Eluveitie – Ategnatos

Nuestra Nota


7.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 5 de abril de 2019
Discográfica: Nuclear Blast Records
 
Componentes:
Chrigel Glanzmann - Voz, flauta, mandola
Rafael Salzmann - Guitarra
Jonas Wolf - Guitarra
Kay Brem - Bajo
Fabienne Erni - Voz, arpa
Matteo Sisti - Gaita, bodhrán
Nicole Ansperger - Violín
Michalina Malisz - Zanfoña
Alain Ackermann - Batería

Temas

1. Ategnatos (4:53)
2. Ancus (0:12)
3. Deathwalker (4:54)
4. Black Water Dawn (4:18)
5. A Cry in the Wilderness (5:25)
6. The Raven Hill (4:12)
7. The Silver Glow (1:10)
8. Ambiramus (2:53)
9. Mine is the Fury (3:34)
10. The Slumber (4:57)
11. Worship (5:35)
12. Trinoxtion (1:18)
13. Threefold Death (3:31)
14. Breathe (5:28)
15. Rebirth (4:58)
16. Eclipse (3:01)

Multimedia


Escucha y compra

Este disco en Amazon: Eluveitie – Ategnatos
Todos los discos de Eluveitie en Amazon


Eluveitie nos presenta su octavo álbum de estudio. Este grupo suizo se ha hecho con todo un renombre en la escena folk metalera y podríamos decir que es uno de los más cotizados hoy en día. Hay diferentes formas de enfocar este género. Hay el tipo de folk con el que te vienen ganas de saltar, cerveza en mano y abrazado a tu colega, como me puede pasar con Ensiferum o Korpiklaani, y otros grupos como puede ser el caso de los suizos, con una fusión de death metal melódico que tiende a un sonido más armónico, sereno y exento de tanta “fiesta”.

Eluveitie lleva sus años dando guerra mezclando todo tipo de instrumentos como la mandola, la zanfona, el bodhrán o el buzuki, sin nombrar otros más típicos como el arpa, la gaita o la flauta, todo esto juntado con mitología y melodías populares celta, incluso canciones con el idioma galo. Sin olvidarnos de su parte dura y oscura tan bien ejecutada y una voz, en esta ocasión más áspera, por parte de Chrigel Glanzmann. Y Eluveitie también se sustenta gracias a Chrigel. Infinidad de cambios de formación, con una muy reciente y bastante importante, marchándose cuatro componentes en el 2016, algunos de ellos, piezas “claves” como el baterista Merlin Sutter, a Anna Murphy (zanfona y voz) o al guitarrista Ivo Henzi, me hacían pensar en lo peor y esperarme un disco bastante por debajo de Helvetios (2012) o el último Origins (2014). No me olvido del Evocation II – Pantheon (2017) pero por ser un álbum acústico, no lo tengo en cuenta.

En mi caso, la primera vez que los escuché, justamente con el Helvetios me gustó mucho su base melodeath con el constante uso de instrumentos folk. Me teletransportan a tiempos lejanos, unos tiempos que quizá los tenemos un poco sobrevalorados o mitificados, seguramente era todo mucho más bucólico que ahora, pero duro de cojones. Dejando de lado esta fricada mía, como decía Eluveitie es un grupo que me gusta bastante, tiene su parte dura y oscura que me encanta, y como soy muy fantasioso y me dejo llevar por la imaginación fácilmente, su ambientación folk me ayuda en este aspecto.

Vamos pues a desmembrar cual máquina de tortura este Ategnatos y poder disfrutar de death con folk de los tiempos de la época celta. Empezamos con “Ategnatos” con la típica intro de los suizos, unos tambores de llamada y una parte muy orquestada con el resto de instrumentos. Podríamos llamarlo symphonic folk death metal. Después de este precioso comienzo comenzamos con unos riffs duros y una voz más agria, áspera por parte de Chrigel, con muchos coros y muy buenos los cambios entre parte dura y afilada con las partes más bailables de ritmo folk. El siguiente “Ancus” es un corto para dejar paso a “Deathwalker”, esta tiene una esencia bastante actual y moderna. Combinando la voz de Chrigel y Fabienne, y llena de cambios constantes que de la sensación de explorar un sonido diferente a lo habitual.

