Crónica y fotos del concierto de Madera + Tort + Guts & Bones - Sala Monasterio (Barcelona), 6 de noviembre de 2019

El oasis metálico de la sala Monasterio ruge con Madera, Tort y Guts & Bones

Datos del Concierto

Bandas:
Madera + Tort + Guts & Bones
 
Fecha: 6 de noviembre de 2019
Lugar: Sala Monasterio (Barcelona)
Promotora: Showood Producciones
Asistencia aproximada: 70 personas

Fotos

Fotos por Joan Hernandez (Metal Friends)

Antes de iniciar la crónica de lo disfrutado el pasado viernes quiero pedir disculpas a los chicos de Madera por haberme ausentado del concierto antes de haber finalizado su actuación. Las obligaciones laborales impidieron que disfrutase íntegramente del concierto, por lo que lamentablemente la crónica únicamente refleja las tres cuartas partes de su demoledor directo. También agradecer a Joan de Metal Friends por cedernos las fotografías.

 

Hacía aproximadamente más de 20 años que no pisaba el port olímpic barcelonés, por lo que la sensación al llegar a la sala Monasterio era como estar en un cómic de Astérix y Obélix. La pequeña sala representa ese poblado galo que resiste la invasión de las tropas del imperio romano, en esta ocasión representado por los locales que ofrecían una propuesta musical situada a las antípodas de la nuestra. 

El ambiente que se respiraba a las puertas de la pequeña sala era la que más tarde se repetiría durante todo el evento, buen rollo y camaradería. Allí estábamos tod@s para pasar una buena noche entre amig@s disfrutando de tres bandazas, ya fuera en el escenario o entre el público asistente.

Cuando ya estuvo todo preparado, a las 22:40 daba inicio la descarga de Guts & Bones, venidos desde Girona y a pesar de encontrarse en un ambiente familiar, contaban con la siempre difícil tarea de abrir la noche y caldear un poco el ambiente.

Sin presentaciones el cuarteto abrió con la contundente “Ratas como Gatos” seguida de “Suck this Way (Eat the Lith)”, primero de los temas que sonaron de su reciente Ep Evoking Panic (2019). Las quejas de Regius, cantante, por la cegadora luz blanca que le impedía ver más allá del pie de micro provocaron las risas de la setentena de personas que nos reuníamos y a las que se les pedía continuamente que hicieran piña delante del escenario. A pesar de la responsabilidad que supone ser los primeros en tocar y animar al personal, supieron caldear el ambiente con su potente thrash / death con el bagaje que supone ya una amplia experiencia sobre las tablas. Especial atención me llamó Toti a las baquetas, expresivo y divertido durante los 45 minutos de actuación.

Intercalando temas antiguos con los recientes sorprendieron con una enérgica versión de “Stand Up and Shout” del añorado Dio (Rock in Peace) antes de encarar la recta final con las cañeras «Backyard Massacre» y «The Oven», dejando la sensación, como en el resto de bandas de la noche, de querer escuchar más material.

Primera grata sorpresa de la noche y un ejemplo de superación por parte de su vocalista, el cual se encuentra al pie del cañón después de haber superado graves problemas de salud en el pasado. Mucha fuerza.

Setlist Guts & Bones:

Ratas como Gatos
Suck this Way (Eat the Lith)
Witness to Death
Scoptophiliac
Obsessió per l’Explosió
Stand Up and Shout (Dio cover)
Backyard Massacre
The Oven
Bones in a Bag

Tras un cambio de instrumentos que no superó el cuarto de hora, curiosamente el mismo tiempo que se repetiría más adelante para la siguiente banda, cogiendo al público asistente fumando en la puerta de la sala, los cinco componentes de Tort iniciaban su aplastante doom / sludge mientras la gente se apresuraba a entrar. He de sincerarme diciendo que era un auténtico profano en su propuesta, quedando altamente sorprendido y atrapado por la enérgica pesadez de su música. La cavernícola voz de Xavier en la inicial “Imperium Diabolicus”, primera canción de su nuevo Void Addiction (2019), rodeada de la pesadez sonora del resto de miembros me cogió por sorpresa quedando hipnotizado y cabeceando durante toda su actuación, movimiento que pude apreciar más multitudinario que durante la actuación anterior. A pesar de sonar algo saturados al inicio, el sonido durante toda la noche se mantuvo a un muy buen nivel.

