siente mal al resto, pues tengo una larga lista de directores españoles con los que me gustaría trabajar, empezando por Moncho Armendáriz, Amenábar, Mariano Barroso… Sí que tengo una fijación especial con Julio Medem. Por el tempo que tienen sus películas por cómo cuenta las cosas… Tengo la sensación de que tiene que tener ese maravilloso mundo atormentado que tienen los genios y creo que lo plasma muy bien en sus películas. Me encanta su sentido de la estética y las historias que cuenta, la simplicidad que parece que tienen, la fotografía y el substrato que hay. En general me encanta. Julio Medem, si me lees esto, quiero ir a un casting.

¿En Asturias, tu tierra, hay grandes bandas de heavy metal y buenos festivales, no te han ofrecido nunca una colaboración?

Pues mira, no me quejo… estuvimos en el Turón Rock ya hace dos o tres años en plena cuenca minera lo que me hizo especial ilusión. Yo tengo un primo rockero, Beto de la banda B-Sweete, y no es porque sea familia, pero es que son muy buenos y también tocamos por la parte de el Fomento. Obviamente me gustaría que me llamaran para tocar en fiestas en Gijón, mi tierra, pero todo se andará…

Si pudierais tocar de teloneros con Rico & Roll de alguna banda y la pudieras elegir… ¿Cuál elegirías?

Con mi primo he colaborado y tuve la suerte de tocar con ellos en un concierto a dos manos en los jardines botánicos de Gijón. No me quejo, me quieren mucho en mi tierra. Y este junio estaré con mi función en Navia. Eso de que nadie es profeta en su tierra… es que no me conocían a mi.

¿Cuál es el último concierto al que has ido y cuál fue el primero?

El primer concierto al que fui fue de Ana Belén y Víctor Manuel en Asturias, algo de que desde pequeña lo mamé, y el último concierto el de Rebeca Jiménez. Pero mi último gran concierto fue el último que dieron los Rolling Stones. Tenía entradas para AC/DC en Sevilla pero cuando supe que no venía Brian JohnsonAxl Rose muy bien, pero mejor con los Guns N’ Roses. No me gusta que me toquen AC/DC, así que terminamos devolviendo las entradas

¿Cuál es tu película favorita de todos los tiempos?

Mi película favorita de siempre y para siempre es Con faldas y a lo loco de Billy Wilder. La vi cuando era una cría y me quedé pillada y desde entonces, cada año, dos o tres veces cae. Sé que Wilder tiene otras muy buenas como Irma la dulce pero yo me quedo con Faldas y a lo loco, para un buen día o para un mal día. Es maravillosa, os gustará y os alegrará siempre.

Si te ofrecieran cantar y actuar en un musical cuál elegirías: ¿Grease, The Rocky Horror Picture Show, Cats, El fantasma de la ópera…?

Tuve la suerte de ver en Broadway el Rock of Ages así que me quedo con esta. Hay la película con Tom Cruise, pero me quedo con el musical que vi en Broadway. Me volví loca y me entró el síndrome de Stendahl hasta el punto de que se me caían las lágrimas. Siempre había querido hacer Chicago pero al ver Rock of Ages decidí que quería hacer eso.

Estoy haciendo un especial sobre canciones perfectas y me gustaría que me dieras tu opinión sobre las siguientes:

“The Final Countdown” (Europe): Esta canción la hacíamos en acústico. Es un tema que te demuestra que una canción puede ser comercial y rockera. Lo comercial no está reñido con el buen rock. De hecho, me parece incluso muy difícil el conjugar ambas cosas. Rock marginal para minorías no es lo mismo que componer un tema que mundialmente llegue, convenza y se convierta en un himno. Y la imagen juega un papel muy importante. Europe lo hicieron muy bien, todas y todos nos enamoramos un poco de Joey Tempest. Es una canción que lo tiene todo a pesar de ser más rock que heavy. Actuaron hace poco en La Riviera y están en plena forma, es un tema con muchísima fuerza y te llega. Quién no ha coreado alguna vez… si es que te cambia la cara al cantarla…

“Free Bird” (Lynyrd Skynyrd): A mi me retrotrae mucho a mi infancia. Yo tuve un tío que durante toda su vida fue hippy y rockero, luego con el tiempo “se puso serio” y se hizo profesor: el Tío Monchi. Él viajó a la India, a Liverpool, Australia… y es el tipo de música que él escuchaba. “Free Bird” es un canto precioso a la libertad y a cómo la libertad debe estar por encima del amor. Chavela Vargas siempre decía que la soledad es el precio que pagó por ser libre. Me parece un canto a la libertad precioso. Para mi es un ejemplo de cómo una canción puede ser a la vez melódica, pero con una fuerza y una garra que te deja sin aliento.

