Crónica y fotos del concierto de Swallow the Sun + Draconian + Shores of Null - Sala Bóveda (Barcelona), 22 de abril de 2023

El doom metal Vuelve a llenar salas con el doble cartel de Swallow the Sun y Draconian

Datos del Concierto

Bandas:
Swallow the Sun + Draconian + Shores of Null
 
Fecha: 22 de abril de 2023
Lugar: Sala Bóveda (Barcelona)
Promotora: Madness Live! / Black Harbour Entertainment
Asistencia aproximada: 500 personas

Fotos

Fotos por Josep Maria Llovera / iMago mei

¿Está el doom metal de moda? Swallow the Sun y Draconian haciendo sold out en Barcelona es algo que realmente impresiona y demuestra que hay público suficiente para que en la ciudad condal podamos llegar a soñar con un festival tipo Madrid Is the Dark. Realmente hay dos festivales que envidio de la capital: el Madrid Is the Dark y el Kristonfest. ¡Envidia sana! Y si digo lo del festival es porque al entrar a dos canciones de Shores of Null la sala estaba ya repleta hasta los topes. Nadie quiso perderse a los teloneros en una noche de veras completa en la que reinó el estilo: el doom metal.

Shores of Null cosechan elogios

Este quinteto vestido de negro corporativo demostró muy buenos mimbres combinando voces guturales y limpias. Practican un doom metal clásico muy bien ejecutado y vistoso hasta el punto que convencieron ampliamente a una sala que ya estaba llena hasta la bandera. A destacar el doble bombo incesante de Emiliano Cantiano en “Quiescent”. El barbudo vocalista Davide Straccione iba secundado por los coros de los dos guitarristas haciendo lucir el “Last Flower” con muy buenas maneras. Obviamente los ecos a Paradise Lost están en su música. Se despidieron con muy buenas sensaciones a lomos de “Darkness Won’t Take Me” y la cañera “My Darkest Years”.

Draconian esta vez no vinieron de turismo…

Cuando vi a Draconian en el ya lejano Damask Fest quedé bastante decepcionado, cosa que contrastó enormemente con lo que disfruté con el grupo en esta ocasión. Quedó claro que Anders Jacobsson y los suyos vinieron de vacaciones y turismo la otra vez, y que en esta, se pusieron las pilas ya desde “The Sacrificial Flame”, combinando la voz del líder con la de una estelar Lisa Johansson. Lució el tema a manos del sexteto, siendo un doom muy personal y pasando luego a “Loustrous Heart”, con esa guitarra inquietante y la capucha de Anders. Tema más accesible con luces rojas dominantes.

En “The Setian” nos sorprendió la irrupción vocal del bajista Daniel Arvidsson dando la réplica a una Lisaexcelente a las voces, muy teatral y elegante a la hora de transmitir. Basaron su set en su nuevo disco y “Sleepwalkers” fue otra buena muestra de lo que nos ofrecen y a la vez del buen momento que atesoran. Tema muy bien recibido, con un Anders tirando de posturitas cuando cantaba la rubia vocalista. De entre lo mejor de la velada me quedo con la brillante interpretación de “Stellar Tombs” del Sovran. Aquí los detalles de guitarra en los arreglos lucieron de verdad con un inspirado Johan Ericson.

“Seasons Apart” vino acompañada de un piano de fondo y me fijé que Niklas Nord vestía una camiseta de Swallow the Sun como guiño a sus compañeros de gira. Momentos muy brillantes acompañados de un sonido pulcro y potente. Anders presentó “Sorrow of Sophia” como la caída de la sabiduría, y aquí Lisa volvió a tomar la voz cantante en una sentida interpretación. Luego “Elysian Night” incluyó una parte narrada acompañada de brillantes pasajes de guitarra. Eso daría paso a una de las favoritas de su parroquia: “Pale Tortured Blue”, joya del Sovran con esas luces azules de fondo. Cantaría incluso un pequeño fragmento del tema Johan.

“Daylight Misery” fue la encargada del fin de fiesta, única pieza que sonó del Arcane Rain Fell, posiblemente el disco más icónico de los suecos doomeros. Gran concierto y la sensación de que quisieron darlo todo y convencer a su público. Estuvieron entre la gente e incluso Lisa en el puesto de merchandising vendiendo camisetas. Agradecimos ese trato cercano y un concierto de tanto nivel.

Swallow the Sun convencen ampliamente

Tocaba el turno para una de las revelaciones del doom actual: Swallow the Sun. Curiosamente yo caí en los brazos de su nueva obra, pero hay otra gente que prefiere, y de largo, su material anterior. La intro acústica de su nuevo disco hizo acto de presencia antes del “Enemy”, una de las composiciones más logradas de su último Moonflowers (2021). Había una evidente diferencia entre los guturales y voces limpias de Mikko Kotamäki. Realmente sorprendente la facilidad de cambio de registro en un inicio renqueante, pues el show fue de menos a más.

Desarrollos largos y tramos instrumentales rotundos en “10 Silver Bullets” con un inspirado Juha Raivio a las seis cuerdas. Tres integrantes del grupo iban también con capucha y de lo espectral y arrastrado pasamos a “Falling World” (genial composición) del disco New Moon. Para darle un poco más de empaque a todo dejaron que saliera un humo en el fondo del escenario. A esas alturas ya estábamos convencidos de que los Swallow the Sun iban a ser el mejor grupo de la velada, cosa que se evidenció en la posterior “Keep Your Heart Safe from Me”, otra del Moonflowers. Canción espectral con la percusión tan especial de Juuso Raatikainen. Sin duda, uno de los mementos de la noche.

Luego sonó “Firelights” de su anterior disco, el cual llegó a ser número 1 en las listas finesas… Dominada por las guitarras acústicas y las voces limpias, que contrastaron con la presentación del mismo tema con voces muy graves por parte del vocalista. Ya en “Woven into Sorrow” la cosa sonaba absolutamente a gloria, dotada de ese característico riff. En temas como este te dejan claro que Swallow the Sun es muy probablemente el mejor grupo de doom metal de la actualidad, y lo defendieron con un intenso y trabajado directo.

La suave entrada del “Stone Wings” fue bien recibida e incluso la gente pedía silencio para saborearla como merecía. Luego la sala corearía el riff y hasta se atrevería a cantar el estribillo. La verdad es que a pesar de la etiqueta doom la gracia de este grupo es que los temas son muy variados y diferenciales. “New Moon” vino con un ejercicio de guitarras atmosféricas y algo de post metal, cosa que es otro pequeño giro a su propuesta. “This House Has No Name” puso el momento más agresivo de la descarga, con blast beats y guturales cercanos al black metal. Los juegos de contraste con los momentos más relajados son una pasada.

Ya en el tramo final disfrutamos del doble bombo de Juuso en “Descending Winters”. Canción gélida y profunda que luego daría paso a la final “Swallow, (Horror Part 1)”, muy eléctrica y contundente, cerrando por todo lo alto un concierto del que salimos convencidos que Swallow the Sun están en la primera línea del doom metal actual.

Dan gusto estos triples carteles dedicados a un mismo estilo con la sala llena, merchandising abundante y con los grupos dando lo mejor que tienen. Velada para el recuerdo de la que uno sale enamorado de Swallow the Sun, con ganas de seguir de cerca a Shores of Null y con la sensación de que Draconian siguen siendo en directo esa banda que en su día marcó tendencia.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1370 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.