“Black Water Dawn” contiene un ritmo al trote con unas buenas alternancias por parte de los instrumentos clásicos y una de las primeras canciones donde Fabienne nos enseña su plenitud de voz. Hacen gala de todo su repertorio artístico y, para mí, muy buen tema la verdad. “A Cry in the Wilderness” es una canción de ritmo rapidísimo, con un toque épico. Por momentos en los estribillos de este tema me imagino a Amon Amarth con esencia folk y sonarían igual. “The Raven Hill” tiene un comienzo interesante pero se acaba volviendo un tanto monótona y repetitiva y “The Silvern Glow es un corto instrumental.

“Ambiramus” es la canción de Eurovisión. Fabienne da rienda suelta a un tema totalmente pop metal de estribillo pegadizo y constante. “Mine is the Fury” es energía en estado puro, con unos coros bastante hardcore. En “The Slumber” se nos presenta la balada de este disco. Fuerza contenida y el intercambio de voces entre Fabienne y Chrigel es el eje de la canción. En esta ocasión tenemos un easter egg en forma de Randy Blythe colaborando en “Worship” dejando constancia de su habilidad felina. Primero hay una intro hablada por Randy y unos coros, para pasar a un tema rapidísimo y agresivo que vuelve a sonar con un toque actual y diferente dentro de lo que es Eluveitie. La canción acaba de manera muy groovie y intercambiando arengas entre Randy y Chrigel. “Trinoxtion” es otro enlace hacia “Threefold Death” comienza engañando de manera angelical, pero se convierte en un tema oscuro y siniestro, solo las voz angelical de Fabienne da momentos de respiro ante tanto headbanging. En esta ocasión vuelve a tener la presencia de metal de corte más actual, con unos riffs y cambios bastante marcados.

Breathe” sería el “The Call of the Mountain” de este disco. Nos acercamos al final con un excelente tema como es “Rebirth” la unión perfecta entre dureza y armonía, death y folk. Ritmo trepidante pero con un excelente uso de todos los instrumentos, dando más fuerza si cabe a la canción. Y terminamos con “Eclipse” otro tema para disfrutar de la voz de Fabienne en medio de la lluvia.

Después de escuchar varias veces este Ategnatos (2019) os puedo decir que no es el mejor disco de su trayectoria, pero es bueno. Quizá se me ha hecho un poco largo, dura exactamente una hora. Aunque en general hay buenas canciones, hay momentos que parece que flojea. Pero es diferente y se han atrevido al implementar un metal más actual en algunas de sus canciones y en otras los instrumentos folk sonando de manera más sinfónica, de superproducción. Y para mí, Fabienne es una muy buena elección y Alain Ackermann da el callo en todo momento. Disco totalmente recomendable, con una producción exquisita y para ir aprendiéndose las canciones para su visita a finales de año en nuestro país. Yo no me los voy a perder.

Dídac Olivé
Sobre Dídac Olivé 63 Artículos
Soy de esa generación que la “post-pubertad” lo pilló entre el metal primigenio (lo que llamamos ahora old school) y la nueva ola que fue el Nu metal, es decir, pasado mediados de los 90. Me encantan muchos estilos pero sobretodo el rock clásico y evidentemente el metal, este último es una forma de vida y encima me gusta desgranar y reconocer la riqueza de todos sus subgéneros. Uno ya tiene su edad (los mechones blancos en la barba no están por que sí) pero no me cierro para nada a grupos nuevos, eso sí, mientras haya fuerza y calidad, aunque hoy en día hay mucha. Como nacido justo entrados los ochenta también se incluye que soy un friki de cuidado (rol, videojuegos, Star Wars, pelis Gore, literatura fantástica y un largo etc.) vaya que toco de todo un poco. En resumen, espero contagiaros mi pasión metalhead a la vez que disfrutáis de mis aberrantes destripes.