“Proud Mary” (Creedance Clearwater Revival): ¡“Proud Mary”!. Fui a Londres una vez sólo para ver el musical de Tina Turner y fue la primera canción del mismo. Cuando hicimos una banda de rock dije: “Yo quiero cantar “Proud Mary”. Tenía esa imagen de esa pedazo de mujer con las coristas, esos flecos y me parecía impresionante. Yo vi a Fogerty hará unos cinco años y vi en directo el “Proud Mary” de la Creedence pero… yo soy más del de Tina Turner. Para mi es uno de los himnos del rock. Para mi es el número 1. No solo por lo que nos cuenta: nos habla de una mujer que siempre trabajaba para los hombres e incluso hacía trabajo de hombres (lo que se llamaba antes). Trabajaba en una gasolinera, en un restaurante… hasta que un día se cansó de todo y se fue con los hippies en un barco, Mississippi arriba para ser feliz, vivir la vida y el amor libre. Creo que fue una de las primeras canciones feministas, un canto total a la libertad, y tal y como lo canta y baila Tina Turner, mucho más. Himno del rock por excelencia. Está en mi Top 5 de siempre, aquí me la has acertado.

Me podrías decir tu disco favorito, tu serie y tu obra de teatro favorita.

Serie: Mi serie favorita era The Big Bang Theory hasta que descubrí Los informáticos (The IT Crowd). De hecho, es de antes que The Big Band Theory, es británica por lo que el humor es mucho más irreverente. Sale un personaje nerd que en la otra serie sería Sheldon, pero no voy a hacer de spoiler. Soy muy de sitcom, series de 25 minutos en las que te ríes mucho. A mi es difícil sacarme una carcajada y te aseguro que no me había reído así en mucho tiempo. Cuando terminé Los informáticos descubrí otra que se llama El Método Kominsky, también de capítulos cortos protagonizada por Michael Douglas y Adam Arkin, muy cómica, pero con el sentimiento de la amistad con dos personas mayores. Hay que verlas ambas. ¡Y viva la risa coño! Que ya tenemos bastante de desgracias.

Disco: De discos te diría los dos recopilatorios de los Beatles (el Rojo y el Azul), porque eran los discos que mi tío traía a casa. Uno es de la primera etapa del 62 al 67 y el otro del 67 al 70. Si mal no recuerdo. Todos los fines de semana yo los iba a pasar con mis tíos en Oviedo, y me parecían mágicos, pues yo de repente escuchaba “Yesterday”, que me hacía llorar, y luego te salían con el “Help” o con “Ob La Di Ob La Da”, en la que la vida es maravillosa. En plan: quiero cantar y soy feliz. Luego, de repente, te saltan con el “Come Together” y te parece que el mundo puede ser hostil y hay que ser fuerte. Esas canciones me despertaban muchas cosas. Esos dos discos recopilatorios son muy grandes.

Cuando crecí evolucioné y hay otro disco que me encanta: Bat Out of Hell (1977) de Meat Loaf. Un disco imprescindible en la discografía de cualquier melómano. Es un disco debut que lo tiene todo: Temas largos, dos baladas, duetos con voz femenina y una voz prodigiosa. Meat Loaf pasó del anonimato al Olimpo de los más grandes.

Obra de teatro: Un musical, me quedo con Chicago que ya la he visto varias veces. Esa Ute Lemper cuando baja con el bombín (canta la canción)… y ya me tienes a mi llorando.

Sigues con tus shows de monólogos. ¿Dónde podemos verte?

Después de esta época tan oscura que hemos vivido Jordi… yo en un principio sólo esperaba llegar al pico de contagios para ver como se doblegaba la curva. Realmente pensaba que, a lo mejor, nunca más podríamos subirnos a un escenario, había tanta oscuridad… Pero por suerte ahora hay otras palabras que cobran más protagonismo como es la “desescalada”. Ahora mismo estoy con dos funciones. Estoy con Palabras encadenadas que es un thriller psicológico de Jordi Galcerán, un director muy premiado, de hecho, hay una película de Darío Grandinetti y Goya Toledo dirigida por Laura Mayá: Palabras encadenadas. Íbamos a estar en Donosti este mes y también sigo con mi monólogo Antes muerta que convicta. Recordar que el primer bolo o tengo el 31 de julio en Navia (Asturias) y hay más. Afortunadamente tengo que decirte que tengo que debería mirar el calendario. Tengo Castilla y León, Extremadura…

¿Y cuándo en Barcelona con Rico & Roll?

Me está resultando difícil. He intentado contactar con algún promotor tanto para ir con el monólogo Antes muerta que convicta y sé que allí tenéis mucha tradición teatral y a la gente le encanta. Tenéis un público muy culto en teatro pero… no sé si yo no me he sabido mover bien pero por ahora no ha habido suerte. Con Rico & Roll hemos pisado Catalunya en una masía hace un par de años. Era una especie de restaurante en un sitio muy rústico en mitad de la naturaleza. Estábamos en la gloria bendita y comimos un pà amb tomàquet que en la vida he comido uno mejor, pero nada más. En fin, aquí queda la entrevista para ver si hay algún promotor que se anima. Que se ponga en contacto con nosotros que somos unos chavales muy majos y lo pasamos muy bien. ¡Y hacemos que la gente se lo pase muy bien!

Mil gracias Beatriz, un placer.

Muchas gracias a ti, Jordi y que viva el rock ‘n’ roll y larga vida al rock, a los amantes del rock y a los lectores de Science of Noise. Muchísimas gracias por contar conmigo.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 374 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.