Desplegaron un setlist basado en su nuevo trabajo del cual sonaron las tres primeras canciones. A pesar de tratarse de un menor número de canciones, el extenso minutaje de las composiciones ocupó los tres cuartos de hora programados. Desconozco si tenían previsto alguno más pues un inoportuno incidente con las cuerdas de la guitarra de Jordi provocó un parón que lamentablemente rompió la magnífica dinámica del concierto. Solucionado el imprevisto pronto nos olvidamos con la sensacional «Into the Crypts of Rays» de Celtic Frost.

“Fire Rose Vampira” de su homónimo Tort (2010) culminó su aplastante actuación, dejando el listón muy alto a los anfitriones de la noche, esperando poder verlos de nuevo en una próxima ocasión.

Setlist Tort:

Imperium Diabolicus
Predominante
Pike, Darts & Chopper
Into the Crypts of Rays (Celtic Frost cover)
Fire Rose Vampira

Tras un nuevo y último cambio de instrumentos, con algún elemento de atrezzo como el pie de micro envuelto en una gruesa cadena, Madera ocupaban el escenario para, tras la introducción de la película Hellraiser, dar inicio al setlist en el que tocarían por completo su último disco Infectado (2019) además de otras canciones de su anterior trabajo Green Poison (2016)

Según me comentó Robert, guitarra y coros, llevaban aproximadamente un año sin tocar, pero sinceramente viendo como desplegaban todo su potencial en directo nadie lo hubiera afirmado. Directos y contundentes, su old school death metal basado en temática de films de terror te deja sin capacidad de reacción, es demoledor. Apoyado en la teatral puesta en escena de Ishmael (voz), corvado y contínuamente apoyado en el pie de micro que junto a las voces y las expresivas caras de posesión de Robert intensifican el sentido de las letras. Destacar también la permanente sonrisa de Mario a la batería a pesar de la exigencia en la ejecución. 

Si al principio de la crónica hacía referencia al buen ambiente y al buen rollo destacado entre todos, se hizo evidente durante el contratiempo que sufrió Jaime con la correa de su bajo. Se le salió y tuvo que estar tocando agachado para poder apoyar el instrumento en la pierna derecha. Durante ese instante Michel, batería de Tort, le ayudó a colocarse la correa de nuevo.

Las continuas intros extraídas de diferentes clásicos del cine de terror nos ponían en situación, buena puesta en escena y coordinación ante un público entregado y cercano al escenario, tal como pedían Guts & Bones.

La voz de Ishmael me es muy similar a la de Iñaki de los míticos Beer Mosh (banda que escuché hasta aburrir en mis años de instituto) pues su tono menos gutural le da un carácter muy particular a las canciones.

Genial me pareció la intro de Conan El Bárbaro para iniciar el épico tema a lo Bolt Thrower de “Guerrero”, así mismo como la siguiente de una de mis películas favoritas como es “Posesión Infernal”, finalizada esta canción a la 1:30 de la madrugada muy a pesar mío decidí marchar para poder incorporarme al trabajo en unas pocas horas justo en el momento que la banda se encontraba en su total plenitud y el ambiente estaba mucho más caldeado.

Durante mi ausencia finalizaron con “El Elegido” y “El Enterrador” realizando un bis con “Apocalipsis Zombie” de su anterior Green Poison (2016). Es curioso el cuidado sonido influenciado por los ya citados Bolt Thrower en varios de los temas que lo componen.

Espero en un futuro no demasiado lejano poder quitarme la espina clavada para disfrutar por completo del show de los barceloneses.

Setlist Madera:

Configuración del Lamento
Infectado
Estado de Shock
Cazador de Almas
Pensamientos Oscuros
Nunca más verás el Sol
Obra Sangrienta
Guerrero
Posesión Infernal
El Elegido
El Enterrador
Apocalipsis Zombie

Abel Marín
Sobre Abel Marín 133 Artículos
Músico frustrado, escritor bloguero ocasional y amante del metal en su variedad de estilos. Vivo con la esperanza de poder llegar a viejo acudiendo a salas de conciertos y festivales. Si los rockeros van al infierno, que me guarden sitio y una cervecita. Salud y Heavy Metal.